miércoles, 21 de junio de 2017

Una misiva azul



Foto de I.C.




Una misiva azul

Cuatro de la madrugada, una sombra furtiva baja por las escaleras del edificio, solo un punto de luz, proveniente de una pequeña linterna de bolsillo le indica el camino, para evitar tropezar con alguna alfombrilla de esas puestas ante las puertas, o con una  bolsa de desperdicios mal puesta; hay vecinos con muy mala conciencia muy expresa al respecto.

Llegada al hall de entrada, se aproxima a los buzones de correo y abre sin producir ruido alguno, tras un ligero forcejeo, un buzón del cual asomaba un pequeño triángulo azul, indicativo de haber un sobre, carta o algo, en su interior.

Al sacar la pequeña llave una vez vuelto a cerrar la trampilla del  compartimento de madera, el tacto sometido al abrigo de unos cálidos guantes de lana le juegan una mala pasada, la llave cae al suelo, provocando un sonido que resuena de forma estridente pues a pesar de su pequeño tamaño, va acompañada de un llavero tamaño regio.

Ese pequeño ruido, altera el ligero sueño del gordo gato de la vecina del principal, que en su sordera, hace compartir los seriales televisivos al resto de vecinos a cualquier hora del día o de la noche.

Con los maullidos del vocinglero animal, tirano en ciernes con sus caprichos alimenticios en plan gourmet, que su dueña cumple escrupulosamente, con encargos en el súper, que superan a los de una familia de tamaño medio, es decir papas y dos retoños.

Al ruido de gato, contesta rápido el perro del segundo, para deleite del resto de población perruna, aburrida de su triste existencia de presos encerrados con derecho a paseo vigilado y una comida monocorde al día.

Al concierto resultante a capella, con todo tipo de voces caninas, se le suma, la incorporación de improperios por parte de los propietarios de tan dulces mascotas, compañeros inseparables de los momentos más felices en la vida de sus amos, que no entienden la alegría del vivir, a esas horas en que la noche bulle de vida. 

El griterío resultante ayuda mucho a ello. Y si no que se lo pregunten a las cucarachas en su paseo noctámbulo

La sombra, estática esperando se calme tamaña marabunta, está al pie de la escalera, en el más puro estilo gallego, hacer ver que no se sabe si sube o baja.

Nada de usar el ascensor que delataría su presencia, e iría iluminando los rellanos, en las mirillas de cuyas puertas, estarían al acecho, los atormentados seres despertados a unas horas intempestivas, en las que ya estaban descansando de sus discusiones familiares diarias.

Poco a poco, la paz vuelve a reinar, con alguna bronca apagándose, contra el último animal en dejar de hacerse oír en otra aburrida noche sin poder ladrar a la Luna, a pierna suelta.

La lucecita empieza avanzar, subiendo peldaño a peldaño, con suma delicadeza, las bambas de moda y de última generación, amortiguan sus pasos de forma felina.

Pasa por delante de las puertas, girando la cara en sentido contrario para no ser reconocido, llegando hasta su puerta, abriéndola e introduciéndose, cómo un buen agente secreto de una  película de espías, esas de la guerra fría.

Una vez introducido en su habitáculo, la sombra se convierte en un ser humano, del género masculino, peinando canas y porte poco o nada atlético.

Con el sobre en la mano, se sienta ante un escritorio, enciende una luz de lectura, también usada para escritura, y con un abre cartas, perfecto para un crimen en la campiña inglesa, lo abre con un cierto cuidado, por preocupación ante lo desconocido y la reverencia ante un ritual de liturgias muy antiguas, perdidas en el tiempo.

Cuando ha mirado el remitente, no ha podido averiguar de quién se podría tratar, unas iniciales que no se recordaban y una dirección postal ignorada en la base de datos de su desmemoriada cabeza, no le daban ninguna pista a seguir.

Así las cosas, una vez abandonado el pasamontañas, de estrecha abertura y muy apropiado para pasar desapercibido en estos momentos de calor agobiante, nuestro hombre, absorto en la misiva, lee y relee su contenido, con el entusiasmo y la fe de los agnósticos.

Una antigua novia, cuyo rostro se difumina en el blanco y negro de cuando existían las pelis de arte y ensayo, quiere recordar a todos sus amigos, parientes y conocidos, que le ha llegado la hora de finalizar su vida laboral y quiere despedirse haciéndolo saber al máximo de gente posible, siendo así, el afortunado con una invitación, que para sí quisieran, cualquiera de los amantes de los jolgorios fatuos, típicos de los veranos con cenas a la luz de las antorchas, apagadas por la brisa mediterránea de nuestra querida costa, donde se protegen de los calores veraniegos, los prohombres  de la cosa dineraria.

Cómo han localizado, al astuto vecino, enemigo acérrimo de cualquier parafernalia, escondido siempre en su guarida, esquivando incluso al presidente vitalicio, en sus inquisitivos abordajes, tanto en el ascensor cómo en el campo abierto de la escalera.

Misterio insondable, que sólo el buscador más descarado, ha sido capaz de desvelar.

Se sabe descubierto, perdido en la vorágine de tener que dar señales de vida, ha cometido el error de abrir la carta, ya no puede dejarla en devoluciones y poner desconocido. Se avecina una importante tragedia personal, tener que excusarse o peor aún, tener que ir.

Lo mejor es atajar el asunto, por las bravas, con mano firme y decidida, con la rapidez que requiere solventar un asunto personal de tamaña gravedad.

Así qué sin pensarlo dos veces, la primera reacción es la que vale, coge un sobre, en este caso sólo tiene unos de color crema, que para el caso valdrán igual, y con letra amorfa de palote, va poniendo la dirección de su querido presidente, a quién considera tan desmemoriado como cualquiera, para cómo no recordar una compañera lejana en el tiempo y en los recuerdos.

Además una invitación es una invitación, seguro que le gustará pavonearse de ella.

- ¡Hola Buenos días!
- Buenos días.
- Menudo follón esta noche ¿No?
- Sí, con el calor los animales se vuelven más ariscos. Y encima empiezan ya con los petardos.
- Sí, eso parece.
- ¡Vaya! ¿Veo que es usted el que tiene carta hoy?
- ¡Ah!  Sí, es verdad. (Con una cara que se ilumina por momentos, ante un acontecimiento en su anodina vida).
- Bueno todos tenemos cosas de tanto en tanto, la mía de ayer, era pura propaganda de un coche, publicidad personalizada le llaman ahora. ¡Ya ve!
-  Pues la miro ahora mismo. 
Rasga con apremio el sobre de marras, poniéndose las gafas, que según la moda al uso, se llevan colgadas en dos partes, divididas en medio,
Se lee el tarjetón con la invitación, se mira el remitente con cara de sorpresa mal disimulada y suelta:
- Parece de una compañera de la facultad, alguien de mi promoción, que se jubila, pero no la recuerdo la verdad, pero claro como yo era delegado es más fácil que se acuerden de mí. (Dice todo ufano, pavoneándose sin rubor alguno).
- Pues nada, que la disfrute, cuando esté allí, seguro que la recuerda, a lo mejor es un antiguo ligue y...nunca se sabe. (Mientras se le escapan unas risitas tendenciosas y jactanciosas.
- ¿Eh? ¡Sí Claro! (Soltando una risitas nerviosas y acomplejadas).
- Adiós, Buenos días.
- Adiós, adiós. (Hinchado como un pavo relleno).

Sarrià, 21 Junio 2017


40 comentarios:

  1. Jajajajajajajajajaj

    Qué bueno!!!!

    No puedo parar de reír :)))

    Pelín malaje, aunque al portero se le veía bien contento ;)

    Así que en plan gallego, que no sabe si sube o baja, jajajajajajajaja. Esto me ha matado.

    Buenísimo!!!!

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misión cumplida! Te he hecho reír! :)))
      Muchas gracias!
      Tenemos un buen ejemplo...
      Besines.

      Eliminar
    2. Sí, es verdad, tenemos un gran ejemplo ;)

      Por cierto, con la risa se me olvidó comentar que la foto es espectacular.
      +Besines

      Eliminar
    3. Un gran, gran, ejemplo. ;)
      Pues ahora que lo dices, me comentó que no estaba segura de haberla hecho.
      +Besines.

      Eliminar
  2. En cada comunidad se cuecen habas... Es el pan nuestro de cada día. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son submundos, que todos conocemos, por ser más próximos.
      Besos!

      Eliminar
  3. Jjajajajajajjaja que ataque de risa, por dios. Que manera de pasarle a otro la patata caliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángela. Veo que lo has disfrutado. :)))

      Eliminar
  4. Jajaja. Excelente manera de ceder la estafeta a otro más dispuesto.
    Me encantó la descripción de todo lo que desató él caer de la llave.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una decisión rápida.
      Muchas gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una estrategia digna de un espía avezado.

    Que apechugue el presidente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un veterano de mil combates :)
      Para eso está.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Quería quitarse el engorro y lo consiguió.
    Toda una historia bien tramada con misterio y suspense.
    Pero a lo mejor se ha perdido una ocasión fabulosa.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una solución rápida para un problema incómodo. :)
      Muchas gracias.
      Bueno...eso sería para otro post. Pero parece un tipo algo huraño y poco comunicativo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jjajajajaaj siempre hay un roto para un descosido...el espía y el presidente pavo real!

    Mola la foto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :))) Siempre y nunca sabes como van a ir las cosas, hasta que suceden.
      Gracias interpuestas.
      Besos.

      Eliminar
  8. Jeeee...eres la repera, Alfred.
    Ingeniosa trama con intriga y suspense incluidos.¡Viva tu menda!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Con estos calores hay que buscar algo ligero y divertido. :)))
      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Muy bueno, si señor! Me lo he pasado muy bien leyendo tus letras. Resulta que todo lo que dices lo vivimos muchos a diario. El llavero, que hay un montón de llaves, todos lo tenemos. Los perritos, los gatitos de los vecinos, igual. No digamos la señora que pone la tele más alta de lo normal. Yo la veo poco, pero me identifico con quien sea, mi oído ya no está como cuando tenía 15 años.
    Todo me ha parecido perfecto y la broma final...insuperable.
    Muy bien Alfred, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :)
      Me alegro mucho, son situaciones cotidianas con un toque de humor.
      Un abrazo María De Los Ángeles.

      Eliminar
  10. Un tratado armónico entre el concierto de los animales y la voz enfurecida de los vecinos.
    Genial, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tecla!
      Una situación de lo más habitual :)

      Eliminar
  11. Oh no vivo en comunidades....me estare perdiendo algo???
    Buenisimo leerte, lo disfrute
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, la sal de la vida, la social claro, la de las homiguitas apiñadas, en sus cubículos prestas a envidiarse unas a otras, por cualquier diferencia.
      Muchas gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Alfred!
    Me ha hecho pasar un buen rato. Lo de los animales, un poco exagerado pero es verdad. Aquí en la naturaleza pasa lo mismo con perros y gatos. La broma es graciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      De eso se trata. Bueno sí, un poco exgerado, pero no del todo, seguro que estas situaciones se dan.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  13. Hola Alfred , muy bien solucionado los dos post el de la carta y este , me han gustado mucho ya que he leído las 3 entradas . La verdad es que en todas las comunidades hay presidentes y vecinos algo alcahuetes jijijjiji te deseo un feliz fin de semana , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Te retiro las tres faltas de asistencia :)
      En todas las comunidades hay de todo, no deja de ser un microcosmos social.
      Feliz semana. Besos!

      Eliminar
  14. Tantos en un edificio que cada uno es un mundo y sus circunstancias, amigo Alfred, hay de todo en la viña del señor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo lleno de diversas circunstancias, y como en toda vid, puedes sacar un buen resultado, depende del cariño que le pongas.
      Besos.

      Eliminar
  15. jjajja estupendo desenlace, un jaleo menos.
    Besitos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Sí, un jaleo menos :)
      Besitos lopillas.

      Eliminar
  16. Es que las comunidades son muy poco discretas y muy buena la solución de tu protagonista, muy ingenioso, uno y otra pueden pasar un buen rato intentando re-conocerse y él bien tranquilo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Les dejamos solventando sus problemas. ;)
      Besos.

      Eliminar
  17. Con esa táctica y estrategia usada ante el vecino, tan fina, silenciosa, ajustada, victoriosa; usted, señor, ha de haber sido en su vida pasada un ninja o el estratega mano derecha de un rey jaja

    Buena anécdota, saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé que fui en mis antiguas reencarnaciones, bastante tengo con intentar saber que soy en esta. ;)
      Muchos saludos.

      Eliminar
  18. En las comunidades de vecinos puede pasar cualquier cosa y para ejemplo lo que cuentas. La cosa tiene su gracia no cabe duda.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las comunidades de vecinos, son un microcosmos digno de un estudio sociológico :)
      Besos Puri.

      Eliminar