sábado, 24 de octubre de 2020

Poema Encontrado

 

Foto del autor 




                                                                    Keith Jarrett - Tokyo Solo 2002 Encores


 

A veces se sueltan unas palabras, ellas solitas se colocan a su aire y componen cosas como esta.

 



Poema Encontrado

 

 

 

¡Oh cielos! ¡Oh Dioses! 

¡Clamamos venganza! 

 

Destruid con vuestros 

purificadores rayos 

al usurpador de la belleza. 

 

Mancillada con sus manos 

arrasada con su osadía 

de negado para ella. 

 

Incapaz de reconocer 

lo bueno que tiene disfrutar 

sin menospreciar ajenos. 

 

En agradecimiento  

nos pondremos mascarillas 

nos rebozaremos las manos  

con el hidrogel alcoholizado 

nos ducharemos con ozono 

en un baño ionizado,  

e incluso oleremos bien. 

 

Palabra de siervo. 

 

 

 

Barcelona, 24 octubre 2020 

 

 

martes, 20 de octubre de 2020

A Justiniano

 




                                               Foto del autor 




Joker film (secuencia de la escalera) 



 A Justiniano


Un día me encontré con Justiniano por la calle, pues sin saber cómo era, lo reconocí al instante.

 

Correteaba por en medio de las Ramblas persiguiendo unas palomas que evidentemente se le escapaban siempre. 


Creo que pretendía disputarles el alpiste, pues no tenía ningún sentido ese corretear inútil en pos de unas plumas voladoras.


Su desespero y agotamiento más las risas de la gente burlándose de él le enojaron en demasía, lo cual motivó un comportamiento a todas luces genial. 


Le arrebató a una de las estatuas vivientes su espada y empezó a mandoblazos contra todos los presentes que habían osado bajarse su obligatoria y correspondiente mascarilla para poderse reír a gusto. 


Una vez vencidos en el suelo, les introducía la mascarilla en la boca junto con algunas hojas de platanero para darles un toque más otoñal. 


Lo encontré muy auténtico, como el hombre que hace muchos, muchísimos años, vistiendo yo de corto, muy rojo y cogido de la mano de mi madre, un hombre con aspecto alocado me arrebató y subiéndome por encima de su cabeza, gritó: ¡Viva España!, cuando por aquella época lo adecuado era decir arriba. 

 

Dado que mi poeta de referencia ha cerrado la ventanilla de recepción de homenajes, me permito dedicarle estas letras. 


 

Barcelona, 20 octubre 2020