domingo, 29 de noviembre de 2015

TITERE

                                              Foto del autor (Centre D'Art Sª Mónica)


Títere


Observó la figura que se veía en el escaparate de enfrente, una luna inmensa y brillante, que parecía más un espejo que un lugar donde ofrecer artículos para la venta.

El tipo de cierta edad, esperaba el cambio de semáforo, mientras entre los coches que pasaban por aquella estrecha calle, seguía intrigado por el señor de la barba venerable ¿Porqué le dicen venerable cuando simplemente es canosa?  ¿Será por un cierto pudor ante la vejez?

La cuestión es que no le quitaba ojo, cuando tuvo oportunidad, pasó al otro lado, mirando de reojo al escaparate y sin hacer caso de los peatones que se cruzaban en sentido contrario.

Con algunos incluso vio similitudes con personajes conocidos, le gustaba jugar con la gente, imaginando que esos seres anónimos eran en realidad conocidos personajes, famosos por sus actividades.

La sensibilidad que tenía en ello, le permitía casar los modelos con auténticos prohombres de la ciudad, ya fueran políticos, financieros, mecenas, actores, autores e incluso religiosos.

El boato de todos ellos en sus comparecencias públicas, eran fuente inagotable para crear situaciones de lo mas rocambolescas y divertidas, lo que le hacía sonreír para sí mismo.

Ven a un señor mayor, orondo con barba blanca, cruzándose con la gente, pausadamente y sonriendo, ellos que van nerviosos y con prisas, para cumplir con su calendario de arruinarse lo antes posible, haciendo sus compras para la celebración de las fiestas, se lo miran con sorna, pensando por lo bajo, mira el abuelo feliz, no tiene que correr.

Con el último invento comercial importado de los EE.UU., la ciudad está en su apogeo de ocupación peatonal, parece que sea hoy o nunca.

Ríos de gente entran por los centros comerciales, se reparten por sus plantas, ocupan sus tiendas y reponen fuerzas en sus cafeterías.

Por debajo, los vehículos esperan pacientemente en una cola súper larga, que se vaya vaciando el parking para poder entrar.

En otros almacenes más convencionales, atraen a la gente con grandes rótulos y pizarras, indicando los suculentos descuentos para el día mágico.

Nadie se libra de la histeria colectiva que nos inunda estos días de culto al consumo, si no compras eres un infeliz egoísta que no velas ni haces nada por el bien de la sociedad. Ese es el lema, que sonriente nos indica el títere.


40 comentarios:

  1. Observar para llevarte tan lejos desde tu apreciación, es increíble tu imaginación hasta donde el títere te llevó.

    De estos días de consumismo nadie se libra, esta es nuestra sociedad, la que hemos creado todos.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en una sociedad en que solo valora lo que tienes, poseer cosas es lo importante, cualquier fiesta dedicada al consumo triunfa, hay algo enfermo en ella.
      Un beso con guirnaldas.

      Eliminar
  2. Es absolutamente cierto...somos títeres de los intereses creados, caemos una y otra vez en la vorágine de sus dictámenes, para ruina nuestra, tanto material como anímica y psicológica.
    Rebaño somos...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin decir que tenemos que dejar de comprar, si me parece que no hay que hacer una religión de ello.
      Borreguitos caminamos...
      Besos.

      Eliminar
  3. Hola Alfred , y si te digo que yo en este títere tuyo que hoy disecciono ( sorry¡¡¡) veo dos historias ( soy rara ,tranqui, ya lo se )
    Al comienzo cuando hablas de como observa a la gente, de como se imagina se inventa una vida para cada uno, he visto en cierta manera el alma de un creador de historias , esa pluma que tiene la capacidad ( muchas veces recordando escenas vividas) de hacer felices a sus protagonistas, matarlos, que se amen, que lloren .. bueno creo que me explico
    y la otra la que es más cruel , tal vez porque es mucho más real : en la que todos somos títeres de una sociedad consumista.... raro es el que no se deja arrastrar , aunque yo todo lo importado , en cuestión de fiestas , no lo considero ni propio ni mio .. con lo cual me sigo ciñendo a lo tradicional
    Besos y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, en cuanto que hay dos historias, la crueldad está en la dualidad de estas fiestas, los que tienen y les sobra y los que les falta, no llegan y no celebran. En cuanto a importar costumbres y fiestas, es una constatación de nuestra pérdida de identidad.
      Besos y feliz domingo.

      Eliminar
    2. A mi también me dicen que soy raro, pero no se como tomármelo, en el fondo no me importa demasiado. :D
      Besos Piel.

      Eliminar
  4. ¿Qué se puede opinar cuando la imaginación del que escribe es TanGenial???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gennial tu comentario en recomenzar
      GRACIAS

      Eliminar
    2. tu sinceridad cuando escribes es transparente

      Eliminar
    3. Mi comentario será bueno en cuanto tu texto lo provocó, por ser excelente.

      Eliminar
  5. Somos títeres de esta sociedad del consumo, que solo busca nuestra felicidad en el desenfrenado gasto de nuestros bolsillos. Somos lo que la sociedad quiere que seamos,títeres de una industria publicitaria dañina.
    Eso ocurre porque cada vez hay más carencias de personalidad y que por supuesto, deberíamos de pensar en superar.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu acertado comentario, estoy plenamente de acuerdo.
      Besos Daphne.

      Eliminar
  6. Títeres descontrolados...

    Besos Alfred!

    ResponderEliminar
  7. Dicen que se ha vendido en España en el Black Friday más del doble que en Italia y Francia.
    Está claro donde viven más borregos.
    A este paso pronto celebraremos "Acción de Gracias" y el 4 de julio...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra convicción en nuestras propias costumbres es menor. Y puestos a celebrar, aquí se celebra cualquier cosa, España es una fiesta!!!
      Saludos.

      Eliminar
  8. El consumismo desenfrenado, creo, es porque que buscamos tapar nuestro abismo interior con cosas y más cosas, por miedo a caer dentro de él. Aunque según el microrrelato "El pozo" de Luis Mateo Diez, caer en el vacío que supone nuestro interior no es tan trágico como lo pintan, siendo este "un mundo como otro cualquiera".

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que leer ese micro para hacerme una idea de eso del abismo interior. Mientras aquí, comprando cosas nos mantenemos ocupados para no tener que pensar.
      Saludos!

      Eliminar
  9. Ingenioso tu relato para desvelar por donde van los tiros del absurdo consumismo de este fin de semana.
    Como dice Toro,acabaremos comiendo pavo relleno con salsa de arándanos...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ofrezcas salsa de arándanos, que me pierdo. :D
      Besos.

      Eliminar
  10. De alguna manera esto del títere, si que es cierto. Me parece bien y saludable para la economía que haya consumo, mientras éste no afecte demasiado a mi bolsillo. En cuanto a lo de las fiestas importadas, me parece negativo. Buen texto.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos en un sistema en que el consumismo hace mover la rueda de la economía y con ello se logra el bienestar. Pero dedicarle fiestas y celebraciones, obsesivas para la toda la poblacion, me parece exagerado.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  11. Somos títeres manipulados por otros títeres, el caso es saber quien maneja los hilos en todo este mundo de consumo y derroche.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo nuestra libertad pende de un hilo.
      Besos Puri.

      Eliminar
  12. Creo que más bien somos títeres en manos poderosas. Pero esta fiebre por las compras es solo mía. Como si me quisiera comer el mundo. Cuando un objeto nuevo aparece es como si fuera un recién nacido, y nos seduce. Y queremos poseerlo. No sabemos vivir sin comprar. No hemos conseguido la fórmula de gozar sin que a los otros no les falte de nada. Porque cuando compramos alguien se beneficia y así sucesivamente.
    Pero me gustaría volver a mi infancia y cantarle villancicos a la luna mientras me como un trozo de pan y aceite sin más luz que la luz rutilante de las estrellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que ser capaces de conseguir las tijeras que nos liberen de esa dependencia de voluntades ajenas a nuestro bien.
      Los tiempos han cambiado y no cantamos villancicos a la luz de la luna, ni el pan y el aceite, tienen nada que ver con el tomábamos. pero hemos de ser protagonistas de nuestros quehaceres y voluntades.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  13. "para cumplir con su calendario de arruinarse lo antes posible"
    Creo que en esta frase se esconde todo. Qué ciegos estamos, y lo peor de todo es que nos creemos felices.. Felices y libres.
    Un abrazo y un placer descubrir este rinconcito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias susurros por tu visita y dejemos al viento lo de que somos libres.
      Se bienvenido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ya, ni para creerse la magia potagia de lis títeres, y al precio que cotizan!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que creerse nada de nadie, todo a precio de saldo, supuestamente.
      Besos.

      Eliminar
  15. .Somos en parte meros títeres. Con hilos que a veces no acertamos a conocer.

    Buen post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos direccionados sin querer ver los hilos que mueven nuestros pasos.
      Gracias!
      Un beso.

      Eliminar
  16. Y como marionetas danzamos al son de esa musica consumista
    Pero todo tiene sus limites y saberlos poner es de gente cuerda
    Hay muchos cuerdos !!!!!!
    Y en esa borragine olvidarse que la mitad del mundo pasa hambre
    Saludos y a pesar de todo....buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos tener la cordura de dejarnos llevar en la medida justa, para que la rueda no pare, pero sin obcecarnos y sabiendo cortar esas cuerdas que deciden por nosotros.
      Saludos y muy buena semana para ti.

      Eliminar
  17. Somos simples títeres controlados por los de arriba, en un teatro que no es nuestro hogar. Me ha encantado lo mejor que he leído hasta el momento. Nos leemos muy pronto, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia! Eres muy amable y muy generosa en tu apreciación.
      Un saludo!

      Eliminar