sábado, 14 de marzo de 2020

SÁBANAS

Imagen obtenida de Internet 

Sábanas


Ver ondear en aquella inmensa terraza, aquel ejército de blancas piezas de tela, impresionaba. Tanto es así, que era imposible dejar de verlas.

Nosotros en aquel tiempo tiernos infantes en un colegio de curas, nos asombrábamos de que una casa pudiera tener tal cantidad de ropa tendida, podía considerarse una colada extraordinaria, pero lo curioso es que era prácticamente diaria.

Luego los más avezados nos explicaban que se trataba de una especie de hotel y la cosa nos cuadraba más, pero no mucho, pues no recordábamos que hubiera ninguno detrás de nuestro colegio.

Pero los mayores solían hacer excursiones para ir a explorarlo, con mucho cachondeo y guiño de ojos incluidos y, luego se hacían los interesantes soltando algo de lo que habían visto en cuentagotas. 

Fue un modo de entrar a través de los relatos digamos picantes, sobre los usos y costumbres de los mayores, en sus relaciones personales escondidas al conocimiento de familiares y amigos.

En aquellos tiempos no se hablaba de estas cosas y la relación entre personas de distinto sexo tenía que ser bendecida por un santo sacramento llamado matrimonio.
  
Los de costumbres pecaminosas y contra natura estaban fuera de todo criterio de aceptación social y sólo les quedaba actuar en zonas próximas al lumpen. Como se decía refinadamente, era cosas de los bajos fondos y de amantes de las revistas y actividades así.

Así que de ese modo ondeaban las banderas de una cierta libertad de intimidad, tolerada de forma encubierta por la sociedad preservadora de la moral y las buenas costumbres.

Pero en aquella época estábamos muy lejos de entender ninguna disquisición de esas que no nos enseñaban.

Simplemente aceptábamos participar en las bromas, una vez éramos incorporados al conocimiento del secreto que encerraban aquella cantidad de sábanas en la azotea de una finca colindante al colegio.


Nota: 
La susodicha casa de citas aún existe y está operativa. Pero ya no puedo ver si tiene un ejército de fantasmas blancos en la azotea. 


Barcelona, 14 Marzo 2020 

50 comentarios:

  1. Ahora existen las secadoras y los trapos sucios no se tienden. Recuerdo sabanas tendidas pero que no escondían ni hoteles ni moralejas pero nos escondían a nosotros corriendo entre ellas mientras las señoras nos perseguían. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mejor recuerdo, cuando se corría por el laberinto entre sábanas tendidas al sol.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Los tendederos ponían en evidencia todo lo que se quisiera ocultar.
    Muy buen relato.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era lo único que mostraba al exterior la verdadera función de aquel edificio.
      Muchas gracias.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. A esas edades todo son misterios y emociones. Sobre todo entonces.
    Interesante relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eran épocas en que todo estaba oculto excepto para los iniciados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Opino como Ester: Ahora existen secadoras y ya no las podemos ver. Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ahora casi todos los centros de hostelería o similares tienen contratado el servicio de lavado con empresas que hacen todo el ciclo de recogida, lavado, secado, planchado y entrega.
      Saludos amiga.

      Eliminar
  5. Entre las prohibiciones de tender en las fachadas de los edificios en muchas comunidades y las secadoras, ya no se ve el tender ropa en los balcones y terrazas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora queda feo y las ordenanzas municipales prohiben tender en la fachada, aunque a veces se ven piezas de ropa en sisis puestos en balcones y terrazas.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Como es costumbre ya en mí, me encanta ver las sábanas tendidas, sea en una terraza, en el jardín, en los balcones, o como aquí en algunas ciudades, de vereda a vereda... no sé porqué, si será que recuerdo a mi nonna, si me lleva a mi propia infancia... sé que me gusta y sonrío cuando lo veo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejan de ser banderas que se rinden a la vida. Producen sentimiento de hogar.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Justo detrás del colegio de curas jaja he hecho una conexión inconsciente jaja
    Me encantan las imágenes de sábanas blancas
    Besitos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se presta a la jocosidad, pero así era, ahora solo falta crear una historia en viéramos a un miembro de la comunidad saliendo de dicha portería...
      Es una bonita imagen.
      Besitos.

      Eliminar
  8. Tiempos en los que la blancura de sábanas, demostraba la higiene de una casa de citas. Tiempos que ahora parecen muy lejanos, pero no lo son tanto. La mirada infantil inventando aventuras, qué bien narrado.

    Un beso, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno los clientes no tenían esa visión. Ellos se ocupaban solo de ensuciarlas ;) Son tiempos de otras costumbres, pero busque por internet y la "residencia" sigue funcionando vendiendo total discreción.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Gracias por tu compañía ,Blanca de verdad. solo nos rodea oscuridad y mentiras.
    Mi cariño en un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita. Nos leemos.
      Abrazos cariñosos.

      Eliminar
  10. En las incursiones que los más atrevidos hacían al barrio chino de mi pueblo, (así se le llamaba), no solían verse sábanas tan blancas como las tuyas.
    Observarás que he puesto "hacían"; lo del blancor de las sábanas lo se porque me lo han contado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No recuerdo cómo de blancas las veíamos, pero seguro que relucían muy llamativas ;)
      Por supuesto, eran cosas que hacían algunos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Que historia Alfredo la desconocía y me has llevado a pensar en tiempos donde la mirada de los niños ante esas cosas era inocencia pura ..Desde luego al menos la higiene era buena , no todo el mundo tendía en esa época las sabanas tan blancas ..Un abrazo y gracias por compartir .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas curiosas más propias de otros tiempos, pero que a veces salen a la luz, por cualquier detalle que activa los recuerdos y salen de la memoria.
      Gracias a ti. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Alfred!
    A decir verdad, si aluna vez vi estas sábanas no le di ninguna importancia. Pero bien está, que una vez sucias, se limpiaran. Es una medida higiénica que beneficia al barrio. Cosas de la vida, que siempre han existido y lo van a seguir haciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Es posible, pero te aseguro que era algo muy llamativo.
      Si es aquello de que la j...no tiene enmienda ;)

      Eliminar
  13. Con lo que me gusta a mi la ropa tendida, pero en azoteas, no en ventanas de cualquier manera... 😉 Besos al viento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo ha de ser, en la azotea acariciada por el viento y bien soleada. ;)
      Besos.

      Eliminar
  14. Lo de las sábanas, normales, era algo entrañable en aquellos años de niñez. O bien tendidas en las eras de Santa Marta o bien tendidas al sol en cuerdas... Recuerdo aquel olor a ropa limpia, aquel blanco sin detergentes, aquellos escondites tras sus pliegues...

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran épocas en que se usaba azulete en el aclarado final para darle ese toque blanco, imprescindible para dar sensación de pulcritud.
      Lo de jugar entre ellas era un clásico.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Todo lo de los mayores quedaba entre ellos, cuando se hacía comentario alguno, nos miraban a los pequeños y sonreían entre ellos.
    En mi familia había una terraza familiar donde se tendía todas las sábanas, mis primos y yo jugábamos con ellas y entre ellas, luego había reprimenda... pero me lo has recordado, Alfred y eso, me ha dejado una sonrisa de ese tiempo que ya se fue, como ellas se fueron. Gracias.

    Mil besitos para ti y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo lo de: "hay ropa tendida" cuando los peques nos acercabamos a las conversaciones de los mayores.
      Me alegro que hayas recuperado un buen recuerdo.
      Mil besos.

      Eliminar
  16. A mí también me tocó oír lo de "hay ropa tendida" y cómo las mujeres se callaban. Me ha encantado esa imagen de tantas sábanas desplegadas al viento como una bandera que ondeaba proclamando la naturaleza de las cosas que allí ocurrían. Otra cosa es que los niños tuviéramos las claves para poder interpretarlas.
    Bonito recuerdo.
    Besos, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una frase muy recurrente ;)
      La verdad es que nos enterábamos bien poco.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  17. Las sabanas blancas tendidas al sol, de tan blancas, de tan relucientes y pulcras, cuesta asociarlas a hechos vergonzosos, escandalosos y horribles.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno tampoco hay que ponerse tan tremendo, la gente se relacionaba como podía y aun se sigue haciendo ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me encantan las azoteas con sábanas colgadas al viento.

    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un clásico que rezuma acogida y sueños risueños ;)
      Un abrazo, gracias, igualmente.

      Eliminar
  19. Las sábanas tendidas al sol me recuerda a mi niñez, era todo un espectáculo verlas ondear al viento.
    La imaginación de los niños no tiene límites.
    Entretenida la historia que so cuentas Alfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que ahora no se ve, pocas azoteas hay con ropa tendida.
      Es muy prolífica ;)
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  20. Páginas aparentemente en blanco que ocultan con tintas invisibles y conseguidas con sudores y otras secreciones, un sinfín de miserias humanas, pasiones comerciadas, carnalidades desesperadas y en definitiva supuestas satisfacciones falsas como los amores contratados.

    ResponderEliminar
  21. Las sábanas, son las banderas blancas de la rendición después de la brega.
    Saludos desde la proximidad y la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una rendición muy pactada.
      Saludos desde el confinamiento.

      Eliminar
  22. Es bonito pensar en esas sábanas blancas como banderas de libertad.

    Imagino la curiosidad de esos niños según iban conociendo la información sobre el lugar a cuentagotas

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no comprendíamos el sentido de todo aquello, tan alejado de nuestra realidad cotidiana.
      Fue mucho más tarde que pudimos entenderlo. ;)
      Besos.

      Eliminar
  23. Me ha encantado lo bien que has descrito la sociedad de esa época. Eres muy ingenioso a la hora de escribir. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra leer eso.
      Muchas gracias.
      Gran beso de un recluido.

      Eliminar
  24. Wow. Que buenas referencias hasta mi imaginación va tener que salir a ondear con el viento 😅

    ResponderEliminar
  25. Ay qué bueno, por la coincidencia. He conocido algo parecido en mi infancia de veranos. Pero entonces uno no sabía nada de aquello, y la casa estaba muy separada de otras ventas, y además era ordinario que las sábanas estuvieran por doquier en las huertas o patios. Y casi más que las imágenes me llegan los olores. Porque la ropa que lavaba mi familia era tal con un jabón fabricado en la propia casa, que tendría la misma potencia que el Lagarto, pero es que tenían también que lavar manteles, servilletas, etc. por mor de ser una casa de comidas. Bueno, si repasásemos las banderas de nuestra infancia estas superarían con creces a las patrióticas. Qué bien, me ha gustado que relatases esta experiencia tuya. Gracias, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo que nuestra verdadera patria es la infancia.
      Olores, comidas, la magia con que se veían/imaginaban las cosas, los compis colegas, etc. etc.
      Me alegro de que te guste.
      Gracias a ti.

      Eliminar