viernes, 27 de noviembre de 2015

LATIDOS


                              Foto de Mª.P.G.B


Latidos.

A pesar del tiempo que llevaban juntos: cinco años, cuatro meses, dos semanas, cinco días, 6 horas, dieciocho minutos, veinte segundos y dos décimas, siempre estaba dudando,

Le preguntaba una y otra vez si la quería, con la excusa de que le gustaba oírlo.

Repetía una y otra vez en que estaba pensando, a pesar de que la respuesta siempre era la misma: En nada, para seguir enfrascado en la resolución del sudoku que venía en el diario.

Aprovechaba la excusa de que quería cepillarle la chaqueta para revisar lo que llevaba en los bolsillos.

Controlaba las llamadas y contactos de su móvil, en los momentos de sus estancias en el baño.

Analizaba sus estados de ánimo, observando con detenimiento cualquier cambio en su mirada por imperceptible que fuera.

Le disgustaba su obsesión por practicar deporte con la sana intención de mantenerse en forma y con un buen aspecto jovial.

¿Jovial para quién? A ella le gustaba con sus michelines, era señal de que le gustaban sus platos.

Pero su obsesión iba creciendo y cualquier detalle por nimio que fuera le ponía en guardia.

Hasta que encontró, esa carta, en realidad una nota, impresa en Arial 12, en una hoja tamaño folio, blanca.

Era un apasionado y encendido relato amoroso, incluido un posible toque erótico en su desarrollo.

Se estuvo la tarde entera llorando, sin creer para nada, que fuera un ejercicio literario cómo, al verla en ese estado de depresión profunda, le dijo sin avergonzarse para nada.

Entonces sus delirios de que iba a ser abandonada, le impedían dormir, resintiéndose su salud y con ella su raciocinio,

Llegando a pensar que tenía que averiguar la verdad. Qué había de ella en su corazón, o si ya estaba ocupada por una rival.

Sólo había una forma de averiguarlo, verlo físicamente, tenerlo en sus manos y comprobar que tenía en él.

Ahora, en las frías noches de invierno, sola al calor de la chimenea, mientras hacía una funda de ganchillo para la urna de cristal donde tenía, el corazón de su amado, únicamente para ella,

Con toda la seguridad, limpio de cualquier posibilidad de contagio, en un lugar preferente de la sala, a su entera disposición y sin rechistarle nada, sólo para ella.


Se veía envejecer junto a él y había tomado las medidas para que cuando el ser supremo la llamara, se depositara también su corazón en la misma solución de formol, en el mismo envase de cristal y en un lugar con vistas al mar.












30 comentarios:

  1. Ahora sí que me estás dando un mieeeedo, Alfred, jeje. Con un toque muy romántico al final con vista al mar.
    Te quedó excelente.
    Un abrazo de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que lo quiere. ¿No?
      Muchas gracias!
      Un abrazo, espero no salpicarte con formol. :D

      Eliminar
  2. Grrrr, me cáchis, Alfred!
    Se me ha puesto la piel de gallina con ese final espeluznante y absolutamente macabro. Un final de auténtica película de terror, vaya que sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D, Bueno Marinel, solo es un toque final!!!
      Besos.

      Eliminar
  3. Y aún dentro de esa solución de formol, la mujer sentirá y escuchará latir el corazón del hombre y sabrá que esos latidos van dirigidos a la otra, a la amante, a su rival.

    Me gusta pensar en en castigo así para la loca de esta historia.

    Buen relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantenido activo mediante pequeñas descargas eléctricas, cuenta conque los latidos son para quién los escucha, pero tu versión me gusta mucho.
      Gracias!
      Un abrazo psicológico. :D

      Eliminar
  4. Que maja, y que bien abrigadito va a estar ese corazón....
    Que suerte hizo ese hombre...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no sabes que hay amores que matan? Pues eso!
      Saludos.

      Eliminar
  5. ¡Mamma mía que relato más terrorífico!!! Vaya guión para "peli" de terror.
    Uffffffffff, que no me quieran tanto porfa.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se Daphne si te querrán mucho o no, pero que te hagan una fundita de ganchillo, tendría su qué.
      Besos.

      Eliminar
  6. Me encanta el relato, el amor tiene tantas vertientes....Y el mar, además el mar...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese amor tan posesivo, que no admite dudas, para toda la vida y como dices el mar, siempre ahí, dándole más entidad a todo. :D
      Besos.

      Eliminar
  7. Me fascina cómo el amor enajena. En el caso de un protagonista mío, también mujer.

    Enorme texto. Muy logrado. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor trastoca, en algunos casos, por suerte pocos, de una forma enfermiza, el resto como palanca de superación en esa carrera de obstáculos que se llama vida.
      Un beso.

      Eliminar
  8. El escritor, es un buen escritor pero esta vez el guión del relato lo he encontrado demasiado cruel. Cuestión de criterios.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida a nuestra alrededor está llena de crueldades mayores, créeme.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Le deja un corazón latiendo pausadamente, sin saber por quién.
      Bss.

      Eliminar
  10. Se me ha puesto la carne de gallina leyendo tu relato, sobre todo al final, inesperado, creo que la mujer es una excentrica y celosa, pero lo de la idea de los dos corazones unidos en una bolsa de ganchillo ha sido la gota que colma el vaso, me he quedado pasmada con el final de la historia.
    Gracias por tu visita y tu comentario, dices que mi poesía es de un amor apasionado de los que ya no existen, no creas, aún los hay, aunque menos que antes, pero quedan algunos casos, las excepciones confirman las reglas.
    Dices que la última parte de mi poesía da alas a la violencia de genero, puede ser, pero ésta se da cuando la muerte no es consentida, ésta, la de mi poesía, es por amor, quizás es un poco violenta, pero yo no la llamaría de genero.
    Besos, feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quizás la cosa es que en un cuento de terror, lo relativizas todo, y la muerte en sí, impresiona menos. Pero en un poema de amor tan apasionado como el tuyo, pedir la pena máxima antes que perder el objeto de sus amores, es como algo muy antiguo, aunque literariamente muy válido, por supuesto. Los boleros están llenos de amores desgraciados, incompletos, no correspondidos y desgraciados.
      En cualquier caso es un poema excelente, victima en un juicio tras una lectura rápida. :D
      Besos y un muy feliz domingo.

      Eliminar
  11. No me extrañaria que hubiera locas asi no????
    Señores ante feminas asi..... escapadddddddddddd
    Saludos risueños
    Buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gente loca hay en todas partes y con malas intenciones también, el género no importa.
      Fantásticos saludos.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  12. Madre mía, qué agobio tan desesperado: ¿Cómo se puede vivir así?
    Es un relato muy bueno, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tic-tac, tic-tac. El corazón late un poco descompensado, pero los impulsos eléctricos le da la marcha suficiente para seguir latiendo, no sabemos por quién ni para qué.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  13. Que situación tan espeluznante Alfred, menos mal que casos como este solo pasan en la ficción, uf que alivio.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas segura de que solo pasa en la ficción???? :D
      Besos Puri.

      Eliminar
  14. Estimado Alfred
    Hoy has presentado la historia de una persona posesiva, obsesiva e irredimible. Siendo la vida tan bella, habría que estar loca para desperdiciarla de esa manera. Me parece que las parejan que pasan contando hasta los minutos que llevan en la relación, en el fondo no son realmente felices.
    Excelente escrito, aunque tenga un toque macabro.
    Cordiales saludos, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente encerrada en su mundo, celosa incluso del aire que acaricia las mejillas de su pareja, no conocen otra felicidad que la de cumplir con su obsesión.
      Muchas gracias.
      Un abrazo cordial.

      Eliminar