jueves, 24 de septiembre de 2020

MÁS VALE DAR

 

Foto del autor


                      Juliette Greco - Les feuilles mortes 



Más vale dar

Exactamente lo mismo que decía cuando estaba viva.

Cuando pasó al otro lado, no cambió ni de costumbres, ni de sus frases hechas. 

Evidentemente de ello nadie de la familia se percató, faltaría más, todos estaban vivitos y coleando.

Disfrutando anticipadamente de la herencia que esperaban recibir en cuanto pudieran solventar el papeleo.

Lo cual se estaba demorando más de la cuenta a la vista de sus avariciosos ojos. 

Cuando al fin pudieron presentarse ante el notario, con el correspondiente certificado de defunción emitido por el registro civil.  

Éste les leyó escuetamente:


 “Es mejor dar que recibir” 


Lo donó todo.




Nota: 

Microrrelato  presentado sin éxito, al concurso literario:

 

"Relatos en Cadena" 


De la Cadena Ser auspiciado por la Escuela de Escritores  en el programa "La Ventana"

 

70 comentarios:

  1. Supongo que no todos estarán de acuerdo con esa frase, sobre todo los que esperan recibir, je,je. Pero la mujer tenía todo el derecho de decidir el destino de sus bienes terrenales.
    Siento que este microrrelato no resultara premiado en el concurso. Todos hemos pasado por ese trance, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien no, hay muchos esperando ansiosos su parte del pastel ajeno. La mujer estaba en su derecho de hacer con su patrimonio lo que más le conviniese.
      Lo de ser premiado ya no lo espero, lo de ser al menos seleccionado me gustaría. ;)))
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Todo, lo donó todo.
    No te rindas, persevera y preséntate otra vez.
    El micro merece la pena.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no dejó ni las migajas.
      De tanto en tanto les envío algo, pero no me seleccionan nunca ;)
      Muchas gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Seguro que hay más de uno que le gustaría hacer lo mismo pero viendo la cara a sus herederos. Buen micro, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaría bien hacer la lectura del testamento estando presente, ni que fuera oculto para ver sus caras ;)))
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  4. No importa que no lo hayan premiado pero el relato es excelente, a seguir intentándolo .Un abrazo y buen dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, claro que no, me lo paso bien haciéndolos y agradezco vuestras lecturas.
      Un abrazo y feliz día de la Merced.

      Eliminar
  5. Jajajaaja, verles la cara seria algo digno. Buen toque final el de la finada,no hay mejor lección para esos avariciosos. Y además se la intuye con sentido del humor :))

    Y no te lo habrán premiado, pero a mi me ha parecido bueno y lo he disfrutado.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imaginas, poder retrasar el viaje para llevarte sus enojadas caras de recuerdo. ;))))
      Por supuesto, sin humor no hay vida.
      Eso que dices vale más que la opinión del Francino y sus acólitos.

      Besines.

      Eliminar
  6. jajajaja...¡menudo chasco! Claro que lo tuvieron bien merecido por ser tan avariciosos. Un relato muy bueno.
    Abrazos y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que menos derecho deberían tener suelen ser los más interesados.
      Muchas gracias.
      Abrazos y buen día de la Merced.

      Eliminar
  7. Creo que se acordarán de ella cada día de sus vidas, jajajjaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. jjajajaja avariciosos... ��
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lamento que no haya sido elegido porque está genial, me encanta el mensaje que dejas en el aire, la forma al contarlo nos presenta esa avaricia en primera plana. Te felicito, Alfred. Me encanta la canción.

    Mil besitos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno entra dentro de lo razonable, imagino que reciben montones de propuestas.
      Muchas gracias, es bueno dejar correr la imaginación para que cada cual saque sus conclusiones.
      Mil besos.

      Eliminar
  10. Los concursos, a veces no tienen la altura, para desentrañar un buen ensayo, cuento, novela, crónica o poema. El cuento tiene expectativa, que es uno de sus nutrientes, con el remate que le das. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no me voy a meter en eso, ellos sabrán.
      ¡Muchas gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Era suyo no? Pues ya está
    Premio el que nos das a nosotros :)
    Besitosss

    ResponderEliminar
  12. El éxito no solo es del que gana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tomo al pie de la letra lo de que: "lo importante es participar"
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. ¿"Mejor dar que recibir"?, esto mismo se lo preguntaremos a los que no tienen nada que dar, por ejemplo los desplazados por guerra, por violaciones, etc...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si das es que tienes de sobra, tus necesidades están cubiertas.
      El que recibe es ese pobre que no ha conseguido nada, por que no puede o por que no sabe o por que...
      Los que tu mencionas, para vergüenza nuestra, están entre no les queda otro remedio.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Una buena historia Alfred y con moraleja además. Lo de lo premios, es lo que es.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana.
      Lo hago constar, por el hecho de partir de una frase de inicio obligada y por ser un texto con unas limitaciones de número de palabras. No tiene más importancia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. El relato es estupendo Alfred, y realmente le mujer hizo "lo correcto", le puso el broche de oro a esos sinvergüenzas! Me encanto!
    Y con respecto a los concursos , obviamente que es una alegria que nos seleccionen o premien, pero de ninguna manera implica que seamos los mejores... con esto concluyo...que va en gustos y que los mismos son variables( y mucho).. Sera otra vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer les dio una merecida lección a los que esperaban vivir a sus expensas.
      Lo otro, ya lo h e explicado por ahí. Es constatar un hecho.

      Eliminar
  16. Algún caso similar y real he llegado a conocer con unos herederos que esperaban una gran fortuna y vieron como todas sus ilusiones se fueron a pique. Buena historia.
    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene que ser una situación la mar de chula ;)
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Muy buen micro, a mi ver. Me ha gustado, Alfred.

    Y así es, lo único que nos llevamos de este mundo, es lo que damos.

    ResponderEliminar
  18. Pues chico, es buenísimo.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno Alfred. Me ha encantado ese final.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  20. Hizo bien en donar todo, con las herencias muchas veces hay peleas y malos entendidos. Lindo relato amigo. Saludos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de verlo, pero creo que visto el personal, era lo mejor.
      Saludos Sandra.

      Eliminar
  21. Para mí tus trabajos siempre son los ganadores. Me encanta como escribes.
    Pobrecillos interesados, jaja.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara, es una forma de decir los condicionantes al texto.
      No me va nada en ello.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  22. Ese dar más que recibir lo percibí desde niño por mi madre. Era de esa opinión. Sus satisfacciones eran enormes abriendo las puertas de su casa, preparando para otros, siendo generosa. ¿Qué mejor lección de vida? Pero ya le venía de atrás, cuando en su atención a heridos de guerra era solicitada por estos por sus maneras de cuidarles, entre las cuales la mejor era escuchar a quienes estaban a punto de morir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos buenas madres. Hay que sabes escuchar y dar la paliza lo menos posible.

      Eliminar
  23. Por cierto, ¿qué virgen con niño es la de la fotografía? Es tierna como un juguete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé decírtelo, hice la foto con el teléfono (ya se nota) en una capilla en Sitges. Me cautivó ese tierno encanto.

      Eliminar
  24. Tu relato es muy bueno, digan lo que digan los que seleccionan.
    Además, nosotros nos aprovechamos de tus escritos, los admiramos y les damos el premio de nuestro sincero comentario.
    Totalmente de acuerdo con la lapidaria frase de la donante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan. No tiene la menor importancia simplemente dejo constancia ;)
      Que mejor que poder dar, por poco que sea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Además de generoso y ocurrente, era un cachondo.
    A la próxima habrá más suerte.
    Abrazo, Alfred

    ResponderEliminar
  26. Hola Alfred!
    Aunque algunas mentes no lo entiendan, se es más feliz dando que recibiendo. Es puramente una cuestión de felicidad. El microrrelato es impecable. Falta entender en función de que, se dan estos premios. Algo complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunas mentes eso de dar no está contemplado.
      Muchas gracias.
      Vete a saber.

      Eliminar
  27. En mi juventud pequé. Me presenté a dos o tres concursos de fotografía y no gané ni una sola mención; menos aún un premio. Luego me puse como profesional y afortunadamente, con las fotos, comí y vestí, compré casa y coche. En ese tiempo fui llamado varias veces para formar parte de jurados de concursísticas relacionadas.
    Entonces entendí porque como es eso de los concursos. Así que si sigues sin ganar no te preocupes ni un pelito de pestaña. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, una vez participé en uno y me llevé un accésit, palabreja que no estaba incorporada a mi vocabulario por aquella época.
      Lo de participar te da la medida de donde puedes estar en tu nivel de desarrollo y claro siempre gusta que te den un golpecito en la espalda.
      No para nadam seguiré con lo mío. ;)

      Eliminar
  28. A mi me parece un reflexivo y estupendo relato.
    No es bueno ser interesado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Un micro que lo tiene todo. Alguien que se esfuerza y tiene algo. Decide libremente lo que quiere. Suspense. Y gran lección que rompe esquemas.
    Los comentarios dan la razón a la señora que se fue y a ti, aunque no ganaras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Manuel.
      Así es. Cada cual toma las decisiones sobre su patrimonio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Qué buena lección a la vista de los avariciosos ojos que ya disfrutaban anticipadamente de la herencia.
    La banda sonora de "Las hojas muertas" le acompaña fenomenal. Me ha encantado escucharla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena lección para los parásitos.
      Un recordatorio de la gran dama de la canción francesa recién desaparecida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Que bueno verles la cara. La avaricia y el interés, rompe el saco, que dicen.
    A mí me gusta tu relato :))

    Un beso, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmela, Lo rompe y todo se pierde.
      Un beso.

      Eliminar
  32. Mi amigo Alfred, tus relatos
    son siempre interesantes, siempre
    hay esas personas que solo les
    interesa el dinero, fue una muy
    buena lección, bravo mi amigo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Siby.
      Eso anima y mucho.
      Por desgracia son mayoría.
      Dulces besos.

      Eliminar
  33. Un relato bien bonito, aunque no haya ganado en el concurso literario, gana en el mundo bloguer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Jjajaajaja me encanta lo q les dejó en herencia!
    En el mundo sobran ratas carroñeras que solo esperan pasta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;))))) Era todo cuanto se merecían.
      Están por todas partes.

      Eliminar