sábado, 7 de junio de 2014

SUEÑOS








Hay algo que me preocupa, siempre que sale a colación, por ejemplo a  la hora de la comida, en el trabajo, en que se buscan temas generales, para ser comentados, el de los sueños es un tema recurrente, en el  que todos participan menos yo.

Nunca los recuerdo, tengo una vaga idea, pero solo de los momentos previos al despertar, y es más algo que quiero hacer, que no una imaginación onírica.

En esos momentos, en que más lo echo a faltar, por ser diferente al resto de mis compañeros, intento en vano, concentrarme en recordar, dado que ellos dan por imposible, no tenerlos.

Y yo les digo que ya sueño despierto, pero claro, no es lo mismo, incluso comentan, pocas veces, haber tenido pesadillas, esos malos sueños que achacan a las malas digestiones o a el exceso de alcohol.

Las mujeres son las más soñadoras, con historias más completas, disfrutadas y  recordadas con satisfacción.

Los compañeros, son más prosaicos e incluso se guardan algunos por pudor, les cuesta mostrar sus momentos de imaginación descontrolada.

Pero mi caso es tremendo, he buscado información, he leído diversos artículos sobre el tema, me tragué la interpretación de los sueños, no sé para qué, si no tengo nada que interpretar.

Y así sigo, con esa cara de besugo, sin poder aportar nada, ni tan siquiera improvisando, pues no tengo ni idea de cómo viene un sueño, ni cómo se siente uno con él.

Paso las noches dormido como un tronco, eso sí, me cuesta poco dormirme, en cuanto me instalo en la cama, me quedo dormido.

Me voy a dormir pronto, me gusta levantarme temprano y dejar la casa recogida cuando me voy, y eso cada vez me lleva más tiempo.

Tengo que recoger cuchillos, que siempre se han de limpiar, ropa normalmente femenina, que pongo en la lavadora, junto con mis guantes de cabritilla, que uso unos limpios a diario, pues siempre está todo ensangrentado, hecho una perdición.

Una vez toda recogido, me voy más tranquilo, pero siempre me queda esa inquietud de no saber, que ha pasado por mi cabeza, durante la noche. 

Aunque todos me dicen: 
"Es imposible que no sueñes Jack, es que no te acuerdas de nada".

8 comentarios:

  1. Un personaje digno de estudio.No me gustaría estar en su lugar, aunque la historia es muy buena. Procuraré salir poco de noche.

    Una ligera inclinación de sombrero y luego un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que no quieras estar en su lugar, pero tampoco es coveniente estar cerca sin tomar precauciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jack, No puedes soñar porque eres sonámbulo. Vives lo que sueñas, y el despertar con sangre en tu ropa, lo atribuyes a mera casualidad. Por ocho veces. Pero hoy, yo que soy la próxima víctima, te estrangularé con mi cadena de eslabones de hierro. Y podrás soñar que te maté.

    Si me permites. Buenísimo Alfred, de lo mejor que has hecho. Fascinante. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin podré descansar en el sueño de los justos, gracias Albada.
      Un beso.

      Eliminar
  3. El relato es una maravilla, con ese navajazo ya acabándolo. Me ha encantado. Solo quitaría el gazapo de 'hecho a faltar' y ese trague, ¿no será tragué?
    Un saludo que enamoras con tu imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias doblemente, por tu reconocimiento y por mostrar esos fallos, rapidamente recompuestos.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Buenísimo!!!... Jajajajaja...
    Como de costumbre muy bien llevado al sitio :)

    Besos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofya! Perdona la intromisión en tu muro, me deje llevar ;)
      Besos!

      Eliminar