lunes, 23 de abril de 2018

VISITA INESPERADA




Imagen obtenida en la red





Viernes trece, Una visita inesperada

Elena estaba presurosa; recién duchada, tenía el tiempo justo, para acudir al hospital donde prestaba sus servicios.

Era viernes, con la alegría que eso representa, por ver a su querido Mario, pero primero  le esperaba un duro día cargado de trabajo.

Antes de poder salir zumbando al pueblo donde él le esperaba con los brazos abiertos.

Salió del cuarto de baño, tras estar un buen rato con el secador dale que te pego, ya que su hermosa melena necesitaba sus buenos cuidados, pero valía la pena.

A Mario le gustaba su moreno pelo, largo y sedoso, no se cansaba de acariciarlo y peinarlo con los dedos, mientras le decía lindas cosas sin sentido, pero muy agradables de oír.

Cuando ya estaba fuera del baño, con el blanco albornoz recuerdo de un majestuoso hotel, en el que estuvo alojada durante su último congreso, le pareció oír unos ruidos extraños en la puerta.

Su cuidada, morena, ondulada y preciosa melena, casi se le pone como un alambre espinoso, cargado de electricidad, buscando en el techo su razón de existir.

Unos operarios vestidos con unos monos azules, aparatosos guantes de trabajo en las manos y pocas luces personales, estaban procediendo al cambio de la cerradura de la puerta de su vivienda.

Atónita, con el susto en el cuerpo, alarmada al extremo de casi no poder articular palabra. Se los quedo mirando de hito en hito.

-        ¡Buenos días señora! (Le dijeron ellos)No sabíamos que estaba usted aquí, hemos llamado varias veces por si acaso hubiera alguien. Estamos cambiando la cerradura.

-        ¿Cómo? Pero sí yo no he solicitado nada.

-        ¡No claro! Usted ya nos imaginamos que no. Es cosa del banco.

-        ¿Del banco? ¿Qué banco? ¿Por qué? No entiendo nada.

-        Lo hacemos continuamente, la gente no paga la hipoteca, el banco procede al desahucio por impago y nos llama a nosotros para cambiar cerraduras y evitar que vuelvan a entrar en la casa.

-        Pero si yo no tengo ningún problema con el banco, he pagado todas mis cuotas, a su debido momento ¡Esto es de locos!

    A todo esto y viendo el cariz de los acontecimientos, los operarios inician unos leves movimientos de retirada.

   Ella, desesperada, se ha dejado caer en una silla isabelina, recuerdo de su tía abuela Concepción, tapizada en un preciosos terciopelo verde a juego con el color de la pared.

En el movimiento, su blanco albornoz se abre lo suficiente como para permitir una amplia visión de sus intimidades, lo cual impide la conclusión de la huida por parte de los susodichos, hombres al fin de al cabo.

Armada de valor, con el mentón tembloroso inquiere a sus admiradores para que se den a conocer y le muestren sus credenciales.

Cosa que ellos interpretan mal, empezando a desabrocharse los monos de trabajo.

Aterrorizada, le pide el teléfono de la persona del  banco que les ha encargado el cambio de cerradura y les pide que se vayan.

Ellos, mientras le dan una tarjeta, aprovechan la coyuntura, tras la pequeña decepción de no realizar un trabajo bien  hecho, y ni cortos ni perezosos recogen sus cosas.

Ella más rehecha y viendo que no corre peligro, les exige que esperen, que va a llamar al banco para inquirir que está pasando.

Los gentiles trabajadores, aprovechan para retirar su cerradura nueva, ya ven que no la van a poder instalar, pero vale la pena recuperarla y reponen la antigua.

-        Banco San Pancracio ¡Dígame! En que puedo ayudarle. (En aras de un buen servicio procedemos a grabar la conversación)

-        ¡Hola! Tengo unos operarios suyos cambiando la cerradura de mi casa. (Dicho a grito pelado)

-        ¡Cálmese señora! Por favor. No entiendo que quiere decirme.

-        Que se han presentado unos cerrajeros mientras estaba duchándome, a cambiar la cerradura de ¡MI CASA!

-        Perdone señora, pero eso no es posible, nosotros no procedemos de esa manera, tiene que estar autorizado legalmente.

-        ¡Seguro! Pero qué aquí están y yo no he devuelto ninguna cuota.

-        Un momento, compruebo que está pasando y la llamamos en breve.

   Mientras, se queda atónita contemplando cómo le han dejado la puerta, sucia de grasa, con una cerradura a medio montar y unos mirones que han desaparecido en el transcurso de su conversación.

    Tras cerrar la puerta de malas maneras y poner el seguro que precisamente le puso Mario, para que no tuviera ningún percance, Elena se dirige a la cocina donde se toma un díazepán de 5mg.

   Se dirige a la sala y se deja caer cuan larga es en el sofá, temblando de angustia, mientras unas lágrimas le corren el rímel afeando su cara.

   Por inercia pone la tele y se queda embobada, mirando una película de esas antiguas, piensa en llamar a la policía, pero se va quedando traspuesta.

   Es viernes y trece, parece que no es un buen día.

50 comentarios:

  1. Te imaginas? Qué angustia verte en la calle por dios!
    Echaba de menos tus relatos de suspense: se te dan muy bien
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de verme en la calle ...lo estoy empezando a asimilar. :)
      Muchas gracias, sacaré mi vena terrorífica.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Una situación curiosísima la que le tocó vivir. Eso sí, rescato que hay algo de erotismo, voyeur, exhibicionismo, dentro de toda la extrañeza que presenta la historia.
    Te dejo un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia real como la vida misma, y en ella se da todo eso y más.
      Un abrazo Julio.

      Eliminar
  3. Divertido e imaginativo relato, magníficamente narrado con tus características gotas de sentido del humor. Lo malo es cuando —sin ser viernes 13 ni nada— suceden acontecimientos reales que superan en retorcimiento a los imaginados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la realidad supera a la ficción en mucho. Si es viernes y trece, ya ni te digo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hay días negros que mejor olvidar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En verdad fue un negro martes y 13.

    Me encantó tu intrigante relato.

    Feliz Día del Libro.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un tanto sorpresivo.
      Muchas gracias.
      Con retraso pero feliz también para ti.
      Enormes besos.

      Eliminar
  6. jajaja, pobre mujer. Me encantó, pero vaya susto. Y Mario ahí esperándola. Qué cosas las de los vermes y trece

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los viernes y trece puede pasar cualquier cosa, en el resto de días, de todo. :)
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Alfred si ya lo dice el dicho mates y 13 o viernes y 13 , ni te cases ni te embarques , pobre mujer un día para olvidar , me a gustado mucho tu relato te deseo una feliz semana ,besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dichos no engañan, hay que estar al quite.
      Muchas gracias.
      Feliz semana.
      Besos Flor.

      Eliminar
  8. Exclente historia donde se luce un viernes trece, siempre hay días malos, de suspense, inriga, desenlaces...de todo.
    Un placer leerte Alfred, me ha gustado este relato.
    Feliz semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen, siempre hay de todo.
      Me alegra que te haya gustado.
      Feliz semana.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Alfred, caray menudo susto y mal trago pasa la pobre, aunque eso no hace falta que sea viernes y trece:), buen relato ya que nos tienes en vilo hasta el final.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, sí es un buen susto, no hace falta que sea viernes y trece. Pero es cuando pasan estas cosas. ¿Oh no?
      Besos.

      Eliminar
  10. Mezcla de angustia, con toques erótico-festivos, con impotencia...

    En este caso era un error, pero cuántos ha habido y sigue habiendo que no lo son y la angustia dura más de un rato.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de todo, para aderezar la cosa...
      ¿Estas sesgura de qué era un error? Podían ser unos okupas intentando hacerse con una vivienda.
      Besines.

      Eliminar
  11. Hola Alfred!
    Distraída historia con tintes eróticos. Su principal virtud es que si tenías preocupaciones, dejas de tenerlas, la historia las absorbe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Los tintes son gentileza del autor, para hacer el caso más ameno. :)
      Eso está bien.

      Eliminar
  12. Me has dejado pasmá, esto no lo supera ni el mismo Ibáñez Serrador, con sus geniales: "Historias para no dormir", jaaaaaaaa ¡Aggggmmmmbn!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, al menos no le pasó nada malo a ella...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo en paño menor sin albornoz jaja los hubiera agarrado a sillazos que aunque sean del banco y educados no ando entablando dialogo

    Albornoz

    Me gusta esa palabra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú eres muy tuya :)))
      Muchas gracias!

      Eliminar
  15. Que buen relato Alfred, escrito con todo detalle de lo que le pasa a la protagonista. Me ha mantenido muy expectante hasta el final, y es que hoy día es posible cualquier cosa que uno imagine, aunque no sea viernes y trece, :))).
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda, hoy en día puede pasar de todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Como casi todas las historias, imagino parte de realidad y parte de ficción... la refelxión a la que me llevas es como el mundo se llena de gente que hace maldades sin sentirse ni tan siquiera parte de ellas porque "simplemente hacía mi trabajo"...

    A veces te piden cosas inmorales, otras ilegales y otras terribles, pero, oye, las haces porque si no soy yo será otro y total, son ordenes de arriba...

    Qué humanos nos volvemos, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo trata de apovecharse del resto, en este caso, intentando apoderase de una vivienda, sin saber si estaba habitada o no. Lo triste es que la excusa que dan es del todo creíble. Lo moral, ilegal, ético, correcto...ya no cuenta mucho.
      Vamos a la deshumanización total.

      Eliminar
  17. Vaya susto!
    Ya no puede una ni ducharse tranquila...

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me mantuvo atrapada hasta el fina, esta visto que aún pagando la hipoteca no estás tranquila en tu casa. El toque sensual que muestras hace mas amena la lectura.
    Muy bueno Alfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, cualquiera te puede meter un susto morrocotudo, en cualquier momento.
      Muchas gracias.
      Besos Puri.

      Eliminar
  19. Me hiciste recordar el cuento de Cortázar, en que desconocidos se posesionan de la casa del protagonista. Circunstancias similares, supongo. Elevar a cuento es "sacar la casta". Te felicito.
    Un abrazo grande. No olvides que tienes una 🌠 en exclusiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno, aunque creo recordar que en el cuento los invasores no aparecen, y los residentes van cediendo habitaciones a medida que los oyen acercarse.
      Muchas gracias!
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  20. Vaya relato Alfred.
    Si que fue un mal día para la asustada señora, o tal vaez al quedarse traspuesta lo soñó.

    Estos días me aventuré a visitar en lo que las fuerzas me lo han permitido y agradecer vuestro cariño y apoyo siempre, pero esta semana no he podido, mis fuerzas flaquean un poco, pero seguiré visitando.
    Paso por una mejoría transitoria, con una aceptación de lo que la vida nos depara, aún queda un largo camino que recorrer y convivir con los lobos es lo que queda, por el resto del tiempo, poco a poco llegaré a saludar a todos.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber lo qué le pasó. Tal vez un mal sueño.
      Agradezco ti visita, señal de que vas mejorando, me alegro por ello.
      Besos Ambar.

      Eliminar
  21. Qué bárbaro Alfred, vaya susto. Le han estropeado la velada.
    Me has hecho recordar un caso similar, verídico, en el que el propietario casi se encuentra con un cambio de cerradura y sin poder entrar en su casa porque el banco se equivocó de piso. Nadie está seguro ni pagando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se está en todo momento, expuesto a situaciones presuntamente desagradables, el caso que comentas pudiera ser parecido al que propongo o también podrían ser amigos de lo ajeno o unos vulgares okupas.
      La seguridad al 100% no creo que exista.
      Besos.

      Eliminar
  22. Hola, Alfred.
    Paso por aquí por primera vez y me encuentro con un relato de lo más interesante.
    No soy supersticiosa, pero es verdad que, cuando se trata de bancos, la mala suerte puede estar asegurada. Ahora tengo miedo por la hipoteca que aún me queda por pagar jaja.
    Me quedo por este rincón, con tu permiso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mrs. Sofia.
      Muchas gracias por la visita y por el grato comentario.
      Con los bancos por en medio todo puede pasar :)
      Permiso concedido, faltaría más. Verás que hay un poco de todo.
      Un saludo.

      Eliminar
  23. Alfred, me ha encantado tu relato y me ha entretenido pero estoy preocupada porque no se nada de ti desde hace tres semanas. Espero que estés en algún viaje, boda o bautizo, pero por lo menos pon una señal que sepamos que estás bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara, para eso está :)
      Estoy haciendo una inmersión en la busqueda de vivienda que se está llevando todas mis energías.
      Pero estoy bien, gracias por interesarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Viernes trece, con razón esa absurda pesadilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen ciertos días con mala fama.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Vaya susto ahora si se acordara de dejar trancado con el psador que coloco el novio no?
    Cariños

    ResponderEliminar