jueves, 23 de marzo de 2017

Observación al atardecer



 Piano en la calle (foto del autor)




A la caída del sol y con las calles adentrándose en la penumbra, apareció ella como una luna plateada resplandeciente aunque más bien hubiera que decir una estrella rosada o una aurora boreal, por los reflejos eléctricos de sus cabellos entre rosas y verdosos, un color difícil de describir pero de un inmediato impacto visual en las horas bajas de la luz diurna.

Todo esto ocurría mientras observaba desde un balcón bien alto, donde aún las cacatúas no se habían enterado de que era su hora de retiro a las palmeras vecinas.

Hora esperada por los mosquitos, para hacer sus incursiones buscando el flanco débil de mis jugosos tobillos, mientras me muevo entre plantas a las que les doy su ración justa de agua calcárea clorada a precio de oro negro.

Viendo el brillo de sus cabellos acariciados por la brisa vespertina, corrí a buscar las gafas de sol guardadas prematuramente esperando el nuevo día aun por llegar.

Cómo un espécimen de ese calibre, salía a esas horas que aun estaban los niños de recogimiento tras sus tareas y deportes extraescolares, actividades pagadas con gusto por padres y abuelos con ganas de merecer unas horas extras de descanso familiar. Era lo que llamo mi atención.

El Carnaval hacía bien poco que había acabado y ya olían los buñuelos de cuaresma en todos los hornos y pastelerías de buen gobierno.

Así que me limite a observar sus nada delicados movimientos, viendo a las claras que no tenía costumbre de ir encumbrada en esas plataformas con exigencia de escalera para ser abordadas.

Tras esos traspiés en los que le ponía más tablas que apoyos, se dirigía, cruzando la plaza, hacia la parada de autobús, donde unas señoras de buen ver, se las podía distinguir como boyas señalizadoras en el mar de la indiferencia, esperaban pacientemente, ese bus chiquito en el que cabe poca gente y se enfila por las calles retorcidas de lo qué en tiempos fue un pequeño pueblo de menestrales.

Ella, pelo imposible de definir, observada por todas e incluso  todos los que se le cruzaban, optó por no subir al bus y desandar hacia otro lado de la plaza, donde estaban las líneas que comunicaban con el centro o casco antiguo de la gran ciudad.

Un velo de decepción se interpuso en las miradas de los pasajeros del micro bus, que partía sin ella, quedándose con las ganas de averiguar algo curioso al tenerla a bordo.

Visto que iba en plan campaña de guerra o a la búsqueda y captura de algo o alguien, me quede pensativo, al quedarme sin saber nada más d ella, a medida que el autobús se perdía calle abajo, hasta ser ocultado por los frondosos plataneros.

Tendría que imaginar un final, para la posible historia que esta observación de un cruce por una plaza, podía dar de sí.

Quizás una nube de espeso humo negro, tras la explosión en un bus urbano.
O quizás un cruce de miradas, con bajada en una misma parada y una noche de pasión desenfrenada.

O un desmayo tras un frenazo fortuito, con ella por el suelo y una pérdida de memoria posterior.

O quizás es una amante del piano y quiere escuchar uno de esas audiciones libres que se reparten por la ciudad, para promocionar un concurso de piano.
No sé, tendré que pensarlo,


Sarrià, 23 Marzo 2017.


55 comentarios:

  1. Piénsalo, mientras tus lectores pensamos también en cuál de todos los finales para esa historia de la chica de pelo rosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara con permiso de Alfred mejor haz una tesis en tu curso con los jóvenes sobre la sinceridad, esa que pregonas, y está reñida con cotillear.
      felices sueños princesa

      Eliminar
    2. Hola Sara! Se aceptan sugerencias :)
      Lo del pelo es por poner una nota primaveral.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El pelo era negro y sin canas jajajaja, hoy me rio con ganas, que más da el final, lo bien que se debió quedar en ese momento, que al final la vida es una sucesión de presentes, y sin presentes no hay futuro, pero el futuro es incierto, y no iba a subirse a un autobús un poco infesto y con caras angustiadas, su risa mejor para lo que paseaban ,que ellos saben disfrutar del paseo.
    Y nada de pensar en lo ajeno, que ella lo dejó claro, que cada uno pinte su cuadro, que del de ella ya se encargará ella, o quien le corresponda. que a ver eso de reírme con la gente esta muy bien, pero si alguien quiere reírse de los demás yo les regalo espejos. No va por ti Alfred, pero es que el de la tienda de espejos me ha dicho que se está arruinado y otra persona en paro ... Lo de las jubilaciones cada vez peor, que vendan espejos, por favor.
    Y siempre en zapato bajo, para que sus pies pisen la realidad.
    Buenas noches y feliz descanso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marijose! Hay que reírse "con" y no "de". Lo del zapato plano para estar más cerca de la realidad, está muy bien :)
      Feliz finde.

      Eliminar
  3. Yo veo en la entrada a un genial narrador que me encanta. A medida que la leía he ido "viendo" las escenas.
    Si no lo has hecho, deberías editar tus páginas...
    Enhorabuena, la has bordado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mari carmen no se te olvide aplaudir a la música, me han dicho que has estado costipada, ya sabes las malas lenguas, ay mucha alergía en primavera.
      Alfred lo siento, que me salí del cuento, hay que dar vida a todo, que florezca la primavera en verdes y granates y ocres, y nada de regar así a las plantas, con abono del bueno, del de gallina y esas cosas, del de palomas.
      Alfred eres un gran observador, mi mayor admiración para ti, como escritor.
      Un abrazo, Alfred, que viva la primavera en todos los rincones del planeta

      Eliminar
    2. Hola mari carmen! Muchas gracias, eres muy amable conmigo. Uf! Lo de editar lo veo como muy lejano ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La música está por todos los rincones y cualquier persona, sea del color que sea su cabello, puede hacer uso de ella para disfrute unánime.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marinel! La música nos rodea, nos envuelve, nos transporta y el color del pelo apenas importa para nada, sólo es una nota de color en un atardecer cualquiera.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Una descripción perfecta de una tarde también perfecta, Alfred.
    Seguro que los pájaros se ha acercado a leerte.
    Y no es para menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tecla! Unos gorriones saltimbanquis, se pasearon por la barandilla de la terraza, temerosos de las cacatúas, pero la curiosidad les podía. Lo que no sé, es qué habrán enetendido, pues han cantado diferente de las notas del piano :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Esta actividad del concurso de María Canals me parece fantástica, regalar la música al ciudadano, regalar arte tanto para entendidos como para no.
    Quien siente la música tocar de esa manera en la calle con un público entregado, aunque no sea un entendido en la materia les inspira y les resulta muy gratificante.
    Tenía una conocida que estaba en la JONDE (toca el chelo) y le encantaba con algún compañero suyo de orquesta ponerse en la Gran Vía a tocar.

    Ya me he enrrollado, pero es que ya sabes que la música me apasiona y la entiendo mejor que la poesía escrita, porque la música también es "poesía" ;)

    Eres un fantástico narrador y observador (me ha recordado un poco al tren).
    Igual, quizá, fuese una de las pianistas que con su arte iba a deleitar ese atardecer a los transeúntes :)

    Buen fin de semana!!!!

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Livy! A saber si era una pianista o una bailarina de cabaret. ;)
      Me gusta esas enrolladas tuyas, casi no tengo que decir nada.
      Buena semana.
      Besines.

      Eliminar
    2. Jajaj, qué malaje ;)

      Sigo optando por una pianista y además la mejor de todos los que han interpretado en el Paseo de Gracia, tan buena que después de tocar una pieza de manera sublime al preguntar a los presentes de qué color tenía el pelo ninguno supo decir ;)

      Buena semana.
      Besines

      Eliminar
  7. A mí me gusta la opción del piano,como a Prozac.
    Mezclar esta historia con la música...

    Sea por el motivo que sea está bien llevar la música a la calle.

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Carmen, pues seguirá por ahí, al compas de las notas del piano, sonando por el paseo.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  8. Alfred escribes muy bien. Publica el libro y si en algo tienes dudas preguntas a los personajes. Que eres muy inteligente y ya sabrás cómo explicarlo mejor. Ya sabes eso de las heroínas, a veces con su trabajo , su independencia y esas cosas son un poco bruscas. Pero en un país de hombres con mujeres en contra no la quedó otra
    Un abrazo y Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los personajes deambulan por casa riéndose de la suerte que tienen de poder hacer los que le viene en gana sin dar explicaciones. No tienen a nadie a la contra :)
      Un abrazo! Gracias a ti!

      Eliminar
  9. Me ha encantado la manera de describir los detalles, amigo Alfred.

    ¿Sabes que me encantó la metáfora que del velo te expresas en la frase "Un velo de decepción se interpuso en las miradas de los pasajeros"?

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María! Muchas gracias, me alegro de que te guste. Te gusto eh?
      Besos y feliz día!

      Eliminar
  10. Qué interesante historia a partir de una observación callejera, presumo...
    Escribes genial.
    Me gusta la opción del piano.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia! Mirando, mirando, a veces cerrando los ojos, ves infinidad de cosas y van saliendo poco a poco.
      Muchas gracias.
      La opción del piano gana adeptos :)
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  11. Encontraras el color indicado para proseguir este cuadro idilico
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El color poco importa, lo importante es seguir con el concierto callejero ;)
      Cariños Abu y buena semana.

      Eliminar
  12. Hola Alfred , yo estoy por decirte que ella es una gótica a la que le gusta tocar el piano. Y deleitarnos a todo aquel que la observa desde cualquier lugar bonito de la ciudad .
    Te deseo un feliz fin de semana , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Puede ser una gótica o una pianista desesperada en busca de su oportunidad.
      Una feliz semana. Besos.

      Eliminar
  13. Buena descripción llena de detalles para algunos imperceptibles pero para ti te ha dado una buena historia con final sin final.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malque!
      El final está en la mente de cada lector ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Al final me quedo con la curiosidad de saber, no ya lo que es sino lo que decides que sea para ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema! Queda en el aire de momento, pero la chica está por ahí, tras la estela de unas notas de piano...
      UN abrazo.

      Eliminar
  15. Macondo, con el permiso de Alfred te voy a hacer una pregunta ¿ cómo está en esta primavera el caudal del Ebro en Zaragoza? En su nacimiento es precioso el Ebro, pero es que me pilla más cerca, y lo contemplo en persona

    ResponderEliminar
  16. Alfred, vende el libro , pero véndelo bien, a precio de diamantes en bruto, luego que cuando lo lean cada uno lo lime a su gusto.
    Un abrazo de los grandes, de corazón.
    A ver si luego se cree la gente del mundo mundial que la extracción de diamantes es cualquier cosa, y no lo saben apreciar.
    A la heroína del cuento la enseñaron que no se debe comercializar con personas, y que lo único que tienen valor en las personas es su corazón, y por si acaso para comer, con su hacer y su saber ( el de ella) ya tenía bastante.
    un placer leerte siempre, perdona por las correcciones, es que tengo tanta energía que se me tuercen los renglones

    ResponderEliminar
  17. Hola ALfred, la historia está repleta de detalles y situaciones pintorescas de los protagonistas,invita a la lectura de forma rápida para llegar a saber que pasa con esa mujer del pelo rosa, aunque al final tendremos que poner cada uno el suyo propio.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri! Una historia para que cada uno busque su final, si lo hay.
      Besos!

      Eliminar
  18. De aquí un rato iré a buscarla...
    Tiene que estar en algún sitio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay diez pianos repartidos por el Paseo de Gracia, seguro que la encuentras.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Hola Alfred!
    Protagonistas bellas que dejan huella las hay. Una vez perdida de vista, el mejor final es el recuerdo y el aliciente de volverla a ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      La ciudad está llena de buenas apariencias andantes, que nos deleitan sólo con concedernos la posibilidad de admirarlas, siguiendo las notas el deleite es mayor.

      Eliminar
  20. Esa curiosidad no resuelta nos acaba pasando tantas veces, escribimos historias sobre una ráfaga en la que una persona nos hace pensar o soñar y después a veces una se queda con las ganas de preguntar.
    Me quedo con que estará escuchando a los pianistas en la calle.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita! Vemos infinidad de gente cada día en muchos lugares y en diferentes perspectivas, a veces hacer una ráfaga escrita juntando retales de muchas miradas.
      Los pianos siguen sonando.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Hola, Alfred!

    Escrito mto bién conseguido, como siempre y k nos interessa do principio ao fim. Es un grande escritor!

    Tanta vida e movimentação en tu texto! Qtas hipóteses no se podem colcar neste contexto? Creo, que una mujer, su aspeto físico, belo, insinuante, apelativo, tocando piano numa plaza es o suficiente para chamar todas as atenções y las tuyas, tb.

    Besinos y bom fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Céu!
      Eres muy amable, muchas gracias.
      Una mujer, un atardecer, un piano, unas notas, una posibilidad de continuar una historia.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  22. Se ha perdido, la veo a lo lejos por el brillo de su pelo, ahora ha dado la vuelta. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara! El brillo sólo indica por donde se ha ido, pero sigue presente, gracias al escrito :)
      Saludos.

      Eliminar
  23. ¿Te das cuenta Alfred que quienes nos dedicamos a escribir nos encargamos de de inmortalizar a los demás? Y tú lo hiciste muy bien en este texto, con una prosa clara y pausada.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio! Bueno ya me gustaría considerarme un escritor, pero más que inmortalizar, aquí se recrea una posibilidad.
      Muchas gracias!
      Saludos.

      Eliminar
  24. Es bueno dejar las historias sin un final, de esa forma parece que no mueren, que pueden volver a aparecer en cualquier lugar y momento para poner las cosas en su sitio... o para postergarlas un poquito más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beauséant!
      Pues lo dejamos así, totalmente abierto, con unas notas de piano al fondo...

      Eliminar
  25. Hay que ver la calle, como nos puede inspirar...
    Una tarde mágica de primavera con sus notas de azahar y piano.
    Feliz comienzo de semana.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!
      En la calle se bebe todo tipo de situaciones y personajes :)
      Feliz semana!
      Besos.

      Eliminar
  26. Una genial historia la que has llevado a cabo con la observación y con un final para todos los gustos. Yo me quedo con la última opción, :)).
    Un placer la lectura, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda! Muchas gracias, un elogio de la observación bien entendida.
      Por supuesto es la más agradable ;)
      Un abrazo.

      Eliminar