lunes, 2 de agosto de 2021

EN BUSCA DEL PARAÍSO

 



Foto Maribel 


Daisy Gray
 

 

Como un sueño 

sintió en la playa 

salpicaduras de mar. 

 

Entendió que le llamaba 

 a jugar sin límites 

entre sus insinuantes olas. 

 

Adentrarse, dejándose llevar,  

por aquel ir y venir sin fin, 

plácido e hipnótico. 

 

Es lo que hizo 

alejándose de la tierra,  

abandonar su gente ingrata. 

 

De sus muchos pesares 

de sus no puedo más  

y aquí os quedáis. 

 

Ante aquella llamada 

nada podía salir mal, 

al menos no para volver. 

 

El mar se lo daría todo, 

soledad, sosiego, tranquilidad, 

alimento sin fin para su espíritu. 

 

En la playa quedó su toalla a rayas 

como último testigo de su despedida. 

En el móvil un escueto.


 “No me esperéis a comer” 

 

 

Barcelona, 2 agosto 2021 

 

 

 

58 comentarios:

  1. Por más que lo intente, un último recurso que nunca lograré entender, aunque nunca se sabe qué nos depara el futuro.
    Buen martes, Alfred :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes por qué verlo así, igual llegó a una cala dónde se encontró con una sirena...
      ;)
      Buena semana.

      Eliminar
    2. Ufff, peor me lo pones... A menos que sea una huida en barca, con la sirena incluida. Vamos lo que se dice un..'no me volveréis a ver, ahí os quedáis, y que os den' :)))

      Eliminar
    3. ¡¡¡Peor no!!!
      Igual encontró su verdadero destino.
      Lo de qué os den, seguramente sí.
      ;))))

      Eliminar
  2. Hermoso el paisaje, muy dulce voz la intérprete, no la conocía, terminal el poema que narraste con maestría, Alfred, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mérito de la fotógrafa amiga. La voz es un descubrimiento reciente para mí.
      El poema es tras una visión de la fauna humana, así en general.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Amigo Alfred, qué dura despedida, no esperaba ese final, muy cansado debía estar para obrar así, como el que va a comprar tabaco y ya no vuelve 😂😂. Igual tenía a alguien esperando, nunca se sabe.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a saber que le llevó a darse una larga vuelta.
      Nunca se sabe.
      Un abrazo y feliz semana Juan.

      Eliminar
  4. Me ha recordado a "Alfonsina y el mar".

    Por la blanda arena que lame el mar
    Su pequeña huella no vuelve más
    Un sendero solo de pena y silencio llegó
    Hasta el agua profunda
    Un sendero solo de penas mudas llegó
    Hasta la espuma
    Sabe Dios qué angustia te acompañó
    Qué dolores viejos calló tu voz
    Para recostarte arrullada en el canto de las
    caracolas marinas
    La canción que canta en el fondo oscuro del mar
    La caracola
    Te vas Alfonsina con tu soledad
    ¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
    Una voz antigua de viento y de sal
    Te requiebra el alma y la está llevando
    Y te vas hacia allá como en sueños
    Dormida, Alfonsina, vestida de mar
    Cinco sirenitas te llevarán
    Por caminos de algas y de coral
    Y fosforescentes caballos marinos harán
    Una ronda a tu lado
    Y los habitantes del agua van a jugar
    Pronto a tu lado
    Bájame la lámpara un poco más
    Déjame que duerma nodriza, en paz
    Y si llama él no le digas que estoy
    Dile que Alfonsina no vuelve
    Y si llama él no le digas nunca que estoy
    Di que me he ido
    Te vas Alfonsina con tu soledad
    ¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
    Una voz antigua de viento y de sal
    Te requiebra el alma y la está llevando
    Y te vas hacia allá como en sueños
    Dormida, Alfonsina, vestida de mar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen recuerdo tienes.
      Homenaje a una poetisa que se lanzó al mar.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Un recurso a la desesperación, hay otros iguales de duros, eligió uno poético.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Colecciono versiones de Juego Malvado. Todas ellas me gustan y realmente son muy distintas unas de otras. Añado esta, gracias a tu post.
    Esperemos que las corrientes al dejarse llevar, no le llevaran demasiado lejos y acabara pescando percebes en las rocas de la playa de al lado.
    Con un poco de suerte, no llegó para comer, pero llegó para cenar (percebes, claro)
    Hay que ponerle un poco de "conyeta" a la cosa ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto.
      A saber por donde nadará. ;)
      Algo de eso he puesto más arriba.

      Eliminar
  7. No m'espereu per a dinar, ni per a sopar, ni per anar a dormir... Va dir, prou!. I ho va fer d'una manera elegant i poètica, ben convençuda o convençut, sense mirar enrere...
    Molt maca la foto.

    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la mar et crida, com li pots dir que no.
      Poques paraules i res de mirar enrere.

      Aferradetes sa lluna!

      Eliminar
  8. Coraje para decidir el final y para no tenerle miedo. Sólo quien ha amado tan profundamente la vida puede darse el lujo de ya no querer vivirla en condiciones que sospecho indignas. De ahí que lo comprendo y respeto su decisión...

    Abrazo sin sombrero. (Un tema tratado con mucha humanidad y sin endulcoraciones sentimentaloides, Alfred. Te felicito.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coraje, desesperación, hartazgo, incomprensión, desespero, qué le puede pasar por la cabeza a alguien en esa tesitura...
      Muchas gracias, un abrazo carlos.

      Eliminar
  9. Hay invitaciones difícil de rechazar, Alfred. Preciosa foto, y bella música para acompañar a esa ensoñación.

    Mil besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Invitaciones para acabar con todo, incluido uno mismo.
      Muchas gracias Auroratris.
      Mil besos para una buena semana.

      Eliminar
  10. Tremendo, absolutamente demoledor dentro de la belleza con que expresas tanto dolor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una realidad que está ahí, enfrente nuestro, cada día.
      Es tremendo. Gracias lunaroja.
      Un beso.

      Eliminar
  11. He pensado en Alfonsina Storni y en Virginis Woolf...
    Muy buena puesta en escena, Alfred, la música y la foto acompañan perfectamente al relato.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como Toro, pero la verdad es que no me he inspirado en ellas.
      Muchas gracias Milena.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muy buena inspiración de cualquier forma, el mar parece que nos alivia de sufrimientos...
      No veas qué faena, me han suprimido el blog, he abierto otro, aunque espero lograr que lo repongan...
      https://milenaendanza.blogspot.com/
      Un abrazo

      Eliminar
    3. He conseguido que lo restablezcan!!

      Eliminar
    4. ¡¡¡Ostras qué me dices!!!
      Blogger cada vez las hace más gordas :(

      Eliminar
  12. Mucha ingratitud debía rodearle para tomar esa decisión... tremendo relato, muy bien narrado Alfred.
    La música es genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas decisiones se toman precipitadamente y a la brava.
      Muchas gracias Carmela.
      Un beso.

      Eliminar
  13. UN buen destino, más placentero que el de la vida misma. Su decisió, así como La Woof, la Pozarnick, la Storny, prefirieron el mar como su mejor destino. El verso de cierre, hermosa ironía. Un abrazo, amigo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carlos! Más de uno se despide a la francesa, sí es que lo hace, para acabar con todo. Ejemplos de famosos hay muchos, cada uno con sus circunstancias personales.
      Muchas gracias.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  14. Una ausencia dura deja para la gente ingrata.


    Un abrazo Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la gente ingrata, poco le importará, ya tendrán otro al que machacar.

      Un abrazo Malque.

      Eliminar
  15. Que triste y que destino elegido por muchos, y lo peor es que nadie está libre de ello..
    Como debe pesar la vida para llegar a tomar estas decisiones, poema tremendo y real. Mi abrazo grande Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, debe de ser un acto de sinceridad consigo mismo.
      Muchas gracias eli mendez.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  16. Una vez, frente al mar estuve tentada a dejarme seducir y... pero fui cobarde. Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es fácil caer en la tentación, pero sinceramente no trae nada bueno.
      Saludos amiga Sandra.

      Eliminar
  17. Constato una vez más que el escritor crea una historia y cada lector, según su trayectoria, cultura, estado de ánimo recrea la historia. Entonces de un escrito, se desprenden tantos como lectores tenga. Porque yo lo he leído como que el prota se hastió de su gente y se aventuró, en un bote, una lancha,un yate. No que se murió. Quizá se fue a una isla a volver a empezar. Me gusta más mi final. Liberador y con una posibilidad de algo mejor.
    Un abrazo.
    Disculpa la extensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pieza abierta, como todas, a la libre interpretación de sus lectores. El tuyo es tan válido como el de la sirena...
      Un abrazo.
      No hay nada que disculpar, aquí no hay limites.

      Eliminar
  18. Aunque se llame paraíso. También puede ser terrenal.

    ResponderEliminar
  19. que bueno que lo lograste el paraiso es un estado mental que no solo es vidual sino tiene consigo ma que eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paraíso se lo hace cada uno, la idea que se tiene de él es muy personal.

      Eliminar
  20. Hola Alfred, cuan desesperado se debe estar para tomar una salida como esta, pero a veces si que dan ganas de mandarlo todo..., esperemos no tener que tomar una decisión así:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, imagino que mucho.
      Por la parte que me toca, espero que no.

      Besos.

      Eliminar
  21. Cuando todo va mal , cuesta abajo, indefectiblemente acaba en el mar, y cuando no le quedan a uno fuerzas ni ganas para remontar...
    Desgraciadamente, el mensaje no creo que llegara a destinatario. Creo que antes de encontrar a la sirena, el móvil cambio de dueño.
    Saludoss Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al mar van todas las desesperaciones.
      Un móvil a libre disposición en una playa...
      Saludos Gabiliante.

      Eliminar
  22. ¡Hola, Alfre!
    Me han brotado lágrimas. Con eso lo digo todo.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mamen!
      Bueno, es un poema triste, pero esperaba eso.
      Muchas gracias.
      Un abrazo fuerte y reconfortante.

      Eliminar
  23. Que triste y que pena esa despedida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas despedidas no tienen nada de agradables.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Que la esperen, que tal vez encuente su edén personal, y no quiera dejarlo nunca

    Por el mar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, quedarán unos lloros temporales y luego...a saber.

      Por el mar.
      Un beso

      Eliminar
  25. Hola, Alfred.

    Esta clase de búsqueda del paraíso es la llamada a la tentación definitiva. Atrás quedan las esperas y, lo más triste, la esperanza. El poema lo refleja muy bien. También me recordó a "Alfonsina y el mar".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica.
      Es más bien una huida provocada por el cansancio y hartazgo.
      Sí, lo de Alfonsina veo que se lo he recordado a más de uno ;)
      Un beso.

      Eliminar