ENTRE MONTAÑAS

 

Foto de G.C.G. 



Classical music, Tomaso Albinoni the best 

 


Entre Montañas


 

Caminamos a paso lento, la nieve nos llega a media pierna, cada paso hay que darlo con energía, hundiendo bien la nieve, los demás siguen mis huellas, su caminar será más fácil, así y todo, se quedan algo rezagados. 


El cielo es de un azul puro, a la que estemos un poco más arriba, pillaremos una zona soleada y algún tramo sin nieve.

 

Apenas les doy alguna voz de aliento, para que no se me escape el mismo. 


Hemos de subir y bajar en la misma jornada, una exploración rutinaria, para evaluar un posible asentamiento, en fechas vacacionales. 


De tanto en tanto, a medida que vamos ascendiendo para unirnos a ese cielo que nos espera ahí arriba, pasamos a la otra vertiente, la soleada, andaremos sobre seco, el sol se empieza a notar, podemos pasar a un paso más vivo, con suerte avistaremos algún isard.

 

Las piedras crujen, se amoldan entre ellas a nuestro paso, son capas desprendidas de las paredes superiores, donde el hielo hace de cuña y las revienta, caen desprendidas y reducen con los impactos. La imponente masa que hay encima, se estiliza. 


Oír el chasquido, estremece lo suficiente, como para echar un rápido vistazo, por ver si ya van a caer o todavía les falta. 


Todo con respeto y consideración, la montaña tiene sus cosas. Los compañeros empiezan a ser unos puntos verdosos, aun en un lento ascenso. 


En esto, la montaña se desprende, unas cuantas toneladas se vienen abajo, por suerte había parado para coger resuello y ver por dónde andaban. Eso me salva de estar en la vertical del desprendimiento en caída libre. El tamaño de las piedras impresiona, apastarían cualquier cosa dándole una honrosa sepultura.  


El ruido que ha ido in crescendo asusta, me pego como una lapa a la pared, el sonido afloja y una capa de polvo se eleva para cubrirlo todo en poco tiempo. 


Mejor desandar un poco y recuperar la vertiente oscura, hago señas, tienen que haber oído el estruendo y visto la nube marrón. Les indico con gestos que sigan por la misma vertiente. Recupero el lento caminar, lo cual no quita el mirarlo todo con mucho respeto, aquí puede haber un alud de nieve con mucha facilidad, estamos en primavera. 


Esta vez no me afecta, no lo veo, solo lo oigo, es un ruido más suave y húmedo, no veo ni siquiera la nube que se alza seguro. Cuando llego algo más arriba, apenas si se nota en el circo la pérdida de una capa. 


Considero inútil intentar ver un lago que tiene que estar por ahí. Tampoco disponemos de mucho tiempo, la luz nos escaseará en el descenso, ya he tenido demasiadas emociones por una mañana. 


Bajo presto, saltando como una cabra, al poco estamos todos juntos, les comento la situación y se avienen a girar sus pasos. 


Les indicolo que creo es mejor, que quiero no entretenerme, la luz es importante, cuanto más abajo, más oscuridad tendremos en poco tiempo, me miran con cara de verme exagerando las cosas, entienden que me he asustado un poco y que sí, es mejor bajar con ligereza. Picoteamos algo de lo que llevamos e iniciamos camino. 


Cuando ya estamos enfilando hacia los tramos bajos y sin problemas, habiendo ido a un paso más que ligero, me percato que, voy equipado con unas gafas de sol, de las muy oscuras. 


Por suerte, les da por reírse de mis prisas y se chotean de mí, lo justo. 


 

Alp, 22 agosto 2023 

 


34 comentarios:

  1. bueno, bueno... menos choteo... si querían llagar más ñejos que hubieran apretado el paso.
    yo no quiero conducir de noche y cada vez wue salgo y digo que quiero volver antes de anochecer, todos quieren alargar, y siempre siempre, al final llegó de noche.
    me voy a comprar unas gafas de esas como las tuyas.
    abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paso se apretó, pero la naturaleza también apretó.
      Aquí hubo comportamiento exagerado, por mi parte, por no apercibirme de que lo veía todo oscurecido. ;)
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Casi termino jadeando, Me entró también la prisa por que no llegara la oscuridad.
    Muy visual!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco cansado, sí que es.
      Es que quedarse a oscuras era algo delicado. ;)
      Muchas gracias, Nani!
      Muchos besitos.

      Eliminar
  3. No llevo nunca gafas de sol. No me he acostumbrado a ver las cosas a su través.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en esa época, me eran imprescindibles.
      Pero ya ves las consecuencias. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Molt oportú el relat d.avui Alfred... S.ens demana precaució a la montanya i el nostre expert montanyer ha sigut prudent i ha controlat la situació. Has posat el teu gram d.ironía al imaginar.lo amb les ulleres de sol posades ! Bon tema !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estem en temps, de molta gent donant voltes per les muntanyes, amb poca preparació i equipament, això sempre comporta un risc afegit.
      De tota mena, explico una batalleta personal, dels temps de xirucaire.

      Eliminar
  5. Molt oportú el relat d.avui Alfred... S.ens demana precaució a la montanya i el nostre expert montanyer ha sigut prudent i ha controlat la situació. Has posat el teu gram d.ironía al imaginar.lo amb les ulleres de sol posades ! Bon tema !

    ResponderEliminar
  6. Ay,es cierto,comparto comentario con "La casa encendida"! Lograste un clima de acción que casi casi estábamos allí también!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estábamos bastante agotados, hubiésemos tenido que ir con raquetas en los pies, pero no era una época para encontrar tanta nieve.
      La verdad es que íbamos retrasados, pero no tanto. ;)
      Besos, lunaroja.

      Eliminar
  7. Con gafas o sin ellas yo oigo un crujido seco en la montaña…y me faltan pies para correr jjajajajajaaj

    Con lo tranquilita q es la música de Albinoni…

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa excursión, la he tenido presente siempre.
      Esa banda sonora, ahí no la teníamos, era el ruido del desprendimiento, y de tranquilidad, poca.

      Besos.

      Eliminar
  8. Amo las montañas siempre inspira. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza, siempre es una buena fuente donde inspirarse.
      Un beso para ti.

      Eliminar
  9. Amo las montañas. Siempre inspiran. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las montañas, existe una paz total.
      Un beso, Citu!

      Eliminar
  10. Y pensar que de niños empezando escalando árboles, y mira por dónde nos llevan los derroteros de la vida después; a subir, siempre más arriba, por cerros (que es mi caso), montañas, hasta la Luna, incluso. Buen día tuviste, al parecer. No te conocía esta veta de proponerte ir un paso más arriba. Y no solo metafóricamente hablando. Bien por ti.
    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo de subir a los árboles, es una herencia.
      Más arriba, la vista es mejor.
      Esa batallita, tiene sus años, ahora es cuestión de caminar por senderos bien definidos. ;)
      Un abrazo, Julio David.

      Eliminar
  11. Accidentado pero risueño. La montaña, en primavera también, merce un respeto siempre.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca puedes confiarte del todo, a la alta montaña, hay que tenerle sumo respeto siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Y a mí que me parece que contiene una cierta metáfora de la vida misma...

    ResponderEliminar
  13. Y todo el suspenso terminó con anteojos ahumados por demás! Nos tuviste en vilo un buen rato, Alfred, y eso que la música era suave y alegre, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) ¡A qué sí!
      La música es el contrapunto.
      Un abrazo, maría cristina.

      Eliminar
  14. M'hagués agradat veure't per un foradet... Si la situació va servir per posar una mica d'humor al mal tràngol que vas passar, benvinguda sigui!.😎

    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anant per aquests mons de deu, fent excursions, tenia més d'una batalleta.
      Al final varen córrer més del compte, però potser era el millor. Ara, encara sort que em vaig posar a riure el primer, ells no entenien el que em passava.

      Petons, sa lluna!

      Eliminar
  15. Por suerte que las gafas fueran tan oscuras, si no, hubieran seguido escalando, el choteo como sea se aguanta, los aludes no. :))
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale una risa presta que un susto a destiempo. ;)

      Besos.

      Eliminar
  16. Como decía Campoamor:

    «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira»

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Y en este caso de forma bien fehaciente.

      Saludos.

      Eliminar