martes, 24 de junio de 2014

Contrabandistas de pacotilla










Contrabandistas de pacotilla

Recuerdo, cuando en un tiempo no muy lejano, no digamos cuanto porque no viene a cuento, hicimos una escapada a Andorra; para comprar un equipo de música  portátil, de esos con CD, mp3,  radio y lo que haga falta.

Como es un  país libre de aranceles, impuestos, iva y demás zarandajas sobre los bienes de consumo, pues resulta todo más barato.

Así que es habitual ir a comprar toda esa colección de chorradas, que van saliendo periódicamente y qué se suponen necesarias, pues nos hacen la vida más fácil y agradable, en nuestra residencia.

Andorra es un país pequeño, con varios pueblos ó parroquias, dos de ellos más importantes, con una carretera que les une y permite ir de Catalunya a Francia, pasando por una especie de calle comercial, repleta de establecimientos de todo tipo, tiendas pequeñas y especializadas, otras más amplias  con bonitos escaparates y evidentemente más cosas, y luego están los grandes almacenes que tienen de todo.

Es el paraíso del consumismo, con un apartado especial para bebidas alcohólicas y tabacos, como anécdota al respecto, hay que decir que hace poco se ha condenado a todo un exconseller de governació, del molt honorable govern de la Generalitat catalana, que llegó al poder con un lema tan sugerente como “Mans netes”. Por tráfico en cantidades industriales de dicho artículo.

Con lo cual es normal, para los que vivimos relativamente cerca, hacer una excursión hasta allí, sufrir las caravanas para poder entrar y salir, asumiendo el posible riesgo de ser revisados en la aduana, sino declaramos  previamente lo que llevamos, nuestro más que  seguro exceso de equipaje.

Hay también un reconocido movimiento de capitales, pero eso es otro asunto.
Tras las compras de rigor, siempre acabas por coger más cosas de las previstas, las cuales repartes por el coche, intentando minimizar la apariencia de exceso de mercancía, susceptible de ser objeto de pago de tasas al entrar en territorio nacional. Más la multa de rigor si te registran el vehículo y te cazan.




Cuando estás en la cola de salida, esperando con los dedos cruzados que no te hagan desviar a donde se realizan los registros, y contestas con el aplomo propio de jugador de póker empedernido, que no llevas nada para declarar.

Entonces surge el canijo ese con hombreras, y cara de úlcera, que no se le ocurre otra cosa que decirte, ponga el coche ahí, bájense y abra el maletero, por favor.

Entonces haces un repaso rápido de todo lo que llevas y de cuanto puede costarte la broma, y dices a los compañeros de viaje, tranquilos no pasa nada, es pura formalidad.
Y sudas, sudas mucho, da igual el tiempo que haga, eso no influye para nada.

Por suerte el encargado de la inspección, ocular es un agente joven, con pinta de recién salido de la academia, de esos tiernos y susceptibles de engatusar, contándoles un cuento lacrimógeno, de que todo son  recuerdos para la familia y esas cosas.

Observó con calma, el batiburrillo en estaba convertido el maletero, con ropa, botas, revistas, bolsas con comida y todo eso, puesto de cualquier manera.

Tuvo en cuenta que superábamos por poco la cuota de cigarrillos y alcohol permitidos por persona.

Cerró el maletero y nos dijo que podíamos pasar, subimos al coche, y al arrancar nos dijo, escuetamente, buena música, mirando el aparato encima del asiento trasero, nuevo de trinca, flamante, reluciente.


4 comentarios:

  1. Me alegro mucho que hayan cogido al impresentable exconseller de Governació de la Generalitat de Catalunya. El que la haya hecho que la pague.
    Tuvo suerte el protagonista con el agente de aduanas, porque tonto no era.
    Buen escrito.

    Una leve inclinación de sombrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una muestra de la catadura moral de algunos de los que dicen representar la voluntad del pueblo soberano.Gracias!
      Arqueo de cejas.

      Eliminar
  2. Pues a por agentes aduaneros laxos, que permitan que viajar a Andorra sea un placer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No se si laxos o posiblemente mas humanos, creando la complicidad con con un usuario, que declarara en la próxima ocasión,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar