jueves, 15 de julio de 2021

DESAPARECIDA

 

Foto del Autor 


Jazz & Blues


 

Una tarde en el Ateneu 

 

En medio del aquel jardín bautizado como romántico, existe el típico estanque con sus peces rojos, por el color de ideas parecerían verdes, muy ecológicos ellos pero sin dar un palo al agua. Simplemente se pasean todo el día arriba y abajo babeando, esperando alguna mosca despistada.

 

Incluso diría que algunos están algo descoloridos de puro aburridos, puesto que no les debe llegar el sonido de las bellas declamaciones de poesía seria que se realizan en el lugar y la música ofrecida tampoco debe de traspasar su ligera capa de agua. 


Ni que decir tiene que el susodicho hábitat acuático, es de dimensiones reducidas y profundidad escasa, más bien el tropezar y caer dentro, solo daría pie a la chanza por parte del personal adyacente, pero no para provocar el susto de ver alguien en peligro de ahogarse.

 

En eso estaba, cuando habiendo acabado el grato encuentro con la persona citada en dicho lugar, tras las despedidas y buenos deseos para el futuro, me quedé un rato sentado repasando un texto en el que llevo años trabajando en plan Guadiana, digamos ahora no, ahora sí, ahora no. 


Unos operarios empezaban a montar, en una tarima ad hoc para ello, los preparativos para uno de los conciertos programados por la entidad para disfrute de otros usuarios, que no de los propios socios, pero esa es otra historia. 


En esto, el típico personaje despistado, no sé de qué novela debía salir, señorita por más señas, dicho por su aspecto jovial y sin ninguna otra connotación al margen. En un ataque de entusiasmo al ver a sus compis se desplazó con urgencia sin calcular en exceso la distancia a la que estaba del bello ornamento acuático. Dio un traspiés y se precipitó dentro del líquido elemento a hacer compañía a nuestros rojos protagonistas.

 

Los montadores del evento musical siguieron a lo suyo, cobran por instalar y no por horas trabajadas.

 

El de limpieza enseguida salió con una fregona para recoger el agua salpicada.

 

El personal de servicio se rio por dentro de las mascarillas, con una actitud seriamente ignorante de la suerte de la dama en cuestión.

 

Los ocupantes de las mesas lo miraron con la frialdad propia de quienes están hecho a todo y ya nada les sorprende. Hubo tanto risas como indiferencia total.

 

¡Ah por cierto! 

De la chica no se volvió a saber nada. 

 

 

Ateneu Barcelonès, 15 julio 2021 

78 comentarios:

  1. Pobre despistada!! No me hubiera extrañado que me sucediera mí misma, jajajaja
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos puede pasar a todos. ;)
      Antiguamente había una vallita de hierro forjado muy mona, para evitar estos percances, pero en una remodelación la quitaron.
      Muchos besitos.

      Eliminar
  2. ¡Menudo despiste! y cada cual a lo suyo. La pobre lo pasaría mal sin nadie que se brindara a ayudarle. La galantería escasea cada vez más amigo mío.
    Buen relato y bella instantánea, esa es de mi gusto con el estanque. Un bello lugar de relajación.
    Un abrazo Alfred y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la sociedad actual, cada cual va a lo suyo y los motivos de distracción depende de afinidades se les dedica lo justo.
      La galantería está mal vista.
      Un lugar muy grato para pasar un rato tanto solo como acompañado y con una buena conversación.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  3. Aquí diríamos, frente al caso, tremendo chasco. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Wowww esa si que esta peor que yo, jaaaa
    pobrecita, gracias Alfred por traernos
    esta historia y estar atentos.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien que está peor.
      Gracias a ti por leerla y comentarla.
      Dulces besos Siby.

      Eliminar
  5. Regresó a la novela de donde salió y cuando vuelva a aparecer será protagonista.
    Oye, tiene que hacerle justicia el escritor! :)
    Abrazo de miel y anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, pero no se vio ningún rastro de agua hasta la biblioteca.
      Eso estaría bien, igual era el cuento de la Sirenita. ;)
      Abrazo anisado Sara.

      Eliminar
  6. Un día me metí yo en una fuente de manera tan ridícula. Lo primero que haces es mirar a ver quien se ríe. Me sorprendió agradablemente la educación de la gente, que pasaba sin manifestar sorpresa alguna porque un pavo se hallara en semejante situación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría su gracia, ajena. ;)
      La flema inglesa se ha idos escampando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Supongo que ella hizo lo propio en estos casos: hacer como si nada hubiera pasado y desaparecer a la mayor brevedad posible con un mutis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de suponer, pero no me consta verlo, simplemente desapareció aparentemente dentro del estanque, por algo soy el autor ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  8. El estanque seguro que se alegró muchísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, visitas tienen pocas, mirones muchos.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Eso fue un pequeño incidente, se ahoga y nadie le haría caso, son los tiempos que corren, falta de solidaridad y de ayuda mutua.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un traspies desafortunado.
      Todo el mundo está muy a lo suyo.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Qué bueno, Alfred, tu personaje salió a tomar un baño refrescante, seguro que por el tiempo que llevaba en tu relato ya lo necesitaba! Un abrazo, y gracias por la música!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con estos calores que hay por aquí, lo del tropezón igual solo fue una excusa.
      Gracias a ti, un abrazo.

      Eliminar
  11. Els peixos vermells van tenir festa per un moment. 😉
    Entre el personal assistent crec que hi ha de tot, els que no ajudarien per res, els que amaguen la rialla, els despistats que no s'adonen i els que senten vergonya per la noia i fan com si no ho haguessin vist. I entre tots, no n'hi cap que li doni un cop de mà... Tot i que he de dir que, quan li passa a una, el que vol és sortir corrents.
    Què tindrà el caure que fa riure a tothom?.

    Bon relat, bona foto i la Katie, ja saps.
    Petonets de tots colors.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diguem que van estar distrets una estona.;)
      La gent bastant té amb les seves coses, per no atendre-la ni els del seu grup es van preocupar.
      És el més bàsic per fer riure.
      Moltes gràcies, la Katie és un valor segur.
      Petonets.

      Eliminar
  12. Hola Alfred, un relato original he intrigante, queda la duda de que paso a la despistada y a los pobres peces, que encima que tienen poco espacio lo tienen que compartir, desde luego el lugar se ve bonito:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, es un misterio lo que le ocurrió, la verdad es que no lo tengo muy claro, los peces tampoco, la olvidaron enseguida.
      Es un lugar muy apacible.

      Besos.

      Eliminar
  13. Se refrescó la despistada, una damisela en apuros en aletas de unos peces aburridos a los cuales les alegró la tarde. Gracias por esta sonrisa, Alfred.

    Mil besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de valiente ;)))
      Hubo un instante de distracción para ellos.
      Feliz semana, mil besos.

      Eliminar
  14. Una historieta para contar a los más pequeños de la familia. Seguro que para la próxima vez estaría más atenta. O quizá no. En fin...
    Me ha encantado el relato. Gracias :)
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea, son los que lo apreciaran mejor y se reirán sin rubor.
      ¡Muchas gracias!
      Feliz semana.

      Eliminar
  15. Divertida escena de comedia, Alfred, muy bien narrada por cierto. Casi que sobre tus imágenes haría sonar un piano jazzero tipo Oscar Peterson o tal vez eléctrico, Bill Evans, mucho mejor... Al menos los peces vieron de pronto sacudido su monótono destino de ir y venir por el estanque, no?

    Abrazo amigo, hasta vos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo esos peces un tanto aburridos en estos inicios de los calores veraniegos, pensé en darles una sorpresa, a ver si se animaban un poco. Sorprendidos seguro.
      Un abrazo Carlos.

      Eliminar
  16. De esta historia me voy a quedar con la poca empatia hacia la mujer que se cayó, y la mala educación de los allí presentes en no dirigirse hacia el lugar al menos preguntar como s encontraba, no puedo con esto..la falta e humanidad. La historia esta genial la moraleja deberíamos mirar qué está pasando!!. Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el respeto pero ningún intento de atenderla, piensa que desapareció en la penumbra de las aguas.
      Es la historia que muestra nuestra época. Total respeto por las chaladuras de cada uno y nada de meterse con las señoras. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Una damisela en peligro, por despistada, a la que nadie rescató.
    Que mala actitud la de los demás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante un peligro que no se sabe si es buscado, igual pensaban que se quería refrescar, o montar una performance con los rojos peces, a saber.
      Los demás a lo suyo.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Una escena risueña, con toques ácidos ante la poca empatía hacia la mujer que despistada se cayó...
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una escena que en plan verano es menos cruel y además siempre hace reír.
      Muchas gracias lunaroja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Pobre muchacha, esos peces aveces tienen mucha hambre.... Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pobrecilla ahí se perdió, las pirañas no son rojas. ¿Verdad?
      Saludos Amiga Sandra.

      Eliminar
  20. Encantadora anécdota. Pobre chica, qué papelón :-)

    Un beso, como de pececillos naranjas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Albada Dos.
      Ya ves tú que tontería. ;)
      Un beso refrescante.

      Eliminar
  21. Habia una vez alguien que desapareció del planeta
    Saludos dorados de sol

    ResponderEliminar
  22. La chica padeció más por la vergüenza, que por la caída, seguro.
    Me gustan estas historias, quedan para poder contar y hacer una risas en las reuniones familiares.
    Alfred, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que fuese como tú dices.
      Mientras sea divertido ya me vale ;)
      Un saludo Ángel.

      Eliminar
  23. Yo no descartaría un efecto rebote y la posterior elevación a modo de "Ascensión Mariana a los Cielos" o en el peor de los casos un abducción por parte de algún alienígena aburrido conduciendo su "600 volante"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un aspecto a tener en cuenta, lástima no se me ocurriera en mayo, hubiera sido más efectivo.

      Eliminar
  24. Nota de precisión:

    600 volante
    Nave interestelar marca SEAT con modificaciones que luego pasaron a llamarse "tuneado". Consistente en doble tubo de escape, llantas tipo Abart 1000, claxon con multitono "El Puente sobre el rio Kwai" y sobre todo triple juego de luces de alta potencia y antinieblas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te olvides de la pegatina lateral a modo de bandera a cuadros negros y blancos.

      Eliminar
  25. los peces no lo olvidaran durante, al menos, un segundo. Sus compis, que no me queda claro quienes eran, si la dejaron sola ante el papelon, tambien eran un poquieto para darles dde comer aparte.
    saludosss alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus compis, sentados en una mesa en grupo superior a diez, sin comentarios, apenas se percataron, dada la enjundia del tema tratado en la susodicha tarde.
      Saludos Gabiliante.

      Eliminar
  26. jajjajajajajjajajajajajajajja
    Esas distracciones por Dios!! Si me pasa a mi desaparezco del planeta de la verguenza!
    Un relato que tiene tintes graciosos pero al mismo tiempo nos muestra un recorte de realidad , y nuestra visible indiferencia frente a lo que sucede alrededor nuestro..
    Por cierto...los peces contentos... dejaron de estar aburridos jjjajajaj Abrazo grande Alfred...muy muy bueno tu relato... Feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos puede pasar, de ahí que se me ocurriera tamaña ridiculez.
      Muchas gracias eli.
      Buena semana.

      Eliminar
  27. ¿Se la tragó un pececillo? Jajaaaa

    Buen domingo, abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices, el cuidador del jardín y por ende de su estanque, estuvo unos días sin darles alimento, por estar gordos.
      ;)))
      Feliz semana Milena.
      UN abrazo.

      Eliminar
  28. Me encanta como escribes y comentas Un abrazo desde el calor

    ResponderEliminar
  29. Muy buen relato, Alfred. La pobre chica, vaya corte y sofocón y qué poca empatía de todos los allí presentes. Deja mucho que desear esa actitud de la gente.
    Los únicos divertidos, seguro, los peces!!! que salieron de su aburrimiento.
    La música genial!.

    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmela.
      Ya sabes como somos todos de egoístas y desconsiderados.
      Los peces quedaron sorprendidos apenas un minuto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Hola Alfred!
    Me es igual si la historia es real o ficticia. Es una historia explicada en clave de humor en la que como mínimo, haces una sonrisa. Con perdón de la que cae al agua, es una historia divertida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Evidentemente es ficticia del todo, lo único real es el lugar y la gente.
      Muchas gracias, me alegra que te provoque una sonrisa.

      Eliminar
  31. Ay pobre y nadie salió en su ayuda. Comida extra para los peces:))
    Buen martes. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un mundo igualitario, ya las damas saben salirse por ellas mismas, de cualquier contratiempo.
      Feliz miércoles. En ello estoy y te pido lo mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. No es de extrañar que la chica desapareciera sin mas. Con eso de las mascarillas, ahora nos podemos reír de quien nos venga en gana sin que se nos note. A pesar de todo fue un poco de espectáculo.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una situación en ni que sea inventada, se nota la poca empatía del entorno, por su desgracia.
      Un abrazo fuerte amiga.

      Eliminar
  33. La indiferencia por los demás sobra. Me acordé que embarazada de las mellizas (estaba de cinco meses, pero con una barriga como si estuviera de ocho) y caminando con mi hija de 5 años me caí en la calle. Todavía estoy esperando a que alguien se acerque a ayudarme, a pesar de que era hora de entrada al colegio y por lo tanto con mucha gente alrededor. La chica de tu relato podría haberse quedado tranquila, nadie habría reparado en ella, nadie ve a los otros salvo para aprovecharse o reírse de ellos.

    Cuando describías a los peces creía que hablabas de políticos.

    Beso, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es signo de los tiempos que corren. Por otro lado considero que en parte son buscados. Pues tu caso es de lo más atípico, no creo yo que en tal situación por aquí te dejaran tirada. Al fin de al cabo esto no es más que una narración inventada.
      Una buena observación, tendría que haber puesto algunos azules.

      Beso Alís.

      Eliminar
  34. Ahora que todo el mundo lleva una cámara encima y todo es viral y arden las redes, hay que tener mucho cuidado con esas cosas :)

    Ahora la gente saca antes el móvil para hacer la foto que tiende la mano para ayudar, ya ves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de cualquier cosa queda enseguida constancia gráfica.
      Por supuesto, antes está en el imaginario colectivo, la vena reportera que la samaritana.

      Eliminar
  35. Por la sabia Minerva, Alfred. Qué bello jardín tenéis en el Ateneu, que yo lo conozco, eh. En cuanto he visto la foto.

    Mira que me has hecho creer en una historia real, que de todo hay, y pensando pensando...a ver si a la chica desaparecida le sucede como al hombre pez de Liérganes, que desapareció de esta población y dicen que apareció por Cádiz.

    https://es.wikipedia.org/wiki/El_hombre_pez_de_Li%C3%A9rganes

    Salud y mejor disfrute (de jardines y de relatos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar para conocedores de los rincones de esta ciudad ;)
      De realidad solo tiene todo lo que de ella le pongas a la lectura.
      Gracias por el enlace.
      Cual Ofelia perdida entre las aguas de su estanque, igual si podría aparecer, en nuestro caso en las aguas del puerto.
      Salud y a disfrutar de todo ello.

      Eliminar
  36. A lo mejor eran pirañas disfrazadas de inocentes pecesillos ja.


    Un abrazo Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo podría ser, pero me place más una Ofelia harta de un mundo desquiciado.

      Un abrazo Malque.

      Eliminar
  37. Hola Alfred.

    Impecable cuadro descriptivo, no te ahorras detalles sabrosos de una situación cotidiana, con pinceladas tan vivaces y acertadas que cobra vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica.
      El retrato de una realidad de inventada pero tan veraz como la imaginación necesite.

      Un beso.

      Eliminar