martes, 5 de abril de 2016

Día lluvioso

                                                         Edward Hopper


Día lluvioso

Esta siendo un día lluvioso, propio de esas jornadas primaverales en el mes de abril, aquí a orillas del Mediterráneo, sin necesidad de escuchar a Serrat.

Me he refugiado en una cafetería, tomando un brebaje infecto al que han tenido la desvergüenza de denominar café.

Al ser un día de poca apetencia paseadora, si nos es una necesidad perentoria por cuestione de trabajo o familiares ineludibles, hace que el local este lleno hasta los topes.

Por suerte he sido afortunado y me he podido instalar en una mesa con vistas a la calle, lo cual me proporciona una distracción extra.

Pues los diarios que suelen tener colgados en un extremo de la barra, están todos ocupados, por lerdos que difícilmente se podrán enterar de lo que realmente está pasando en el mundo. Se les ve en la cara.

Como no tengo una ocupación definida, puedo estarme el rato que considere oportuno, aunque los muy zopencos no suelten los periódicos ni a tiros y eso me fastidia un montón.

Así que me dedico a mirar ora al exterior, viendo como corren tras el autobús esquivando los charcos que se forman en la acera, justo donde está la marquesina de la parada. Ora al interior, donde un público heterogéneo, ocupa prácticamente todos los espacios posibles para ubicarse.

Ha entrado una mujer de mediana edad, o sea menor que yo, con uno de esos paraguas tamaño camping, puedes dormir resguardado por uno, una especie de gorro de lana muy coloreado, casi tanto como sus mejillas, fruto de azoramiento al encontrarse sin sitio donde instalarse y con la posible decepción de irse a otro local.

En esto, debido a mi ignotas condiciones de  educación y buen hacer en cuestiones de comportamiento social, he levantado la mano para hacerme ver y señalarle la posibilidad de sentarse en mi mesa, a lo que ha correspondido con una sonrisa franca de alivio, acercándose presta antes de que me pudiera arrepentir de mi ofrecimiento, tengo pinta de cascarrabias, lo sé.

Me he presentado, levantándome un poco del asiento, a lo que me ha ofrecido su mano y dándome las gracias, ha contestado con su nombre: Alba.

Bello nombre he pensado, inicio del día, amanecer, iluminación tras la noche, no se lo he dicho para no parecer el típico señor mayor, pedante y con ganas de hacer gracia a una mujer joven y atractiva. Me he limitado a decir: Bonito nombre, eso sí, sonriendo.

Rápidamente me ha puesto al corriente de su vida, sin preguntarle nada, enseguida he sabido que trabajaba de profesora en un colegio concertado que estaba ahí cerca, que había perdido el autobús que le llevaba a su casa, que el próximo tardaba veintiocho minutos según la pantalla más los diez de propina por ser día lluvioso y con mucho tráfico que la agregaba ella.

El ruido propio de un local abarrotado, más los gritos de las camareras intentando hacerse oír por el barman de la barra, el sonido de la cafetera, el exprimidor, el extractor sobre el crepitar de la plancha en plena humareda de los huevos friéndose, me dificultaba la audición, pero aun así me entero de su vida.

Que vivía sola, bueno tenía un gato al que llamó Tom, por los dibujos. Un pedazo de ser bastante egoísta y narcisista, que no se diferenciaba en nada de las parejas humanas con las que había intentado montar una convivencia, más o menos cariñosa y altruista.

Dos hombres, uno detrás de otro, en épocas diferenciadas con duelo de por medio en el primer caso, no os vayáis creer tríos desvergonzados.

Pero tíos más preocupados por la cilindrada de la moto y sus prestaciones y las de las suyas propias en noches inacabables en las que el hecho de  no trabajar fijo, les permitía dormir durante el día, qué por el estado anímico de mi interlocutora, en realidad monologuista.

Luego una compañera, por aquello de probar y saber que no fuera su naturaleza escondida, pero encontró que era más guarra que los mismos tíos que acabó echando.

Ahora estaba angustiada, porque pagaba la hipoteca sola y con los nuevos planes escolares, su trabajo estaba en el alero, las humanidades corrían hacia un futuro incierto tirando a negro.


Me dio tanta pena que le pagué el té que pidió y no me la llevé a casa para hacerle un traje de madera a medida, bastante tenía ya con lo suyo. 

Tengo candidatos de sobra.

50 comentarios:

  1. Se salvó Alba, de su traje de madera, tal vez ayudada su grandilocuencia. Pero qué miedo me estás dando, jaja.
    ¡Felicitación y abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se salvó de su tenebrosa cita ;)
      Gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A mí que se me hayan adelantado en el periódico no me importa, porque al fin y al cabo tienen tanto derecho como yo. Los que me fastidian son los que ocultan tras el que están leyendo el que piensan leer a continuación. Dejé de ir a un bar en el que el dueño se lo consentía a un cliente. Si no se quería descarar él, tampoco me apetecía hacerlo a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante comportamiento el que mencionas, lo encuentro muy descarado.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. De la que se salvó, un traje a la medida no es lo que uno quisiera tan pronto.


    Un abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecilla se le perdonó su hora ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Alba se libró y jamás lo sabrá... nos habrá pasado algo parecido alguna vez?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, a veces sientes como un aliento gélido en la nuca, te giras y no hay nadie ;)
      Saludos.

      Eliminar
  6. Me ha gustado el relato Un dia lluvioso.
    Me hago seguidora suya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, gracias por la visita y el comentario :)
      Saludos.

      Eliminar
  7. si te digo la verdad yo también acabo de estar en esa cafetería porque con tus palabrejas de mas me has trasportado cuando leía cada vez mas y mas.
    "aquí a orillas del Mediterráneo, sin necesidad de escuchar a Serrat."
    me gusto mucho esa frase y sus canciones también sin duda para mi su mejor canción caminante no hay camino, y es que siempre se me eriza la piel cuando llega a mis oídos esa nostálgica melodía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte por aquí y que disfrutes paseando, ya sabes se hace camino al andar. :)

      Eliminar
  8. te sigo me pasare por tu mundo para leer tus palabrejas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recorre las estancias de esta casa, en sus paredes se hallan un montón de escritos, con más o menos gracia pero con la sinceridad del autor, por hacerlas con cariño ;)

      Eliminar
  9. Hola Alfred, veo que somos vecinos de comunidad, ayer como bien dices estaba el día bien lluvioso y me paso lo mismo que a ti, que fui con una amiga a un sitio y después cuando salimos nos metimos en una cafetería pero con la suerte de no estar abarrotada como la tuya, también nos sentamos en una mesa con las vistas a la calle, asique pudimos disfrutar de la compañía y viendo como la gente corría para no mojarse, cosa que es tontería ya que te mojas igual:), no tuvimos la suerte como tu de tener otra compañía, aunque con lo que dices al final mejor que no, ya que ese traje prefiero que tarden en hacérmelo, pobre chica no?, no seas malo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos en una ciudad con muchos sitios, en los que coincidimos con mucha gente, nunca sabes por donde andará ese personaje ;)
      Besos.

      Eliminar
  10. Eres todo un caballero, por hacer compañía a tan apurada dama. Si es cierto ayer un día lluvioso, pero bien aprovechado. A mi también me gusta tratar con las personas siempre tienen tanto que contar, y de paso se desahogan contigo, porque sabemos escuchar.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que saber escuchar y prestar el hombro cuando sea necesario, es una buena forma de aprovechar el día ;)

      Eliminar
  11. En una cafetería un día lluviso de primavera al lado del Mediterráneo... Un gran comienzo para una entretenida historia y vaya que lo has logrado. Entre tanta estridencia y tanto bullicio la soledad de Alba se intensifica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una chica demasiado buena para el entorno en el que le ha tocado vivir ;)

      Eliminar
  12. Me encantan estas historias cotidianas y lo bien que lo cuentas. ¿De verdad te contó su vida hasta tal punto? Será que me estoy desacostumbrando a ese nivel de apertura, por estos lares todo el mundo es muy cerrado.
    Me ha gustado el relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente puede ser muy comunicativa con un desconocido y más si tiene una pinta amable e inofensiva ;)
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  13. Una cafetería ruidosa y parlanchina es para mi gusto lo menos apropiado para acompañar un desayuno junto a mi periódico y mi móvil.
    Me gustan calladas e íntimas y si alguien se acerca a tu mesa con la ilusión de compartir, mejor una conversación amena y que te aporte.
    Dime adónde desayunas y paso a buscarte.
    Así podré llegar a ser parte de tu relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mis gustos personales, tampoco me quedaría en una cafetería de estas características, si no es por fuerzas de causa mayor, como sería este hipotético caso. Dicho esto, te comento que actualmente soy poco de ir a desayunar a una cafetería, pero estaría encantado de hacerlo contigo :)
      Saludos.

      Eliminar
  14. Viéndolo así, quizás cuántas veces nos hemos salvado de ser potenciales víctimas para tanto psicópata suelto por ahí, y no nos dimos ni por enterado. Quizás ese psicópata nos tenía en la mira, pero al final nos descartó por algún detalle...

    Qué tenebrosa la mente de tu protagonista. Es desconcertante, y eso lo vuelve tan terrorífico como impredecible.

    Saludos, excelente texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está llena de pequeñas casualidades y por ello es tan desconcertante.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Bello y muy apto para la reflexión e introspección, sí, además los días lluviosos ¡tienen un no sé qué!...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno a veces nos encontramos con un " Je ne sais quoi!o bien en un "Dejà vu!que nos asusta ;)
      Besos.

      Eliminar
  16. Los desconocidos son esos seres a los que uno cuenta los pormenores de vida, milagros, miedos y sueños.

    Llueva o no, pero en espacio cerrado, recuerda los trenes!. Buen relato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces resulta más fácil sincerarse con un desconocido en una situación de impasse, perdidos en un bar, una estación, un aeropuerto, en el tren, en un barco...
      Gracias!
      Un beso.

      Eliminar
  17. Está explicado de una manera que lo que explicas parece que sea cierto, lo cual es una habilidad del escritor.Esto de estar en un bar y no poder leer el diario, fastidia un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A parte de que te fastidie es que tienes distraerte escuchando conversaciones ajenas o invitando a una desconocida ;)

      Eliminar
  18. ¡Cuántas cosas en un momento! Un café da para mucho si se está atento.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estando atento al entorno se captan un buem montón de cosas :)
      Besos.

      Eliminar
  19. Genial Sos genial con tus escritos Sos igual en tu vida real
    gracias bello texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tan generosas palabras hacia mis últimas palabrejas, veremos que te sugieren las próximas ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Un relato estupendo con muchas curiosidades, esas que si se está atengo a lo que hay alrededor y en solitario, se pueden apreciar tan estupendamente como tu lo has relatado.
    Me ha resultado muy entretenido Alfred.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya entretenido y lo aprecies.
      Gracias a ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Ves, Alfred, nada es casual: los diarios tenían que estar ocupados para que tú prestases atención a esa señora y crearas este texto :-) Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que estaba todo previsto por el destino ;)
      Un gran abrazo Rita.

      Eliminar
  22. Muy interesante, conforme te leía pensaba en esa mujer solitaria que necesita contar su vida a un desconocido, precioso gesto el del desconocido ofreciéndole mesa y oído.
    Un saludo de sábado soleado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Realmente hace un bonito día primaveral en el que apetece salir a comer con una amiga y prestarle oídos ;)
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  23. Dices que la invitaste a sentarse por educación y buen hacer; y yo pienso, que necesitabas que te contase sus penas, para darle vida a este relato. Una simbiosis, con bazofia de café como preludio.
    Me ha encantado tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel! Digamos que puede ser un poco de todo :)
      Un abrazo.

      Eliminar