miércoles, 15 de mayo de 2019

¿Vendrá el monstruo?

Aportación a los relatos jueveros de neogeminis: http://neogeminis.blogspot.com/
  
Foto del autor



    -    ¡Mamá!
   Dime Celia
-    ¿Esta noche vendrá el monstruo?
-    ¡Pero qué dices!¡Qué tontería es esa!
-    Hay noches que un monstruo viene a verme.
-    No sé de donde sacas estas historias.
-    Me da mucho miedo.
-    Acaba los deberes, mientras voy a por un vaso de leche, verás que bien duermes.

El sol se ha puesto tras la montaña y la oscuridad reina en el exterior de la casa.

Las trémulas luces dan fe de que ésta se halla habitada.

Los miedos de la niña no ablandan a la madre, que los cree fruto de las numerosas tonterías que dan por la tv.

Pero la angustia de ella no tendría que ser dejada de lado.

-    Aquí tienes.
-    Gracias mamá.
-    Y deja de pensar en monstruos y tonterías similares. Ya empiezas a ser mayor para esas cosas.
-    Sí mamá.

La niña obediente, deja la libreta a un lado y se toma pacientemente la leche ofrecida. La calidez de la misma enseguida le proporciona una sensación de sopor con la cual se introduce en la cama, donde cae rápidamente en un profundo sueño.

Fiel a su cita, el monstruo acude ante la cama de la niña y se queda durante un largo rato contemplándola.

Ahí de pie ante el lecho, sin apenas moverse, parece una estatua cual mascarón de proa de un antiguo velero bergantín.

La respiración de Celia tiene las interrupciones de quién se siente angustiado por un mal sueño.

Mientras la estatua se deleita admirando la blancura y candidez de su víctima.

Sin saber por qué, quizás por el simple hecho de estar siendo observada, la niña con un grito de angustia se incorpora y se queda agarrotada ante su verdugo.

Éste, disfrutando de antemano con dar rienda suelta a sus instintos más bajos, mantiene la cara oculta tras una especie de saco que le cubre la cabeza al completo, apenas se adivinan sus siniestros ojos, con una mirada poco amistosa, incapaz de inspirar la mínima piedad.

Con una voz grave le dice:

-    No temas Celia. Ya sabes que solo vengo a jugar un poco contigo.
-    No me gustan sus juegos.
-    Ya te gustarán.
-    ¡No, por favor!

Mientras en otra habitación, la madre duerme plácidamente, tras haber ingerido también su vaso de leche tibia, sólo que a éste, atendiendo a los consejos de su marido, le acompaña unas grageas de un potente somnífero, para que duerma más profundamente y pueda rehacerse de su agotamiento crónico. Eso dice.

Evidentemente, no oye ni llantos, ni quejas, ni súplicas.

Esos ruidos provenientes de otra habitación de la casa.


Pues en su casa no hay monstruos.

92 comentarios:

  1. Pues vaya... Ahora no se si podré dormir.... 😊 Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero es un mal más extendido de lo que parece.
      Besos.

      Eliminar
  2. En su casa vive el monstruo más ruin y asqueroso del mundo.
    No hay peor delito que ese.
    Terrible.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increible la cantidad de este tipo de violencia que se genera en los domicilios familiares. Es terrible.
      Besos.

      Eliminar
  3. Lo peor que le puede pasar a un niño o niña son los abusos y más sin son de sus propios progenitores ..es demencial , asqueroso y mil calificativos peores .. Un texto muy bueno.
    Una feliz noche .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo peor, un niño necesita el amparo de sus progenitores, en cambio muchos encuentran en ellos a sus peores depredadores.
      Muchas gracias Campirela.
      Feliz día.

      Eliminar
  4. De qué manera más sencilla describes la más horrible de las aberraciones.
    Me ha encantado/estremecido tu magnífico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ocurren de una forma bien simple. Muchos son los abusados en su entorno familiar, por quienes tendría que velar por su buen desarrollo y con la pasividad de quienes tendrían que evitarlo.
      Muchas gracias Chema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. De una manera fácil, dejas plasmado el terror de un aniña, cuyo padre es realmente un monstruo

    Perfecta, Alfred. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser fácil de poner pero así de fácil parece que lo tienen los depredadores abusadores.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Trabajé un tiempo en protección de menores y tengo muy claro que la mayoría de abusos sobre niños se dan en el entorno familiar... Padres, tíos, abuelos... eso sí, casi siempre hombres... bueno, más que hombres yo los llamaría cerdos repugnantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tú mejor que nadie para saber lo que ocurre tras capas de respetabilidad familiar.
      Muy cerdos y muy repugnantes.
      Saludos

      Eliminar
  7. Me he alegrado mucho verte y lo que me da mucha pena es esto que nos cuentas ,parece de momento un cuento y al final se advierte una realidad muy triste ...yo creo de las peores para que una niña jamás pueda soñar con su Romeo.
    Besos y abrazos me alegra verte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tratándose de una criatura, un cuento es la mejor forma de plasmar esta barbaridad.
      Un abrazo, gracias por la visita.

      Eliminar
  8. Que triste Alfred....que ese monstruo este en su misma casa siendo un familiar....casos de la vida real......Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un continuo, los casos que salen a la luz, de personas aparentemente respetables, que abusan de criaturas a su cuidado, o familiares muy directos que lo hacen.
      Saludos amiga.

      Eliminar
  9. Tremendo Alfred, un escrito que tiene mucha realidad como los casos que se oyen de abusos, sin que la principal protectora lo perciba...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasan desapercibidos, o no quieren ser vistos, es tan culpable el que abusa como el que lo permite.
      Un abrazo Elda.

      Eliminar
  10. Hoy escuchaba de una mujer que puso una cámara en su comedor. Su compañero violaba a la hija de catorce años. Estas ficciones a veces son realmente monstruosas.

    Un beso, nuevamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos en este caso, la mujer intenta algo en defensa de su hija.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Para ese malnacido se me ocurren bastantantes calificativos que no son el de monstruo, pero son irreproducibles.
    Desgraciada realidad la de tu texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monstruo es lo menos ofensivo que se puede decir.
      Un realidad que hay que denunciar, parece que no hay un gran interés por paralo. Me indigno como un tipo con 21 años de condena, lo dejan en libertad condicional, así sin más.
      Una auténtica vergüenza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me hierve la sangre antes tanta monstruosidad, no tengo más que añadir.

    Petons!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tremendo! Y sigue pasando, la media de agresiones sigue subiendo.
      Petons!

      Eliminar
  13. Gracias por tu visita ...me alegro mucho verte tan cerca ...feliz dfin de …
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ya digo yo que asustan más los vivos que los muertos/fantasmas/almas en pena/demonios/monstruos, etc.

    Te dejo un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vivos y tangibles son los más peligrosos, los demas son cuentos.
      Un abrazo Julio.

      Eliminar
  15. Los monstruos quedan más cerca de lo que nos pensamos, pero siempre son reales, siempre tienen una motivación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo terrible, estan entre nosotros y son aparentemente normales.

      Eliminar
  16. ¡¡Jo!!Alfred, yo esperaba un cuento de las mil y una noches con monstruo incluido, pero el monstruo este de tu cuanto, por deshacía, es muy frecuente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María De Los Ángeles, es que cuando lees ciertas noticias y te enteras de ciertas estadísticas, alucinas y te enfadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Pobrecitos chicos. Es terrible. No tienen perdón esos... Ni cómo llamarlos, porque monstruos se queda muy corto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de monstruos se queda corto, lo sé.
      Un abrazo Sara.

      Eliminar
  18. Por supuestos, cada quien tiene su propio diablito, jamás las casas, y menos las abandonadas.

    Gusto de pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las casas no tienen la culpa de lo que sucede en su interior, los mosntruos simplemente manchan su espacio.
      El gusto es mío por tu grata visita.

      Eliminar
  19. No puedo ni imaginar el horror que han de pasar y que les quedará para siempre a estas criaturas. Y todo por un instante de gozo asqueroso.
    Son muchos casos eh? La naturaleza humana a veces es vomitiva.
    Tu relato ha sido duro pero muy cuidadoso.
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que los críos quedan marcados para siempre.
      Muchas gracias.
      Besitos lopillas.

      Eliminar
  20. Hola Alfred!
    Está muy bien escrito.Los miedos de la niñez, que paulatinamente van desapareciendo.Hasta aquí, ésto es lo normal pero sospecho que existe una anormalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Muchas gracias, los miedos de la niñez, en un caso como este, dudo que desaparezcan así sin más.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Así es, tener un monstruo en casa no es un asunto baladí.
      Besos.

      Eliminar
  22. Sobrecoge el pensar en esa niña y en que nadie le haga caso, terrible.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas criaturas totalmente desamparadas, abusadas por quienes tendrían que velar por su buen desarrollo.
      Besos Puri.

      Eliminar
  23. Gracias amigo por tu visita , siempre fue y es un placer haberte conocido.
    ESPERO QUE SIEMPRE ME RECUERDES ...Por mi bondad.
    Abrazos ….
    Marina

    ResponderEliminar
  24. ¡Ay! qué dolor, para llorar y no parar.
    Felicidades por afrontar un tema tan delicado y narrarlo de manera nada escabrosa pero que encoge el alma desde la primera línea.
    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Pilar, es un tema escabroso, pero tenemos que hablar y denunciar. Hay demasiada desidia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. La madre sin saber que ella misma dormía con el monstruo todas las noches... No deberíamos dejar de escuchar a nuestros niños, es el único modo de intentar protegerlos.
    Un relato muy bueno sobre una realidad terrible y como has dicho mucho más frecuente de lo que suponemos. Pobre niña, no va a ser fácil para ella superar este abuso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increible la cantidad de veces que se encuentran con esta situación, nadie de la familia se da cuenta del infierno que se produce en su seno.
      Besso.

      Eliminar
  26. Me sigue pareciendo un texto enorme, por la nena, el padre y esa madre ausente.

    Un beso, sin monstruos. Que como pones en relieve, existen y están cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada. Me pareció oportuno rememorarlo en los relatos jueveros.
      Un beso sin monstruos.

      Eliminar
  27. Terrible!...nos pones frente a una historia que se inicia inocentemente como un juego de niños y luego se nos despliega con una crueldad cotidiana y terrenal que lamentablemente comprobamos que sí existe. Muchas gracias por sumarte a la propuesta juevera de esta semana Alfred. Un abrazo
    P.d
    Según la consigna juevera deberías acompañar tu entrada con el enlace al blog convocante (en este caso, el mío) y dejando en claro que con este aporte te sumas a una nueva convocatoria de nuestro grupo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa el tiempo pero el problema sigue vigente. Los monstruos siguen a nuestro alrededor. Hay que escuchar a los niños y controlar sus cambios.

      Tomo nota, ya lo he puesto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Monstruo, él y mucho mas aún las madres que no escuchan los gritos de auxilio de sus hijas e hijos...No puedo decir mas...me asquea ese asunto....besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el problema, en la gente que no quiere ni oír hablar del tema.
      Besos.

      Eliminar
  29. Son terribles este tipo de situaciones y como marcan de por vida a las criaturas que lo han sufrido. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente son en el entorno más íntimo familiar.

      Saludos.

      Eliminar
  30. Es tan bueno que me he involucrado en la escena.
    Lamentable situación, Alfred, porque no es caso aislado, sucede de forma contínua.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, escribimos de lo mismo, Alfred, quedé helada al leerte

      Eliminar
    2. Muchas gracias, pero no me alegro dado el tema que trata.
      Sucede en los ámbitos familiares con total impunidad.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Normal, dada la situación y el tipo de monstruo.
      Es para helar el corazón.

      Eliminar
  31. eres monstruoso ( amigablemente ) tu historia es creíble por desgracia, acusadora y testimonial de como un monstruo se crea y crece con los más débiles, sin importarles nadie. Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Un depredador dentro de la familia, un monstruo sin más que dejará secuelas de por vida a quien tendría que proteger y cuidar. Muy bien narrado, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo peor que puede pasar y por desgracia lo que más pasa.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  33. Terrible negación parental. Porque si la madre toma somníferos, en padre se hace el tonto. Terrible, no escuchar a los hijos. Y menos, creerles. Da escalofríos. Y después pasa lo que pasa.

    Excelente relato.

    Un abrazo, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Myriam, en realidad el culpable en este caso, es el "pater familias"
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. AH, mira. Leo los comentarios ahora y veo que marcan al padre. Yo pensé en que era un hermano mayor. Da igual, la violencia intrafamiliar - y aquí el incesto- es la peor de todas, porque es en el seno de la familia es donde los niños debieran sentirse seguros. Deplorable, y lamentablemente sucede hoy en día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da lo mismo, normalmente este tipo de violencia se da en el círculo más íntimo familiar.
      Muy deplorable.

      Eliminar
  35. Vaya un potente texto que me hizo saltar el corazón y me dejo un poco angustiada al imaginar que ese monstruo es el padre y que cada noche abusa de la niñá sin que la ladre se diera cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son situaciones que se dan más a menudo de lo que se piensa.

      Eliminar
  36. Me parecio genial el cambio que da en las últimas líneas de un cuento fantástico a un de terror. Sentí una auténtica patada en la tripa. Brutal, encima ayudado por el tema. La madre, en este caso, no se si tiene sufí iemtes pistas, aunque sí debería haberse interesado e inqueridoas a la niña a qye le explicara con más detalle lo del monstruo, aunque fuera solo con la intención de tranquilizar la. Al sacarle más datos sobre lo que ella suponía que solo era una pesadilla, podía haber encontrado las pistas sobre lo que realmente estaba sucediendo.
    Magnifico relato
    Abrazos, alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No hay peor sordo que el qué no quiere oír" Creo eso explica mucho ese comportamiento, no quiere imaginar ningún problema a su plácida vida.
      Muchas gracias.
      Abrazos.

      Eliminar

  37. Una mala madre sin duda. convive con un monstruo, sin dar validez a la angustia y al pánico.
    Una historia terrible.
    Un placer leerte, a medias hoy.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malas madres que dan por bueno todo lo que sucede entre las cuatro paredes de su reino, sin cuestionarse para nada, las quejas que les puedan venir de los seres más débiles a su cuidado.
      Muchas gracias Charly, no es un tema agradable.
      Saludos.

      Eliminar
  38. Un monstruo con apariencia humana, con el silencio cómplice de la madre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Absolutamente desasosegante...pero ¡tan bien escrito y descrito!
    Una barbaridad de cuento en todos los sentidos, de bueno y en el poso que deja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Ay, pensé que sería un monstruo de verdad, de los de las películas de terror... pero es mucho peor que la ficción precisamente porque es algo real y cotidiano *__*
    Muy bien logrado tu relato, Alfred.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los monstruos de las películas, incluso pueden ser apreciados.
      Muchas gracias Dafne.
      Un beso.

      Eliminar
  41. Alevosía, premeditación y nocturnidad. No tiene perdón de Dios.
    No es un monstruo, es otra cosa, y actúa impune... pero a todos los monstruos, en algún momento, pierden su máscara...
    Es un relato terrible, nada alejado de la cruel realidad, donde quien debería protegerte es quien te clava los cuchillos.

    Un beso grande, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien no, pero ese dios lo permite todo.
      Los más indefensos están expuestos a sus cuidadores.
      Un gran beso Mag.

      Eliminar
  42. Terrible este relato de verdad no tengo palabras hasta dónde puede llegar la maldad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no hay unidad de medida para la maldad.

      Besos.

      Eliminar
  43. Terrible Monstruo!, para no decir otras palabras, lamentablemente en estos momentos y en esta pandemia hay victimas que han sido forzadas a vivir bajo el mismo techo que su violador o en algunos casos femicidas.
    Es mas usual de lo que se ve, pero siempre estas cosas suceden en el seno de la familia o mas cercano.
    Lo has contado muy bien.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En épocas de confinamiento la cosa se agrava aún más, si ello es posible.
      Muchas gracias Cecy.

      Eliminar
  44. Me ha gustado el modo en que lo cuentas Alfred. Lamentablemente estos monstruos están bien protegidos entre el buenismo de nuestra sociedad y el silencio a veces del que dirán si se descubre. Lo peor cuando se denuncia y eres consciente de la mierda de protección que ofrece el sistema y la ley...
    Miedo, sí, miedo me dan están historias tan reales, literalmente la has clavado amigo. Mi felicitación por el texto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!Sea bienvenida tu presencia por estas palabrejas y disfrutes con su lectura.
      La gran mayoría de estos casos de abusos se dan en el entorno familiar más íntimo y cuesta creer que nadie vea nada.
      Un saludo.

      Eliminar