domingo, 29 de enero de 2012

Beso robado

Llegaron al mismo tiempo, ante la fuente del parque, ella con su vestido nuevo de volantes y tirantes, y él con las viejas botas de fútbol heredaras, corriendo  tras la pelota. Se miraron en el espejo de las cristalinas aguas ondulantes de la fuente y en el momento que él fue a beber se acercó y le robo un beso, que le supo a todo lo maravilloso que esperaba de la vida, condensado en un instante. Ella satisfecha, le sonrió, él sorprendido, azorado, confuso, cogió la pelota y se alejó, sin hablar.

2 comentarios:

  1. Esa edad intermedia entre la niñez y la adolescencia.Me ha gustado mucho la forma de expresar el gesto audaz del niño, con el comportamiento posterior, de, azorado, irse con la pelota.
    Me parece un gran micro.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias! , es captar un instante mágico en la vida de unos niños. Un saludo.

    ResponderEliminar