miércoles, 4 de julio de 2018

LOS LIBROS



Foto del autor


"Siempre con los libros a cuestas".
 Podría ser mi lema.

En casi todas las cajas donde he transportado todo tipo de utensilios caseros, iba algún libro.

Me servían para amortiguar y proteger el contenido de posibles golpes, al amontonar y trasladar los bultos de la mudanza.

En cada cambio de domicilio efectuado se dejan cosas, por no ser muy utilizadas, o por ocupar demasiado espacio, o tener mucho peso, o por cualquier otra razón subjetiva.

Pero los libros, digamos que me cuesta abandonarlos, aunque alguno se queda por el camino, eso está claro.

Empaquetando, recuperas pequeñas estrofas que lees al vuelo, me resulta inevitable volver a abrir alguno al azar, contemplar palabras y frases que me maravillaron e incluso me sorprendieron.

Luego cuando llegas a destino, desembalas y los contemplas otra vez mientras les buscas un nuevo acomodo.

Quitándoles el polvo, acumulado en el viaje o quizás de antes, cuando sólo los tenía y poco caso les hacía.

Sus palabras aún me llaman, abro algunos mientras los pongo provisionalmente en las estanterías, luego habrá que ordenarlos por algún buen criterio, como puede ser el tamaño por ejemplo.

Y sí, pese a todo, el periplo por Dublín de Leopold Bloom sigue ahí, a pesar de que prefiero el original, me refiero a La Odisea, con su auténtico Ulises.

Supongo que es por culpa del componente masoca que todos llevamos a cuestas.

Es curioso, he acabado citando al único libro con el que no he conseguido conectar nunca, a pesar de los innumerables esfuerzos por leerlo.

Teniendo cientos, que me han proporcionado horas de innumerables alegrías y satisfacciones.

E incluso alguno una visión de la vida, desconocida y sorprendente, que la hace maravillosa.

A parte de los bultos en las que sólo hay libros y serán, seguramente, las últimas en ser abiertas, tengo todos esos otros, repartidos por todas las cajas que hacen una agradable sorpresa su apertura.

Han protegido, copas, platos, jarros, y muchas cosas más, bien envueltas para evitar su rotura, lo cual da pie a comentar que los libros son el salvavidas que nos permite navegar por la vida de forma segura e ilustrada.

Desde aquí les rindo el homenaje debido, sin ellos no sería nada, o quizás tendría un máster y estaría medrando por ahí. 
¡Qué horror!


Sant Gervasi, Cuatro de julio 2018

42 comentarios:

  1. Compañeros de vida y de mudanzas, algunos nos acompañan por siempre, pero los que perviven en el corazón son únicos

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los que más perduran en nuestra memoria, son los perdidos en los tránsitos de la vida.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Sin duda un buen homenaje el que le has brindado a esos libros que te han acompañado en diferentes avatares de la vida, y un uso estupendo el de separar las cosas delicadas para que no se rompan en el traslado.
    Que sigas disfrutando cada vez abras una caja y te los encuentres, esperando que los abras con cariño y atención.
    Un placer la lectura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros son elementos vivos que nos acompañan y ayudan en todas nuestras acciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Compañeros que siempre tienen para decirte lo que necesitas saber en el justo momento en que lo necesitas. No así con el amigo humano, que no siempre respalda así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amigo humano es volatil e impreciso, cambiante en sus apreciaciones, el libro en cambio, resta inamovible por siempre más tras su publicación, no así tras su lectura, pues en cada revisión, descubrimos cosas diferentes, fruto de nuestros propios cambios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Alfred!
    Buen sentido del humor. Celebro que los libros sean tan importantes en tu vida y si lo piensas bien, aportan compañía y cultura. Lo único negativo que les encuentro es que ocupan volumen y pesan. A pesar de todo, me compro libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Gracias! Ocupan espacio pero no molestan, y en caso de estar limitado el espacio para incorporar a los nuevos, siempre puedes regalar aquellos con los que has ido discrepando en su importancia para tu vida.

      Eliminar
  5. Yo que sí que hago limpia: me quedó sólo con los que son candidatos a una segunda o tercera lectura. El resto los regalo o los dono.
    Veo que ya estás tomando posiciones, bien!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sabia solución al hecho de que con el tiempo se desborda el espacio para nuestros amigos. La solución del e-book no me convence y lo tengo arrinconado, quizás lo regale :)
      Besitos.

      Eliminar
  6. Alguna vez yo tuve de amigo a puros libros de autoayuda. ¿Estará bien, estará mal? No lo sé. Pero era compañía, al fin.

    Bonita entrada, Alfred.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que hablas en pasado, esos son la excepción que confirma la regla, de que los libros son imprescindibles en la vida de los humanos. El fuego purificador es la mejor solución para ellos, más que nada, para que no contaminen mentes tiernas en proceso evolutivo incipiente.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Másters????

    Noooooooooooooooo
    Dios no lo quiera... antes cualquier cosa... por favor...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si chico, ahora están en boca de todos y pronto los ofreceran en las ofertas de los suplementos dominicales de la prensa escrita, esa tras la que se parapetan los quiosqueros.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Bonito homenaje.
    Los desafíos siempre acompañan la vida, aunque sea en forma de libros que leer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Veo que también son multiusos :)

    Hace unos años, era lectura obligada en la secundaria El Quijote, después lo cambiaron por La Odisea, Horacio Quiroga, entre otros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que saber sacar provecho de la cultura :)
      Los libros obligados nunca son apreciados.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No lo son, tienes razón, Quiroga es demasiado oscuro, recuerdo las noches en vela después de leerlo.
      Un abrazo, Alfred

      Eliminar
    3. Ha sido a buscar un ser bastante trágico en su escritura y en su vida personal.
      Un abrazo, MV

      Eliminar
  10. Hasta para calzar el tablero en mi mesa tengo yo dos libros. No tienen desperdicio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son muy útiles y con varias vidas por delante.
      No lo tienen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Interesante las diferentes utilidades que puede tener un libro a parte de la primordial que es contar cosas.
    Son el condimento indispensable en la vida de cualquiera. Son como el sal en las comidas, necesarios para paladear y saborear la vida.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué sí! Solo es ponerse a buscar.
      Aromatizan, acompañan, salpimientan e incluso mejoran nuestras vidas en todos los conceptos.
      Besos Puri.

      Eliminar
  12. Hola Alfred , los libros son parte de nuestra vida , compañeros de mudanza y ahora como tal toca buscarle un sitio para que descanse como se merecen , sabes yo no puedo con Socrates o con homero , sin embargo a mi hermano los clásicos de crecía y roma le encantan .
    Te deseo una feliz noche besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, forman parte de nuestro recorrido por la vida, sin ellos estaríamos en un páramo seco. Hay que acercarse a los clásicos sin prejuicios, tienen cosas muy divertidas.
      Feliz finde.
      Besos.

      Eliminar
  13. Hola Alfred, desde bien pequeña siempre me ha gustado mucho leer, para mi los libros es algo muy importante en mi vida y el mejor compañero que se pueda tener, ellos si que no nos defraudan, no me gusta tirarlos ni romperlos, así que un día de estos me tengo que salir yo de casa de tantos libros que tengo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos. En mi caso yo sigo en casa y algunos libros (demasiados) No.
      Besos.

      Eliminar
  14. Los libros, fieles compañeros que es dificil desprenderse de ellos. Merecido homenaje.
    Master? Creo que por un módico precio te consiguen uno con notas muy aparentes y sin pisar el aula.. Un chollo!!!

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dada la buena compañía que hacen, es una pena desprenderse de ellos.
      En mi inocencia fui a preguntar a la universidad, por cosas que de deje pendientes por ahí, y su precio me hizo desistir de retomar estudios abandonados. Creo que el chollo es para un tipo de carnet y centro, determinado.
      Besines.
      Ya va siendo hora, de que te dignes a poner algo en tu blog.
      +Besines.

      Eliminar
  15. Los libros me han permitido navegar por tantos mundos...
    Los cuido muchísimo y los guardo con todo el cariño,los releo...

    Veo que ya casi estás instalado.
    : )

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros despiertan la imaginación y con ella la curiosidad por cuanto nos rodea. E incluso por lo que está más allá de nuestros confines.
      La verdad es que no les doy ningún trato en especial, que luego se lo creen...
      Pues casi, casi :)
      Besos.

      Eliminar
  16. Bien Alfred, sin esos libros no tendrías la sabiduría sempiterna en tus letras.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malque! Gracias por tus palabras, los libros nos hacen más libres, nos abren la mente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola Alfred. Gracias por tu visita.
    Los libros son muy importantes, en casa y en la de mis abuelos que es donde me crie, lo que mas vi fueron libros...me gustan de arte de historia, incluso de cocina aunque luego no guiso yo pero sé de que va , en fin las casas las llenamos de libros que Alfred son joyas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en son joyas.
      Gracias a ti.
      Abrazos.

      Eliminar
  18. Yo tambien amo mucho los libros y lo que es mejor, los leo. Me han tenido que hacer en mi dormitorio una estantería que por supuesto tengo llena de libros leídos.
    No me extraña que tu los tengas tan bien protegidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gracia de los libros es tener para leerlos, aunque algunos por diversas razones, a veces se queden a media lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Tengo por ahí guardados libros de mi época estudiantil en la escuela primaria, son recuerdos de mi madre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, eso está bien. En cambio yo he tenido que ir prescindiendo de esos libros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Me uno a ese homenaje a los libros. No me puedo imaginar una vida sin ellos. Me encanta ese mimo y cuidado para encontrarles un sitio, su sitio, no uno cualquiera y me veo en esa tarea que se eterniza para colocarlos porque lees por aquí, ves un párrafo subrayado por allá...
    Un placer leerte, Albert. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Pilar, el hecho de acomodarlos de nuevo lleva su tiempo, por lo que dices, ahora leo un parrafo de aquí ahora otro de aquel otro libro que ,e parecio tan bueno y así voy haciendo sitio :)
      Besos.

      Eliminar