martes, 15 de agosto de 2017

El viejo ciprés



El Viejo Ciprés  (Foto del autor)


Llueve, llueve mucho, con intensidad y gran dedicación, la tierra hace rato se ahogó, ya no acepta más agua y deja que corra, buscando conocer lugares nuevos.

Un triste y asqueroso ciprés, me está mirando impávido y sin ninguna vergüenza, con la superioridad moral de los conversos, esos quienes piensan mantener el espíritu elevado y sacrificado hasta el final de sus días.

Digo todo esto, porque noto como observa mis idas y venidas, mientras reflexiono sobre el extraño hecho de estar viviendo un verano de carácter invernal.

Incluso me ha parecido ver un pingüino, paseando impertérrito por la calle colindante.

Supongo que el ciprés, lo que tiene es una envidia cochina, pues al fin de al cabo, el está ahí, aguantando todo el chaparrón, y yo aquí, a cubierto, mirándolo por la ventana, bien resguardado y en el fondo choteándome.

Parece mentida con lo mayor que es, pues me lleva un montón de años de experiencia, esté soportando estas tormentas y aun no es capaz siquiera de ponerse a buen recaudo.

Un ciprés a la puerta de una casa, es señal de bienvenida y acogida, para el caminante que ha de menester cobijo, en su cansado peregrinar, aunque éste no parece tener conciencia de su papel, por la forma en que me observa, tan fijamente que parece atravesar la ventana, tras la que observo cómo le va cayendo la lluvia encima, con cierta sorna por mi parte.

Los grados van cayendo a medida que avanza la noche y nada nos hace pensar que estamos en pleno verano.

A él, seguro que le ha despistado del todo, le tiemblan todas las ramas y algunas hojas están abandonando su lugar, cayendo pausadamente al enfangado suelo.

Está claro que el ciprés está viejo, va perdiendo frondosidad constantemente, ofreciendo ramas secas saludando displicentes.

Pero eso no se lo voy a tener en cuenta, es fruto de la edad y no hay que abusar de nuestros mayores, aunque sean tan tarugos como ese viejo árbol.

Estoy pensando en encender la chimenea, e incluso lo bien que iría esa cantidad de madera vieja, que me contempla.

Me da la impresión que mis pensamientos no le hacen ninguna gracia, supongo que con la edad también ha perdido algo de humor.

Bueno, me voy a dormir, veremos qué cara pone mañana por la mañana.


Alp, 10 Agosto 2017



22 comentarios:

  1. Yo creo que lo tienes preocupado por ver que piensas que el verano —si es el actual— tiene carácter invernal. Por un chaparroncico de nada. Aunque la verdad es que no he estado nunca en Alp y no sé el tiempo que hace por allí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja!!! Fue algo más que un chaparroncito veraniego ;) Pero eso si, totalmente soportable, pero claro hay que jugar un poco. Lo del frío si fue impresionante, han sido temperaturas invernales. Pero eso si, el árbol aguantó estoicamente sin rechistar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. De la forma que está apretando el Lorenzo este año, yo también sueño con frío, lluvia y tormentas, sobre todo con ese anhelado frío.
    Muy bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, nunca llueve a gusto de todos ;)
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bueno , tú por sí acaso escondete no vaya ser que te acaricia con una de sus ramas , en cuanto a la lluvia aquí sigue sin llover , te deseo un feliz día besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Espero que no, pero ya he puesto unas cuantas millas de distancia :)
      Feliz día!
      Besos.

      Eliminar
  4. A ver si mañana está de buen humor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! Seguro que sí! Sólo es un viejo cascarrabias.
      Besos.

      Eliminar
  5. Hola Alfred!
    El escrito, que bien está, tiene su dosis de buen humor y originalidad. Lo único que falta es que el ciprés se pusiera a buen recaudo de la excesiva lluvia. La verdad es que no me hubiera gustado ser un ciprés, por bonitos que estos sean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Gracias, un ciprés es un árbol hermoso y con un cometido muy digno, pero éste en concreto me despistó un poco ;)

      Eliminar
  6. Cuando busque paraguas y te hable será memorable.

    Original post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos hablar más con los árboles.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Es cierto, yo también creo que parece que con los años se va perdiendo el humor.

    Me ha gustado mucho tu texto, amigo Alfred.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero por suerte, creo que no me está afectando :)
      Muchas gracias mi buena amiga María, por cierto felicidades con retraso.
      Besos.

      Eliminar
  8. Acabaste con el inocente ciprés. Y él que solo te miraba con gran ternura. : )
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh no! No pensaba acabar con él, fue una inocente broma.
      No supe apreciar la ternura en su mirada, de tan callosa que estaba. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Creo que estás pasando el verano al lado de mi casa, lluvía, frío... Al ciprés, déjalo estar, con su prepotencia, su orgullo, su vejez envarada... Solo por estas jugosas reflexiones que nos has regalado pensando en él, merece que le levantes la condena del fuego eterno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que bien, buen sitio para estar ;)
      Así será. le perdonamos sus culpas, pues todos cometemos faltas y hay que ser benévolos.
      Saludos.

      Eliminar
  10. En realidad el ciprés te miraba pensando...qué humano más idiota! en lugar de estar disfrutando de la lluvia dejándose empapar por ella, ahí está agazapado a buen recaudo y mirándome como un tarado. Pobres hombres no saben disfrutar de lo que la naturaleza les regala...por eso ellos duran tan pocos años y en cambio aquí estoy yo con cientos de años.


    Original escrito con ese sentido del humor tan made in Alfred ;)

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero estar remojándose, a una temperatura inferior a lo soportable en cualquier época del año, no creo que sea de un disfrute muy especial ;)
      Eso sí, él seguirá ahí, cuando mis cenizas abonen los campos del más allá.
      Muchas gracias mi gentil dama.
      Besines.

      Eliminar
  11. Alfred, espero que estéis todos bien.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Livy, gracias por preguntar, estamos todos bien y mira que es una zona que suelo frecuentar cuando voy al Ateneu.
      Se decía que Barcelona y en la zona más céntrica era muy factible un atentado de estas características.
      Es terrible estar en manos de la barbarie más absurda.
      Un abrazo muy sentido.

      Eliminar