miércoles, 28 de febrero de 2018

Paseo por el monte ciudadano



Foto del autor



Ascendemos jadeantes.
(El calor obliga),
a una de las montañas
que rodean la ciudad.

Dónde se ve pequeña,
controlable, domesticada.
por los que han elegido este sitio
prescindiendo del agobio
contaminación y ruido
de ese centro imposible.

Estamos ahí, donde,
las casas pareadas,
torres unifamiliares y
pisos de grandes terrazas,
nos ofrecen una visión
idílica de opulencia,
para algunos afortunados.

Una zona donde,
introduciéndose un poco,
va cambiando la visión
de optimistas triunfadores,
por otra más sufrida,
de una vida resuelta,
a la del esfuerzo
poco recompensado.

Pues en pocas calles,
en otra vertiente,
la montaña cambia de cara.
ya no hay jardines
ni terrazas amables.

Sorteamos la zona
conformándonos
con discurrir,
por el lado afortunado
del barrio de las dos caras.

Es la eterna frontera,
entre el disfrutar
de lo que se posee,
o lamentar la sorpresa diaria.



Sant Gervasi, 2013


44 comentarios:

  1. Dos mundos en el mismo sitio, contrastantes... y otro mundo, el de quien observa y analiza. Y mientras analiza, menos comprende, porqué no es todo más parejo y equitativo.
    Besos de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que se analice hay cosas difíciles de digerir.
      Besos anisados.

      Eliminar
  2. Una frontera común para todos, sobre todo muy humana...entre el disfrute y lamento...
    Genial esta frontera que has creado poeticamente.
    Feliz jueves
    Abrazos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una frontera virtual, que nos muestra el mundo de la opulencia y el del simple intentar sobrevivir, dándose la espalda.
      Feliz jueves.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Codo con codo, las dos caras e la gran ciudad. No sabía el nombre de ese monte, pero parece premonitorio, ciudadano rico, ciudadano pobre

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre puesto no viene al caso, pero existe el lugar donde en un recodo cambia la perspectiva.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Diríase que la opulencia se pega a la otra cara para que la constancia sea más evidente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ültimamente corre una viñeta donde se hace broma sobre los que votan a la izquierda y los que viven a costa de ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Dos realidades de la misma moneda. Así convergen en toda las ciudades esas dos caras.

    Y siempre hay una mirada atenta que observa y no se le escapa ninguna de esas dos verdades.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las sociedades existen esas dos caras, pero no es óbice para intentar mejorarlo.
      Una mirada triste y perdida, desaprovechada incluso.
      Besines.

      Eliminar
  6. Todo Alfred, todo como la vida tiene dos caras, igualarlas es difícil pero se podría intentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues en esas dos caras, no se sabe cual será la más feliz, quizás el que menos tenga porque disfruta con cualquier cosa que se le presente en el día.
    Una buena mirada desde tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte la felicidad, no la da el tener más o menos.
      Muchas gracias Elda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Varias realidades en una.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero algunas dan algo de vergüenza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Cuidado con las sorpresas que las carga el diablo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendríamos que hacer frente al diablo...Qué he dicho!
      Saludos.

      Eliminar
  10. Como en casi todo en la vida, suele haber dos caras, ojo avizor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo triste, hay una cara amable y otra que no lo es.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Alfred!
    Una realidad. Otra cosa es si esta realidad es justa y si no lo es, que no lo es, que medidas se han de tomar para equilibrar esta realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Una realidad bien cercana, dos mundos conviviendo o ignorándose. Alunas debieran tomarse, parece que es cosa de épocas pasadas, pero no, está otra vez de triste actualidad.

      Eliminar
  12. Hubo un tiempo en el que creí que la humanidad avanzaba hacia un mundo mejor. Ya no lo creo y es triste.
    Ojalá estuviera equivocada.
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los cambios sean evolutivos a cuanto mejor, creo que más bien se desarrolla más optimamente la explotación del hombre por el hombre.
      Besitos Lopillas.

      Eliminar
  13. Hola Alfred, es triste ver como bien dices el lado de esas dos caras, unos tanto y otros apenas nada por decir algo, el mundo esta muy mal repartido y cada vez vamos a peor, por eso cuando salimos por esos caminos por las montañas, al menos nos evadimos un ratito de todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, el mundo o la vida es injusta, las cosas se reparten de tal forma que luego la sociedad no las redistribuye adecuadamente dando pie a que las diferencias se agranden.
      Es una suerte lo de poder salir y evadirse del entorno.
      Besos.

      Eliminar
  14. Una realidad lo que expones en tu entrada, las dos caras que dices se dan mucho en mi ciudad.
    Gracias por tu visita y tu comentario, como dices en él de los errores e aprende.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las ciudades tienen el mismo problema y más si tienen varias capas de oleadas de inmigrantes llegados en estado precario y que se han hecho un lugar para vivir como han podido. Por suerte este aspecto se fue arreglado, había lugares en donde no tenían ni agua ni luz, ni por supuesto alcantarillado.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  15. Como todo en la vida existe en la realidad dos caras.

    Me ha encantado el poema y la imagen.

    Un placer estar en tu blog, amigo Alfred.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene dos caras pero hay monedas con dos cruces.
      Muchas gracias!!! La imagen es mía!!!
      Un verdadero placer tu visita querida amiga.
      Besos

      Eliminar
  16. Como las monedas que siempre tienen dos caras, así pasa con todo, hay que aceptarlo y tratar de aprovechar el lado bueno, por cuando toque el malo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya si tienes la opción, en algún momento de disfrutar la cara, pero hay quién solo tiene cruz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Las peores diferencias son las que hemos aceptado como lógicas porque nunca lucharemos por cambiarlas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tewrrible y cierto, lo cual no dice mucho a nuestro favor, como sociedad civilizada.

      Eliminar
  18. A veces uno se olvida de vivir y disfrutar el paisaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero no es el caso, hay que disfrutar y aprender del paisanaje.

      Eliminar
  19. Me gusta lo que escribes eres diferente
    un abrazo siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es un buen elogio.
      Un abrazo largo en tiempo y lugar.

      Eliminar
  20. La fotografía se ve preciosa, se notan las montañas a lo lejos y tiene que ser muy apacible vivir ahí.
    Las ciudades con su contaminación, ruidos y aglomeración de extranjeros, ya no hay quien viva en ellas(me refiero al centro), en pueblos de la Comunidad se está mucho mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María De Los Ángeles, un día diáfano permitio una buena vista. Las ciudades hemos de mejorarlas y el turismo tener el que pueda ser recibido sin colapsar la vida cotidiana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola Alfred , no sabes lo que te entiendo , lo que daría yo por pasear por ese bello lugar , o como digo yo no ser cabra para ir al monte , sabes yo donde vivo , también tengo un hermoso pinar de grandes árboles y una hermosa playa , tengo las dos cosas mar y montaña , me alegro mucho de volver a pasar por tu acogedor rincón te deseo una feliz semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Flor! Me da una gran alegría verte por aquí. Es una gran suerte poder disfrutar del mar y de la montaña.
      Besos.

      Eliminar
  22. Entiendo tu visión, tu panorama, Alfred. También he subido, varias veces, a un cerro y he visto la ciudad a mis pies. Y es cierto, se ve tan controlable, domesticada. Y entendemos, ahí, que la supuesta opulencia de las edificaciones no es sinónimo de una mejor calidad de vida.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias Julio, sabes de que hablo y de lo que se ve en cualquier ciudad, cuando estás en la periferia o en zonas limítofes por las causas que fueren, como en este caso una simple montaña. Con gente con fincas asomadas a la ciudad y otra encajonada en la parte trasera.
    Saludos.

    ResponderEliminar