martes, 11 de junio de 2019

MIL


Retrato de Richard Learoyd



MIL



Empieza a ser una cantidad importante.

Si la acompañamos de qué estamos hablando, entonces lo es mucho.

Y si la comparamos con otros valores similares aterroriza y da para pensar en qué tipo de sociedad vivimos y estamos creando día a día.

Mil mujeres muertas en manos de sus parejas, de sus supuestos compañeros sentimentales. 

Hay amores que matan, parece un chiste pero es una tragedia.

Ni el terrorismo llegó a tanto en sus años de actividad desenfrenada.

Y si comparamos las reacciones de los poderes del estado en combatir a estos focos de violencia, parece que no hay color en donde se han gastado más medios y saliva, mucha saliva, en proclamas de todo tipo. En uno más que en otro.

Pero el terrorismo autóctono acabó por voluntad propia y la violencia denominada oficialmente “de género” no parece tener un fin próximo a corto plazo.

El estamento judicial, el legislativo, el ejecutivo, los brazos armados a su servicio, no salen del ridículo ante el escaso avance en la erradicación de esta violencia, que no conoce distinciones sociales ni territoriales.

Podemos considerar a la vista de los resultados que estamos en una sociedad enferma.

En la cual los  encargados de controlar, vigilar y sanar dicha enfermedad, con tan malos resultados y augurios en su resolución, parecen más interesados en delitos inventados y de poca repercusión en la tranquilidad de la ciudadanía.

Por qué en este hecho concreto, donde se reclama una actuación contundente y efectiva, se pierde en los vericuetos de unas interpretaciones a cual más peregrina de cómo actuar ante la protección y prevención de posibles ataques a las víctimas claramente identificadas como tales.

Mientras el goteo de muertes violentas se va sucediendo, los minutos de silencio ante ayuntamientos y en plazas se repite, nuestras autoridades parecen ausentarse del debate de qué es lo más urgente para parar esta sangría, que nos lleva a tener esta angustia continua dentro una sociedad cada vez más enferma.

Hay ocasiones en que sientes vergüenza del entorno social y no sabes que puedes hacer aparte de haber intentado educar, en la igualdad y respeto entre géneros, a los hijos.



Barcelona, 11 Junio 2019


44 comentarios:

  1. Ya se han superado, Alfred. Acaba de fallecer la joven que estaba muy grave en el tiroteo del descelebrado que disparó a sus cuñadas y después se mató...

    Lo espezlunante es lo que va creciendo estos crímenes de violencia de género, y la violencia en general.

    La sociedad está muy enferma.

    Magnifico tu escrito, objetivo y creo que conciencia, ojalá cunda como debiera.

    Gracias.

    Besoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible, es una cuenta que no se para. La sociedad está totalmente enferma y no parece ser consciente de ello, cuando se habla con tanta banalidad sobre el tema.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  2. Hola Alfred.
    El goteo de víctimas, no para ni parará, por desgracia. Creo que el quid de la cuestión, es la falta de educación, cultura y valores morales de una minoría repartida entre toda la península ibérica.

    La solución, la aportas tú mismo cuando dices: Haber intentado educar, en la igualdad y respeto entre géneros, a los hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Es lo que opino hay una falta total de educación en las familias y una condena social contra ciertos comportamientos, como puede ser el visionado de ciertos videos de ataques grupales por ejemplo.

      Eliminar
  3. Es terrorífico Alfred (los datos son sólo desde 2003). Se me revuelven las entrañas cuando oigo o leo a aquellos que lo niegan o lo justifican, porque los hay y much@s.
    Educar a nuestros hij@s en el respeto y la igualdad, afear los comportamientos machistas y no reír las gracias, votar a quienes llevan en sus programas la lucha contra esta violencia es lo único que podemos hacer nosotros, ojalá todo el mundo lo hiciera pero no es así. Voy a ser políticamente incorrecta: si este fuera un problema que afectara en igual medida a los hombres (véase terrorismo por ejemplo) el avance sería mucho mayor fijo. Faltan políticas educativas eficaces y contundentes y la escuela es básica para ello. No sólo un minuto, un día de banderitas. Convencimiento, empatía, compromiso es lo que hace falta.
    Sabes lo que me respondió una vez un profesor de filosofía ante la pregunta de ¿por qué? Pues que la naturaleza del hombre es así. ¡!
    Ojalá algún día este horror sea mera anécdota, pero creo que yo no lo veré.

    Besitos pa ti Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que hubiera sólo una sería aceptable. El hecho de pensar "algo habrá hecho", da miedo.
      Es básico el comportamiento de las escuelas e institutos, pero fundamentalmente de las familias.
      Ese profesor tendría que ser expulsado de inmediato.
      Esperemos que sí, es cuestión de predicar con el ejemplo y no reír las tonterias de siempre.
      Besitos lopillas.

      Eliminar
  4. Si fueran hombres las víctimas ya estaría solucionado.
    Y que haya partidos que lo nieguen... merecen ser ilegalizados, pero claro, cómo van a ilegalizarlos si piensan igual que ellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se yo si eso sería así, hace falta pertenecer a según que estamentos para verse libre y ser intocable.
      Que haya quién se aparte incluso del consabido minuto de silencio es vomitivo.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Es una lacra que no hay quien la pare. Hay cosas que no entiendo y esta por desgracia es una de ellas.

    Petons!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lacra que afecta a la sociedad en su conjunto, totalmente incomprensible.
      Petons!

      Eliminar
  6. Es una lacra de la que todos somos un poco responsables, evidentamente unos más que otros. Resulta alucinante que el machismo siga arraigado en las nuevas generaciones, por lo que parece que el mensaje que están recibiendo de sus familias y de la sociedad no es el correcto. Se sigue viendo claras diferencias de educación entre chicos en chicas en padres supuestamente modernos. Las leyes siguen siendo de risa y el dinero destinado al control del problema insuficiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, estas cosas pasan por la desidia de permitirlo con nuestro silencio cómplice. Ayudado por los pocos medios y cambios en la enseñanza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Grave deterioro de la familia. Valores ausentes. Afectos inexistentes. Nula autoestima. Adicciones. Mujeres que quieren ser hombres. Hombres que ya no saben qué son. Un desmadre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Que triste realidad Alfred....aqui en Monterrey sucede todos los días. Mujeres asesinadas a manos de su macho. Triste. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una triste realidad que va a más y parece imparable. Ya sé que estas en una sociedad aun más èrniciosa al respecto. Muy triste.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Las cifras pudieran ser la expresión de que vamos en una dirección equivocada, y habría que reflexionar como sociedad qué estamos haciendo mal, ¿ están bien enfocados los recursos económicos para esa lucha? ¿ hay algo más que se nos escape?

    Algo se hace mal.
    O quizás mucho se hace mal.

    Reflexionemos.


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cifras indican lo espantoso de la situación, que no parece tener fin. Supongo que se escapan muchas cosas, pero algo más de ganas no estaría mal por parte de la administración.
      Eso parece.
      Hagámoslo!
      Besos.

      Eliminar
  10. Pienso en cómo se educa o deseduca, no sólo resposabilidad de profesores en aulas, también familia, también resto de sociedad y medios de comunicacion ,
    la solución no será fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fundamental, en función del ejemplo que reciben los críos tendremos una sociedad u otra.
      Hay que buscarla cuanto antes.

      Eliminar
  11. Son tantos frentes los que hay que abordar pero el primero sin lugar a duda la educación.

    Oí el otro día algo escalofriante, el vídeo más descargado entre los jóvenes ha sido un vídeo porno de una violación en grupo.
    Y esto me lleva a pensar si cosas así no deberían estar penalizadas, es decir, que no sé yo si debería perseguirse que pueda haber vídeos porno con "temática" de violaciones y demás.

    El terrorismo autóctono, no solo terminó por voluntad propia, también hubo un acorralamiento que duró años por parte de quien tenía esa obligación, así que en este caso tan sangrante como es la violencia contra las mujeres, los que tienen la obligación de acabar con ello son los que deben ponerse a trabajar.
    Y tampoco luego caigamos en barbaridades como el caso que está ahora en los tribunales que va a ser tratado como violencia contra la mujer en lugar de suicidio asistido.

    Creo que ya te dije en su momento que las mujeres somos la moda de lo políticamente correcto y cada político es el yo más en medidas de igualdad, pero a la hora de la verdad los hechos son los que son.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el quid de todo, sin un cambio en la educación no se conseguirá nada.
      Es alucinante las distracciones de hoy en día, encima alentadas por la pasividad judicial, no es de recibo, que delincuentes peligrosos esten en la calle.
      Poco a poco fueron perdiendo apoyo social, pero a pesar de los logros policiales, seguían actuando cuando querían. Mucha gente se ha puesto medallas indebidas.
      Eso demustra la empanada mental que existe en nuestro estamento judicial.
      Los hechos demuestran que apartede la boquilla los políticos no han puesto nada de nada.
      besines.

      Eliminar
  12. Una sociedad que permite que 1000 mujeres hayan muerto por mano de sus hombres, es una sociedad, no enferma, PODRIDA.
    Y un pueblo que vota a partidos que no quieren saber de este problema, es un pueblo que solo piensa con los testículos.
    Y unos jóvenes que disfrutan viendo videos de violaciones, viene a demostrar el terrible futuro que nos espera.
    Y unos jueces que no cortan de cuajo estas tendencias con particulares lecturas de las leyes, son también responsables de esta lacra.
    No sigo... tu lo has dicho mucho mejor, pero la rabia me nubla el conocimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo. No puedo entender que tienen en la cabeza.
      Votan a gente que niega la evidencia. Supongo que son ellos mismos. Consideran la mujer un bien personal reducido al ámbito casero.
      Con lo barato que sale ese comportamiento, parece que le den alas.
      Da mucha rabia.
      Gracias.
      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  13. Yo también he llegado a pensar quela mayor parte de estas muertes son de gente económica débil. ¿Es que los más adinerados se llevan todos bien? No, es que el dinero si hace la felicidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que decirte, hay gente con dinero y se llevan fatal, lo que pasa es que queda más oculto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Se siente mucha impotencia...
    Es una vergüenza que esta lacra siga y siga.En pleno siglo XXI y aún estamos así.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda!
      En esto no estamos en el XXI, parece que estemos en el XI.
      Besos.

      Eliminar
  15. Es triste saber que hay quienes piensan que el dinero solo magnifica la dignidad de las personas ricas.

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste y muy desconcertante hoy en día.
      Saludos.

      Eliminar
  16. No sé cuáles han de ser las medidas urgentes, aparte de más contundencia y más medios, pero esto no se solucionaá hasta que toda una generación eduque a sus hijos en la igualdad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo pasa por la correcta educación y por el ejemplo que vean los niños. Con el palo puedes evitar alguna actuación de la generación actual, pero hay que formar a las futuras en otro tipo de convivencia más normal.
      Besos.

      Eliminar
  17. Es terrible que ocurra esto, la verdad es que no tengo palabras para semejante atrocidad, me desconcierta, de verdad, me produce una pena enorme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrible y desolador, dada la poca solución que se le ve a corto plazo.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Hola Alfred, siento mucha rabia he impotencia ante tal lacra que como bien dices no le veo final ninguno, vaya sociedad que tenemos, pero que se puede esperar si no hay educación y respeto hacia nada, una justicia que mas ciega no puede estar y unos gobernantes que miran hacia otro lado, una lastima lo que ocurre y sobre todo impotencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola piruja!
      Hay que empezar por la educación y por por dar ejemplo en las familias con un comportamiento más respetuoso.
      Impotencia y asco.
      Besos.

      Eliminar
  19. Todos tenemos un poco de culpa en este tema, la educación,la sociedad, la religión, la familia, todos.
    Es como una plaga que azota a las mujeres indefensas y vulnerables en manos de sus parejas. Es un problema de difícil solución.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, mes un mal social, y como sociedad somos todos responsables. Aunque sea por omisión. Pero hay gente que no se da cuenta a quién vota.
      Besos Puri.

      Eliminar
  20. También para ti feliz semana ...besitos

    ResponderEliminar
  21. Te encuentro la razón en todo Alfred, tu discurso es políticamente correcto, pero también hay otro problema de fondo y recae en la propia mujer. Por más que eduquemos a la sociedad y a los niños, hay un hecho inquebrantable y que viene en los genes y que hasta ahora no tiene solución: la mayoría de las mujeres siente un deseo romántico y sexual (hasta volverse irracional) por los hombres violentos. Y entre más joven es la mujer, más atraída se sentirá por tener a su lado a un hombre que le proporcione una relación tóxica. Los hechos son los hechos, no estoy inventando nada.

    Así que, según creo, los femicidios son culpa del hombre, es cierto, pero también son culpa de la propia mujer que aguanta y aguanta y aguanta y prefiere darle una oportunidad nueva al hombre que la maltrata antes que darse la oportunidad con un hombre que la trate bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos en ningun caso culpabilizar a las víctimas. Por
      mucho que les atraiga cieros comportamientos contrarios a su natural forma de ser.
      La culpa y donde hay que incidir en los agresores.
      Normalmente aguantan por los hijos, por ignorancia y por falta de medios para poder ser independientes.
      Un abrazo.

      Eliminar