lunes, 31 de julio de 2017

Botes de cocina



Foto del autor


Para Macondo, un genio con las palabras, sus significados, definiciones y conceptos.


Estamos frente una casa antigua de campo. De las que aquí se conoce como masía, en una entrada de la vivienda que da acceso directo, a lo que es la cocina y el hogar o chimenea.

Se oyen unas risas y una niña de unos seis o siete años sale corriendo, seguida por su hermano pequeño, como una sombra.

Paredes blancas, muy gruesas,  olor ocre profundo,  fruto de muchos años de ahumado en la estancia. 

Viejas y nobles maderas, en puertas vigas y ventanas, también en  los  estantes situados estratégicamente en las paredes para acoger los trastos necesarios en una cocina. Nos referimos a todos aquellos que no tiene la categoría necesaria, o el tamaño adecuado para ser acogido en la vieja alacena, que reina solitariamente en una de las paredes, libre de cualquier otro aditamento.

El fuego crepita en la vieja chimenea. ya hemos dicho que todo es viejo. Aquí todo es muy viejo, es una masía muy antigua. En la fachada principal, una fecha gravada en el dintel, certifica que es del siglo XVIII. 

Tiene, eso sí, las evidentes evoluciones, propias de este tipo de construcciones, que se iban  ampliando en función de las necesidades y aumento de sus habitantes.

“La llar de foc” está situada justo al lado contrario de la alacena, cobijada por una cúpula que le da un aire solemne, y un banco que rodea toda la construcción, permitiendo largas conversaciones de invierno a la vera del fuego.

Así tenemos, una vez entrados en la casa: Puerta a la espalda, chimenea a la derecha, alacena a la izquierda y enfrente una pared que acoge a la derecha el fregadero, con su escurreplatos encima y los fogones de una cocina de las llamadas económicas,  esas que funcionaban con leña, piñas y carbón vegetal principalmente.

Aunque ahora hay unos modernos quemadores de gas, conectados a una llamativa bombona de un color muy vistoso.

En el centro, una puerta nos lleva a una sala comedor, pero eso ahora no importa, y a la izquierda una pared con unos estantes de una horizontalidad discutible.

En uno de ellos una serie de botes de cristal, convenientemente etiquetados, muestran su interior lleno de todo tipo de viandas y hierbas aromáticas, bien cerrados para evitar el interés de los bichos por su contenido.

Las etiquetas, son aquellas tan típicas, que se ponían en los viejos cuadernos escolares, forrados con papel azul marino, cuando había enseñanza primaria, secundaria y bachillerato.

La niña y su sombra vuelven a entrar y se repite el juego, con la misma escenografía. Un adulto les hace leer las etiquetas, el pequeño apenas las balbucea, van recitando por orden de izquierda a derecha, recitando todas las etiquetas, con entonación teatral.

Arroz, azúcar, café, garbanzos, harina, hinojo, judías, lentejas, macarrones, pan rallado, pasta sopa, tallarines, tomillo, sal.

Al llegar al último,  inician una carrera loca, riendo como posesos, camino de la era.


Sarrià, 30 Julio 2017


32 comentarios:

  1. Me gustan las chimeneas encendidas.
    Besos.

    Lindo relato.

    ResponderEliminar
  2. Pues si hay que salir mejor hacerlo riendo :))
    Alguna vez he leido algo de Macondo y es muy bueno en eso, con mucho ingenio.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un juego, aprendían palabras, las leían y corrían ante el doble sentido de la última. Por eso se lo dedico a Macondo, que es un maestro en esto, su post sobre los botes, me trajo a la memoria esta anécdota y otro post más antiguo.
      Besines.

      Eliminar
  3. A correr!
    Macondo es muy ingenioso y está genial que un post inspire otro,eso nos enriquece a todos.
    ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! A correr!
      Es un gran maestro sacando punta a los dobles sentidos.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  4. Como ni Macondo ni tú sois tontos del bote, ambos jugando, nos proponeís
    jugar con las palabras. Tu juego huele a campo y vernao, a infancia y a risas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él seguro que no lo es. Con su juego recordé una anécdota de la infancia de mis hijos. Ciertamente ese es su olor :)
      Un beso.

      Eliminar
  5. Me alegra si mi entrada de los botes te ha inspirado esta (dicen que ya sin acento), por otro lado mucho más y mejor trabajada que la mía.
    Muchas gracias por la dedicatoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah y muy ingenioso y sorprendente final.

      Eliminar
    2. Hola Maestro! Muchas gracias a ti! Me recordaste una época de mi vida muy feliz :)
      Un abrazo!

      Eliminar
    3. Ese final es mérito de mi hija, jugábamos con el bote de la sal y de forma natural, cumplía la orden de salir de la estancia-
      ;)

      Eliminar
  6. El bote de ir a jugar, más claro, agua, que salga!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué imaginación la tuya Alfred! Estupendo como siempre chapeau! Besos:))

    ResponderEliminar
  8. Hermosas sensaciones de lo antiguo se respira en tu relato. Casas entrañables donde el paso del tiempo no hace mella en sus paredes, pero se quedan en la memoria de los que de una forma u otra pasamos por ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las risas que comento, se quedaron en ese caserón unidas por siempre a otras acogidas en esas viejas paredes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Qué simpático final :) Me emociona que sea un recuerdo real tuyo porque invocas los míos de un viaje por el Empordá. Y sigue la cadena de inspiraciones...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias lopillas. Si te invoca buenos recuerdos de un viaje por el Empordá, pues mucho mejor, a ver que te inspira. :)
      Besitos.

      Eliminar
  10. Creo que muchos de nuestra generación hemos disfrutado en esas cocinas de las abuelas. Leyendo tu relato parece que veía la cocina de mis abuelos en tierras de Toledo, que, aunque está retirada de Cataluña están cortadas por el mismo patrón.
    Alfred, me has hecho revivir mis años de niña...tan lejanos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que tenemos una cierta edad, las recordamos perfectamente. Mi madre hacía unas cocas de San Juan que estaban de rechupete. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Alfred!
    La lectura de tu escrito me hace acordar que de muy pequeñito jugaba con las palabras, aunque no supiera su significado que iba preguntando. Fue el primer paso para aprender a leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Buenos recuerdos, aquí ya ves que jugábamos con un doble sentido ;)

      Eliminar
  12. Que tiempos aquellos querido amigo Alfred , unos recuerdos muy bonitos me hacen recordar mi niñez , me a gustado mucho tú relato ; te deseo una feliz noche besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! La niñez es una especie de patria, donde se guardan los buenos recuerdos.
      Feliz jueves!
      Besos

      Eliminar
  13. Es un recuerdo... tú eras uno de los que leían y correteaban y salían cuando "sal", porque si no, entonces es un recuerdo mío.
    ¡Sorpresa! Jajaja. Que ya se compuso y ya puedo visitar.
    Besos, un montón!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara! Sí, así es...:)
      Que suerte!!!
      Besos a mogollón!!!

      Eliminar
  14. Jaja leen "sal", y salen disparados de la cocina. Puede que este sea el primer juego de palabras de los niños (y ya, a medida que crecen, la imaginación se les va apagando y el corazón endureciendo).

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, los juegos los dejamos para irnos haciendo mayores y luego pasa lo que pasa.
      Muchos saludos ;)

      Eliminar
  15. Que bonito homenaje le has dedicado a Macondo, en verdad también lo veo así es un genio con las palabras, y tengo que decirte que tu texto está genial, amigo Alfred, tu no te queda corto, os felicito a ambos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macondo nos divierte con sus posts y nos hace reflexionar. Es un maestro con las palabras.
      Te doy las gracias por la parte que me corresponde ;)
      Besos María!

      Eliminar