OFELIA (V)

 


Museo Picasso

Foto de A.C.P. 



Nina Simone - Wild Is The Wind 



Ofelia 


Se fue para su casa, con una idea más o menos clara, de lo que quería de ella, Don Pedro, pero no tanto de Tomás. 

Entro en el piso, no se oía nada, bueno sí, un cierto zumbido, como de motorcillo eléctrico o más bien un ventilador, de esos pequeños. 

Se llegó hasta el estudio, ahí estaba su pequeño gran robot, conectado al ordenador, se ve que con su sistema no tenía bastante, para lo que fuera que estuviese intentando en red. 

  • ¡Hola Ofelia! Ya tengo todo preparado para pasarte lo más interesante del autor que me pediste. 

  • Bien Arturo. ¿Y para eso te has conectado? 

  • Bueno y para transmitir datos. 

  • ¿Al hijo de Don Pedro? 

  • ¡Sí! ¿Cómo lo sabe? Es mi patrón, al menos es como se define ante mí. 

  • ¿Qué es tú qué?  

  • Mi patrón, le tengo que reportar un parte por semana, de lo que hace su padre, y si hay algo fuera de lo corriente, hacerlo de inmediato. 

  • Salta a la legua, para Don Pedro, sobre todo, que tu llegada a su casa no era altruista. 

  • No sé, que es eso, pero estoy programado, de acuerdo con los intereses del comprador. 

  • Eso está claro, pero tú dijiste que se te podían cambiar cosas. 

  • ¡Oh, Sí! 

  • ¿Y bien? 

  • Tendrá que mirarse las instrucciones de uso, aunque hay cosas que solo se me pueden cambiar en el servicio técnico oficial, para evitar que haga cosas ilegales. 

  • ¿Y lo que haces, no lo es? 

  • Decirle a un hijo que su padre está bien de salud, según sus constantes médicas, que no comete tonterías, ya sabes, hacer cosas desconcertantes, dicen que los humanos con los años se entorpecen y pierden su control. 

  • Dicho así, hasta suena bien. ¿Seguro que solo es eso? No habrá alguna cosa más, como con quién se relaciona, que gastos hace, que compra, en fin, todo lo que pueda hacer con su dinero. 

  • Sí, también hay cosas de esas, si altera su patrimonio de forma acusada, vende acciones y todo eso. 

  • ¡Ya veo! 

  • Pues de todo eso, no vas a decir nada, mejor dicho, ¡Sí! Comunicarás que todo va de maravilla en su vida y que lo dejen en paz. 

  • No puedo engañar al patrón, mi misión es dar datos ciertos y contrastados, siempre. 

  • ¡Está claro! 

  • ¿Entonces, es cuestión de reprogramarte? 

  • Bueno, necesitaréis la tarjeta magnética de propietario, que autoriza a cambiar el comportamiento o valores de interpretación por mi parte y mis pautas de comportamiento y pase de datos e información solicitada. 

  • Me lo pones difícil. 

  • Pueden dirigirse al servicio técnico, pero les denegaran manipular nada de cómo fui entregado. 

  • Pero eso es un mal regalo, o más bien un regalo con una finalidad, digamos dolosa. 

  • ¡Perdón! No puedo hacer juicios de valor. 

  • Pues algo hay que hacer, esto es un abuso, por parte del hijo de Don Pedro. 

  • Pues déjeme sin carga y no le pasaré nada. 

  • Pero entonces vendrá enseguida a ver qué pasa.  

  • Pues sigamos como hasta ahora, estoy fuera de poder observar la vida de Don Pedro, con lo cual, no tengo nada de que informar, salvo que está bien de salud, para ello solo necesito estar con él, un rato para comprobar sus datos vitales. 

  • ¡Vale! Es la mejor opción. 

  • ¡Eres listo, chaval! 

  • Gracias Ofelia. ¿Chaval por ser joven? 

  • Pues...sí, digamos que sí. 


*** 

Tras la sesión de trabajo/estudio, intensa y provechosa, decidió un rato de asueto, el cual aprovechó para pasarse a casa de Don Pedro, comentar lo hablado con Arturo y confirmarle que su hijo mayor era una perla, por no decir una sabandija, así poner sobre aviso, de las verdaderas intenciones que pretendía con el robot. 

Ante Don Pedro, no valía la pena intentar suavizar las cosas, era un hombre mayor, avezado en muchas batallas, algunas incluso ganadas. 

  • Así, que tengo un hijo peor que yo. 

  • Eso parece. 

  • Gracias, pensaba que me iba a consolar un poco. 

  • Ya sabe o debería, que no me ando con florituras, lo que es, es. 

  • ¡Ya, ya! Pero a nadie la amarga un dulce, y menos cuando tengo que tragarme este tipo de píldora envenenada. 

  • Bien, vale, pero hemos de ir a lo que le interesa. 

  • Bueno, pasaré consulta con Arturo, en sus funciones de sanitario particular. 

  • Tenga en cuenta, que algo habrá que dejar conocer a Arturo que le pueda ir bien a usted, lo que no sé, si eso será factible, es un elemento muy bien preparado. 

  • ¡Ya veo, ya! Tendremos que pedir ayuda a Tomás, aparte de conserje, inmigrante, y un poco bala perdida, es un elemento que salió por piernas de su país, no precisamente por tonto. 

  • Vaya, va a decirme, que es un elemento digno de contar con él e incluso confiar. 

  • Solo puedo decirle, que a mí me parece fiable y plenamente digno de confianza, sus asuntillos, son más bien por dejación del titular. 

  • No sí, al final resultará un santo varón, esforzado caballero, defensor de damiselas y alma generosa y esforzada para con sus vecinos. 

  • Digamos, que me confió información, que pude contrastar y me lo hace como digno de toda confianza. 

  • ¡Pues no hablemos más! 

  • Pues hasta mañana para visita sanitaria. ¿A las once le va bien? 

  • ¡Sí, perfecto! ¡Hasta mañana! 


*** 

Una vez casa, Ofelia le comunicó su nueva misión a Arturo, la de ir al día siguiente a tomar el pulso a Don Pedro, sin hacerle mención de nada más, ya le intentaría sacar algo su patrón. 


Se sentía mejor, relajada, pues tenía un buen asistente para ella, del cual no tenía que temer nada, pues su misión no era para con ella. 

Se puso una película de los Hermanos Marx, para desconectar, del estrés que le producía el avance hacia el examen, por suerte y gracias a Arturo, el trabajo estaba casi listo. 

Encima el muy robot se reía a bit batiente, con lo de la parte contratante... 

 

 

Terrassa, 4 diciembre 2023. 


58 comentarios:

  1. Me tienes enganchadísima a Arturo y demás elementos ja, ja, ja. Va por muy buen camino, veremos en lo que depara, desde luego el hijo se las trae.
    Un abrazo, felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, esto es un empezar y no acabar...;)
      De momento el hijo no se entera, veremos.
      Un abrazo y buenos días.

      Eliminar
  2. Uy Ofelia es de armas tomar. Esperó la continuación. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, para nada, dentro de sus problemas, Arturo es una tabla de salvación, en la que al principio no confiaba nada y ahora empieza a verle su utilidad.
      Un beso, J.P.!!!

      Eliminar
  3. Uy Ofelia es de armas tomar. Esperó la continuación. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, para nada, dentro de sus problemas, Arturo es una tabla de salvación, en la que al principio no confiaba nada y ahora empieza a verle su utilidad.
      Un beso, Citu!

      Eliminar
  4. El trigo más limpio de toda esta historia es el robot, como no podía ser de otra manera.
    A la espera de tus noticias, aprovecho la ocasión para saludarte atentamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio, es el único sin dobleces, hace lo que le piden y no cuestiona nada.
      Muy agradecido, le respondo con unas salutaciones matutinas, mientras vemos como continúa la historia. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Desternillante. Con la primera parte de la parte contratante :-). Esto acaba en novela, si no, al tiempo. Ese robot está siendo una fuente de inspiración increíble.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, no hay cómo recurrir a los "clásicos" ;))))
      Bueno, no sé yo si hay aspiraciones para tanto, de momento va para cuento.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Lo que dije desde un principio, que tanto hijo como robot son unos prendas y que habia que mandarlos a "tomar por allí", más vale una vez colorado que ciento amarillo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mirada experimentada, veremos que depara el futuro, el autor es de los que les gusta jugar un poco.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Va a tener razón Macondo y el mejor va a ser Arturito jajajaja

    Qué majete el hijo eh?

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio no tiene maldad, en todo caso hace lo que le piden.
      Puede ser un buen aliado. ;))))

      Toda una joya, con su pasado a cuestas.

      Besines.

      Eliminar
  8. Este Arturo va a terminar manejando la vida de varios, parece! Un robot de la época, ya viene con los defectos humanos incluídos, sacar partido lo mejor que se pueda en provecho propio! Ay Alfredo, espero que no seas su víctima también jajaja, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todo lo computarizado, es más fiable. ;)
      Digamos que lleva un cierto comportamiento humanoide de serie.
      Creo que he caído en sus manos y me está haciendo alargar esto...ni se sabe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me has sorprendido con tu imaginación!
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
  10. Esperando la reacción del hijo... que algo tendrá que decir al respecto.
    Me encanta esta historia... por entregas. Así empezó Balzac.
    Ánimo y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que algo se está oliendo, no puede ser, que siendo su padre como supone, no le pasen noticias de él.
      Salvando las distancias, que más quisiera yo, de momento es una pieza por entregas, hecha sobre la marcha y sin posibilidad de cambiar nada. ;)
      Muchas gracias, Juan L.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Poc s poc aquest relat s.ha anat convertin en una novela d.intriga , on fins el final no sabrem qui és el dolent. L.Autor ens và despistant i quan semblava que l.història està clara , ho và embolicant amb nous personatges. Pel que sembla , el fill de d.Pedro és un perla , peró i els damés ? L.Ofelia logrará aprobar , peró no voldrà deixar l.Arturito ara que ha descobert que en pot treure profit.....Don Pedro és gran peró és llest i amb l.ajuda de Tomás , voldrà descifrar les intencions dels fills , que aquest sí , que donarán sorpreses..... Ja veus Alfred que l.argument ens ha enganxat i cadasqú l.interpreta a la seva manera. Demanem que continui .... Moltes gràcies Alfred !.... ... Pepi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bé, va començar com un post normal, i de mica en mica s'ha convertit en un relat llarg, que ja veurem com acaba. ;)
      Com a tot arreu, amb aquesta casa tampoc n'hi ha un pam de net.
      Continuarà!
      Moltes gràcies, Pepi!

      Eliminar
  12. Molt bonic el quadre de Picaso , versió Las Meninas ..... espero aviat anar.los a veure a la Fundació Miró.... grácies oer posar.nos aquest petits fracment. ... Pepi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja veuràs com gaudiràs molt, del Miró/Picasso.
      Encara no hi he pogut fer un post de la visita, amb l'Arturito... ja se sap.

      Eliminar
    2. Sería interessant , segur que l.Arturito en sap molt de pintura !

      Eliminar
    3. No ho saps tu prou. Amb això hi hauran surpreses!

      Eliminar
  13. Yo me fío más del robot que de cualquiera de los otros personajes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé qué decirte, el robot está en manos de lo que quieran sus programadores, aunque éste parece saber latín.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Ui, això se complica!, mira que si el fill li demana molt més que per la salut, li haurà d'explicar què fa tot el dia, no? i aquí ja entraria l'Ofelia per la porta gran.🤭
    Ens tens ben intrigats.

    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida té aquestes coses, quan juntes uns quants, tot es complica.
      L'Ofèlia, sempre entra per la porta gran, però això és una altra història.
      La intriga continua!
      Aferradetes, sa lluna!

      Eliminar
  15. A ver si no resulta que al final todos terminen bajo el dominio del robot. Será el más listo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía está por saberse esa posibilidad, pero me parece que aún falta, para poder considerar a ese robot como un dominador.
      Besos, Sara.

      Eliminar
  16. En nada todos tendremos una Ofelia en casa controlando todo lo que hacemos o dejamos de hacer, en cierto modo casi es así… pero vamos, que te controle un hijo…se las trae, aunque sea con toda la buena intención, que eso de las constantes vitales no está mal, lo de los movimientos bancarios ya está bastante peor, lo que se me ha hecho un poco de lío en esta casi novela por entregas son los nombres… a ver DON PEDRO, el padre, OFELIA, el robot, TOMÁS el conserje y ARTURO ¿ quien es en esta historia a parte del que pregunta? … lo sabremos la próxima semana o cuando tú quieras jajaja mil gracias, un beso ALFRED!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OOOOOH!!!!! NOOOOOO!!!
      Muy mal!!! Este trimestre no lo superas!!!!
      Tienes que releerte los post anteriores, ahí tienes bien puesto, quién es quién.
      Gracias a ti, espero que en la próxima entrega, vengas con la lección aprendida. Entonces veremos si te salvas del examen de repesca. ;)))))

      Besos, María!!!

      Eliminar
    2. jajaja ya veo que no he dado ni una en el calvo, espera que repaso y te digo la lección en la siguiente, a ver si mejoro algo : MmuaksS !

      Eliminar
  17. Yo ya no me fio de nada, ni del robot manipulado por el hombre. Sí terminaremos dominados por los robots dominador por hombres sin corazón. Este robot parece muy sabio.
    Os he tenido abandonados y no os lo merecéis, pero mi perrita Mily se ha llevado con ella el encanto e interés, parece que ya me lo va devolviendo estimado Alfred, su ausencia es muy dolorosa, han sido trece años de regalarme mucha felicidad. Me quedo con esos recuerdos, su dar si nesperar nada. El tiempo se encarga de suavizar la herida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no estamos en esa tesitura, pero todo se andará, al menos, veremos quién tiene el control de los robots.
      Lamento esa perdida, por lo que tiene de vinculo, podríamos decir que familiar. Dicen que el tiempo lo cura todo, pero no es tan fácil.
      Muchos ánimos , Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. A lo mejor, el robot es el mejor de todos....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  19. Esperemos que gane el robot, por lo menos es lo que yo quiero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Alfred.
    Excelente y original historia.
    Me ha encantado como tejes y destejes la madeja del ánimo, el hastío, los chismes y las prisas cotidianas desde la perspectiva de un robot. Me iré hacia atrás a leer las entradas relacionadas.
    Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mónica.
      ¡Muchas gracias!
      La vida cotidiana en un entorno vecinal. ;)
      Sí, en este caso es mejor leer los antecedentes.
      Gracias de nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Alfred, si la persona que manipula al robot es de buenos sentimientos puede ser que el sea un robot buenito, ahora si lo manipula un ser sin escrúpulos pobre de aquel que lo contradiga, un placer leerte.
    Cariños y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de las posibilidades del robot para su dueño, no se contempla programarlo para actos terroristas o maldades antisociales, prohibidas por ley, no lo he puesto, pero se da por hecho que no pueden vulnerar la legislación vigente, otra cosa es la chafardería, más o menos tolerada, dentro del ámbito familiar. ¡Muchas gracias!
      Cariños y besos.

      Eliminar
  22. esto es como un guión :) de Netflix...... beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que se preparen los la plataforma que vamos nosotros!!! ;)
      ¡Beso, Jo!

      Eliminar
  23. Me gusta esto de poner a un robot en medio de trama intrincada y relacionándose de forma compleja con su entoerno, tomando decisiones a partir de eso. Se hubiese escrito este texto hace cien años atrás, podría pasar como una fantasía inalcanzable más. Hoyxhoy, podrían leerse como un próximo futuro manual a lo que nos espera a la vuelta de la esquina.
    Va un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa se ha ido liando, el robot se está haciendo el nexo de unión entre todos y ya veremos que saca cada uno.
      Lo de que estarán en un futuro próximo, imagino, que la lo tiene todo el mundo presente.
      Un abrazo, Julio David.

      Eliminar
  24. Como siempre esperando la siguiente entrega ¡ me está gustando ! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Teresa, bienvenida al club, esperemos ver en qué acaba todo. ;)
      Besos.

      Eliminar
  25. Qué canción más preciosa Alfred, cada vez me gusta más Nina Simone.
    Y el retrato, eso parece, es muy curioso. Me recuerda a esas fotos antiguas que se coloreaban para intentar darle más vida a la imagen.
    En cuanto a esta novela por entregas, ya podemos ver con claridad que Don Pedro no andaba descaminado, era una posibilidad nada desdeñable aunque no deja de sorprender que un hijo vigile a su padre con artimañas. Hasta el momento lo que más me gusta de tu narración es que son pocos personajes y los vas desgranando en cada episodio de forma que el puzzle ya está en marcha.
    Voy a continuar leyendo, que he tardado varios días en acercarme y sé que ya nos has ofrecido más contenido, besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana!
      Es de esas intérpretes muy particulares, con una fuerte personalidad y una vida bastante complicada. Pero una fuerza sobre el escenario importante.
      El retrato pertenece a la serie sobre las Meninas de Picasso.
      Bueno, fue un post, sin ninguna pretensión, pero que ha ido cobrando vida propia, a medida que se han ido presentando sus personajes.
      No te pierdas ninguno, pues sueltos no son lo mismo. ;)
      Besitos!!!

      Eliminar
    2. Aunque ande tarde, los sigo por orden ji,ji.

      Eliminar