jueves, 3 de diciembre de 2020

LAS PALAS








Foto del autor 




 

Ascendió a la montaña, para contemplar la ciudad, alejándose a la vez de aquella población incrédula; que tanto hacía por seguir como si nada hubiera pasado. 

Intentó respirar aire puro, pero a estas alturas todo le dolía, ya era tarde para recuperarse de aquella maldita enfermedad. 

Bien es verdad que afectaba bastante la cabeza de muchos conciudadanos. Dándose más casos a medida que se ascendía en la cadena de mando orgánico. Parecía como si la estupidez fuera cosa de jerarquías, mayor cuanto más alto se estaba en el escalafón. 

Su venganza era contemplarlo todo desde la distancia e intentar reírse de ellos, pero con ello no solucionaba nada y le faltaba el aire para continuar con su vida, es un decir puesto que ya estaba en plena decadencia física. 

Unos paseantes que parecían excursionistas le preguntaron si le pasaba algo, el porqué de su risa nerviosa, que asomaba tras aquella mascarilla mal colgada de las orejas.  

Se lo decían con cara de asombro, del todo visible dada que la tenían totalmente libre de ningún aditamento anti contagios. 

Intentó parar de reír y tomando aire les preguntó de dónde eran ya que parecían desconocer la epidemia que corría allá abajo, en la gran ciudad. 

Ellos, contentos de ver que podía respirar tras el ataque de lo que parecía una risa del todo nerviosa y preocupante, contestaron que siempre habían estado en aquella montaña, sin poder precisar desde cuándo.  

Pero seguramente fue al principio de que los rumores se confirmaran y de que está vez la cosa iba en serio y era peligrosa; tras la primera ola de acontecimientos mortuorios, más o menos.  

Pero eso fue hace años, les dijo sorprendido. O sí le respondieron, el pequeño ya va a hacer la primera comunión esta primavera. La lástima es que no podrán venir los familiares a traerle regalos, estamos por decirle que se espere un poco más de tiempo, aunque para entonces igual ya no queda nadie. 

¿Usted está bien? Parecía tener una tos algo seca y no poder respirar bien, se le ve demasiado cansado, además su risa no sonaba muy natural, encima está tumbado sobre estiércol y no parece apreciarlo. 

Oh bueno, es simplemente que me escapé y subí corriendo y la verdad es que ya no estoy para estos trotes. 

¡Ya, ya! Dijeron mientras preparaban las palas para proceder al entierro. 

Barcelona, tres diciembre 2020 

 

82 comentarios:

  1. Tengo la sensación de que no hay lugar seguro en todo el mundo para librarse del virus.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que se van soltando los icebergs, igual nos alquilan uno.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Hermosa foto. Un relato misterioso con un final que da miedo. Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, un final adecuado a los tiempos.

      Saludos amiga.

      Eliminar
  3. Y vamos camino de la tercera ¿cuantos caerán?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya podemos decir que alguna más, esto no tiene visos de aflojar.
      Veremos con la vacuna.

      Saludos Emilio.

      Eliminar
  4. Hace un año te hubiese dicho que buen relato, de guión de película apocalíptica. Hoy te digo qué bien has plasmado la realidad que estamos viviendo.

    Ese final ha sido el colofón perfecto.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace un año, ni tú no yo estabamos preocupados por algo así, salvo no pillar la gripe de turno. Pero hoy en día, nos asomamos a la ventana a ver quién hay por la calle.
      Gracias Livy.

      Besines.

      Eliminar
  5. Amigo Alfred, preciosa instantánea y preciosa música elegida para este relato de terror que, podríamos decir hasta bien poco, sería eso, simplemente un relato de terror, pero en las circunstancias actuales que nos toca vivir la realidad está superando a la ficción.
    Un abrazo amigo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ser un relato de terror, pasa a ser una realidad de lo más factible, así lo veo.
      Un abrazo amigo y feliz finde.

      Eliminar
  6. Ese muerto tan vivo dará que hablar. Haces un recorrido por muchos temas, desde quien sube hacia la montaña, aunque ya estuviera ahí

    Un texto onírico muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando despierten los muertos pedirán explicaciones.
      Muchas gracias, buenas apreciaciones las tuyas.
      Un beso Albada Dos.

      Eliminar
  7. Mas que un guion es una crónica, vivimos una realidad terrible, me has recordado a los enfermos de lepra y sus confinamientos. Antes de dejarte el abrazo comentar que el relato es estupendo con un final aciago pero estupendo. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas a cosas muy antiguas en nuestro imaginario, pero la sensación es esa.
      Muchas gracias Ester, un abrazo.

      Eliminar
  8. La vida misma para estos momentos que se están viviendo con tantos fallecimientos que no paran.
    Un estupendo relato Alfred, con un final escalofriante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida nos está poniendo a prueba y el resultado no es nada alentador.
      Muchas gracias Elda ¿Es un final merecido?
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un relato singular que no presagia nada bueno para su protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El protagonista es víctima propiciatoria de su propia evasión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Es una historia terrible, sobre todo porque es demasiado real. Me quedo con la idea de que si ves las cosas a vista de pájaro, al menos puedes distanciarte y encontrar algo de claridad.

    Me gusta mucho la canción, qué recuerdos tan gratos me trae escuchar a Simon and Garfunkel. Los años pasan y en este vídeo se ven las décadas transcurridas, pero mantienen esa sentimiento que siempre han sabido transmitir.

    ¡Ánimo, un día más te envío un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan real como que la tenemos al lado y bien cerca.
      Es una buena manera.
      Una canción que todos tenemos guardada en algún rincón de nuestro interior.

      Muchas gracias por tu abrazo, te envío otro de vuelta ;)

      Eliminar
  11. Parecería ciencia ficción si no estuviésemos sumidos en algo que puede llegar a ser tal cual.
    Una foto preciosa, parece Madrid a lo lejos desde un monte cercano, muy bonita esa luz entre pinos.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene pinta, pero creo que estamos rodeados.
      Es una vista de Barcelona desde Collserola, que es el macizo que limita la ciudad por el oeste.
      Muchas gracias Milena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Está visto que el virus no respeta ningún sitio, y las cosas no vana ir a mejor. ¡Ojalá me equivoque!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El virus no respeta nada ni nadie. Las cosa es ponerle dificultades para su propagación no facilitársela.
      Esperemos equivocarnos ambos.
      Un abrazo Rita.

      Eliminar
  13. Esas palas no auguran nada bueno para tu protagonista, ni en lo alto de la montaña ni en el valle hay que bajar la guardia.
    Un abrazo Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
  14. ¿y bajo tierra estamos seguros? 😉 Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué pena que esta sea nuestra realidad, Alfred.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una auténtica pena Auroratris.
      Besitos mil, buen finde.

      Eliminar
  16. Triste y terrible historia. Pero muy real.
    Qué gran pena!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es la pura realidad, el final ya son miles los que lo han conocido. El resto seguiremos esperanzados. La música genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una realidad que duele.
      Seguiremos a la espera.
      Hay canciones que son eternas.
      Un abrazo Mara.

      Eliminar
  18. Dicen y es bien verdad que la realidad supera a la ficción y lo que estamos viviendo así lo demuestra. Un texto muy reflexivo. Un abrazo y feliz viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso siempre es así. La imaginación puede dar para mucho pero nunca como la realidad misma.
      Muchas gracias Campirela.
      Un abrazo y buen finde.

      Eliminar
  19. Los muertos, enterrando a otros muertos qué no saben que lo son. ¿Eso significará que hay esperanza tras la vida?.
    Felicidades por el relato y el blog, que no conocía, con tu permiso me quedo por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los muertos no están para historias, lo que haya no nos lo van a contar.
      Muchas gracias Ángel, se bienvenido a este rincón de "no se sabe muy bien qué"
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Ya dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Hola Alfred!
    El hombre ha sido capaz de llegar a la luna, pero un minúsculo bichito, produce una mortandad y una crisis económica mundial. En realidad, continuamos siendo muy vulnerables.

    ResponderEliminar
  22. Un relato que va aumentando la dosis de suspenso hasta un final escalofriante. Espero no sea el nuestro.
    La realidad desde todos los ángulos se visualiza bastante terrible, pero hay que seguir con esperanza.
    Gracias por el tema musical siempre vigente..
    Que tengas un excelente viernes Alfred!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una escalada lenta hacia una montaña desolada por el temor que anida en todos.
      Una buena canción.
      Feliz finde eli.

      Eliminar
  23. No es un relato de ciencia ficción, es la pura realidad que tenemos, dela que has hecho un magnifico relato, presidido por una fotaza para enmarcar.
    Que pases un buen puente, y cuidate...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias maricarmen.
      Feliz puente de la Purísima.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Un relato para hacer pensar, como quien no quiere la cosa. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno ir pensando un poco de tanto en tanto.
      Muchas gracias Chema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Estamos viviendo un thriller en nuestras carnes.
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
  26. Y ahí lo dejas...como si nada pasara... genial, Alfred, me ha encantado. También esa fotografía acompañada de la música genial que nos acercas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que insinuar suavemente las cosas, luego ya veremos que pasa.
      Buenos complementos.

      Besos Carmela.

      Eliminar
  27. Tus relatos y poemas Alfred,son crónicas de la realidad más cotidiana.
    Realmente buenos!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mirada del entorno, actual y anterior.
      Muchas gracias lunaroja.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Me hizo recordar no sólo El Decamerón en libro, sino la película de Pasolini. Muy buen relato, y con un final ajustado a estos tiempos pandémicos. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas hablando de obras mayores.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Ese bichito nos está cambiando la vida, ni bajo tierra estaremos a salvo... pero no perdamos la esperanza por favor...El relato genial Alfred.
    Feliz semana amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos la ha cambiado.
      La esperanza es lo último que se pierde.
      Muchas gracias Carmen.
      Buena semana. Un abrazo.

      Eliminar
  30. ¡Menudo final! Buen relato, sí señor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. No soy de la misma tierra que uds .Tengo raices argentinas y soy norteamericana .Veo la vida diferente a muchos
    trato de explicarte \un poco dr estoy hpy saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mucha!
      Vivimos en sociedades diferentes pero actualmente con el mismo problema. Esta pandemia lo está trastocando todo.
      Gracias, un saludo.

      Eliminar
  32. Que todo pase... aunque no sea pronto pero que sigamoa vivos...

    ResponderEliminar
  33. No lo sabemos, Alfred, pero podemos correr la misma suerte de aquel pobre hombre... Dios nos libre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Caray. Buen relato y a la vez tan sombrío y crudo por cuanta verdad de la vida que refleja.

    ResponderEliminar
  35. Esto no va a parar amigo,al memos de momento. Que podamos contarlo
    Buena noche. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que podamos contarlo pronto.
      Buenas noches Laura.
      Cuídate tú también.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Tomándose la vida con humor hasta el final, aunque ya no haya vida que vivir.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta que la esperanza es lo último que se pierde, tomemos el tiempo que tenemos con el máximo de humor posible. ;)
      Otro para ti.

      Eliminar
  37. Vine a felicitarte y me encontré con una narración tan original como la que concursaste, voy a visitarte con tu permiso, un abrazo Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias y se bienvenida estas palabrejas.
      Un placer tenerte por aquí María Cristina.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  38. Es una tristes historia, pero hay que tener esperanza saldremos de esta.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad suele ser triste, la esperanza siempre persiste.
      Un abrazo Cristina.

      Eliminar
  39. Joer qué final...pero claro...acorde a los tiempos...
    : (

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo puedes decir, pero acorde a las circunstancias que nos rodean.

      Besos.

      Eliminar
  40. Muchas gracias por tu aportación al blog
    muchos besos
    Felices fiestas

    ResponderEliminar
  41. Nos ha llevado a seres muy cercanos y queridos. Los finales, no por esperados dejan de ser tristes. Pero vamos escalando, nosotros también, esa montaña.
    Mientras ascendemos so damos algún paso, es bueno encontrarse con amigos, para que la montaña no sea tan árida y podamos respirar un poquito de humanidad y de cariño.
    Enhorabuena por captar lo mejor de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una montaña siempre a superar, aunque nos vaya la vida en ello.
      Muchas gracias José manuel.
      Un abrazo.

      Eliminar