viernes, 6 de marzo de 2015

LA COPA DE CRISTAL




                         Imagen obtenida de internet



Se imagino a sí mismo con su duro corazón de hielo hecho añicos, como una copa de fino cristal arrojada al suelo de granito.

No había vuelta atrás, se había ido. Indicándole que ya podía recoger sus cosas, pues al volver no quería ni su presencia ni nada que la recordara.

Contempló por última vez,  desde el ventanal, aquella inmensa vista de los arboles rojizos, con las hojas a punto de caer, para formar un manto de abrigo a la tierra desnuda.

Una ardilla se quedo manteniendo su vista, mientras engullía sus raciones de invierno.

Hizo un barrido con la vista, por la sala, gravando en su memoria, las características de aquella estancia, en la que tan buenos momentos habían pasado. O quizás sólo a él se lo parecían.

Tenía una maleta, una mochila, una bolsa de mano y la gabardina, a sus pies, era todo cuanto se pensaba llevar.

Quedarían los abrazos, besos, bromas, risas, suspiros, sueños, confidencias, compartidos entre aquellas paredes, pintadas de verde esperanza.

Dejaba los discos oídos mil veces, bailados algunos, un montón de libros y unas cuartillas escritas, que ya no tenían ningún sentido.

Depositó en el mueble de la entrada, las llaves con un medio medallón, que encajaba en el del llavero de ella, apagó las luces, desconectando el diferencial, así el congelador estaría apetitoso, después del fin de semana.


 Y se fue rumbo a lo desconocido, sin dar ningún portazo, con la cara desencajada y un rictus de tristeza en el semblante.

10 comentarios:

  1. No sabemos por qué, pero sí que una diós inapelable.
    Bien escrito. Me gusta

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todo tiene un principio y un final, es así de simple.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Un desamor, quizás resignado, pero no por ello triste. Lo mejor es no tenerlo.

    Un saludo artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los amores es mejor tenerlos, aún cuando se acaben, no crees ?
      Gracias! Un saludo cordial.

      Eliminar
    2. Por supuesto. Yo me refería al desamor.

      Eliminar
    3. Aclarado queda.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Un adiós sin regreso posible, pero los recuerdos mantienen viva la memoria y eso ayuda a soportar el trance .( me encanta el detalle del diferencial ejej así el congelador jejej).
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
  4. Una pequeña nota de rebeldía ante la expulsión del paraiso.
    Besos Puri.

    ResponderEliminar
  5. Corazón de hielo y la pequeña venganza del congelador... muy bueno Alfred. Pequeñas pinceladas que reflejan el tipo de personaje que puede ser y casi se intuye el porqué lo echa de su casa

    ResponderEliminar
  6. Bueno, las separaciones no suelen ser amistosas.
    Gracias por comentar.
    un abrazo.

    ResponderEliminar