domingo, 25 de julio de 2021

LA CHICA

 


                                           Foto del autor 




                                        Amy Winehouse 



La Chica 

 

  

Estaba ahí sola, sentada en un banco de moderno diseño en una avenida clásica, (contrasentidos de la ciudad de los prodigios), de las más señoriales de la ciudad. 


Compungida, con un pañuelo en una mano restañando sus lágrimas, lloraba en silenciosa soledad, entre el pasear indiferente de autóctonos ocupados, foráneos despistados y turistas en grupos guiados, a los que les iban explicando las maravillas de los edificios que estaban fotografiando con pasión.

 

Evidentemente a la chica en cuestión no se la miraba nadie, bueno yo, pero por supuesto sin atreverme a meterme en su vida, hoy en día estas cosas están muy mal vistas. 

 

Mi observancia del llanto compungido fue con la discreción propia del observador cauto. Mil excusas acudieron a mi mente buscando explicación al afloramiento de aquella desazón. 

 

Quizás estaba descartada para una beca, la habían despedido del trabajo, o abandonado el novio, puede que simplemente no hubiese superado los exámenes, tal vez una mala noticia respecto de un familiar muy próximo, al que le habían diagnosticado una grave enfermedad sin solución.  


No lo sé, era un llanto contenido y silencioso, nada de cara a la galería como algunas actuaciones en la misma calle, pero más hacia el centro, donde hay una profesional del gimoteo para sacar los cuartos a las almas caritativas. 


A lo mejor le acababan de anunciar que estaba embarazada, lo cual podía ser un motivo de gran alegría o de desconcierto. Pero el llorar no parecía de felicidad por un acontecimiento grato.

 

No, tenía que ser algo pesaroso, quizás un embargo al que no podía hacer frente o un desahucio inminente, pero se la veía muy joven para eso, según los usos de aquí en cuanto emancipación de los jóvenes, no daba la edad media para ello.

 

Todo esto lo iba barruntando mientras me alejaba del lugar, presuroso por llegar a mi destino, intentando evitar un golpe de calor que me desbaratase el día.

 

Parado ante el semáforo en rojo recurrí otra vez al tema del embarazo, (mientras esquivaba con acierto un patinete que decidió subirse a la acera para continuar paseo arriba), si era no deseado la aflicción no era para tanto, hoy en día es más fácil prescindir. Pero en el caso de tener fuertes creencias pro vida, la cosa cambiaba.

 

Seguro que mis pensamientos eran cosa de un ser antiguo, de alguien del siglo pasado.

 

Podía tener el pesar por no conocer quién era el padre, (aunque siempre se dice que esto una mujer siempre lo sabe), eso siempre dificulta algo las cosas. 


O sí lo sabía y eso era lo peor. Puede que hubiera sido víctima de abusos, ya fuera de un superior, de un familiar, de un grupo de compañeros salidos de madre en la última fiesta de curso.

 

¿Y sí se trataba de un linchamiento psicológico por parte de una superiora malvada, que quería hacerse con sus bienes más íntimos?

 

No podía dejar de darle vueltas a un asunto, que podía ser tan grave cómo pudiera imaginar de cualquier noticia de sucesos o tan simple como un asunto de lo más sencillo y doméstico.

 

Crucé y seguí con mi peregrinaje garbancero, sin dejar prenda alguna de mi paso, ya sabrían mis pies volver, cuando fuese necesario.

 

 

Barcelona, 25 julio 2021 

 




68 comentarios:

  1. Es muy cierto lo de lo que está mal visto. Uno de los efectos de eso es el distanciamiento, dificultar la empatía.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una excusa potser t'hagués tret del mal de cap... apropar-te i demanar-li per un lloc proper, així potser s'hagués obert o no. És molt complicat, avui dia, "ocupar-se" que no preocupar-se d'algú. La manca de comunicació ens porta aquestes coses.
    M'ha agradat el terme "en silenciosa solitud".

    Bona foto i bona música.
    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complicat, a mes normalment la resposta es que no es cosa teva.
      Merci!
      Aferradetes, Sa Lluna.

      Eliminar
  3. Me has dejado con la preocupación, más que con la curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que luego las escribes y a la vez las olvidas.
      Es triste pero es así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Soy del mismo pensamiento que Macondo, me queda la preocupación, ¿Qué podría compungir tanto a esa pobre chica? Nunca lo sabremos.
    Un gran abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te queda pero no por mucho tiempo, es un mal de nuestro tiempo, las miserias de los demás nos duran lo mismo que una lectura de periódico, donde hay cosas muy preocupantes.
      Un abrazo grande Juan.

      Eliminar
  5. Alfred, vaya anécdota, nos has dejado a todos con ganas de saber, en fin... ya no tiene solución.
    En cuanto al "peregrinaje garbancero" esa frase me ha tocado el corazón. Jajaja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad la nuestra, en que si te quedas parado en cualquier esquina, ves un mundo por el que no darías un duro.
      Bien por ello ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Un buen corto que queremos mucho más saber ajjaj. Por cierto la canción es toda una buena versión de Billy Paul ...Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La continuación se quedó en el aire.
      Una versión muy loable.
      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  7. Puede que solo preguntando ¿necesitas algo?, ¿puedo ayudarte?, puede que la chica respondiera y la cosa terminaba ahí.
    Seguramente es lo mismo que le pasó a la gran cantante Amy Winehouse, de la que he podido ver un amplísimo reportaje en Movistar de su vida y de un concierto, una chico que con tan solo 27 años estaba pese a la multitud que la rodeaba, mas sola que la una, trató de solucionar esa soledad con drogas y alcohol.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser, pero no siempre lo más lógico sea lo más adecuado al lugar y tiempo del suceso.
      Hay un documental muy bueno sobre su vida y caída alos infiernos.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Curioso entretenimiento es imaginar qué pasa por vidas ajenas... hoy, con las mascarillas, las distancias, etc... ese pasatiempo se complica... de cualquier manera, a la mente la dejas suelta, a su aire, y te monta una peli ;DD

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces se ven cosas que te llaman la atención, lo raro es que parezca que solo me llamen a mí.
      Para eso soy único, tuve que recortar por que ya me pasaba.

      Abrazo.

      Eliminar
  9. Preguntas sin respuesta a menos que la chica dijese el motivo de su sentir..... Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien cierto, las respuestas si las hubiera se perderían por el aire.
      Saludos amiga sandra.

      Eliminar
  10. Bien hilado el mensaje.
    Es tal la presión social hoy en día que nadie se atreve a ayudar por miedo a ser acusado de mil cosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Toro.
      Estamos en una ciudad en que ya no sabe que hacer para ser la NY del Mediterráneo.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Inteligentes pies, sin duda!

    Viví una situación similar años ha. El lugar era la ciudad donde vivo. De unos veinticinco mil habitantes. Señalo este dato para diferenciarla de la ciudad de Barcelona.

    También estaba sentada en un banco, gimoteando..., con un pañuelo en la mano. Joven, 20 años no tendría. Estaba tan absorta en su situación que no "estaba" allí.

    Por ello cuando me dirigí a ella, preguntando con delicadeza: ¿puedo ayudarte en algo?, se sorprendió. Y sobresaltada por mi presencia en su mundo..., me miró... Y levantándose se alejó...

    Nunca más la vi. O si lo hice, no la reconocí.

    Curioso tu relato que ha provocado el recuerdo del mío.

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacerles caso y discutirles poco, son los que nos llevan.
      En una ciudad pequeña el anonimato es más difícil, lo cual hace la situación más delicada.
      Curiosa coincidencia.
      Un abrazo Ernesto.

      Eliminar
  12. Pois é bem assim, Alfred!!
    Quantas dessas meninas ou outra pessoa qualquer encontramos na mesma situação? Passamos, simplesmente. Pensamos. Depois nem lembrança. No teu caso está registrado numa bela narrativa. Parabéns.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A verdade é muito triste, mas o que acontece, caso contrário, você pode se decepcionar.
      Um beijo

      Eliminar
  13. Coincidencia, el ver y escuchar a Amy me produce gran tristeza, casi que se asoman las lágrimas. Tu protagonista ya abandonó el banco, seguro encontrará consuelo en un tiempo más, o no, quién sabe, ojalá que sí, sobre todo para tu gran preocupación e impotencia en ayudarla, Alfred, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, parece imposible que pudiera acabar tan mal.
      Es posible que su desazón le durase poco y enseguida estuviera comentando la jugada con alguna amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hola Alfred!
    Reflexiones de un ciudadano preocupado por su prójimo. Aunque no es muy normal, yo no me hubiera atrevido, hubiera estado bien decirle: Puedo hacer algo por usted?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Son cosas de la pura observancia del entorno.
      Siendo un lugar de mucho tránsito humano y en gran parte foráneo, podía ser cualquier cosa su desconcierto. Últimamente lo de preguntar no lo lleva bien.

      Eliminar
  15. Amy nos hace pensar en mujeres que se rompen, que se descomponen de tristeza.

    Por paseos sin mujeres llorosa, que igual eran lágriams por alguna memez, quién sabe. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace pensar en todos los seres sensibles, que se deshojan entre las mandíbulas de la industria del entretenimiento.
      Mejor ver risas y correrías graciosas por las calles. Di que sí.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Quiénes no podemos ver el sufrimiento en el otro, nos atoramos con argumentos o pensamietos. Querer saber el motivo nos da la esperanza para tener la palabra o la solución. Muy buen relato y muy buena música, Alfred.

    Mil besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera intención es el abordarla por la preocupación, luego piensas en su zona de intimidad y el poco o nulo derecho que tienes de accederle.
      Muchas gracias Auroratris.
      Mil besos y una semana feliz.

      Eliminar
  17. Está siendo imposible que un hombre socorra a una mujer, mil delitos le pueden inventar.
    La sociedad ciega, indiferente y tan absurda como el banco, cuyo estilo no va con el ambiente. La solidaridad y la empatía está viéndose como algo de gente del siglo pasado y muuuy remoto. Regresará el protagonista y seguirá la chica llorando, sea ella, otra o cualquiera y tampoco podrá hacer algo por ella, porque como el banco, no sabe qué hace allí, donde él tampoco encaja, solo puede pensar en lo que aflige a la chica y en cierta forma evadir sus propias aflicciones.
    Algo así encuentro en tu texto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay cosas que no tienen sentido y simplemente el darnos cuenta nos perturba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Por suerte aún nos conmovemos con el dolor del otro, con el sufrimiento o el llanto.
    Nos hemos automatizado tanto que a veces da miedo pensar en qué podemos convertirnos.
    Un relato estupendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos importa ver reír, pero sí llorar, cuando ambas cosas son la manifestación de un estado de ánimo.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Pues si que le has dado vueltas, si. Pero te puedo asegurar que ese ejercicio del barrunto no ha sido nada, comparado con el que tengo yo con el peregrinaje garbancero. Santo cielo !!
    Ya no me acuerdo si primero he estado imaginando situado en Lurdes, en La Meca, en Roma o en Tombuctú. He pensado si sería parecido al Camino de Santiago, la Ruta de la Seda o un viaje en el Orient Expres.
    Agotado de los peregrinajes mentales, me he ido al Mercadona a comprar una bebida energética y unos cuantos garbanzos cocidos a ver si con suerte...
    Cuídate de los calores; te prometo que yo haré lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas ellas y ninguna puede ser ruta a dónde dirigir nuestros pasos perdidos.
      Has hecho bien en tonificarte, que con estos calores los garbanzos igual no son los mejores aliados.
      Haremos bien ambos, en circular por la sombra ;)

      Eliminar
  20. Podría yo mismo, si supiera hacerlo como tú, señor de Barcelona, (mi tierra natal), quien lo hubiera podido escribir. Esa desazones me suceden a diario. Un buen relato. No obstante, quizás convenga volver para ver si la chica sigue ahí y así te cuente la realidad de su estado. No obstante, no, queda mejor así, com las VPO de mi adolescencia, es mejor imaginar, eso es, la realidad casi siempre es muy aburrida.
    Saludos, Alfred. Vengo del blog de Eli, una gran y altruista bloguera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber cuanto tiempo estuvo sentada en el banco gimoteando sus pesares. De todas formas no me pareció, por la intimidad de su recogimiento, adecuado dirigirme de forma directa hacia su persona.
      Bienvenido seas, está es tu casa por el tiempo que desees.
      Buen lugar de origen me traes. ;)

      Eliminar
  21. Una vez me pasó que se me caían las lágrimas, irrefrenables, no las podía controlar. Pero no lo consideré llorar; y aún hoy no lo llamaría llorar. Fue un momento de sin sentido. o al menos un momento que yo jamás me pude explicar. No estaba atravesando ningún problema grave o acuciante, ni siquiera estaba angustiado, pero el hecho aún está en mi memoria, son cosas que pasan, y tu crónica me lo ha recordado.

    Abrazo agradecido... (perdona la demora en venir a leerte, amigo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa la historia que cuentas, si no había pesar que te las produjera. A lo mejor alguien se apiadó de ti, pero no se atrevió a decírtelo.
      Agradecido yo, por tu visita y su buen comentario.

      Eliminar
  22. Hola Alfred en realidad te lei ayer jajaj pero olvide el comentario.
    Mi humilde reconocimiento a tu blog lo dejé por aqui:

    https://eli59elgristambienexiste.blogspot.com/
    Y con respecto a esta entrada además de gustarme esto de "conmoverse" por la situacion, por esto que le puede pasar a otra persona, por este salirnos de nuestro propio ombligo y darnos cuenta que a la gente le pasan cosas..me encanto todas esas "suposiciones" que hasta parecen absurdas pero que muchisimas veces nos hacemos cuando estamos frente a algo que no tiene una respuesta inmediata.. Una entrada genial , como siempre!!!Te dejo un beso!Feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli, siempre es buena la visita, independientemente de cuando se produzca. ;)
      Ahora visitaré el enlace.
      Una observación del entorno produce muchas sorpresas, sin ser algo que manifestara apremio, sin lugar a dudas algo de preocupación levantó. Se me ocurrieron más cosas pero no quise extenderme demasiado.
      Feliz día, un beso.

      Eliminar
  23. Problema gordo no preguntar, pero peor aún, preguntar. Quizá si hubiera sido un chico, tampoco. La única posibilidad de empatía materializable, sería que fueras una mujer. Así que nos vamos a quedar con las ganas de saber. Has transmitido muy bien el compungimiento y mejor aún la sensación de manos atadas.
    Quizás lee blogs, y llega hasta aquí algún día, y lo lee y se reconoce, y te explica. Ya dirás...
    Saludos Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Situaciones en las que no sabes qué es lo mejor. Es posible, pero nadie se le acercó para preguntar y, gente había y mucha.
      Sería bien curioso que eso ocurriera.
      Saludos Gabiliante.

      Eliminar
  24. Es que uno se queda pensando si hicimos
    bien o no, pero dada la situación que vivimos
    ya no sabemos que hacer mi amigo, como reaccionaria
    la persona, todos somos diferentes, muy buena
    tu entrada como siempre mi amigo.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te alejas del lujar con las dudas ante la injerencia y el apoyo, o el dejarla a su suerte en su respetable intimidad.
      Las formas de comportarse de antes no son las de ahora. La mujer ya no es un ser débil siempre necesitada de protección.
      Dulces besos Siby.

      Eliminar
  25. Y tus letras son testigos de tu preocupación.

    Esperemos que no fuera nada grave y ya se haya solucionado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Testigos que no protagonistas.
      Esperemos y confiemos que fuera así.

      Besos.

      Eliminar
  26. Hola, Alfred.

    Un texto estupendo, bien presentado; ya me parece estar viendo a la chica, a la gente que va de acá para allá, a los grupos turísticos y su ajetreo. En este caso, el fin es el camino, el tema del relato lo constituye el encadenamiento de hipótesis que se formula el paseante, los abordajes de pensamientos que lo acompañan ante el llanto de la chica, mientras él, simplemente, pasa.

    Muy bueno, me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen análisis hiciste de la situación mostrada.
      Muchas gracias Mónica.

      Un beso.

      Eliminar
  27. ¡Hola, Alfred!
    Tu texto me ha recordado a una mañana en que yo volvia a casa, pasé por la acera izquierda de la Gran Via y vi a una mujer sentada en el escalón de acceso a una tienda de ropa, estaba llorando desconsoladamente mientras en una mano sonteía un clinex y en la otra su movil. Nadie más se percató. Hice un intento de acercarme por si necestiaba algo, pero no sé qué me pasó, que decidí seguir mi camino cómo si nada. Al entrar a mi casa, me sentí fatal, porque pensé. ¿Y si le hubiera dicho ¡hola!? Me contaría qué le pasaba? Pero eso nunca lo sabré. Ojalá obervemos más lo que sucede a nuestro alrededor y menos, nuestros propios problemas. Seamos más humanos, algo que tristemente se está perdiendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es más o menos un caso similar al que muestro, aquí igualmente con su pañuelo y sentada en un banco, mientras fuera la gente trajinaba en sus cosas o entretenidos observando una de las casas de Gaudí.
      Un beso.

      Eliminar
  28. ¿con lo fácil que es preguntar qué te pasa?
    Ainnnns
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fácil, pero no siempre bien aceptado, más de un moco se recibe por preocupaciones sobre lo ajeno.
      ¡Ya ves!
      Besos Laura.

      Eliminar
  29. En una ocasión tambien vi lloras a una joven cerca del Museo del Prado, me acerqué para saber que le pasaba y resulta que le era una turista de Murcia y le habían "birlado" dinero y documentación, la acompañé a la comisaría cercana y le di algo de dinero para que llegase a su casa.
    Tambien me ha distraído mucho la canción de Amy. Pero lo que me ha encantado ha sido el capitulo de "Los ladrones van a la oficina". No me he podido resistir, he dejado todo y me he puesto a verlo.
    Casi todas las noches me pongo en el ordenador un capitulo y este no lo había visto. Gracias amigo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiciste bien y la acción es digna de elogio.
      Puro costumbrismo castizo, igual uno de sus aprendices distrajo la cartera de la murciana.
      Gracias at amiga.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  30. Hola Alfred, gracias por tu visita!
    La chica sentada en el banco sufre, nadie llora sin sentido, Amy también era un ser especial que sufrió y cantó su sentir.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tus palabras.
      Todos solemos sufrir en algún momento hay quién lo hace en público.
      Una abraçada!

      Eliminar
  31. Cuantas veces hemos visto escenas semejantes, o de otra índole, y nos hemos inventado una novela completa en torno a la protagonista. A mi, te soy sincera, me gusta conjeturar cómo será la vida de los demás cuando veo algo inusual en mi camino.Y después de tanta cavilación, estoy segura de que no habré acertado absolutamente nada.
    Un gran relato, Alfred. Es triste ver a alguien llorar. A mí me dan ganas de pararme y ofrecerle la mano. Lo paso muy mal ante esas escenas.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que son situaciones que se dan a menudo, lo triste es cada vez afectan menos al entorno. Lo primero es intentar ayudar pero luego te reprimes por experiencias negativas cada vez más usuales. No son escenas ni situaciones gratas de ver.
      Un abrazo, feliz finde.

      Eliminar
  32. Aun nos conmovemos y eso es lo mas humano que nos puede pasar, un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, pero poca ayuda podemos prestar.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar