martes, 24 de mayo de 2016

El hombre de la gabardina

                                                        Imagen obtenida de Internet



El hombre de la gabardina

(Música para acompañar) 

Siempre había creído que las escaleras al infierno eran descendentes.
Hasta que me he visto subiendo, los trece peldaños hacia el cadalso.

Recordando el tacto de tu mano posada sobre la mía, la última noche que estuvimos juntos, mientras agarraba el pomo de la palanca del cambio de marchas, justo cuando una vez aparcados frente a tu casa, lo vimos.

Ahí estaba él, quieto, estático, justo enfrente nuestro en aquella lluviosa noche de mayo, en que nuestras miradas solo estaban perturbadas por el movimiento acompasado de los limpias y la dolorosa imagen de aquel ser, fuente de todas nuestras desdichas.

Aún no había parado el motor del coche, puse primera y aceleré con decisión hacía aquel bulto cubierto por una gabardina beige clásica.

Tú no dijiste nada.


56 comentarios:

  1. Buena música. Hay veces cuando la compenetración es mútua, que sobran las palabras. Lo que no se sabe, es la história que envuelve al hombre de la gabardina.

    Un saludo, acompañado de congoja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con su muerte y la no declaración del culpable, queda cerrado el caso.La mujer no consta en el expediente.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. El infierno puede ser ascendiente comenzando desde el tacto de la mano.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena descripción, empieza en nosotros mismos.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Oh, qué horror, qué crudo. Me has dejado pasmada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay decisiones que se toman crudamente, sin concesiones, máximo con un gesto de aprobación, o no?
      Pasmado me ha dejado el tipejo que has puesto en tu post ;)
      Besos.

      Eliminar
  4. al menos espero que ella se lo agradezca eternamente y con el alma...

    a veces el amor nos lleva por caminos bien bien j_d_s¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé que decirte, no lo fue a ver ni en la vista, ni en la cárcel, tampoco testificó, ni consta en ningún expediente.

      Eliminar
  5. A veces para alcanzar la calma y la felicidad hay que actuar de manera drástica.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se quedó como muy descansado con su acción.
      Besos.

      Eliminar
  6. También fue fuente de la desdicha final...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dado que se negó a declarar y a defenderse, no le debía importar demasiado.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Creo que el infierno lo creamos nosostros aca en nuestro entorno y muchos en el tienen que vivir
    Son opciones no???
    Fuerte el escrito
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero la cuestión es, se sube o se baja?
      Muchas gracias.
      Un abrazo Abu!

      Eliminar
  8. Creo que yo tampoco hubiera dicho una sola palabra .. Saludos. De lujo tu entrada. Muchas gracias por visitarme. Para mi siempre sera un honor recibirte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jackie! Bienvenida!De tanto salgo a dar una vuelta y en algunos sitios me quedo prendado ;)

      Eliminar
  9. Me ha encantado, Alfred.
    Buen relato y buena redacción, ni le faltan palabras ni le sobran, limpio y escueto: plas, plas, plas, seguro que te ha salido de un tirón.
    Y estupendo final.
    No dijo ni pío. Después de tantos pesares cualquiera rechistaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Situación de extrema gravedad, llevada al límite.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  10. A veces cargarse a alguien que te la ha hecho muy gorda debe sentar bien, aunque se pague caro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo ha, leí un libro que viene a cuento de lo que tú dices, se titulaba "El inmenso placer de matar un gendarme" o algo parecido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Corto y escueto relato. Con un final de película de acción, que queda abierto.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay decisiones que se toman en un lapso de tiempo muy corto y condicionan toda una vida.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Parece un fragmento de una película de cine negro,una en que saliera la Stanwick con cara de mala...
    Pero son casos que suceden en la realidad...
    En pocas líneas lo has plamado.
    Estremece pensarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien cierto, o un polar con el Alain Delon...Has visto...puse música y todo :)
      Muchas gracias!
      Besos.

      Eliminar
  13. A veces, las mejores decisiones o las más efectivas, son las que se toman a la rápida. Si te pones a pensar, te pones a dudar, y echas marcha atrás. El hombre de la gabardina algo habrá hecho, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno una decisión tas rápida y a la brava, digamos que tiene unas consecuencias nefastas, no se yo que decirte del pobre tipo atropellado.

      Eliminar
  14. Evoca tu texto a esas mujeres fatales del cine negro, que manipulan al protagonista para que hagan el trabajo sucio de deshacerse de alguien que las incomoda, y, una vez hecho, hacen mutis por el foro y si te he visto no me acuerdo, dejando al pobre diablo cargar con todas las culpas.

    Hay que ver lo mucho que se puede decir con tan pocas palabras y unas cuantas notas musicales a ritmo de buen jazz, amigo tocayo. Y por ello te felicito efusivamente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ciertos temas ser concisos y justos de palabras nos hace más efectivos.
      Muchas gracias tocayo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  15. Entre la estupenda música y tu relato yo ya me he hecho mi película. El pobre hombre de la gabardina, sería el marido de la amante que se quedó tan campante con la muerte de los dos, porque si subía al cadalso el prota, no sería para saludar, con lo cual en esta ocasión el infierno estaba arriba... porque después ya no existe, el infierno me refiero.
    Un placer y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te hayas hecho tu película, al son de la banda sonora y mis palabrejas. Digamos que el después, es una interpretación muy libre y personal ;)
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  16. Y luego dices tú de mi , que por que " Mate a Yagor " y mira tu por donde , has matado al marido de su acompañante que es una Demonia mala y a arrstrado hasta el mismisimo infierno al pobre hombre , dios mio es que las desgracias nunca viene solas . Muy buen relato Alfred , me a gustado mucho .

    Besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Los cosas salen así.. Es una historia muy negra.
      Muchas gracias Flor.
      Besos.

      Eliminar
  17. Hola Alfred, breve pero muy intenso el relato que nos dejas con este final y la musica de acompañamiento, me has dejado con los pelillos como escarpias, es como una peli de suspense, a pesar del "miedo" me ha encantado:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja! Muchas gracias por tan halagador comentario. Por mi parte objetivo cumplido ;)
      Besos.

      Eliminar
  18. Vaya peliculón con tan pocas palabras...y además de las que te ponen el pelo de punta. Y en este caso la figura de
    Humphrey Bogart se asocia a pesar de apenas haber visto una o dos de sus películas, por la gabardina de cuello subido y el sombrero calado hasta las orejas, será por siempre el mas recordado como la figura indefectible del cine negro.
    Sus películas debieron de ser algo semjante a tu relato.
    Bogart supo muy bien cómo sortear los peligros de las mujeres araña que salían de cacería portando la barra de labios como única arma.
    Tu protagonista, creo que no.
    Buenísimo Alfred, ya ves, me ha fascinado, como la biografía de Bogart y me ha pasado.
    Mile Davis... genial como siempre.

    Besos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he pasado, quería decir :)

      Eliminar
    2. Hola Daphne! Caramba que exposición más brillante y sugerente que has expuesto. Muchas gracias.

      Eliminar
    3. jajaja!!! No te "has pasado" para nada. ;)
      Besos.

      Eliminar
  19. Te va muy bien lo negro, ¿quién era el de la gabardina, el marido? Estupenda música para enmarcar. Y estableces que al infierno también se llega por todos los caminos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El negro es elegante, estiliza la figura, sienta bien, es cool ;)
      Ciertamente el infierno tiene muchos atajos para llegar.
      Quién es el de la gabardina...Chi lo sa?
      Un beso Sara.

      Eliminar
  20. Alfred te he leído un poco sobrecogida, encima estaba escuchando la música que nos has propuesto que me ha parecido ideal para el relato, se lee mucho mejor, contagia ese ambiente.
    Me has dejado con tantas dudas..¿Quién es el de la gabardina? ¿el marido? una auténtica peli de cine negro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita! Al final tendré que inventarme algo para la víctima. ;)
      Muchas gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Siempre se habla de las bajadas al infierno...Ahora tengo dudas...
    Muy conseguido el suspense, sí señor!

    Besos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que a veces parece que habita entre nosotros.
      Muchas gracias señora :)
      Besos Sofya!

      Eliminar
  22. Te felicito Alfred, Un relato intenso con muchas incógnitas. Mi mente ya está dándole vueltas a las consecuencias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que saques conclusiones de tus deliberaciones ;)
      Saludos.

      Eliminar
  23. Una ultima noche...la imagen de un ser fuente de toda desdicha, y acelerar contra eso y con su silencio...preciosa inspiracion...abierta a muchas interpretaciones...era un hombre? era un bulto sin vida? eran los problemas?....
    Me encanto, breve y aun brillante!
    besos, feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejemos en que quisieron hacer desaparecer lo que les era desagradable o desgraciado. Pero el que cargo con las consecuencias fue el pobre conductor.
      Besos y feliz finde!

      Eliminar
  24. Las decisiones drásticas es lo que tienen, no te paras a pensar en las consecuencias.La música que le pusiste a esta historia es genial.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La toma de una decisión así, digamos en caliente, tiene eso :)
      Gracias!
      Besos Puri.

      Eliminar
  25. dicen que es el miedo que paraliza pero yo creo que a veces es el hartazgo que te obliga a moverte y decidir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay un punto, en el que la ebullición mental, te obliga a salirte de tus casillas y pasa lo que pasa ;)

      Eliminar