martes, 25 de julio de 2017

La Almohada






Peces encerrados en un estanque (Foto del autor)




No me pongas la almohada encima.

No me gusta y me angustia, tras ver el resultado en otras situaciones similares, bueno de las películas más que nada, pero no me trae buenas sensaciones, creo que es mejor evitar según qué juegos.

Tú lo encuentras gracioso, pero despertarme a media noche, con ella ahogándome, es muy descorazonador.

A parte que los antecedentes que me recuerda, no son de lo más halagüeños.
Ya sé que ronco, a veces en demasía y a veces durante mucho rato, hasta que tú, con una cariñosa coz en mis costillas, consigues que me voltee, y deje de darte la tabarra durante un buen rato.

Así pasamos noches en alegre camaradería, mientras  mis costados van cogiendo un aire sacro, por su tono purpúreo.

Hasta ahora he conseguido despertarme, angustiado pero con fuerzas para retirar esa almohada asfixiante sobre mi cara, sin ver ninguna luz blanca al final de un túnel.

Pero de alguna manera siento que esto puede cambiar en un momento en cualquier noche, aquella en la que te salgas con la tuya, con eso de ponerme la almohada encima hasta que ni ronque, ni respire, ni nada de nada.

Tu insistencia no augura nada bueno, además ni siquiera disimulas.

Al menos al principio, intentabas seducirme, con puestas en escena espectaculares, juegos con esposas y antifaces, que solían acabar felizmente.

Pero ahora, casi no tienes la gentileza de esperar a que apague la luz, tras mi enésimo intento de avanzar, en la lectura de Ulises, un libro al que sabes que tengo un gran aprecio, por eso, supongo, me has regalado varias versiones de diversos traductores, e incluso ediciones comentadas, para adentrarse en el mágico mundo, que describe el autor, de su Dublín natal.

Encima en verano, es cuando este tema se me hace más recurrente, será porque es cuando hay más tiempo libre, para dedicarse a los temas esos de la cultura.

Que te voy a decir que tú ya no sepas, después de tanto tiempo de convivencia, si claro, antes no roncaba, ni me dormía a la primera de cambio, encima de ti soltando la babilla.

Pero de eso a tenerme sujeto de pies y manos, encadenado a una cama, con cinta americana sellando mi boca, esa que tanto te gustaba explorar, en tiempos no tan remotos, con tu lengua ahora viperina para mí.

Puedo seguir diciendo que estoy rendido a tus pies, pero ahora no es un recurso de conquista fácil, sino una cruda realidad, que provoca un sudor frío en mi espalda.

Esa que está reclinada sobre una cama, de la cual no puede salir, esta vez te has preocupado muy bien de que así sea.

Por suerte no sabes, que tú tampoco saldrás de esta. Temía acabar bajo la almohada, por eso puse unas gotas añadidas a tu vaso de leche nocturna, así poco a poco, con la tenacidad de las hormigas, he ido minando tus defensas.

Ahora estás derrumbada sobre mi inerte cuerpo, el esfuerzo por apretar con fuerza la almohada sobre mi cara, ha pasado la factura final.

Será un bonito cuadro para los agentes que vengan a saber que ha pasado con nosotros, cuando apestemos lo suficiente para molestar algún vecino, y tengan la visión de dos ex amantes tan juntos.



Sarrià, 25 Julio 2017

38 comentarios:

  1. Crónica de una muerte anunciada. Lo de que sea por partida doble es la sorpresa.
    Buen relato.
    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
  2. Es uan imagen espeluznante, de juegos sin vuelta atrás. Me gusta cómo has llevado el relato. Porque el final es una vuelta de tornillo muy buena.

    Mejor dormir sin almohadas, quizás :-) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristes rutinas que conducen tras el aburrimiento a un desenlace amargo.
      Muchas gracias!
      Y sin vaso de leche :)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Muy bueno, Alfred.

    La convivencia tiene esas cosas, lo que al principio era juegos sexuales acaban con los años convirtiéndose en juegos mortales :))

    Como siempre, una sonrisa para esa ironía tan tuya ;)

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Livy.
      Hay de esos juegos que se convierten en tristes rutinas. ;)
      Sonrisa compartida :))
      Besines.

      Eliminar
  4. Muy bueno, lo peor es que ni tan siquiera me parece exagerado :) el ser humano es experto en tomar caminos que no llevan a ningún lado, sólo a esas situaciones donde no puede hacerse otra cosa que llevarlo todo hasta las últimas consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beauséant! Digamos que es inherente al ser humano, complicarse la vida, hasta extremos inauditos.

      Eliminar
  5. Mira que eres macabro , pero muy sutil me gusta tú estilo . Muy bueno espero que no tarde mucho en descubrirlos lo digo por el olor y más ahora que estamos en verano .
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Sí, un poquito ;)
      Muchas gracias!
      Esperemos que sea una cosa rápida.
      Besos.

      Eliminar
  6. Un paso más allá del sado. Buen final como siempre. Y la foto me encanta: peces encerrados también en el reflejo.
    Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede ser, pero creo que son juegos inocentes, que al final aburren soberanamente, y la solución que encuentran , no deja de ser un poco bestia.
      Muchas gracias lopillas!
      Besitos.

      Eliminar
  7. Al principio del relato me reía, pero luego me dado un repelús...
    Ya he vuelto a casa, se me acabaron las vacaciones. te hice caso y me fui a Levante a ver si veía fuegos artificiales y...los vi...preciosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, sólo es un relato un pelin macabro. :)
      Bien hecho, has disfrutado de fuegos, allí son espectaculares, llevan la pólvora incorporada en el ADN. Y ahora el calorcito madrileño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es muy impresionante el desarrollo de la historia. Como siempre un gran final. Te aplaudo de pie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba Sara, que exageración, puedes sentarte. ;)
      Muchas gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Vaya tela... que bonitas son las relaciones humanas...
    Si es que se les ha ido la mano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más hermoso que el amor en cualquiera de sus facetas.
      Saludos.

      Eliminar
  10. En ocasiones tanto cariño mata; a las pruebas me remito. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que lo digas, los excesos nunca son buenos ;)
      Besos!

      Eliminar
  11. Ufff acabar así...
    Qué complicada es la naturaleza humana.

    Buen relato,Alfred.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos liados y liantes ;)
      Muchas gracias Carmen!
      Besos.

      Eliminar
  12. Madre mía si es que vaya complicada que hacemos las relaciones y la misma vida.

    Genial tu texto, amigo Alfred, igual la imagen.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos complicamos la vida hasta extremos inimaginables y así nos va. ;)
      Muchas gracias amiga María.
      Besos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Sí! Bien juntitos, en eso se han puesto de acuerdo.
      Besos Amapola.

      Eliminar
  14. No me des ideas, Alfred... aunque sería bueno que mi mujer dejara de darme codazos cada vez que ronco.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No! Si yo solo pasaba por aquí...
      Es verdad, vaya costumbre más peregrina lo de los codazos.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Hola Alfred!
    Esta pareja hubiera sido mejor que nunca se encontraran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Y entonces nos hubiéramos perdido está magnifica historia ;)

      Eliminar
  16. Tus textos tienen la magia de atrapar a los que te leemos y da igual el tema, eres tú y punto.

    On beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba! Cuanto honor! Me has dejado sin palabras.
      Un beso mari carmen.

      Eliminar
  17. Esto... te iba a decir algo
    pero he llegado a
    "con tu lengua ahora viperina para mí."
    y me estoy escharrando, de risa ante la cruel realidad de tantos...
    por suerte, a algunos nos salen alitas y volamos antes de

    jejeje

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto...dilo!
      Eso está bien, salir volando...:)))
      Un beso.

      Eliminar
  18. Está genial este texto Alfred, al principio nada hace sospechar ese final tan acordado entre las partes, jejeje. Mejor no dar ideas como dicen por ahí o en caso contrario dormir sin almohada. Es que eso de roncar es un coñazo para quien lo tiene que soportar.
    Cuanto discurres Alfred con estos textos tan originales.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puri!
      Nada es lo que parece, las cosas empiezan de una manera y acaban cómo acaban.
      Besos.

      Eliminar
  19. Te voy a mandar una poca de lluvia... que acá ya tiene una semana lloviendo a toda hora. como muy pocos años, pues por lo general es muy seco. Ya están las presas y los ríos desbordados. El extremismo total.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí...porfa! Estamos en una sartén, creo que ya a punto para mordernos unos a otros.
      El tiempo está loco y nosotros somos los culpables, al menos eso parece, aunque gente cómo el presidente vecino, vaya diciendo que no.
      Besos.

      Eliminar