miércoles, 17 de mayo de 2017

La Araña




Foto del autor



La Araña

El sol ya cuela sus rayos a través de las persianas, una pareja yace sobre la cama, ella encima en parte, sus cuerpos desnudos, sólo ligeramente tapados por una sábana, indican tiempo cálido.

-           ¿Qué quería Juan?
-           Tendríamos que ponernos de acuerdo en que conciertos    escogemos para la próxima temporada, por lo del abono.
-          ¡Ah vale!

Él se queda silenciosos con la mirada fija en un punto de la pared, de tal forma que ella no tiene más remedio que preguntarle extrañada. Mientras gira la cabeza, buscando el punto en que parecía estar esa mirada perdida, en vano pues sin gafas le costaba definir bien las cosas pequeñas a media distancia.

-           ¿Qué ocurre? ¿Qué has visto?
-            Una araña
-             Debe de ser muy pequeña, no la veo. Vaya tontería, menuda  cara has puesto por una araña.
-             Déjate estar, me dan repelús, además seguro que crece.
-            Estás paranoico.
-             No. Me la imagino creciendo, paseando con sus patas    peludas, columpiándose en su tela, descendiendo sobre mi  cabeza en plena noche. ¡Qué asco!
-              Tonterías. Anda levanta y vete a la ducha, te tienes que ir,     voy a airear y no pienso matar esa araña, tengo muchas  cosas   que hacer.
-                  Te arrepentirás.
-                   Tonto, vete.

Se mordisquean los labios, mientras hace un amago de levantarse, que queda en un intercambio de posiciones. Al fin se levanta y sale de la habitación.

Ya duchado y vestido se despiden con cariño.

-                    Te enviaré un correo con los más destacados a mi gusto, a    ver si coincidimos.
-                    Vale, me lo miro y decidimos.
-                    Adiós
-                   Nos vemos.

Se vuelve a la cama para apurar unos minutos más de ese día de descanso.

La araña, sale de su escondite, tras un radiador de calefacción.

Observa detenidamente a su presa, las piezas grandes son las que cuestan más de dominar, pero su aprovechamiento da para meses.

Tendrá que hacer un buen acopio de saliva venenosa para poder inmovilizarla.

Desde que vino de Sudamérica en una maleta, ha estado paseando por su nuevo hábitat sin probar bocado, vaya mierda de país.

Espera paciente a qué su víctima se relaje, ha estado estudiando durante días su comportamiento, esos resoplidos arrítmicos, suelen ser una buena señal, para poder acercarse sin peligro.

Espera que la ligera brisa que entra por el balcón semi abierto, le facilite un vuelo sin escalas hasta la cama.

Una vez allí, sin entretenerse contemplando  su bella desnudez, se dirige hacia el cuello para poder morder y soltar una buena dosis de su eficaz veneno que la deje inmovilizada.

Tras darse cuenta de ir sin el móvil, justo antes de bajar las escaleras del metro. ¡Qué suerte! Desanda el camino para recuperarlo.

Llama una y otra vez, al timbre de la vieja puerta acristalada, la aporrea con las manos, sabe que la habitación de ella está lejos de la puerta, al otro lado de aquella vieja casa, justo dando al patio ajardinado, donde los jazmines perfuman el ambiente.

Está seguro que se habrá vuelto a la cama, va muy cansada con ese trabajo con horarios extenuantes, pero necesita su teléfono, sin el está desnudo.

No oye ningún sonido, nada de ruido, duda entre esperar o marcharse, decide esperar un poco y sigue llamando.

Dentro un cuerpo inerte, escucha el timbre pero no puede moverse, ni tan siquiera hacerse oír, unas lágrimas de angustia se escurren de sus ojos.

No sabe que le está pasando, ha notado una ligera picadura, malditos mosquitos, pero parece ser cosa de un ictus cerebral.

Hace esfuerzos sobrehumanos para intentar llegar al móvil, cada vez se siente más pesada, pero la mano izquierda parece tener algo de sensibilidad, consigue agarrar el aparato y pulsar llamada al número más utilizado, con pavor escucha como suena otro aparato, en la mesita de noche, del otro lado.


Barcelona, 17 Mayo 2017


40 comentarios:

  1. Ay qué susto!. Que bien lo has contado Alfred, interesante y con un final que da pavor.
    Me picó una vez una, y no veas que reacción me dio, pero esta debía de ser española, pero con muy mala uva :)))
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sufras Elda. Solamente es una historieta.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me acabas de recordar una vez una araña enorme que una amiga se encontró ainsssss era enormeeee jamás había visto una araña igual que esa.

    Un placer leerte, Alfred.

    Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuenta...cuenta ...;)
      Muchas gracias María.
      Besos y feliz finde, que ya llega.

      Eliminar
  3. Qué putada.... mira que olvidarse el móvil...

    Ya me gustaban poco las arañas y ahora menos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por una vez podía proporcionar algo bueno, vete a saber...
      A mi tampoco me entusiasman.
      Saludos.

      Eliminar
  4. ¡Qué angustia!
    Esa sensación de parálisis tiene que ser angustiosa del todo.

    Juer con la araña viajera. Eso sí, espero que la bella dama ya esté recuperada :)

    No me gustan las arañas, aggggggg

    Buen relato.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser angustioso, claro que sí.
      Ya nos estamos metiendo con los inmigrantes.
      Discriminadora.
      Muchas gracias.
      Besines.

      Eliminar
    2. Jajaja. Te voy a... a...a....a...ya se me ocurrirá a qué ;)

      No me he metido con los inmigrantes listillo, sino con los turistas...qué pasa que si vemos una persona o animal de otro país ya pensamos que es un inmigrante?...eso cómo se llama? jajajajaja

      Qué malaje tienes!!! :))))

      Besines sonrientes

      Eliminar
  5. ¡Arañas agggggiinns!
    ¡ Qué bichejo más repelente y feo!
    Ahora, la entrada es de 10. Un verdadero placer pasear la vista por tus páginas.
    Gracias, Alfred.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mucha gente le dan cierto repelús, verdad?
      Muchas gracias!
      A ti mari carmen.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Qué horror!
    Me imagino su angustia al escuchar el móvil sonando a su lado...uffff

    No puedo con los insectos,me dan miedo y asco.Después de leerte...pavor!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonando al lado y perdiendo fuerzas para intentar otra llamada.
      Nos hacen compañía ;)
      Besos.

      Eliminar
  7. Vaya atracón que se va a dar la araña, después de tanto tiempo sin comer. Más le vale tener a mano un buen antiácido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no está claro si se sale con la suya...Pero el bote de bicarbonato lo tiene en la cocina ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Yo araña que veo, araña que mato. No las dejo vivas ni aunque no sean venenosas.

    La dama en cuestión creo que tiene oportunidad de sobrevivir si acaso el tipo se apura en regresar. Vamos, corre!

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero eso es muy drástico, eliminar a una especie así por las buenas, no lo veo muy ecológico ;)
      El tipo es dudando...
      Saludos cumplidos.

      Eliminar
  9. No me gustan los bichos ni làs arañas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, de acuerdo. Pero las amapolas son...b
      Besos.

      Eliminar
  10. Hasta ahora vengo a conocer el razonamiento de las arañas. Son muy inteligentes tal parece. Jajaja. A tenerles respeto ebtonces.
    Muy bueno.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las criaturas tienen sus motivos pa comportarse tal como lo hacen. No cual no quita que les tenga cierto asquete ;)
      Muchas gracias.
      Lo comparto.

      Eliminar
  11. Hola Alfred!,
    La araña, Un animal con pocos depredadores y que da repelús. No se porqué, me recuerda a nuestro querido ministro Montoro con el que pasamos cuentas dentro de poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Da mucho repelús, tanto que no quiero ver a ninguna cerca de mi.
      Vaya comparación más odiosa que has hecho. pero certera, estoy viéndolo en medio de la tela esperando a sus víctimas...

      Eliminar
  12. hay arañas peores... creo :) y no son de el reino animal sino humano.

    :(


    por lo demás la propia naturaleza nos hace hacer o defendernos. de las humanas no lo justifico jeje...

    (

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay arañas de todo tipo, pero Spider-Man parecía un buen tipo :)

      Eliminar
  13. La historia es espeluznante,estuve intrigada hasta el final.
    Las arañas son animalejos muy listos y solo hay que ver como se comen a las moscas cuando estas caen en una tela, yo una vez lo vi y me quedé asombrada.
    Besos ALfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que sí! Se las comen sin miramientos y da un poco de asquete.
      Besos Puri.

      Eliminar
  14. Menuda Historia se me han puesto los pelos de punta!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya será menos Ilesin, pero las telas están tensadas...
      Besos.

      Eliminar
  15. Tienes la extraña habilidad de dar la vuelta a las historias con un sólo párrafo :)

    A partir de ahora llevaré siempre el móvil conmigo, me lo dejo en tantos sitios que todo el mundo lo conoce (al ser un modelo muy antiguo siempre vuelve)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, eres muy amable con tu aportación, me has subido la autoestima :)
      Es bueno llevarlo y tenerlo cerca y bien cargado :)

      Eliminar
  16. Yo al igual que Julio David, araña que veo, araña que mato, pero no delante de mis nietos porque ellos protestan si piso una hormiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Mara, eres una arañadófila. Tus nietos son demasiado buenos, tendrás que contarles un cuento de una araña atacando a una jovencita...
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. A mi también me dan repelús las arañas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que somos una inmensa mayoría, los que sentimos repulsión por estos animalitos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Oh Dios qué agobio Alfred, no me gustan nada las arañas pero después de leerte aún menos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) Hay que estar al quite y vigilarlas.
      Besos.

      Eliminar
  19. Hola Alfred , pues ya que tú relato va hoy de arañas , te contaré lo que le pasó a un amigo mío , resulta que el es dueño de un pequeño almacén de caramelos , ya que el es repartidor y vendedor de caramelos y golosinas , pues bien un día de verano fue como cada mañana a cargar su furgoneta con todos los pedidos que le habían hecho días aanteriores , y cuando iba a subir al vehículo una pequeña araña le pico en el pie por que llevaba chanclas , y al principio noto un pequeño escozor en el pie pero no le dio muy mucha importancia , pero en el transcurso de las horas , empezó con convulsione pérdida de visión y paralisis total del cuerpo , llamaron a su hermano por que se salió de la carretera y casi provpoco un accidente que casi le costo la vida , llegó al hospital y a las pocas horas entró en coma y estuvo en coma celebrar 4 a 6 meses , para colmo cuando despertó no podía andar puesto que el veneno de esa picadura de araña había dañado uno de los nervios que acerca de la columna vertebral y estuvo en recuperaciòn 2 años ingresado en el hospital hasta que pudieron hacerle un antidoto inmunológico con el veneno de la dichosa araña .

    Y esa vino en uno de los barcos que vienen de brasil en un cargamento de cocos , lo que no se es como pudo llegar hasta su almacen . A día de hoy está vivo de milagro ya que los médicos no daban un duro por su vida , y yo te digo que con estas mini- arañas hay que tener mucho cuidado y más sí vienen simuladas en un manejo de plátanos como también se podría dar el caso . Bueno me a gustado mucho tú relato te deseo un feliz miércoles , también quería darte las gracias por tú cariñoso comentario de estos dos días el de ayer y el de ante ayer, besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Con tu comentario, no haces sino confirmar el dicho de que la realidad siempre supera la ficción, por exagerada que parezca.
      Menos mal que acabó bien. ;)
      Besos.

      Eliminar