sábado, 1 de marzo de 2014

Sexteto para adultos



                                            Cuadro de Hopper Imagén de internet





Doña Soledad vivía en un apartamento de considerables proporciones, en una zona céntrica de la ciudad, donde actualmente los pisos eran reconvertidos en oficinas, herencia dejada por su difunto marido, Don Carlos de Portazos, hábil comerciante de vinos y aceites, que convenientemente adulterados, le dieron pingües beneficios.

Como la casa estaba en plena avenida principal, no tenía problemas para tener los pisos ocupados, la verdad es que tenía lista de espera. 
Lo que  permitían a la viuda vivir de las rentas, que el alquiler de los otros apartamento le proporcionaban, menos la exigua comisión que su administrador  se retiraba.

Sin tener en cuenta que los recibos que cobraba y los que le mostraba a ella en los estados de cuentas mensuales, no tenían nada que ver. Pero eso es otra historia.

Eso hacía que Doña Soledad, sin vivir con agobios, si sintiera la necesidad de hacerse con un dinerillo extra, para gastos esporádicos y de capricho, para  sentirse más segura, o para ayudar a  la parroquia de Don Miguel, por ejemplo, pues las puertas del cielo, podían ser caras de abrir.

Una de sus, digamos actividades pecuniarias, era el alquiler de habitaciones por tiempo reducido, nada de inquilinos molestos deambulando todo el día por su casa, si no gente tranquila, de la que vienen  a echar una cabezadita al mediodía, o a tomar un té a media tarde, todo en horas normales, a plena luz del día.

Bueno los clientes venían siempre acompañados por lindas señoritas o amantes furtivas, pero todo ello,  no le importaba demasiado, tenía muy claro que no había que juzgar la moral de los clientes.

Dada la amplitud de la casa y el hecho de tener escalera de servicio, le facilitaba bastante la cosa del anonimato y la entrada y salida por separado de las diversas parejas alojadas.

Un habitual era Don Roberto, hombre de carnes fruncidas, moreno de sus estancias en el canódromo y el hipódromo, las apuestas eran su fuerte, aunque se lo gastaba todo en chicas que iban a la última y sólo bebían champagne.

Otro que también solía venir asiduamente, era Don Rodolfo, un prohombre que tenía su bufete a una manzana de distancia, y que coincidía con su secretaria, ambos era miembros de la democracia cristiana lo que les hacia ser muy indulgentes y perdonar el comportamiento libidinoso de sus compañeros de estancia.

El tercero en discordia, no era un cliente, bueno sí, pero era una mujer, famosa diseñadora de trajes de novia, que  tenía uno de los atelier más famoso de la ciudad, que era decir del país, no tenía pareja fija, a veces venía con su diseñador principal, con un aspecto bastante amanerado, de pega  pero muy marcado. Otras veces venía con alguna modelo, que se avenía a todo con tal de prosperar en su carrera.

Se trataba siempre gente estable, de total confianza, nada dada a los escándalos y que apreciaba en mucho la discrecionalidad de Doña  Soledad, a la cual no le discutían en absoluto sus emolumentos ni el precio de los extras, cobrados al valor del estraperlo, en plena época en que dicha palabra ya no decía nada a nadie

Dio se la casualidad, de que Elvirita, la hija de Don Rodolfo y su legítima Doña Elvira, se estaba haciendo las pruebas de su vestido de novia, para casarse con Arturo, que ya había empezado a trabajar como abogado pasante en el despacho de Don Rodolfo.

Evidentemente  Elvirita no estaba al corriente de lo que se denominaba las debilidades de la carne, aunque ello no indicase que fuera vegetariana.

Se había cogido de la mano con Arturo en los paseos por la rambla y en un baile habían estado abrazados.

Así que cuando Aurelia, la sofisticada diseñadora, le dijo que tenía un talle perfecto una nuca de cisne, una mirada embriagadora y otras cosas por el estilo, se le empezó a nublar la vista a lo que ella le dijo de acompañarla a un salón de té privado donde podría reponerse.

Ese día casualmentería Don Rodolfo, tenía que pasarse por la notaría a firmar unos documentos que llevaba si discreta secretaria para todo, aunque antes decidiesen tomarse algo en casa de Doña Soledad.

Don Roberto había tenido un día de excesiva suerte, y eso le producía un resquemor  solo apaciguado en buena compañía, que ese día casualmente fue con una antigua compañera de colegio, muy nerviosa por los prolegómenos de la boda de su hija y que tenía necesidad de aplacar.

Normalmente las estancias estaban listas y preparadas para recibir a las visitas sin dilación y esto hacía que fuera raro tener que esperar en salón, aunque a veces ocurría, y así fue como ese día casualmente ese día, por primera vez en su vida Don Rodolfo, Don Roberto y Doña Aurelia, se encontraron como si tal cosa con sus acompañantes Elvirita, Doña Elvira y Engracia la secretaria para todo, en un salón de una casa privada, donde servían un champagne excelente y a la temperatura correcta.

La cara de sorpresa duro poco, excepto en Elvirita, rápidamente optaron por decir que iban a su habitual partida de bridge, de los martes, en la que Engracia hacía de anotadora y controladora de las cartas.

Se sentaron en una mesa y empezaron la partida cómo si tal cosa, hablando de lo mal que estaba el país que todo era culpa de los políticos y que la iglesia estaba degenerando siendo tan permisiva.

Elvirita se sentó en un silloncito, contemplando con asombro el desarrollo de la partida, sintiendo una cierta desazón, como un cosquilleo muy interior y un cierto sofoco.


   



4 comentarios:

  1. Hay casas que guardan secretos, si éstos son llevados con discreción. Entre adultos, propones un punto e encuentro plausible y hasta cierto dotado de ternura.
    Me gustó mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comportamientos sociales propios de otra época, llevados a situaciones rallanas con el absurdo. :D
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Fino sentido del humor. Historia divertida y hábilmente escrita, de una parte de la sociedad, en la que si no falta el dinero, casi todo está permitido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La burguesía de mediados del siglo pasado y sus civilizados comportamientos.
      Un saludo.

      Eliminar