sábado, 18 de septiembre de 2021

BAJO PALMERAS

 


Foto del autor 


Le vals à mille temps
 

Las palmeras se siguen cimbreando al albur del viento, los murmullos de las conversaciones se elevan hacia ellas, siguiendo luego hacia el exterior en busca de un cielo que las entienda.


Nadie es consciente que el silencio es un bien escaso y además necesario cuando lo que se dice carece del interés necesario para ser reproducido, aunque de ello igual surja un proyecto digno de obtener una subvención de la ventanilla de la cosa de la cultura, por poner un ejemplo.

 

Aunque quizás de los mil retazos de dichas conversaciones, se pueda hacer una buena colcha de esas tan coloridas que abriguen bien en el frío páramo de las coartadas ideológicas, esas en las que se escudan los monaguillos con aficiones cardenalicias en la cosa pública a cargo del erario ídem.

 

Ver esos cachorrillos apuntando maneras, hiela el corazón de cualquier hiena que se precie. Se les va la mirada arrebolada cuando asoma uno de los popes que pontifica desde las ondas en las diversas tertulias en las que se encuentran los que están al corriente de todas las verdades, las auténticas y las creadas exprofeso para justificarse. No digamos cuando la visita es la de uno de esos seres llamados políticos que da igual su subespecie, que levitan sin mancharse nunca de barro. Sin tener que justificar nada de lo que hacen, simplemente pontificar con vehemencia estudiada sin dejar alternativa para la respuesta, que no escuchan.

 

Un personal variopinto admirado por la fauna del lugar, en la que igual te encuentras unos jubilados haciendo su partida de cartas, grupos de jóvenes apuntados a la escuela de escritores en todas sus variantes, desarrollando miles de argumentos a cual, más brillante y divertido, algún viejo despistado esperando el impacto de una musa poeta,  como incluso un alto cargo comiendo camuflado tras un seto, intentando evitar ser reconocido ante la última pifia de su departamento, en la enésima crisis entre los socios que se han repartido el mando de la ciudad.

 

Mientras observo, se produce un acto de justicia social, un débil gorrión arrebata, en un acto de osadía con demostración de oportunidad y alta calidad de reflejos, un considerable trozo de pan sobrante de algún menú, que intentaba comerse una paloma grandullona y prepotente. Por suerte no hay gaviotas a la vista. Los peces rojos siguen a lo suyo.


 

 

Barcelona, 18 septiembre 2021 




58 comentarios:

  1. Bello poema hermosa reflexión. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. Si no recuerdo malo, ya nos llevaste de viaje hasta ese entrañable rincón de la ciudad de los condados. Hay sabor en tu entrada, pero si me lo permites, me gustaría provocar una reflexión sobre la debilidad de los gorriones: es solo una apariencia. Si te fijas bien, te darás cuenta de que son unos "cachondos" de mucho cuidado y se pasan la jornada riéndose de palomas y haciendo "peinetas" a las gaviotas que lo tienen fatal para pillarlos. Otra cosa es su enemistad con los estorninos; pájaro que aborrezco con vehemencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar muy recurrente para mí.
      Van bastante a su bola, pero con una graciosa picardía.
      Los estorninos son más de ir en plan borreguil.

      Eliminar
  3. Sí, el silencio es un bien escaso.
    En estos tiempos de pandemia en los que el ocio se reduce a permanecer en las terrazas uno no puedo evitar oír retazos de conversaciones... y algunas invitan a abandonar rápidamente la terraza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las cosas que más añoro de mi vida anterior, disfrutar del silencio.
      O hacérsela abandonar a los supuestos impresentables según nuestro modesto juicio.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues a mí me encanta escuchas todo tipo de conversaciones, da igual lo tontas que sean. Te ayuda a evaluar lo tontos que somos.todos Los políticos y mayoria de tertulianos, solo hace propaganda fuera del tiempo de publicidad. No esperes respuestas, y mucho menos a lo que preguntas.
    Me hubiera gustado escuchar las propuestas de los jóvenes escritores. Habría robado alguna como ejercicio.
    Saludoss alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un microcosmo curioso, en el que hay especímenes dignos de estudio.
      Estar por ahí en plan observador tiene su gracia.
      Saludos Gabiliante.

      Eliminar
  5. El domingo viene socarrón, "zumbón" y un poco irónico, en tu labor de diablo Cojuelo.
    Lastimas de palmeras con lo que tiene que aguantar.
    Hoy, yo tambien hablo de peces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya sabes! La ironía es marca de la casa. ;)
      Voy a verte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Genial reflexión de los popes literatos, dell valor d eun gorrión y de esa conversaciones que van al cielo, al de las naderías.

    Un beso, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conversaciones muchas de ellas superficiales, que salen volando a pesar de los intentos por darles peso.

      Un beso Albada.

      Eliminar
  7. El silencio no viene mal en algunas ocasiones. Me gusta sentarme en un mesa de una terraza y mirar, se aprende mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un bien muy preciado.
      Se aprende, es una buena lección de sociología.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Concuerdo con tu opinión sobre la "pifia" del comilón tras el seto...

    No parece de recibo, político, el intento de distorsionar la mesa del diálogo intentando sentarse algunos que, reconocido su mérito en otras mil ocasiones, en ésta no les corresponde.

    Y lo más patético, político también, es el cacareo subsiguiente que siguen haciendo.

    Triste que la política de aquí se esté distorsinando por las actitudes de "allí"...

    Valoro la determinación de Pere Aragonés validando los límites políticos de la Mesa. Y por extensión, la opción política que representa.

    Vaya, para ser un domingo algo anodino en Bizkaia, hay que ver que "miting" me ha salido... :))))))

    Gran abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
  9. Un buen observador siempre tiene una buena conversación ...Un placer leerte. Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campirela.
      Hay que observar y escuchar. ;)
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  10. Sucede muchas veces que estamos disfrutando de un hermoso lugar ansiando una esperanzadora paz y surgen charlas anodinas que interrumpen la ensoñación, quizás se les pudiera pedir que fueran sólo murmullos, valiente el gorrión, voto por él, gracias también por la canción, Alfred, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin pretender acaparar el silencio en un lugar que por su idiosincrasia se presta a la socialización, sí lo agradecería cuando con cosas fútiles se invade el propio espacio personal.
      Un abrazo maría cristina.

      Eliminar
  11. Hola Alfred!
    Felicidades por ofrecernos una redacción impecable. Si, el silencio es un bien escaso y más aún, cuando se oye lo que se oye. Pero los humanos somos así. A algunos más les valdría leer, formarse y luego hablar pero el ímpetu de la juventud hace que a veces, nos sonrojemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Muchas gracias. Siendo un lugar propenso a la contemplación y reflexión, algo menos de barullo siempre se agradece, máxime cuando lo provocado no aporta nada de interés. ;)

      Eliminar
  12. Con lo bien que, sienta un buen silencio o una buena conversación en una terraza disfrutando de ese desayuno o aperitivo y siempre hay quien lo jode.
    Un abrazo y buena semana entrante Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sin pretender acaparar la tranquilidad absoluta, algo de calma se agradece.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  13. La vida entera cabe bajo esas palmeras y en ellas nos cobijamos todos, hasta los oportunistas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un espacio abierto a todo tipo de interpretaciones.
      Un saludo Ángel.

      Eliminar
  14. Testigo en silencio trasmitiendo fauna y paisaje alrededor. Nítida y certera descripción de lo que ves y de lo que entrevés o intuyes, Alfred. Muy buena traducción haces de tales imágenes.

    Abrazo hasta vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elemento que en su marginalidad, relata en su curiosidad por el entorno, unas interpretaciones muy personales sobre la flora y fauna del mismo.

      Un fuerte abrazo Carlos

      Eliminar
  15. Que se escuchen tus versos al vaivén de las palmeras y ante el silencio de las miradas que se buscan o se cruzan ante su rumor. Saludos dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una palmeras que con sus plumeros casi juegan con las nubes.
      Saludos devuelvo.

      Eliminar
  16. Por desgracia Alfred, el que no corre vuela, como esa paloma, por ejemplo y del que se aprovecha el pajarillo. En fin, vivimos en un país de pillos, ya lo demostró El Lazarillo de Tormes. La coherencia y la justicia está en poder de muy poquitos!!

    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paloma ya se veía con un buen festín,
      pero un gorrión espabilado le ha birlado,
      el placer que ya veía a afín.
      Hablas de cosas serias amiga.

      Muchos besitos.

      Eliminar
  17. Contento te tienen algunos.
    Muy bien traído lo que dices, Albert.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Darrerament m'importen poc aquestes converses i faig introspecció... En altre temps, quan passejava, tenia el costum d'anar enganxat les converses de la gent amb qui em creuava i feia un trencaclosques amb totes elles, em resultava divertit. Ara enyoro el silenci, què fins i tot a casa no puc tenir a causa del trànsit del carrer.
    Observar en silenci, ens porta a reflexions com la teva.

    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la meva joventut, amb un amic amb el qual tenia una molt bona entesa, estant asseguts en una de les terrasses estiuenques importants de a la ciutat, començàvem a parlar en un to mitjà alt, de coses tipus bossa o inversió, fins que vèiem com sempre havia algun posant els ulls com plats estirant les orelles al temps.
      ;)
      El silenci es molt important.

      Petonets, sa lluna

      Eliminar
  19. Eres un buen observador, Alfred, le pusiste la cereza al pastel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Reflexiones de una gran observador de la vida. Hay frases dignas del encuadrar. El colorido de la colcha está genial. Al final me quedo con el atrevido gorrión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Pilar.
      Es toda una alabanza.
      Esa colcha puede ser muy pesada.
      Es el héroe de la fiesta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Gocé la osadía del gorrión. Y deseé estar cerca tu palco. observando también. Me conformo con imaginarlo desde tus letras :)
    Besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué sí?
      Un gorrión sin complejos.
      Serías una buena compañía ;)
      Dulces besos.

      Eliminar
  22. El silencio es muy de agradecer. Y, a veces, es muy necesario.
    Un abrazo.
    Te deseo un estupendo otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, lo siento como muy necesario y, lo agradezco.
      Un abrazo Amalia.
      Igualmente.

      Eliminar
  23. El que fue muy listo era el gorrión que supo y pudo llevarse el trozo de pan sin dejar nada para las palomas, que según he oído están haciendo mucho mal al mobiliario callejero. La música, como siempre, muy bien elegida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente es al revés, las palomas avasallan y se lo llevan todo, por eso me hizo gracia el espabilado ese.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Hola, Alfred!
    Las palomas son muy espalibadas y los gorriones, pobreticos, hacen lo que pueden y en esta ocasión ganó este pequeño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mamen!
      le puso un desparpajo que ni te explico. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Me encanta esa forma que encuentras siempre particular de describir todo lo que acontece en un lugar determinado, el paisaje, las rutinas que describen las caracteristicas de las personas de todas las edades, lo que se esconde detras de cada una, de acuerdo a esa percepcion bastante "afilada" por lo que veo .. y me he quedado con dos situaciones ..una de ellas es esa revalorizacion del silencio cuando en verdad no hay tanto por decir interesante..y luego ese "listillo" que se apuntó con la comida ajena.. Genial Alfred..que sea un magnifico dia para vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias eli, son observaciones al momento sobre la vida cotidiana.
      Que tengas un excelente día.

      Eliminar
  26. A mi me encanta el silencio, y tu eres un buen observador y escritor,. Un gusto leerte amigo Alfred. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que necesito tener y que valoro profundamente.
      Muchas gracias amiga Sandra.
      Saludos.

      Eliminar
  27. Observar lo cotidiano y saber describirlo para deleitarnos. Buenos reflejos tienen los gorriones.
    Buen jueves Alfred.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Laura M.
      Observar el entorno y deducir algunas cosillas.
      Son geniales, me encantan.
      Feliz día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Lugar excelente para observar y agilizar el intelecto, seguro que en ese lugar han nacido mas de un poema o escrito.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, un porcentaje elevado de mi pequeña producción, está hecha en este lugar. ;)

      Un saludo.

      Eliminar
  29. Hola Alfred, sin olvidar al silencio, me encanta mirar y escuchar y si lo haces desde un lugar tan hermoso como la foto, todo se multiplica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara, en un lugar como este, todo es más de agradecer.
      Un abrazo.

      Eliminar