lunes, 19 de noviembre de 2018

EL BARBERO




Foto del autor




EL BARBERO                                                                                                                                  Figaro
(Con todo el cariño para Albada Dos)


Cosas de las modas, tras desaparecer una tras otra todas las barberías de barrio, esas con su cilindro dando vueltas indefinidamente por efecto óptico, ahora el estilo “vintage” las recupera y actualiza de nuevo. Con sus sillones blancos, sus suelos dameros, sus peluqueros barbudos, mucho cuero y mucha madera.

Antes era un oficio que pasaba de una generación a otra, padres a hijos por supuesto, en el que era impensable encontrarse con una mujer atendiendo, en su interior. Bueno en algunos de lujo había una mozuela haciendo manicuras, aunque eso era visto en plan  algo afeminado.

Como mucho, una madre autoritaria, le explicaba/imponía, sus gustos y criterio, de como tenía que quedar de pelado su nene, al pobre peluquero que le había caído en turno atenderla.

Como todo vuelve, ahora nos encontramos, con el mismo tipo de establecimientos, algunos recuperados, otros nuevos de trinca, pero con ese aire de olor a Floïd, imprescindible para darle autenticidad, en todos ellos.

La lástima, es que el sonido inconfundible de una tijera desmadrada, o la maquinilla subiendo por la nuca, ha dejado paso, a las eléctricas, esas que cortan de forma uniforme y desmadejada. Ni siquiera hay el riesgo de que pille un pelo ensortijado y produzca un tirón, con la consiguiente mueca de sufrimiento por parte del cliente.

También vuelven los paños calientes sobre la cara, preparando el terreno para el suave deslizar de la hoja de afeitar por cuello y mejillas.

Pasando cerca de esa nuez que en su vaivén, indica el grado de temor de la víctima sentada y dispuesta a la libre mano que afeita su rostro.

Antes lo suyo era escuchar la perorata del barbero sobre la actuación en el último partido de liga del equipo local, o la valentía o su ausencia, mostrada en la plaza de toros, por el matador de moda, en caso de ser ciudad con ella.

Más tarde se apunto la radio, como elemento de distracción, con gran alegría por parte de los clientes que sólo querían un poco de tranquilidad, y ante la radio no tenían que molestarse en contestar, ni siquiera con monosílabos.

Ahora, suelen poner música del gusto de la cadena de turno, con parámetros de valoración en función de agradar al mayor número de clientes. Con lo cual te pierdes, por ejemplo el ir a parar a una barbería en la que el dueño era un amante del bel canto y era capaz de entonar sin rubor alguno un aria entera de Puccini.

Todo esto viene a cuenta por que a una buena amiga le ha dado por recuperar un viejo texto, los post envejecen rápidamente hoy en día, donde la actuación de un profesional de la navaja, con sueños de lo más intrigantes, me ha puesto en antecedentes de que todo vuelve.

Pero no sé, si conseguirán revivir esa atmósfera, ese ambiente que se creaba, cómo de lugar sagrado, con sacrificios incluidos, en el que se oficiaba un símil de culto, donde el barbero era el oficiante y el cliente la víctima propiciatoria.

Realmente no había previsto la posibilidad desempolvar mi vieja navaja y afilarla con el cariño que se merece una buena nuez.


Barcelona, 15 Noviembre 2018


50 comentarios:

  1. Guardo un buen recuerdo del barbero, recuerdo a mi padre cuando iba y regresaba impecable, como nuevo.Gran relato fruto del otro relato de una compañera nuestra.
    Me ha gustado.
    Feliz seman Alfred.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, tiempos en que el estilo era importante, luego vendríalos desmadejado ;)
      ¡Muchas gracias!
      Feliz semana, un abrazo.

      Eliminar
  2. Rememorar esos tiempos y revivir ese ambiente de las barberías tradicionales no puedo, por dos motivos fundamentales, he sido imberbe toda mi vida y mucho me temo que moriré siéndolo y a mi ya me tocó la época de las peluquerías unisex ;)

    Pero sí es cierto que de un año para aquí se han puesto de moda, y ahora florecen como champiñones por cada rincón de la ciudades y pueblos. De hecho, el otro día pensaba que esto va por modas, de repente se ponen de moda las fruterías y te encuentras que empiezan a poner fruterías por todas partes, que si te descuidas te plantan una en el portal, se están empezando a poner otra vez de moda las inmobiliarias (esto ya me da más yuyu) y estas famosas barberías y en versión peluquería para señoras las famosas peluquerías low cost (lo que viene siendo en español, peluquerías baratas, que digo yo teniendo un idioma tan exquisito y vasto por qué tenemos que recurrir al inglés? pero perdón eso es otro tema)están como bien dices de moda ahora, que conste que los ayuntamientos quizá puedan sacar un provecho de esto, si en una misma calle hay dos o tres de estas barberías y una farmacia, por ejemplo, el municipio puede ahorrar algo en luminarias, no sé igual lo pueden estudiar, jajajaj.

    Besines, sin cortarse un pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas nunca, esto no me pasará a mi, por qué nunca se sabe. :)
      Lo de las unisex tiene su gracia, puedes ver como a ti en poco rato te liquidan y al cabo de una mañana pasas por delante después de comer y la que tenías al lado, aún está con rulos en la cabeza ;)
      Pasa con todo, alguíen pone de moda una forma o un tipo de negocio y luego surjen por doquier. Fruterias, paquis, mini supers, bazares chinos, librerias...no librerias no, perdón.
      Tú ves dando ideas, que te obligarán a poner una luz en el balcón.
      Besines, con el pelo cortado, no me dejo rasurar la barba.

      Eliminar
    2. Shhhhhhhhhh, ni pensarlo quiero, no tienes malaje tú ni nada jajjajaja

      Libre...qué? :))

      +Besines (a pelo suena mal, verdad?)

      Eliminar
    3. Hay una chica por ahí, que de la barba ha hecho su carta de presentación. :))))
      Era un sitio de cuando mi época, imagínate si hablo de tiempo.
      +Besines (Puede)

      Eliminar
  3. haces un recorrido extenso y precioso por un oficio de ida y vuelta, según parece. Lo de la radio lo había experimentado, siendo pequeña, al pasar por delante de la mi pueblo, que sólo visitaba mi padre los sábados y cuya magia de misal y ofrenda tan bien has definido.

    Me alegro que te haya inspirado un post mío a un tiempo, donde esa inquietud que intentaba trasladar la elector, no existía , o sí. Sólo cada hombre que tragó saliva con el corazón en un puño ante una tos de barbero, podrían escribir sobre ellos. :-). Un beso, Alfred y feliz lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paseo por una época y unas situaciones, díficiles de homologar hoy en día.
      Ya sabes que tus letras dan para mucho ;)
      Un beso y un buen inicio de semana.

      Eliminar
  4. Una gran evocación al arte del barbero en aquellos tiempos, con un buen relato que me ha resultado muy agradable de leer.
    Parece que todo vuelve, pero la esencia ya es distinta por mucho que la busquen.
    Siempre me ha dado un poco de repelús ver la navaja sobre esas nueces tan prominentes, pensando que si fuera un sádico el barbero...
    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda.
      Vuelve un intento de recuperar otros tiempos, pero no deja de ser un simple atrezo.
      Tiene su gracia...el morbo que produce ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Alfred!. Esplicas muy bien una època, en la que yo aun estoy immerso . Voy a una barberia en la que padre he hijo són barberos y el local és de època. Coincide con lo que tu dices. Aunque lo que mas me importa, es salir un poco mas guapo, si es posible, de lo que he enterado. Buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Pues debe de ser de la pocas o incluo quizás la única :)
      Ese es el intento.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  6. Las peluquerías de mujeres también han perdido su pátina. Ahora la mayoría son franquicias en las que las peluqueras cambian en cada cita para dar paso a otra con menos derechos en la nómina. Es lo único que no me gusta si bien ahora me siento mejor porque antes había mucho chismorreo.
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo cambia y no siempre es a mejor.
      Eso es cierto, ahora todo es más anónimo.
      Besitos lopillas.

      Eliminar
  7. Las barberías de las que hablas, aunque hayan perdido el encanto de lo tradicional, parecen más seguras que la que relataba Albada, aunque tu final resulta un poco inquietante. Deja la navaja donde está!!! jajaja

    Siempre creí que el cilindro de las barberías era copia de las películas americanas. No los recuerdo en las de mi barrio.

    Y quiero agradecerte esa referencia al Floïd. Sólo leer el nombre y sentí a mi padre a mi lado, con ese olor inconfundible que lo acompañó (aún lo hace) toda la vida.

    Un beso con sabor a nostalgia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno ahora está todo más reglamentado. E incluso creo que hay una hoja de reclamaciones para los clientes que pierden alguna oreja. Ya nada es lo mismo.
      Por aquí es un referente por diferentes razones, la de la nostalgia por un producto que casí se puede decir que es eterno, un aroma ainconfundible que nos retrotraea la infancia y un mecenas importante en nuestra pequeña sociedad local.
      https://www.lavanguardia.com/cultura/20170117/413424982218/historia-floid-joan-cendros-activista-cultural-biografia-genis-sinca.html
      Un beso Alis.

      Eliminar
  8. Eso de afilar la navaja, al final de tu texto, me dejó algo inquieto jaja
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo vuelve, hay aficiones que no se pierden. ;)
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Con tu interesante texto, me has recordado cuando yo iba con el "puñado" de hermanos a que les cortaran el pelo, (eran 6).
    Yo creo que mi madre nos mandaba a la peluquería para así ella tener un poco de tranquilidad, claro que cuando el peluquero nos veía entrar en su peluquería, sabia que ya tenía la tarde echada.
    Es verdad que las maquinillas de antes debían de tirar de algún pelillo, pues mis pobres hermanos se quejaban. No así las de ahora, pues tienes razón en todos los servicios que hacen. Mi hijo se corta él el pelo, después me reclama para que yo, con mis habilidosas manos, le retoque el cuello. No es por presumir, pero no veo mejor cuello arreglado que el de mi niño.
    Me has entretenido y hecho recordar. Un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra traerte viejos buenos recuerdos. :)
      Otro abrazo bien fuerte para ti.

      Eliminar
  10. El otro día vi una barbería así y aluciné.
    Era de una antiguo falso, pero vaya, casi daba el pego.
    Quizás las han franquiciado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Miedo me das con esa navaja en la mano...jajjajaja anda déjala en la barbería...pero en cúal? en la vintagedetrinqui?
    A mí no me gusta nada ir a la peluquería,todavía no han inventado una que me guste,ni vintage ni ná.

    Besos despeinaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No! Que va! Ni se enteran ;)
      Pues anda que no os pasaís horas las damas, bueno algunas.
      Besos con gomina :))))

      Eliminar
  12. Yo también desempolvé hace unas semanas la querida Peluquería Rex .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Que hermoso ese tipo de barberia ademas♥
    La foto me encanto tmb!
    Buen jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bienvenida! A este rincón de palabrejas perdidas.
      Muchas gracias!
      Feliz viernes.

      Eliminar
  14. Yo como tengo un pelo muy agradecido … siempre está a punto además rubia natural que no hay que ir al tinte.
    Gracias amigo por tu visita siempre eres una grata compañía.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte tienes.
      Un placer visitarte y recibirte por aquí :)
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Me has hecho recordar aquellos tiempos que ya no volverán... y he visto a mi padre y hermano en una de esas barberías... Ahora todo es diferente... unas cosas me gustan más y otras menos, pero siempre recuerdo con cariño todo lo antiguo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No re creas, todo vuelve, no bien bien igual, pero lo intentan, quieren recrear un pocoese ambiente, pero claro, no es posible, las personas y las costumbres han cambiado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Todo regresa, o nosotros regresamos a donde mismo... no sé.
    Besitos de anís.

    ResponderEliminar
  17. Muy difícil revivir la atmósfera Alfred, porque antes la víctima era el cliente y ahora siempre será la víctima el barbero si comete cualquier minúsculo error. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa atmósfera es irrepetible. En la época actua así es. El cliente es el rey.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hola ALfred, es que una navaja de barbero en manos de un inexperto es un peligro para la nuez del cliente. Las barberías ya no son lo que eran por mucho que se empeñen en decorarlas como antes.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri, La verdad es que da un poco de miedo, esa imagen ;)
      No, ahora es otra época y eso son meras reinterpretaciones falsas.
      Besos.

      Eliminar
  19. Esas barberías eran lindas, todo vuelve, pero nunca sera igual. Un gusto leerte y recordar viejos tiempos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Sandra! Intentan recuperar un espíritu, peroya no es posible, cada época tiene sus propios códigos.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Sabes mientras te leía , me acorde de la película de otra de las famosas películas de barberos , esta es la de Jonny Depp " Sweeny Todd " ya se que este barbero , no tiene nada que ver con el de tu entrada , pero a fin de cuentas , este también hacía un buen trabajo , no crees ? ya que más de uno no salia vivo de su barbería , jajajajajajaj.
    Bromas aparte , la verdad es que poco a poco , se a ido la magia de las antiguas barberías , una entrada muy emotiva , besos de flor.

    Ya voy al día con tus entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! De esta obra, han hecho multiples versiones y formatos, cine, teatro, musical...Una historia alocada y macabra pero que difiere del mundo de las barberías que ahora intentan renacer.
      Besos.

      Eliminar
  21. Por lo visto la moda es universal, Alfred, por aquí también están reviviendo esos emblemáticos lugares... aunque el ambiente ya no sea el mismo, tienen un aire del ayer.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscan reproducir un ambiente en plan "revival", pero es una cosa muy falsa, muy de atrezo.
      Abrazo.

      Eliminar
  22. La nostalgia se ha vuelto un recurso de mercadotecnia querido alfred.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  23. Nunca se sabe lo que va a pasar mañana....

    ResponderEliminar