ACOSO


Personaje delante del sol

(Joan Miró) 



Maria Callas - Puccini  

O mio babbino caro 



 A --> O 

 



La A avanza con sigilo en busca de la O.

 

No está claro que sus intenciones sean buenas.

 

Parece andar disimulando su progresión, tiene flexionada una pata como queriendo estar lista para el salto.

 

La O asombrada, no da crédito a ese acercamiento del que no parece desconfiar. 


Los pelos de la A se erizan cual antenas direccionales, ante la cercanía que ya le propicia conseguir su objetivo.

 

La O como es obediente no se atreve a saltarse el punto que le retiene el paso impidiendo su escapada ante ese aparente acoso.

 

El cielo parece protegerla y en ello confía para sentirse libre de peligro. Pero así y todo está tan sorprendida que mantiene la boca abierta en un intento de emitir ese grito que la libere, pero que no resuena, pues la A sigue imperturbable con lo suyo.

 

La rodilla de A ya establece contacto, por suerte una estrella se sitúa preparando una defensa que O agradece. 


Han llegado a ese punto estático, en que se quedan en un realista equilibrio, de quien no llega a dominar mientras la víctima tampoco se evade del todo. 


El artista se ha parado aquí y nos deja con la posible sucesión de los acontecimientos, a nuestra libre imaginación. 



 

Barcelona, 26 noviembre 2022 

TINTES LEJANOS

 



Prisión de la Modelo (Barcelona) 

Foto del Autor 



Vivaldi: L'Estro Armonico   

12 Concertos, Op. 3 (Full album) 






 Tintes Lejanos 

 

Cuando la ropa envejece, 

está desgastada, descolorida, 

pero es de buen paño, 

tiene un corte adecuado 

sus formas, hechuras,  

nos siguen gustando 

adaptándose con gracia 

a nuestro cuerpo serrano, 

le damos otra vida. 

  

Sí su calidad se lo merece 

la solución es un buen tintado, 

la pieza quedará renovada, 

para ser utilizada y disfrutada 

por algún largo tiempo más. 

 

Sino tenía parches,  

ni zurcidos o recosidos 

 bien visibles a la vista,  

era una solución aceptada 

por cualquier buena familia. 

 

Cuando renovar el guardarropa  

era tarea que ocasionaba 

un dispendio exagerado  

para cualquier vulgar bolsillo 

considerado normal, o sea pobre. 

 

Aunque fuera con ínfulas 

 de gran marquesado. 

 

Pero no sé sí el alma se puede 

 teñir con los colores del arco iris 

de forma y manera que pueda 

 quedarnos presentable otra vez. 

 

De todas formas, no olvidemos 

que debajo de ese nuevo tinte 

sigue existiendo esa pieza 

ajada, antigua, obsoleta. 

 Pues un tinte no mejorará  

la vejez de su material. 

 

 

Barcelona, 20 noviembre 2022