lunes, 15 de junio de 2020

LOS ZAPATOS


Foto del autor





Siempre como nuevos.  Era su lema y de esta forma es como quería verlos. Siempre limpios y lustrosos, sin excusas.  Así le gustaban a mi abuela Mari, mis zapatos.
  
Era muy exigente con eso, decía que un hombre con los zapatos sucios no podía ir a ningún sitio. Qué era su carta de presentación y nos mostraba tal cual éramos. 

La verdad es que, por mi afición, muchas veces me costaba cumplir con ello. Por más que lo intentaba no podía evitar que me los salpicaran o yo mismo pisase el charco de sangre que producía mi víctima.
  
Me llevé castigos por ello. 




80 comentarios:

  1. Hola Alfred!
    Hay asesinos que son muy pulcros, debe formar parte de su adn criminal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Es señal de una buena educación, lo cual no está reñida con el trabajo que se desempeñe.

      Eliminar
  2. Tétricos andamos, pero lustroso y relimpio, el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos no andan zalameros.
      Hay que mantener la buenas formas.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy buen micro, Alfred, pulcritud en el crimen, pero descuido en la limpieza de los chagualos. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Hola Alfred, muy acertado. Se suele decir que los zapatos ayudan a saber cómo es una persona, tu abuela te quería mucho y se preocupaba por ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, muchas gracias.
      Es una muestra muy fehaciente de cómo es una persona.
      Por supuesto, sí que lo era.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tu abuela era muy sabía, conociendo tus aficiones te inculcaba la limpieza, unos zapatos pueden ser más delatores que un testigo jajajjaja

    Buen giro del relato.
    Y la música le va que ni pintado.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo que hables en pasado de ella, cuando sus dogmas de buena prestancia siguen bien presentes en mi quehacer diario.
      Ahora con estas funditas que venden en los chinos, apenas me los mancho, las tiro a la basura y, me siguen relucientes que ni te cuento. ;)
      ¡Muchas gracias!
      Besines.

      Eliminar
  6. Hola, un micro muy lustroso, me ha gustado el giro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús, hay que darle un toque ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Es que hay asesinados que no tienen la más mínima consideración y salpican con su sangre todo lo que les da la gana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en todo, hay chapuzas y aficionados, que arruinan la profesión.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Una buena manera de no dejar pistas...zapatos impecables sin huellas de sangre,lo que pasa es que la sangre es muy "escandalosa" y en cuanto nos descuidamos ahí quedó la manchita delatora.
    Me gustó tu relato!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hasta ahora exigia un esfuerzo adicional, pero con lo de las bolsitas para los zapatos, gracias al corona, la cosa me ha mejorado mucho.
      Muchas gracias lunaroja.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. jajajaja no me esperaba ese final, jajaja, muy bueno, Alfred.
    La música me encanta, acaricia.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;))))El autor se ha esmerado para darle una salida digna.
      Muchas gracias Carmela.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  10. Qué bueno el micro, vaya... vaya... vaya... así que era un asesino jajaaj.

    Hablando de zapatos, recuerdo a mi madre siempre limpiando los zapatos. Pero ¿qué quieres que te diga? yo todo lo contrario jajajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Dorada, ya ves tú que profesión más saturada, sobre todo por el centro.
      En casa cada cual se hacía los suyos ;)
      Besos.

      Eliminar
  11. Caray qué sorprendente!, un micro estupendo, lo breve si bueno, dos veces bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre me fijo en los zapatos de las personas, especialmente cuando las conozco, cuando me las presentan, es una buena tarjeta de visita. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos, es una señal, de cuan pulcra es una persona.
      Sí qué lo es.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Ya sabes lo que le decían a Antonio Ma(n)chado, mejor llevarlos limpios y no levantar sospechas de ningún tipo. Te felicito por el micro y por la pieza elegida... adorable, Alfred.

    Mil besitos para tu semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran Don Antonio, siempre con la palabara justa.
      Muchas gracias Auroratris.
      Besitos que me harán una semana mucho mejor.
      Igualmente para ti.

      Eliminar
  14. Y los calcetines ¿blancos? 😊😊

    ResponderEliminar
  15. El que te va a pagar un asesinato, si te ve con los zapatos sucios se lo piensa dos veces antes de encargarte otro. El granete es un color muy sufrido para esos menesteres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso hay que cuidar mucho la imagen, sea dual sea la actividad a la que uno se dedique. Ver una sotana con lamparones desvirtuaba mucho al oficiante. El granate forma parte del uniforme de cualquier matarife que se precie.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. ¡Menudo final! Es un relato corto pero muy fuerte. Ya se sabe que hay psicópatas amantes de la limpieza. Está muy bien escrito, Alfred.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tanto sorpresivo ¡Eh!
      Suelen ser un tanto obsesivos.
      Muchas gracias Rita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me has sorprendido con ese final, porque cuando empecé a leerte me recordé de mi papá porque siempre me dijo lo mismo... bien por ese giro.
    Iré al ordenador para escuchar la música porque sé que siempre es muy buena... un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era una constante antes de salir de casa. ¡Limpiate esos zapatos! Ya que cada día volvían llenos de polvo ;)
      Es una pieza cortita, pero te gustará AlmaBaires.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Los zapatos son importantes, tan visuales ellos, coraza de unas extremidades siempre ocultas y escasamente conocidas: los pies. Los gánsteres eran, son, los que mejor cuidan sus zapatos, no obstante la sangre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una de las cosas en que uno se suele fijar, para saber del interlocutor. En mi época de selección de personal, me servía.
      Lo de los gansters no lo he podido comprobar, me tendría que dar una vuelta por la carrera de San Jerónimo. Los de aquí no valen por aquello de que están en un parque y hay mucho polvo.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Jajaja... Buenísimo. Me has hecho brincar del asiento con esa magistral estocada final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Felicidades Alfred..esos zapatos relucen como los chorros del oro ...ahora el empleo los puede fastidiar ajajja
    Aunque puede que solo suba el tono del granate...
    Un abrazo feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campirela, son gajes del oficio ;))))
      Mejor no arriesgarse.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  21. Bueno, al menos no eran blancos... porque mira que es difícil limpiar la sangre en ellos... jajajaja besos.

    ResponderEliminar
  22. la profesión de asesino tiene ventajas ´si, pero inconvenientes también:-).

    Muy chulo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las profesiones tienen sus particularidades.
      Muchas gracias Albada.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Un final inesperado pero muy buen relato Alfred. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  24. Respuestas
    1. La vida ya de por sí lo es, pero la del asesino profesional no da para muchas alegrías.
      Besos.

      Eliminar
  25. Quizá por eso los mocasines son de color burdeos, así no resalta tanto el color de la sangre, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Por tus zapatos te reconocerán... :D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero creo por estos se van a llevar un buen susto ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. La experiencia tiene algo inesperado y al final elude la experiencia.
    Mis saludo te dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un no sé qué de sorpresivo, en toda actuación.
      Un abrazo Guillermo.

      Eliminar
  28. Me gusta mirar los zapatos, creo que hablan por la persona.
    Buenos castellanos.
    Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Telepatía, nos hemos cruzado😊

      Eliminar
    2. Dicen más de lo la gente se cree.
      En este caso mallorquines ;)))))
      Igualmente Laura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Me he reído de lo lindo :DD
    Muy sabia tu abuela: como ahora no se puede hacer retrato robot de un delincuente por culpa las mascarillas, los zapatos se van a volver protagonistas en las ruedas de reconocimiento.
    Confortables los de la foto :)
    Un abrazo y una sonrisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien hecho para eso se escribió ;))))
      Las abuelas son las que saben de verdad siempre, lo que hay que hacer.
      Pues realmente lo son y mucho:)
      Una sonrisa de agradecimiento y un abrazo cordial.

      Eliminar
  30. Yo tambien soy un poco maniática con la limpieza de los zapatos, tal es así, que si me pisan en mis lindos deportivos blancos, me duele más la huella que me dejan en ellos que el dolor del pie.
    La música que has puesto...¡¡preciosa!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hables de las típicas bambas blancas, que solo puedes llevar un rato. ¡Qué horror y qué rabia!
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. CON TODO MI CARIÑO Y CON LAS TENSIONES MUY JUSTITAS TE DEJO MI CARIÑO ENTRE UN SINCERO ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina, un honor tu visita, dadas tus circunstancias.
      Cuídate y mejórate pronto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Lucir unos zapatos limpios
    habla mucho de la persona
    que los usa, asi que me encanta
    mi querido Alfred.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucir unos zapatos es imprescindible para causar una buena impresión y para sentirse presentable. Además muestra el interes por la limpieza personal en todos los aspectos.
      Muchas gracias Siby.
      Dulces besitos.

      Eliminar
  33. Elegir zapatos rojos facilita un poco las cosas ante víctimas desconsideradas.

    Recordando a la abuela, el giro final es aún más impactante.

    Besos, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que pueden camuflar mejor ciertas salpicaduras, pero luego la limpieza es igual de exigente. Por suerte ahora no se extraña nadie, si ve salir alguien con fundas en los zapatos ;)
      Digamos que hay lecciones que se acaban respetando y cumpliendo por los todos los tiempos.
      Besos Alís.

      Eliminar
  34. En mi casa mi padre, heredero de las costumbres de mi abuela, tiene siempre los zapatos limpios y relucientes.
    Yo, por el contrario, ando siempre con ellos hechos una pena.
    Me encantaría ser como él, pero no tengo más remedio que ser como yo.
    Y anda que no me tengo llevado castigos también por destrozarlos...

    Besos con olor a betún

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu sinceridad. Sí a veces para evitar juicios negativos y ante las prisas, hacía un uso indebido de la colcha de la cama, para lustralos adecuadamente, pero eso es otra historia ;)))
      Cada cual ha de ser uno mismo.
      Besos abetunados.

      Eliminar
  35. Jjajjajajaja
    Y no sabes tú ni ná...te compras los zapatos burdeos para que se mimeticen las manchas de hemoglobina...

    Besos de lejos...que con esas aficiones que tienes...
    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que hay algo llamado camuflaje;))))
      Los besos distantes pueden ser igual de cariñosos.
      :D

      Eliminar
  36. Las abuelas son sabias, si le hubieses hecho caso...
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las abuelas son un compendio de sabiduría, le hice y mucho ya ves el resultado ;)
      Saludos Manuela.

      Eliminar