viernes, 21 de abril de 2017

El relevo


Foto del autor



Empieza a caer el sol, el atardecer quita  luz y cambia perspectivas, lo que vemos no es lo que pasa.

A medida que las sombras ganan espacio, quedando las manchas de luz señaladas por las farolas, las diferencias parecen menores, las distancias se acortan.

La referencia que marca el primero de la serie, condiciona, guía y anima, a los perseguidores.

La adaptación al cambio de luz, no cae igual de bien a todos, hay quién se adapta mejor y sabe sacar partido de la falta de percepción, por parte del contrario, de donde están los límites de la pista.

Siempre he considerado más peligroso el cambio contrario, pasar de la noche al clarear del día, también el cansancio hace más mella y las distracciones son más recurrentes.

El ritmo de paso ha descendido, nada preocupante, entra dentro de lo normal, dadas las condiciones ambientales.

El OK reina en la pizarra, donde marcamos los tiempos realizados, de momento no nos preocupa las diferencias y sólo ponemos posición y tiempo consumido por vuelta.

Una ligera inclinación de cabeza, nos indica la conformidad  por parte del piloto de que sí, realmente todo esta OK.

Va pasando el tiempo, cuantificado en horas, minutos, segundos, décimas. La oscuridad ambiental es total, las motos dejan una estela coloreada al ser retratadas por los ávidos objetivos, deseosos de la foto original.

Los plataneros, farolas, bordillos, se esconden tras unas balas de paja, en los sitios más problemáticos, esos en los que una caída, puede ser muy peligrosa.

Eso se sabe, pero nadie piensa en ello en voz alta, vemos como se hunde la horquilla en la frenada y pensamos en que acelere rápido.

A pesar de que todos saben lo que han de hacer, siguen mi mirada por si hay algún cambio. Vienen momentos de tensión, en poco tiempo se producirá un aprovisionamiento, una carga de gasolina a la máxima presión, para reducir al mínimo la pérdida de tiempo en la parada, con cambio de pilotos incluido.

Ya han avisado del relevo, el piloto se acerca y mira los tiempos que tengo anotados y la posición en la que estamos. Le comento cuatro obviedades necesarias para tranquilizarlo.

Sabe que correrá de noche cerrada y hay que estar atentos a los despistes de los novatos, sobre todo en el cambio de rasante y en la bajada del Grec.

En un momento, la parte delantera del box, está saturada, mecánicos prestos para cualquier eventualidad, la gasolina es muy volátil y caprichosa.

Ya han dado aviso en pista, para entrar en la próxima vuelta. Todos expectantes a verlo aparecer y que vea bien la pizarra con las indicaciones pertinentes.

Asiente, inclina la cabeza dos veces, una mueca de satisfacción por el próximo descanso se dibuja en su cara.

En menos de dos minutos, el mundo, nuestro mundo, se volverá loco, entrará la maquina humeante, parará en el box, se bajará el piloto para dejar sitio a su relevo, pondrán combustible a tope, comprobaran desgaste de ruedas, tensado de cadena, limpiaran óptica y cúpula, estarán atentos a todos los sonidos procedentes del motor y luego, en menos de lo que  aquí se explica, saldrá a la pista para una nueva tanda de vueltas, una hora y media por delante, de incógnitas por desarrollar.

Los pilotos han tenido un brevísimo intercambio de palabras para advertirse del estado de la pista y desearse suerte. Se contagian el optimismo por estar bien situados en la tabla, la noche es larga y puede deparar muchas sorpresas. 

Veremos.

Los comisarios dan conformidad a la corrección de toda la operación.

El autor, 
en sus años mozos, 
crono en mano.



Barcelona, 21 Abril 2017.

26 comentarios:

  1. Wowwwwww trepidante del todo.

    Y que sigas disfrutando de algo así me parece genial :)

    Besines

    *La foto del autor en sus años mozos me ha hecho sonreír.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, era bastante emocionante :)
      Bueno ahora es cuestión de verlo por la tele.
      Besines.
      A mi también, estaba mirando diapos antiguas y me he encontrado con estas.

      Eliminar
  2. Estupendo Alfred, me parece genial de verás. Eres una cajita de sorpresas. Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosana, son cosas de hace muchos años, ;)
      Feliz finde!

      Eliminar
  3. Te imagino super atento (como en la foto) siguiendo toda esa vorágine de la competición!

    Una sonrisa me ha sacado también esa fotografía.
    Buen finde,besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf! Sí! No podías perderte detalle.
      Sonrisas con nostalgia...simplemente era más joven ;)
      Feliz finde!
      Besos.

      Eliminar
  4. Hola Alfred , asi que eras como se suele decir un "telemetrico" vaya , eres una caja de sorpresas , esta muy bien la foto , que vida más apasionante la la tuya , me a gustado mucho , te deseo un feliz fin de semana , besos de flor.

    Pd , Gracias por compartir , estas bellas joyitas de historias tuyas , que aquí nos cuentas , eres un encanto , mis m´s sinceras felicitaciones Alfred ;) besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Ya ves, con esa pinta intentando poner orden.
      Feliz finde, un beso.

      Eliminar
  5. He ido imaginado las escenas según te iba leyendo, Alfred, y sí parece emocionante.

    Me gustó ver la foto del autor en sus años mozos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho, hay que ponerle imaginación a la lectura ;)
      A mi también.
      Besos.

      Eliminar
  6. Es como si se estuviera palpando la tragedia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO! Ese año fue muy tranquilo...hubo otros en que no tanto e incluso divertidos, bueno para todos menos para el piloto, que quedo con sus partes escocidas, remojadas por la gasolina...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Interesante texto nunca habia leido algo igual abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es poco poético, lo sé. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Todo un señor incluso cuando eras jóven.

    Apuesto por las 24 horas de Montjuich... qué tiempos eh?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Sí, cuando era joven.
      Cierto, de ahí lo de las farolas...hace 40 añitos.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Muy emocionante, ¡guapo!! Siempre me ha encantado la velocidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo era. Gracias!
      Sigo viendo carreras, ahora por la tele, ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Adrenalina a tope que contrasta con tu foto serena y atenta. Abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien tiene que mantenerse sereno ;)
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Rescato la manera en cómo empieza el relato; con esa reflexión sobre el anochecer y las distintas maneras en que este evento afecta la psiquis humana. Para algunos mejor que a otros, claro está.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  12. la única vez que me mandaron cronometrar algo fue todo un desastre :)

    no lo conocía, gracias por el aporte:
    https://es.wikipedia.org/wiki/24_Horas_de_Montju%C3%AFc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beauséant! por el enlace, aunque hay un error, fue puntuable a partir de 1980, año por cierto en que el equipo, en el que colaboraba, ganó :)
      Lamento tu desastre cronometrador...

      Eliminar
  13. Hola Alfred!
    Un buen cronista. Pero no sería mejor hacerlo de día?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Muchas gracias! La carrera duraba todo un día, había relevos cada hora y media aproximadamente.

      Eliminar