martes, 30 de junio de 2015

VINÇON, L'ULTIM DÍA



                           Fotografías del autor




Vinçon, l’ultim día.
Junio 30, entro en la tienda en su último día abierto al público del mítico establecimiento.
Una pandilla de nostálgicos, deambulamos por sus espacios contemplando apenados como toda la retahíla de objetos de diseño que llenaban sus estanterías están reemplazados por bolsas de papel.
Algún turista accidental se mezcla con la fauna autóctona, con una cara como de asombro, al ver tanto espacio para solo ofrecer bolsas reciclables.





Ya no dejan acceder al piso superior, donde en tiempos estaba el taller del pintor Casas, y que ahora era la sección de muebles y exposiciones.
Los pocos empleados que quedan, se mueven con cara compungida y la mirada perdida, al  tener pocos motivos para fijarla, solo en unas vitrinas, justo al  lado de la entrada, tienen una serie de objetos destinados para el museo de la ciudad.





Recuerdo, con cierta nostalgia, lo que fue el establecimiento, en sus inicios como faro que indicaba lo más novedoso del diseño, para los hogares burgueses de la ciudad.
Como en las sucesivas visitas al establecimiento, a lo largo de los años, en busca de ese regalo para asombrar, veía como lo iban agrandando, absorbiendo locales adyacentes, permitiendo salir por calles distintas a su famosa entrada en el señorial Paseo de Gracia.
Dada la proximidad al local con respecto a mi residencia, muchas veces pasaba solo para admirar sus mercancías  y asombrarme de sus precios, cada vez sus artículos se me fueron haciendo más caros, para mi modesto bolsillo y a medida que me fui a vivir a otros barrios más alejados, mis visitas se fueron espaciando en el tiempo.
Pero siempre volvía por navidad, era raro que no me pasara al menos una vez al año, en esas fechas tan comerciales, donde cada vez eran más los turistas paseantes  y menos los clientes compradores.




La ley del mercado es implacable, el local tiene un valor mucho más elevado, del que el rendimiento de su actividad actual ofrece.
Ante esa circunstancia, solo queda un ere para los fieles empleados, que pasarán a engrosar las filas del paro, dejando de trabajar en un sitio emblemático y unos dueños que intentaran resarcirse de sus actuales pérdidas, sacando el mejor provecho posible de su inmenso local.




Fruto de la edad, he ido viendo cómo van desapareciendo establecimientos, en su momento emblemático o muy representativo de la pujanza económica y financiera de ciertas firmas de renombre.
Así, a bote pronto, puedo recordar Banca Catalana, Banco Central, Banco Hispano Americano, Unión y el Fénix, Dana, Casa Gimeno, Casa Gratacós, Prats y Fatjo, Gales, Pellicer, La Pinacoteca…y un largo etc.
Pocos, muy pocos locales quedan, con una cierta antigüedad, convirtiendo el paseo en una larga y sucesiva hilera de escaparates, la mayoría de marcas de lujo, las que han de estar donde se precie, aptos para turistas y donde el residente difícilmente se acerca.




Algunos han desaparecido ante la indiferencia general, los bancos no gozan de una excesiva querencia popular, otros han causado una cierta pena, por el cambio de hábitos que muestra y otros son más sonados, por haber sido referentes culturales.
Desde una cierta noche, donde se despidió el emblemático café-bar Terminus, con cantada de Es L’Hora dels adeus incluida, compartida entre clientes y personal del local, allá en los días en que la democracia solo era una quimera buscada por cuatro iluminados, hasta ahora en que es un bien preciado, que todos quieren hacer suya para prostituirla a su antojo.
Han pasado generaciones de ciudadanos y todos tienen sus referentes comerciales, que no tienen por qué ser los mismos, es ley de vida o de mercado, se supone.






10 comentarios:

  1. Renovarse o morir...a veces no basta. es una pena, que desaparezcan establecimientos, por unos intererese que a mí no me interesan. Ley del mercado...ley de laselva...ley del más fuerte. Poca gracia de ley.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la edad ves desaparecer tantas cosas que al final te afectan menos, aunque sabe mal.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Si, sabe mal que una tienda de decoración y diseño de tantos años en Barcelona, cierre por motivos económicos. Otra más de la crisis. Los impuestos han debido acabar con ellos.Por Reyes yo también compraba. Veremos como va con nuestra alcaldesa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo no pasa en balde, la gente cambia de hábitos y los bolsillos van justos. Es la crónica de un pasado que en este caso creo que fue mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Al utilizar cinco minutos para quejarse, entonces cuenta de que tiene sólo cinco minutos de su tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo que sea quejarse, es la simple la constatación de como muere un local, referente ciudadano durante mucho tiempo.

      Eliminar
  4. Otro más que cierra persianas y yo me pregunto ¿cuántos más tendrán que caer hasta que esto se normalice? si es que se normaliza algún día, claro.
    Gracias por tu visita a mi bog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, bienvenida, a veces salgo a pasear por internet y me encuentro con cosas tan agradables como tu blog.
      Supongo que cuando todos las franquicias estén dignamente representadas en una ciudad carente de personalidad.
      Abrazos!

      Eliminar
  5. Que pena....
    Son estos lugares los que decoran nuestros recuerdos.
    Ahora desaparecen y con ellos un poquito de nosotros también se va.
    Jo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, realmente es una pena, a veces provoca unas malas vibraciones que la llegada de otros nuevos locales, pueda ser que nos reconforten un poco.
      Un saludo.

      Eliminar