jueves, 17 de junio de 2021

ELLOS

 

Foto del autor 



Momento Musical 



 

ELLOS 

 

En un bar, bodega, restaurant, incluso pequeño museo y sala de exposiciones, pero de esos de barrio, de los de toda la vida, pues debe de tener mi edad como mínimo y, que además está cerca de casa. Se encuentran semanalmente un grupo de alegres viejales o veteranos jóvenes, de esos que las han visto de todos los colores, para sentarse a platicar sobre todo lo divino y lo humano, sin tener que salir corriendo como en sus años mozos, por decir según qué.

 

Algunos son compañeros de “Uni” y otros se han incorporado a posteriori, pero prácticamente son todos coetáneos.

 

Ellos discuten con la misma acalorada pasión que en su juventud, por cuestiones que desgraciadamente siguen presentes en nuestro día a día, por no estar solventadas correctamente o bien por ser fruto de negligencias anteriores mal resueltas.

 

Hacen en sus desayunos, apología de la amistad por encima de cualquier otra consideración, llevan tanto tiempo sin ponerse de acuerdo en ciertas cosas que ya nadie va a cambiar ahora.

 

Incluso un venerable anciano, cliente habitual del local, se levantó a loarles por su fidelidad al encuentro, comentando que sus compis ya habían ido desapareciendo uno tras otro, pero que no había nada mejor que esas relaciones, les animaba a seguir deseándoles  muchos años en ello.

 

Pues entre anécdotas, batallitas, conflictos, narrando historias de tiempos militantes en algo con lo que algunos se llenan la boca sin haber sufrido las consecuencias que sí soportaron ellos, dejan ir un reguero de vida. 


Perteneciendo a su misma generación, sus méritos y los míos socialmente hablando son muy distintos, digamos que hay un tramo de edad inferior, que me hizo la vida más llevadera en algunas cosas, pero gracias a gente como ellos.

 

 

Barcelona, 17 junio 2021 




24 comentarios:

  1. Què bonic és seguir gaudint de les amistats de tants anys!. Segurament seguiran discutint amb la mateixa intensitat d'abans. I és que hi ha coses que no han canviat massa... com canta en Raimon.

    Aferradetes, Alfred.

    ResponderEliminar
  2. Guardar las amistades de toda una vida es muy lindo y dice mucho de las personas. Un gusto leer esta entrada. Felicidades .

    ResponderEliminar
  3. Juveniles viejardos de ayer y de siempre que en sus conversas arreglando el mundo o planteando revoluciones constatan que nada ha cambiado...

    Abrazos y más abrazos. (Esa foto diría que la sacaste a la vuelta de casa, Alfred)

    ResponderEliminar
  4. Hay hábitos que no deben cambiar!! Disfrútalos.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  5. Un relato costumbrista y esperanzador, los viejitos seguimos vigentes y organizamos nuestras propias reuniones y debates. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Bares qué lugares tan gratos para conversar, que diría Jaime Urrutia.
    Importante mantener esos encuentros donde lo más importante es conservar el contacto con unos buenos amigos. Esas pequeñas cosas que hacen más placentera esta vida.

    Me gusta mucho la foto del autor, últimamente el autor me está sorprendiendo con sus fotografías ;)

    Besines.

    ResponderEliminar
  7. Muy bello relato tan real y cotidiano. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  8. Ese lugar parece un refugio amable donde guarecerse de los sinsabores de la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito es conservar a los amigos de siempre.... Lindo relato amigo Alfred. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Acodado en la barra de un bar se suele hablar de la vida según le va o le ha ido a cada uno, hay incluso alguno que creen haber vivido una vida que no es cierta, pero bueno, cada cual la cuenta a su manera, es el pasado, lo que cuenta es hablar y preparar un futuro mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. De "honor" es reconocer los méritos ajenos...

    El texto, muy gráfico y gratificante, pues conservar estas reuniones a ciertas edades en un regalo de la vida!

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
  12. Buen relato y bello encuentro entre amigos, esas reuniones son las que merecen de la vida.
    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
  13. Reconfortantes encuentros para saborear la compañía de la amistad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Por eso se dice que la veteranía es un grado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Antes de llegar a tu escrito escuché y sentí con gran emoción al cantante en catalán, sin haber vivido esas historias se me nublaron los ojos y me estremecí, comparti por un momento el sentimiento de ese público que aplaudía con fervor. Esas reuniones de hombres que han vivido y recuerdan, no tienen precio, un abrazo Alfred!

    ResponderEliminar
  16. Esa es la gran tristeza, cuando ya no encuentras amigos de esos "que los hemos visto de todos los colores", y ya no encuentras ni "el sitio" ni los contertulios, para esa apología de la amistad de la que hablas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Alfred, lo bonito de esos encuentros entre amigos o compañeros al cabo de tantos años, es que, aunque no se este de acuerdo en algunas cosas esta ante todo el respeto, que envidia de las reuniones:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Bonito encuentro entre colegas de toda la vida, discutiendo sin ponerse la de acuerdo, pero sintiendo el calor de la buena compañía. Muy emotivo el último párrafo. La gente no suele reconocer ni menos dar las gracias hoy en día.
    Un saludo, Alfred.

    ResponderEliminar
  19. Es una gran suerte. No todos pueden (podemos) decir lo mismo. Como dice Juan L. a veces ni "el sitio" Y no es demérito de nadie. A veces las ausencias son sencilla y llanamente porque la vida es muy cruel a veces.

    ResponderEliminar
  20. Gente admirable, no siempre admirada como se merece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hay que honrar a esa generación que de verdad batalló y nos dejó un suelo más parejo, para que nos resultara más fácil andar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Un regalo de la vida!
    Es un patrón común en todos los países a menos los de habla hispana, esas reuniones en bares,parques o plazas,de ancianos resolviendo la vida.
    Excelente cuadro literario Alfred!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Alfred.

    ¡Qué entrañable relato! Casi una pintura, me parece estar viendo a ese grupo de navegantes incansables de la vida. Me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar