jueves, 31 de octubre de 2019

CASTAÑADA












CASTAÑADA

Por estos lares celebramos una fiesta tradicional en la que gente amiga se reúne para comer boniatos, castañas y panellets, regado con un buen vino moscatel.

Lo que tomes antes y después puede enriquecer la fiesta, pero lo principal es eso, que además es lo que la tradición manda.

Ahora nos ha llegado la moda de enriquecer estas fechas con las costumbres foráneas que nos vienen del otro lado del atlántico.

En algunos casos complementando las nuestras y en otros sustituyéndolas por considerarlas más modernas. Lo de los disfraces y el truco o  trato, resulta más peliculero.

Por edad y convicciones soy más tradicional y por suerte, en ello me siento bien acompañado.

En estas fechas se honran a los muertos, a todos aquellos familiares y amigos que nos han precedido en el deambular por este mundo.

De este modo lo celebramos  entre amigos, donde nos consolamos y de paso nos sentimos más vivos.

Hay que espantar los fantasmas de la muerte ahora que aun estamos cuerdos y nos creemos seguros.

Así que me dirigía al encuentro de mi cena de castañada en la casa de unos buenos amigos, que tenían a bien tenerme en cuenta en este tipo de celebraciones.


No hacia el fresco necesario para que a pesar del tiempo en el que ya estábamos, se pudiera tomar uno, sus buenas castañas calentitas, pero me gusta cumplir con lo tradicional.

Lo de que en el día señalado haga un frío pelón ha pasado a la historia, como las viejas castañeras con su pañuelo a cuadros en la cabeza, su delantal a raya y su espátula removiendo castañas y boniatos sobre las brasas.

Ahora te encuentras con un inmigrante (con los debidos respetos) venido de zonas cálidas, que apenas sabe de qué va la cosa y se limita a tener su oferta lo suficientemente quemada para que te parezca cocida.

Luego  la introduce en un cucurucho hecho con hojas de periódico, (normalmente desinformados de forma tendenciosa según moda vigente).

Es lo único que se conserva de la tradición ancestral vista con ojos del niño que fui hace unos cuantos años.

A pesar de todo la tradición manda y me agencié uno de dichos cucuruchos, ya que  los boniatos me gustan menos, mientras iba camino de una de esas cenas de amigos.

Notaba el calorcito en el bolsillo de la chaqueta mientras pagaba a precio de oro  unas raquíticas castañas bien quemaditas por fuera.

Tras recibir el cambio y darnos las buenas noches, seguí en mi lento caminar por la ciudad, cada vez más desconocida para mí o para los recuerdos que de ella tenía.

Tan ensimismado estaba, que casí tropiezo con una joven que se me había parado delante para indicarme algo que no llegaba a conprender del todo, o ella o yo eramos extranjeros sin saber comunicarnos, pero parecía que tenía alguna necesidad urgente, material o no, la cosa no me quedó clara.

Para romper el embarazo de la situación se me ocurrió ofrecerle castañas mostrándole el cucurucho para que cogiera una.

Se quedó mirando el papel de periódico e introdujo sus dedos para coger una, cuando  se percató de que iba la cosa.

Le hice mímicamente las indicaciones de como se pelaban antes de comerlas, pues hay que pelarlas dos veces.

Tras quedarme con los dedos ennegrecidos con una castaña bien pelada, me la fui comiendo mientras ella empezaba la operación con la suya.

No sé si le gusto más la operación de pelarla o la de comerla pero quiso repetir y me solicitó con gestos otra oprtunidad, la cual le concedí al momento, daba igual si me presentaba en casa con o sin castañas, nadie se iba a enterar.

Fuimos repitendo la operación varias veces , cada una con más rapidez que la anterior e hicimos una buena montañita de residuo orgánico a nuestros pies.

Al final estaba saturado de tanta castaña y ella también se cansó. No me había parecido que el paquete diese para tanto, pero seguía haciendo el mismo bulto que al meterlas en el bolsillo.

Luego ella me saco una tarjeta, señalando una dirección a la que parece ser quería ir, estaba cerca y se lo indique a lo indio, me lo agradeció de la misma forma y desapareció.

Me quedé mirando como se alejaba, a la vez que observaba el montocito de pieles en el suelo, eche un vistazo hacia la garita del castañero, pero no ví nada.

Seguí caminando tranquilamente hacia la casa de mis amigos, esperando encontrarme con alguna joven que quisiera compartir unas castañas siempre calientes.


Barcelona, 31 Octubre 2019



68 comentarios:

  1. oye pues soy de película... jajaja como no hay acá esas costumbres de las castañas y el vinito. me vendría bien en esta vida :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tradiciones siempre son de compartir algo bueno.
      ;)
      Seguro que te iría de maravilla.

      Eliminar
  2. Bonita fiesta tradicional que no conocía y que por acá en México no se celebra. Un gusto leerte amigo Alfred. Que tengas un lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo muy de aquí, según los sitios hay pequeñas variantes.
      Muchas gracias Sandra.
      Feliz semana.

      Eliminar
  3. Una de las cosas que más me ha gustado del otoño siempre han sido precisamente esos puestos de castañas, ese olor tan característico que invade la ciudad a castañas asadas. Aqui sigue habiendo un puesto de auténticas castañeras, de tradición familiar, el resto como bien dices están regentados por extranjeros.
    Pero con este calor tropical creo que en esta época van a empezar a ser tradicionales los puestos de helados.

    Eres muy generoso compartiendo tus castañas, eso sí, espero que ese montoncito que hicistéis a vuestros pies, antes de iros fuera recogido y depositado en una papelera ;)

    Bonitas tradiciones, a mi esas tradiciones importadas ya sabes lo que pienso de ellas. Y este año les ha dado a los progenitores por disfrazar a sus retoños en plan tradición mejicana, qué triste!

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí ya no hay tantos y no son los que recordaba de mi niñez, ahora es otra cosa.
      Totalmente, me cercioré al pasar más tarde, de que el barrendero las hubiera recogido. ;)
      Las importadas se van imponiendo cada vez más, los críos disfrutan con ellas, es lo que ven en la tele.
      Besines.

      Eliminar
  4. Por aquí también tenemos esa tradición tan entrañable y arraígada. En Cádiz es conocida como la Fiesta de Tosantos, de la que tengo varias entradas. Seguimos celebrándola, con familia y amigos. Las castañas, boniatos, nueces... no estoy en contra que se conozcan otras costumbres y que se diviertan, pero lamento que otros usos y costumbres vayan desplazando a las nuestras y que cada región de España adquiere un sello especial, arrancando de un mismo tronco.

    Encantadora la entrada de hoy, me trae hermosos recuerdos y vivencias de mi vida.

    ¡Olé Alfred!

    Buen finde.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno la globalización nos trae todo eso, lo malo no es incorporar si no perder.
      Muchas gracias.
      Buena semana.
      Besos.

      Eliminar
  5. Tú lo que eres es un ligón, Alfred. Las castañas te importan un bledo. Solo son el anzuelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo cuando las castañas asadas se comían para calentar las manos. En manga corta o con frío, por las tradiciones autóctonas.

    Un beso y feliz día, a pesar de ser de los difuntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un recurso para calentarse y poder ir por la calle más tonificado :)
      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  7. Este año he notado un resurgimiento de puestos de castañas.
    Desde hace días mi barrio huele a castañas... tanto que ya apesta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que va por barrios, la verdad es que veo menos.
      La leña que usan es muy mala y las castañas las queman.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Me quedó comiendo castañas que a parte de ser nutritivas me calientan las manos en las frías mañanas y atardeceres..
    Un saludo y muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien hecho, son sanas y nutritivas, nos calientan y permiten compartirlas.
      Un saludo y feliz semana.

      Eliminar
  9. Bonito relato, es verdad que se pierden algunas tradiciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amapola, todo cambia.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  10. Entrañable relato. Me has recordado a "la Sabina", la castañera de mi pueblo. Como tú, tampoco he sido aficionado a los boniatos, seguramente porque tuve que comer algunos en la posguerra por estricta necesidad.
    Me pareces un poco "pillín", no sé si trato, pero truco tienes, con las castañas calentitas, para ligar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan.Sí, eso tengo entendido, era de lo poco que quedaba para comer.
      Algo de eso hay ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. La tradición aún existe a pesar de la invasión del haloween nosotros continuamos con nuestras castañas. Es cierto lo de la castañera, lo puedo asegurar aquí también están en manos de los inmigrantes, no es por menospreciar a nadie pero se hicieron con el monopolio ja ja ja de la venta de castañas en la calle.
    Ese paseo Alfred con la chica no se yo si fue real o imaginario ja ja ja.
    Besos y feliz día de Todos los Santos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la tradición existe, pero entre la gente joven la cosa cambia.
      Dejemos a la imaginación volar. ;)
      Besos y una feliz semana.

      Eliminar
  12. Pues oye, unas castañicas cuando hace frío aunque sean a precio de oro, van de primerísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van estupendamnete y reconfortan la mar de bien, calientan y alimentan.

      Eliminar
  13. Que no invadan otras tradiciones exteriores superfluas, cuando se tienen las propias, con las que celebrar y que son más ricas y profundas.
    Un abrazo de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya ves, a veces lo que llaman progreso consiste en eso, en cambiarte tus costumbres por otras foraneas, normalmente más caras de satisfacer.
      Un abrazo anisado.

      Eliminar
  14. Hola Alfred!
    La historia es muy simpática. La verdad es que si no me lo recordaran no comería ni castañas ni boniatos ni panellets, pero pensándolo bien, es una bonita tradición que se pasa bien con la familia o amigos y de paso nos acordamos de nuestros difuntos. Las costumbres de afuera, no me dicen nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Muchas gracias, es una bonita tradición que va a la baja, además los panellets están por las nubes, pero son tan ricos...
      A mí tampoco.

      Eliminar
  15. Me han entrado ganas de comer castañas asadas. Desde que me vine a vivir a Chile sólo las comí una vez (yo las asé en casa), pero no es lo mismo que comprarlas en el puerto en la calle.

    Besos, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pasa, te recuerdan algo y ...
      Normalmente se hacen en casa cuando vas de celebración.
      En la calle es más para uso privado.
      Besos Alís.

      Eliminar
  16. Yo lo que quiero son panellets! 🤤
    Qué ricura tenéis por ahí arriba

    ResponderEliminar
  17. Yo también soy muy tradicional en cuanto a lo nuestro, por lo que no entiendo, aunque lo respeto esta absurda fiestecita de disfrace. De hecho, como es tradicional en mi familia, en unos días saldremos al campo de unos amigos a recoger castañas, de las que después daremos buena cuenta durante todo este mes.
    En cuanto a tu relato, hay algo que no me cuadra: ¿no ibas tu a casa de unos amigos a comer castañas y boniatos?, ¿Que hacías comprándolas a un castañero?...esto me huele a excusa, para ligar, y por si acaso, lo cuentas aquí, por si te ha visto la parienta con esa hermosa joven. jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tradicional nuestro es más serio y ahora se impone lo peliculero. Cosas de la época.
      No me descubras!
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Castañas y boniatos sí, de aquellos años!

    Lo que desconocía es esa otra vertiente de la castaña para entablar conversación con la primera que pasa... :))))))

    Lo probaré y ya te diré!

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años todo cambia y no siempre para mejor.
      Es una versión ciudadana, sólo aplicable con srtas. preferiblemente de buen ver.
      Espero que bien.
      Abrazos Ernesto.

      Eliminar
  19. Mañana haré gachas dulces y castañas asadas, que es lo típico aquí en mi tierra. Me encantan. Espero que disfrutaras con tus amigos.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen apetito, que las disfrutes!
      Con los amigos siempre se pasa bien.
      Muchos besicos.

      Eliminar
  20. Ya se encuentran pocos puestos de castañeras de las que saben lo que se hacen...
    Con lo buenas que están las castañas bien asadas!

    Yo a veces hago en casa...
    ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos y que sepan, menos.
      La edad hace que seamos más quejicas ;)
      Hace años que ya no hago, ahora voy a casas ajenas.
      Besos.

      Eliminar
  21. Qué historia más entrañable... Sabe a niñez y a esperanza.

    Un beso nostálgico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva, es que es una cosa que te devuelve a la niñez.
      Besos.

      Eliminar
  22. Una tradición muy bonita y que tiene que estar muy rica, ese moscatel con esas castañas... yo me apuntaba ahora mismo.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una bonita tradición que esperemos no se pierda, por el bien de la amistad y la familia. Lo del moscatel ayuda mucho ;)
      Serás bien recibida.
      saludos.

      Eliminar
  23. Hola Alfred, una tradición muy bonita y que yo me pondría las botas ya que me gustan mucho las castañas y los boniatos:), y lo que es mas bonito estar con amigos, pero las costumbres o tradiciones se van perdiendo y es una pena, buena historia nos dejas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, una tradición, como todas, muy arraigada en esta sociedad, muy presta a todo lo que sea reunirse y compartir comida y manteles. ;9
      Ahora vienen costumbres foráneas que ya veremos que vuelo tienen, el marketing sopla a su favor.
      Besos.

      Eliminar
  24. Me encantan las castañas, aunque no me sienten muy bien. Como decía mi abuela "os perdono el mal que me hacéis por lo mucho que me gustáis".
    Me gustan las castañadas (o como se llaman por aquí, magostos). Me gusta el olor leñáceo de las castañas asándose despacio. Me reconforta el calorcito que desprenden al cogerlas. Me encanta todo el aspecto social de los magostos, que son la excusa perfecta para juntarse con familia y amigos.
    Quien quiera el truco o trato, que le aproveche. Yo me quedo con mis castañas (a pesar de lo mal que me sientan!)
    Besos acastañados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen dicho por parte de tu abuela, hay que hacer caso a las generaciones que nos preceden.
      Más que nada por la edad que tengo ;)
      Es una buena manera de celebrar en buena compañía una noche de carácter misterioso.
      Las cosas que se comen a gusto por el entorno no sientan mal del todo, por indigestas que sean.
      Besos con piñones.

      Eliminar
  25. Un apetito a todos con esta receta literaria.
    Saludos don Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que todo eso llena mucho...
      Saludos Don Guillermo.

      Eliminar
  26. La castañada es más tranquila y serena, sobre todo para gente de nuestra edad, pero los menudos de la casa se lo pasan mejor con los disfraces y el truco o trato. Yo opino igual hay que sumar pero nunca restar ni sustituir.
    Yo este año hice panellets y dedos de brujas para contentar a tothom
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es bien cierto, a los más jóvenes les va más lo de disfrazarse y salir de marcha. Nosotros somos más reposados. Todo lo que sea sumar, enriquece.
      Seguro que estaban estupendos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Yo soy de tradiciones, como está mandado. Una castañada familiar, con cena ligera y tertulia. Luego cama porque el Moscatel ya sabes como las gasta jajajja
    Besitos Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mandatos los hacen el hecho de que la gente siga o no una manera de hacer. De momento se conservan pero las costumbres foráneas se van introduciendo e imponiendo cada vez más.
      Con moscatel las cosas se ven mejor ;)
      Besitos Kanet.

      Eliminar
  28. Vi un reportaje en televisión de vuestra tradición y me encantó, ojalá no se perdieran nunca, pero otros vendrán que las deformaran.
    Bonito paseo y encuentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé que tipo de reportaje pudiste ver, pero de momento la tradición aguanta.
      Pasear siempre trae algo positivo. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Hola Alfred , que bonita entrada ... Y ahora que lo dices , no tardara mucho tiempo en comprar , castañas y es que están muy buenas , te cuento como lo has hace ¿ las marca y las mete en una bandeja en el horno y las deja hasta que estas están doraditas sin llegar a estar quemadas? y se pelan muy bien y no cuestan tanto , te deseo una feliz noche , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, muchas gracias. Lo mejor es hacerlas sobre unas buenas brasas sin tocar directamente, se suele usar una sartén agujereada.
      Previamente se les hace un corte y se mojan un poco y luego mucha paciencia. Después pelarlas y charlar. ;)
      Feliz semana.
      Besos.

      Eliminar
  30. Gracias por tu visita a mis versos ...Besos Alfred

    ResponderEliminar
  31. Nunca me han gustado las castañas, pero sí me gusta ver los puestos aunque resulte contradictorio... Van quedando pocos, la verdad, cada vez hace menos frío y las costumbres van cambiando, ¿verdad?

    No me parecen mal otras celebraciones, pero es verdad que parecen un poco impostadas, fruto del instagram y de las fotos de postureo más que de otra cosa, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí de joven tampoco, pero me gustaban los puestos e incluso compraba por el simple hecho de llevar algo caliente en el bolsillo. Siempre he sido más de panellets. El cambio climático ha llegado, eso está claro. Ahora mola más pasearse por la calle en plan zombie.

      Eliminar
  32. Una entrada muy simpática, sí señor :)
    Yo también en ciertos momentos me siento "tradicional", sobre todo cuando se trata de compartir con amigos y familia. Y las castañas me chiflan. Y recuerdo con nostalgia los puestos callejeros donde mi entonces novio y ahora marido y yo, comprábamos un cucurucho de ésos que nos duraba la tarde con su calor ya que no teníamos más pesetas para pasarla de otra forma. :D
    Esta celebración de honra a nuestros muertos ha evolucionado mucho en efecto desde la "fiesta de fin de verano" de los celtas, pasando por mandatos de la Iglesia que la incorporó a sus ritos y ahora los disfraces varios y muy distintos de los primeros o de los que se siguen usando en ciertos pueblos de Galicia o de Bretaña por ejemplo. Todo cambia, evoluciona...
    Y el clima también ha cambiado...(muy graciosa la viñeta de la castañera por cierto...aunque su cambio de vestuario sea tan preocupante)
    ¡Ojala tengamos siempre castañas para compartir!
    Te agradezco tu visita en mis Pompas de jabón pues me ha dado la oportunidad de leerte. :) Cosa que seguiré haciendo seguramente.
    Un abrazo y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Framboise! De tanto en tanto salgo a dar una vuelta por ahí y sí tengo suerte veo cosas que me gustan ;)
      Hay tradiciones simpáticas y que por ello es bueno preservarlas, todos tenemos buenos recuerdos y las seguimos manteniendo.
      ¡Esperemos tener siempre para compartir!
      Una sonrisa con abrazo.

      Eliminar
  33. Jejeje... Pues aquí en Asturias lo llamamos "amagüestu" y acompañamos las castañas con sidra dulce (no la típica más conocida que se escancia, la dulce no se escancia) y es típico también de estas fechas y la actividad de ir a coger castañas lo llamamos "ir a la gueta".
    Saludos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cada sitio tienen sus costumbres otoñales, prto veo que las diferencias son mínimas :)))
      Es bueno que no se pierdan.
      Saludos Sandra!

      Eliminar