lunes, 15 de enero de 2018

RECUERDOS





Foto del autor


Los hechos según la Wikipedia

Plays the blues


RECUERDOS
(Batallitas de tiempos pasados)

Mientras bajaba para aquí, donde suelo escribir parte de éstas, mis palabrejas; andando entre la variedad de rutas posibles, y disponibles,  que hago para distraerme un poco y ver cosas diferentes, he seguido al río de gente que me precedía.

Una vez llegado a la Plaza Catalunya, centro neuralgico de Barcelona, se me ha ocurrido entrar en una de las múltiples sedes, que tiene una conocida firma comercial, de estas que ahora molan mucho, local dedicado a la moda y sus prendas muy  efímeras, esas que se necesitan cambiar varias veces por temporada, ya no vale para el bien del negocio, solamente una.

En esto estaba, en ver como ante el señuelo de las suculentas rebajas, iba entrando el personal, ávido de cambios en su fluctuante personalidad. 

Como mirón profesional, he ascendido por las escaleras mecánicas al piso superior, antes no estaban, pues no había tanto trasiego de público en este lugar.

Tengo que decir que antes era la sede central de un banco en la capital catalana y era un edificio de esos muy serios , con mucho mármol y mucho silencio, solo roto por los timbres de los teléfonos, el ruido de las maquinas de escribir,  de sumar y poca cosa más, aquí se hablaba bajito como en una iglesia, donde se iba a confesar cosas de los dineros.

Por cuestiones del trabajo, en mis años más mozos, lo había visitado bastante, cosas de estar en una pequeña empresa tirando a mediana.

Y hoy me ha dado por recordar el día que en esta plaza se montó un pollo considerable, porque unos desalmados se empeñaron en asaltar otro templo de estas mismas características, unos metros mas abajo, en otra esquina de esta conocida y central plaza.

Lo asaltantes se atrincheraron en el interior de la sede bancaria y mantuvieron como rehenes a personal y clientes, en aquel sábado fatídico.

Al principo, el tremendo desaguisado,  se asoció a un comando vinculado al famoso intento de golpe de estado del 23F, con la consabida toma del congreso de diputados, por parte de unos símpaticos guardías civiles, encabezados por otro conocido bigotes.

Mientras bajaba por la escalera del antiguo noble edificio, por la cual no pasa nadie, recordemos las cómodas y modernas escaleras mecánicas, he admirado sus viejas pintutas murales, con alegorias varias al mundo del trabajo, la industria, la colonización e incluso a los nobles fundadores de la entidad, de una conocida ciudad, muy industrial, del norte del país.

Por un momento, he rememorado los ruidos de disparos, el despliegue de la policia,la presencia de las tanquetas antidisturbios y todo eso.

Cómo en seguida aparecieron los periodistas y la variada gente que en un sábado por la mañana, de los ochenta del pasado siglo, estaba al quite en esta populosa plaza.

Tuve la suerte de que acordonasen la zona un poco más abajo, de este banco en el que estaba, lo cual me permitió salir con el coche del lugar e irme lo más lejos posible de la zona del conflicto y ya puestos de la ciudad.

Buscando la tranquilidad y la desconexión en las montañas, muy lejos de la zona conflictiva, donde por aquella época tenía un refugio vital.

Así que me fui presto del lugar, mientras sonaban sirenas y empezaban a bramar por los altavoces las consignas para qué se entregaran y facilitaran la liberacion de los rehenes, antes de pasar a males mayores.

Todo acabó más o menos bien, bueno para los inocentes para los asaltantes, representó la muerte de uno de ellos y algún herido.

Sólo se trataba de unos chorizos que intentaban aprovecharse de la situación politica y la cosa se pudo controlar, de todo esto me enteré más tarde, pues en mi retiro, en aquella época no llegaban las noticias.

Hoy en día de aquellos nobles edificios, cargados de solera y sobria estética acaudalada, donde se regían los destinos reales del principado, no queda nada, sólo la sede del Banco de España en la ciudad, sigue inamovible en su esquina, los demás excepto precisamente el que me acogía el día de autos, han sido engullidos por el menor de los siete grandes, que había en aquella época


Barcelona, 12 Enero 2018



36 comentarios:

  1. Ese atraco. La de horas que duró y la angustia que generó. Parece ahora que nunca ocurriera, sobre todo por lo que apuntas, de que la sede de banco, ahora es una sucursal de una gran almacén.

    Tiempos que hacen que todo quede lejano, por la trepidante velocidad de lo efímero. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece una cosa muy lejana, pero me vino rápido a la memoria, tras entrar en el centro de moda.
      El tiempo parece que cada vez vaya más rápido.
      Un beso.

      Eliminar
  2. La verdad es que el edificio en cuestión tiene pinta de banco de los de toda la vida.
    Yo también estaba en el tema financiero cuando los siete grandes. Luego se fueron engullendo unos a otros, aderezados con algún mediano.
    Hay momentos en que se escribe muy deprisa la Historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un banco de toda la vida, hasta que la crísis les afectó de pleno y se dejaron de mausoleos a su rica presencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuantos edificios con historia quedan relegados a otros asuntos menores, pero como en casi todo, el dinero manda. Todo es pasable mientras el edificio conserve su estilo propio.
    Un placer leer tus batallitas de tiempos pasado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno han respetado el suelo y las paredes, ahora es un espacio abierto con toda la morralla textil bien expuesta.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El capital va engullendo insaciable y los edificios emblemáticos se revenden al mejor postor,a los amancios,tadashis,etc.
    Lo que más me duele es cuando desaparece un cine o un teatro precioso para poner uno de estos templos del consumo low cost (el caso de la Gran Vía en Madrid es especialmente espeluznante).El arte arrinconado por el negocio del usar y tirar.
    Mundo de saldos.

    Te imagino solo en esas escaleras,lejos de las aborregadas mecánicas,refugiado en tus recuerdos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay tantos edificios históricos engullidos por el falso progreso que da miedo. Por suerte hay gente empeñada en hacer prevalecer el valor de ciertos inmuebles y sabe restaurarlos y sacarles provecho, cómo en el caso de la Casa Vicens.(https://alfredcomerma.blogspot.com.es/2017/11/casa-vicens.html)
      La verdad es que me quede un rato mirando desde arriba todo aquel trajin y luego bajé en plan señor, pausadamente por las viejas escalinatas, admirando sus murales. ;)
      Besos.

      Eliminar
  5. No sé porqué esa ciudad me suena y esa entidad bancaria también (creo no equivocarme) y entre norteños anda el juego o,mejor dicho,la ropa y los dineros ;)

    Aquí la emblemática sede de ese emblemático banco también fue vendida a otro gigante de la ropa "kleenex" y así un suma y sigue...un asquito.

    Has hecho que sin haber vivido aquello lo sintiese como una experiencia propia, me encantan las batallitas, se aprende tanto de ellas.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí sí, ya te puede sonar, te pilla muy cerca, ahora andan reajuntados con sus vecinos. Los dineros no tienen manías. Me alegra te haya gustado la batallita. Se aprende a salir corriendo. :)
      Besines.

      Eliminar
    2. jajajajaja. serás tontín, a mi me encantan.

      +Besines

      Eliminar
    3. :)))) Por si acaso...corro, mientras pueda.
      Menos mal que os pusieron un museo para adornar la ciudad, esa otrora tan industrial.
      +Besines.

      Eliminar
    4. Esta ciudad está irreconocible, ese paseo por la ria con el perro y su caseta, ese palacio de congresos y de la música. Ya no queda nada de aquel pasado industrial y Bilbao ha pasado a ser una ciudad moderna y con una gente que es la rehostia, jajajajaaja

      No corras que es peor ;)

      +++Besines

      Eliminar
    5. Es verdad, dan ganas de ir y todo ;)
      Lo de la gente es cierto, es lo que hace una ciudad o un pueblo agradable.
      No corro...sprinto :)))
      +++Besines.

      Eliminar
  6. Parece que lo que no queda nada ... es porque nuestroa edificios tan emblematicos los van engullendo firmas, marcas, consorcios pero los chorizos siguen y hasta abundan en la politica y en la misma policia :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chorizos crecen y se multiplican a una velocidad de vértigo, dada la impunidad que impera. Tanta lentitud lleva a que prescriban delitos socialmente inaceptables.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Alfred!
    Si no recuerdo mal era el Banco Central. Vaya susto nos dio a todos. Si, se relacionó con el 23F. En el fondo es todo un misterio lo que ocurrió. Quizás alguna generación lo sepa. Por fuera lo recuerdo igual a como está ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Entic!
      El asalto fuen al Banco Central, que estaba en la parte sur de la plaza, haciendo esquina con la Rambla. Mi foto es de lo que fue el BB. En el enlace explican un poco la historia de los hechos.

      Eliminar
  8. No conocía la historia. Sin embargo ¿no sería mejor que recuerdos traumáticos como esos sean tragados por los cambios de la ciudad?

    La canción de fondo me gustó mucho, Alfred. Me quedo escuchándola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un acontecimiento pos intento de levantamiento militar, siguiendo con costumbres ascentrales de nuestro glorioso ejército. Que por ello dio motivo a mucha polvareda mediática.
      Si no hablaramos de nuestros hechos traumáticos, practicamente no contaríamos nuestra historia.
      John Coltrane es un valor seguro, disfruta con ella.

      Eliminar
  9. Por aquí también tenemos unos soberbios edificios decorados muy artísticamente en su interior. Es lo único que admiro de la Banca...no sé si me explico...
    Un abrazete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has explicado con una claridad meridiana...;)))
      Un abrazete.

      Eliminar
  10. El atraco al Banco Central, y el Banco de Bilbao y ....

    Eso sí el Banco de España sigue inamovible.
    No se le escapa ni un euro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un día de esos históricos, que quedan para el mal recuerdo.
      De todos aquellos bancos, el Bilbao, Central, Español de Credito, Hispano-Americano, Popular Español, Santander, Vizcaya, solamente quedan dos. Pomposas instituciones que practicaron el canibalismo y todos contentos.
      El Banco de España sigue petreo contando pesetas, te las cambia por euros, si llevas un fajo de billetes de mil de la abuela.

      Eliminar
  11. Ha sido muy cruel la forma como han ido acabando a muchas instituciones y empresas. No queda nada de las ciudades, solo en la memoria de quienes les toco conocer lo que hubo alguna vez. Es escalofriante. Hoy se hacen la competencia consorcios de los mismos dueños. Y todo con la autorización de las autoridades, que aprovechan para sí cada movimiento.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ciudades, sobre todo la que me acoge, se han ido convirtiendo en una especie de entes globalizados, con las mismas cadenas y franquicias repartidas por todas ellas de igual forma y manera. Con una uniformidad paisajista realmente deleznable. Sin comentarios sobre las autoridades municipales que rigen el buen gusto urbanístico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. El mercantilismo es un feroz depredador de patrimonios culturales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El beneficio puro y duro, como único objetivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me ha gustado leer ese pedacito de nuestra historia y a veces cuando ves estos lugares y tantos que se han perdido, me apena porque ahora nuestras ciudades todas se parecen, al menos en esas grandes marcas que están en todas partes y ocupan edificios preciosos en el centro de la ciudad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, las ciudades, comercialmente se han despersonalizado, da igual dónde estés, seguro que la vía principal tiene los mismos centros comerciales.
      Besos.

      Eliminar
  14. A mi me da mucha pena que edificios tan maravillosos acojan ahora, no solo tiendas, sino hamburgueserías. Esto ya es el colmo.
    Como soy muy mayor, me acuerdo perfectamente del atraco a que te refieres en Barcelona y el otro, al Congreso de los Diputados. Menos mal que ambos terminaron medianamente bien, o sea, sin bajas.
    Muy interesante tu perfecto relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ley del mercado, siempre implacable, la que va desdibujando los núcleos urbanos.
      Bueno, yo también me acuerdo, estuve allí el día de autos, hubo un muerto.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Coviene distraerse y dar paseos tanto a realidades actuales que saquen decrutinas así como pasearse por recuerdos.

    Gracias por compartirlo todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que moverse y una buena forma es desplazarse andando, además ves muchas cosas, algunas te hacen recordar y otras que las cosas cambian, si es a mejor o a peor ya es otro asunto. Nunca llueve a gusto de todos.
      Gracias a ti por la visita y el grato comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Alfred , si te soy sincera desconocía esa historia sobre ese atraco , pero lo que si te puedo contar que esos enigmáticos y bellos edificios son vendidos o realojados en otro lugar , y más en estos tiempo en los que estamos , hace poco oí que el edificio creo que se llama "Edificio España " que esta en Madrid , lo ha comprado o la va a comprar ," Equipo Wanda" de los chinos , así están las cosas , te deseo una feliz tarde , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  17. Son cosas de los cebolletas :)
    Es algo común en todas las ciudades.
    Besos Flor!

    ResponderEliminar