miércoles, 7 de octubre de 2015

EN EL ARROYO


                       Recogido de Internet



EN EL ARROYO

El camino estaba despejado, llevaba un buen rato caminando, sin ver a nadie, a un paso ligero que me permitía llevar una buena distancia recorrida.

Desde que había partido, con la mochila cargada a la espalda, con toda la ilusión del mundo en ella, no había visto ni un solo ser humano.
Solamente un perro me había ladrado un buen rato mientras me acompañaba por un linde  que se suponía tenía que vigilar.

A medida que avanzaba el día, y el sol lo tenía más encima, la mochila se hacía más pesada y el sudor me corría por la espalda.

Tal como había visto en el mapa, teniendo en cuenta la distancia y los desniveles a salvar en el recorrido, tenía una buena caminata de un buen número de horas.

Cuando calculé estar a la mitad del recorrido, rodeado de montañas impresionantes, coronadas por un manto blanco que indicaban su buena altura, paré a retomar fuerzas, al lado de un arrollo de aguas cristalinas, fruto del deshielo.

Sentado sobre una piedra, con los pies dentro del agua, masticaba con gusto un bocadillo que me había hecho la mujer del hostal donde había pernoctado en el último pueblo.

En todo momento evitaba las rutas asfaltadas, haciendo el recorrido por caminos y senderos de tierra, que siguen uniendo los diversos caseríos, aldeas,  pueblos y vecindarios, por los que pretendía pasar.

Me quede contemplando mis botas, que ya empezaban a mostrar el desgaste por las millas recorridas, pensando si me iban a durar todo el recorrido.

Al oír una voz a mi espalda no me sobresalté, como hubiera sido lo lógico, porque en el fondo lo estaba deseando, era lo que me resultaba más duro, a pesar de

Ser un ser solitario, me gustaba encontrarme con gente del campo e intercambiar una palabras con ellos, ni que fuera sobre el tiempo que iba a hacer.

-         Buen día
-         Buenos días
-         ¿Qué descansando para poder seguir?
-         Sí, un alto en el camino. ¡Para reponer fuerzas!
-         ¿Conoce bien la zona?
-         No, es la primera vez que vengo por aquí, quiero llegar, hasta el monasterio, que hay en el otro valle.
-         No lo conozco, nunca me he movido de estos campos.
-         Pues yo no paro, siempre estoy de un lado para otro, buscando paisajes.
-         ¡Qué bien! Algo cansado por eso. A mí con este paisaje, tengo bastante, estoy muy a gusto.
-         Si, es un buen sitio.
-         Pero no veo que esté pintando nada.
-         Ah bueno, ahora aquí no, pero cuando me instale en el monasterio, si podré dedicarme, de momento solo observo por donde paso.
-         Pues qué bien,  tendrá que desandar lo andado.
-         ¿Y eso?
-         Esta es la zona más bonita.
-         Pero si no ha salido nunca de aquí. ¿Cómo lo sabe?
-         Digamos que lo sé y es suficiente para mí.
-         Entonces, no vale la pena que me llegue hasta la comunidad.
-         Bueno, es el único sitio donde le darán alojamiento.
-         Ya, pero si no hay motivos pictóricos, no me vale la pena quedarme.
-         Tiene alguna muestra de lo que hace.
-         Sí, llevo un cuaderno de apuntes y en la mochila unas telas sin marcos y las pinturas. Mire esto es desde aquel cerro de allí.
-         ¡Ah! Sí ya veo, por ahí hay una hierba muy buena y suave, baila con el viento y hace cosquillas cuando bajas por ese prado.
-         Bueno, eso no lo sé, me gusto la isla de amapolas en ese mar verde.
-         Las amapolas son malas hierbas, son amargas pero hacen bonito.
-         Encuentro estos campos maravillosos.
-         Lo son, aquí se está muy a gusto.
-         Pues no lo parece, pues no he visto a nadie en todo el camino.
-         La gente prefiere ir en coche, por una pista que asfaltaron cuando pusieron los postes de la luz.
-         Entiendo.
-         Podría sacar los pies del agua, es que quiero echar unos tragos.
-         Si claro, perdone.
-         ¡Está fresquísima!
-         Se va.
-         Sí, quiero ir tirando para la granja.
-         Pues que usted lo pase bien.
-         Lo mismo le deseo.

Mientras se alejaba con su paso cansino, meneando aquel corpachón tan abultado, me puse a pensar si valía la pena seguir mi camino, o me quedaba a tomar más apuntes al lado del arroyo.

Hice una toma rápida de sus posaderas mientras se distanciaba, tratando de memorizar sus tonos ocres con manchas amarillentas, la serenidad de su mirada la tenía bien gravada, como una conversación en la que no había salido el tema climático.

Al final opté por ir igualmente hacia el monasterio y me fui por el camino contrario al de la vaca.



24 comentarios:

  1. Esos paseos en soledad son una buena terapia para nuestras mentes y si el destino es un monasterio, más todavía.Tus descripciones son realmente envolventes, me ha gustado mucho.

    Besos Alfred!

    ResponderEliminar
  2. Hay lugares que atrapan nuestra alma y mirada ... Esos lugares ... Son y serán... Aunque todo cambia.
    Ellos prevalecen y continúan siendo especiales aún en el más incierto mañana.

    Mi abrazo de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que los lugares, a veces los lugareños también tienen su qué, ni que sea una vaca.
      Un abrazo fresco de arroyo.

      Eliminar
  3. El escritor es desconcertante. Cuando llego al final, me doy cuenta de que no he entendido nada. Será el sentido del humor que anima a nuestro protagonista a andar?

    El saludo de un desconcertado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil tener una conversación en medio de la nada paisajista, con una vaca, que no se sorprende de un tipo con los pies en el agua.
      Un saludo de un excursionista.

      Eliminar
  4. Hay paseos que no se olvidan, que quedan retenidos en la retina del alma.

    Me llamó la atención la imagen, es preciosa.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, hay paseos y conversaciones imposibles de olvidar.
      Un beso aterciopelado.

      Eliminar
  5. Me ha gustado, no se si tratas de buscar de forma simbólica, la integración tan íntima del caminante solitario con el entorno como única compañia,que acaba hablando con una vaca,seguramente se abraza a un árbol o se siente íntimamente acariciado por el viendo. O es un recuerdo del conformismo de La vaca cega, de Joan Maragall, esta vez ante el inconformismo del caminante inquieta,la vaca con su aparente simpleza ya ha alcanzado el bien estar,mientras que el caminante aun no sabe donde plantar su caballete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! No se trata tanto de lo que hay escrito, como la interpretación que tú hagas leyéndolo. Puede ser una conversación imaginada por el mucho tiempo en soledad, como puede ser una vaca comunicativa que le cae bien el paseante y le dedica unas palabras.
      Puede reflejar también, el inmovilismo de quien ya está a gusto con su vida y su lugar, confrontado con quién necesita subir a cada montaña, para ver que hay más allá.
      En cualquier caso tus reflexiones, enriquecen el texto.

      Eliminar
  6. Bonito relato, aunque al caminante se le ve un poco despistado por esos lares que no conoce de nada, la conversacióncon el paisano creo que le resulta agradable, por eso se queda mirándolo cuandose marcha, una buen relato que simboliza la soledad y el desapego del medio en el que vivimos en la actualidad.
    Un abrazo, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Quizás este perdido buscando algo que se le escapa y siempre está más allá del horizonte alcanzado y se encuentra con quién es feliz en la sencillez de lo cotidiano y da por bueno lo que conoce.
      Un abrazo y feliz fin de semana también para ti.

      Eliminar
  7. Esos caminares sin rumbo. Con la excusa de un destino, que siempre nos esquiva. Mu bien llevado

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminamos continuamente en busca de lo imposible, mientras vamos dejando lo conocido, sin saber si lo hemos vivido.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me he sentido pasear contigo,caminar,volar,sentarme a ver un atardecer, a contemplar el reflejo del paisaje en las aguas tranquilas de los arroyuelos.
    He contemplado verdes praderas, ríos hermosos... y al final unos caballitos pastando en un amanecer, y esa vaca, casi protagonista del bello relato. Es relajante todo lo que tú nos has transmitido. Me encanta la naturaleza, su paz.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lore, el ritmo vital estando en la naturaleza es distinto, te acomodas a su lento transcurrir.
      Besos.

      Eliminar
  9. Un relato muy bueno
    Me ha gustado leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que vaca tan lista eh...
    Ya me estoy acostumbrando a tus finales sorpresa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La encuentro muy en su linea, bastante tradicional, apegada al terruño.
      Lo dices por que sigue dibujando como si nada?
      Saludos.

      Eliminar
  11. Hola Alfred (te llamas como mi niño), me ha encantado tu cuento con final sorprendente, inesperado. El diàlogo entre el viajero y la vaca, apegada al terruño me ha recordado la Cordera de Clarìn tan tierna, por eso encontraba amargas las amapolas...
    Un saludo,
    chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chusa, no es un nombre muy usual, aunque en mi familia se prodigó mucho.
      Has conseguido que me lea un cuento que no conocía, gracias!
      Aunque no he puesto ningún ferrocarril que me asuste a la vaca.
      Un saludo.

      Eliminar