martes, 22 de septiembre de 2015

LA TAZA




                             Fotos del autor


La taza

Hacerse una infusión es la cosa más natural del mundo y tomársela un acto cotidiano que hacemos millones de seres.

Tomarse un té a media tarde,  por ejemplo, no es un acto exclusivo de la sociedad inglesa, aunque por nuestras tierras se estile más el café con leche o el chocolate a la taza.

De tazas hay voy a  hablar hoy, un acto tan simple, como ir a coger una taza y cuando has puesto la dosis para hacerte un reconfortante té frío para una tarde aun calurosa de principios de otoño.

Una vez en pleno proceso de disolución de las esencias de la infusión, que poco a poco se van apoderando de la triste insipidez del agua, observo el continente elegido, una taza de loza blanca, humilde pero con una inscripción que la hace diferente, una de esas frases para reflexionar.

                             “Libera tu mente”

Hoy en día ni un té, te puedes permitir tomártelo con cierta tranquilidad existencial, lo has de hacer en plan experiencia única y reflexiva.

Que me quieren decir con ello, que mensaje subliminal me están diciendo con la frasecita de marras, puesta en una modesta taza blanca, en la que sólo quería tomar, una infusión de té, para sentirme de mejor ánimo a media tarde.

Como recompensa personal, ante una jornada que va menguando, en la que como otras muchas, mis actividades se han ido sucediendo con la calma propia de los liberados de la tiranía de una jornada laboral a tiempo obligado.

En estas, estando sentado tranquilamente, con tu mente liberada, tras la ingesta del fresco liquido, preparado con todo el cariño que solo tú puedes poner en lo que te vas a tomar, ves que no es una tarde distinta.

Intento estar abierto a otras ideas, que no son las que siempre he estado acariciando en mi mente, haciéndolas propias, estoy abierto a la asimilación de material nuevo, otra cosa es su comprensión, para lo cual necesitaré una ingesta de tazas de té no contabilizadas.

En eso contemplo la barandilla, con sus colores al viento, una cotorra no sé si vieja o no, me ha hecho un poco de compañía, farfullando todo el rato, hasta que han venido sus compañeras y se han ido juntas.

Sigo intentando liberar mi mente y mirar más allá de los límites físicos naturales, estando sentado ante mi mesa en la que sigue reposando el té de media tarde, que ya empieza a ser de atardecer subido, veo a lo lejos, la silueta de una edificación militar, llena de oprobio para la ciudad que habito.

Sus funciones más que de defensa para la urbe que se suponía tenía que amparar, se limitaba a ser una buena ubicación para bombardear a la población díscola.

Con sus mazmorras prestas para acoger a lo más granado de los disidentes a las teorías y prácticas de las políticas oficiales.

Con fusilamientos sumariales de cargos electos democráticamente, en sentencias proclamadas con el derecho de todo triunfador en acto de guerra.

En estas mi mirada no hace más que contemplar la taza y su frasecita de marras, diciéndome que otro mundo es posible, pero está en este y que está en nuestra mano hacerlo diferente, soltando amarras de un pasado agobiante y con ganas de hacer algo más justo para todos aquellos que nos rodean.

Así que libero mi mente y dejo que se junte con los de mucha gente que aun cree en las utopías y los viajes poéticos, que nos llevan por mares tranquilos en naves donde la poesía es moneda de cambio y las trabanquetas institucionales estén prohibidas.

Ahora que me he podido tomar mi té y dejar la taza en el lavavajillas, espero que no se borre el mensaje tan sugerente, que me ha proporcionado este sencillo post.



28 comentarios:

  1. Supongo que té refieres a Montjuïc, allí estava encerrado mi abuelo materna,condenado a muerte, previo paso por la checa de la Via Augusta donde fue debidamente torturado, con introducción de palillos entre las uñas de la mano y el gota a gota. Su delito?ajudar a las viudas y huerfanos de los Nacionales.
    Como no delataba a sus compañeros, decidieron llevar a mi abuela a presenciar como le torturaban,confesó y todos estos "terribles criminales"fueron tambien condenados a muerte y encerrados en el Castillo de Montjuïc.
    Los fusilaban en el foso, en el caso de mi abuelo tubo la inmensa suerte que entraron los Nacionales y lo soltaron pensando que le Iban a disparar por la espalda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi reflexiones por hacer caso a la taza donde tomaba mi té, no se han manifestado en función de los recuerdos familiares, la historia aunque se a la suma de miles de anécdotas familiares, queda escrita con unas normas en las que estas no se manifiesta, aun sabiendo que puedo manifestarme como tú, con sufrimientos familiares de cariz similar. Lo cual hace en no querer volver a tiempos pasados en donde la democracia fue secuestrada.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Perdón las faltas, tengo escriptura automática en catalán veo estava tubo,etc
    Perdón,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonado, faltaría más! Puedes poner tus comentarios en el idioma que prefieras.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me parece que mi próxima taza de té, la tomaré de diferente manera, después de leer tu post : )
    Un abrazo de anís estrella.
    ps gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras sea de una forma relajada, te sentara bien y sera reconfortante.
      Gracias a ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Vaya con la taza....!

    A ver si me sale algo parecido al rato que me tome un té....lo dudo!

    =)))

    ResponderEliminar
  5. Esa taza de té te ha inspirado excelente post
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, un poco de tranquilidad siempre va bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Las infusiones no me gustan nada, prefiero el café, yo me siento ante una taza de café con un cigarrillo, no se si fumas, y hago lo mismo que tú, me relaja un montón hacerlo, recapacito ante ella y me encuentro muy a gusto.
    Un abrazo, feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro! Cualquier momento propio, ese que tienes con tu café, sirve para hablar con uno mismo.
      Un abrazo y feliz para ti también.

      Eliminar
  7. jopé...un té bien reflexivo. Te sentó de maravilla, sin duda.

    Muy buen post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, lo que hacen estas tazas con mensaje. Muchas gracias!
      Un beso.

      Eliminar
  8. adoro el te y las tazas son especiales para mi
    me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! No sirve cualquier taza, para que el té esté en óptimas condiciones para ser deleitado.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. "Otro mundo es posible pero está ven éste". Una frase intelectual, enigmática y posible. Cierto que una taza de te nos puede ayudar a relajarnos y encontrar otros mundos pero es nuestro yo el que decide. Tendríamos que reflexionar más a menudo.

    Un saludo, recordando a Sócrates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, muchas gracias por tu acertado comentario, que centra aun más el texto en su contexto. Queda bien no?
      Saludos aristotélicos.

      Eliminar
  10. La taza rompe la teina como pólvora de esperanza y libertad. Impresionante tu publicaciòn.
    un saludo
    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fus por tu visita y tu grato comentario, un placer tener te por aquí. estás en tu casa.
      Saludos!

      Eliminar
  11. si necesitara un consejo te lo hubiera dicho Prefiero que cuando vayas a mi blog hables y no juzgues de ti y de tus caidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento que tomaras como consejo, lo que solo es una observación personal, derivada de la lectura de tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Una observación sale de alguien que juzga
    un comentario
    de uno mismo
    sale del alma
    del que escribe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lees un texto, te produce una determinada impresión, que no tiene porque coincidir con lo que movió al autor a realizarlo. Es lo que decimos cuando una vez editado un texto, pertenece a los lectores.
      Si pongo un comentario en el texto de un colega bloquero, es la sensación que me ha producido el leerlo. Lo cual no implica para nada que sea una experiencia personal del autor, ni que recuerde algo similar al lector. Todo puede ser ficción o realidad algo que solo el autor sabe. El lector se limita a comentar lo que siente al leerlo.
      En cualquier caso, es mi sensibilidad la que se manifiesta ante ti.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Podriass escribir de lo que aprendiste en tu vida
    con respecto a las caidas
    hablar de uno primero es mejor que comenta r
    simplemente un texto

    ResponderEliminar
  14. Yo libero mi mente de los que me amenazan con las mil plagas si no quiero ser como ellos.

    Harto me tienen esas serpientes venenosas de las que hay que escapar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor toma tu té encalmado y aborrece de los que nos presionan en seguir en el lodazal conocido.
      Saludos.

      Eliminar