lunes, 6 de enero de 2014

La noche mágica

.
                                                              Foto obtenida de internet

La noche mágica
Hay una noche al año, en que todos nos sentimos niños, incluso ellos no quieren ser mayores, un halo de misterio la envuelve.
Mientras anochece, el día se despide, con un hasta mañana, al que no hacemos mucho caso, por ser un día de nervios, y sólo esperamos adentrarnos en la oscuridad.
Esa falta de luz, ayuda cómplice para actuar, sin ser detectados, que utilizan los malhechores, es utilizada en esta ocasión, por gente de bien, para procurar alegría.
Los hemos visto, en las múltiples  cabalgatas, cargados con fardos, llenos de cajas envueltas en papel de colores chillones y brillantes.
Hemos creído en ellos desde el primer momento, cualquiera rechaza un amigo así de generoso, sin poner en duda sus buenas intenciones.
Noche de silencio, procurado por todas las partes implicadas, los donantes por no darse a conocer y los receptores para no descubrir a los visitantes.
Esperamos cada año, al amanecer, con cara ilusionada, ver la sorpresa y el acierto en los impacientes abriendo sus regalos.

4 comentarios:

  1. La sutileza de los reyes por los hogares. Los pobres camellos bebiendo y comiendo para reponer fuerzas. Los susurros entre cajas...
    Es que la cara de los niños reluciendo en las mañanas nos dejan con ganas de retormar el cansancio de la espera para volver a ser magos por un día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una sensación que apetece sufrir pese al cansancio, nervios y viajes, en busca de ese regalo, que no se encuentra en ningún lado hasta que lo transformas en una sonrisa,
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola
    He tenido que retroceder en el tiempo unos cuantos años, para darme cuenta del significado de tus brillantes y bien colocadas palabras, tanto es así, que por unos instantes, he deseado volver a ser un niño.

    Gracias por producirme esta sensación.

    Un agnóstico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los agnósticos tienen el poder de ver realmente con imparcialidad las situaciones consideradas misticas.
      De nada.
      Un saludo.

      Eliminar