jueves, 13 de abril de 2017

El Pescador




Caña de pescar (Imagen de Internet)






   El Pescador

 A veces pasa, por muy concentrado que estés, en una        actividad que has hecho cien mil veces, todas con la máxima  corrección, pericia, dedicación, e incluso interés, algo falla y  entonces, el día se tuerce, empiezas a perder más tiempo del  previsto  para algo rutinario, tu autoestima se hunde y  ya  nada quedará bien.

 Un acto nimio se convierte en una complicación, pasajera e  insustancial, pero que molesta, por ser un fallo propio, por  falta de atención. Por no estar lo suficientemente  concentrado  en lo que teníamos entre manos, literalmente.

Entonces has de ingeniártelas, para arreglar el   desaguisado  cometido con la máxima presteza, si puedes.

Así las cosas, miras de pasar desapercibido, mientras  intentas solventarlo con la máxima discreción posible, no  hay que airear los fallos propios.

Con lo cual adoptas comportamientos esquivos, más propios  de un agente secreto, en plan Anacleto, que los de un  sufrido páter familias.

Todo esto viene a cuento, porque en un acto tan banal,  como es el hecho de tender la colada, a nuestro héroe le  voló un calcetín, un planeo ligero y corto que le hizo  detenerse en un tendedero de dos pisos más abajo. Todo  por una falta de atención al poner la pinza, que si se sujetó a  la cuerda, pero sin retener nada, dado que hubo preferencia  en mirar la ventana de un baño, entreabierta por eso del  principio de los calores, para ver si se estaba duchando la  vecina jamona, muy dada a mostrar sus carnes sin pudor, de  lo cual ya se tenía referencia por la observación pausada y  detallada de su buena delantera. No fue el caso en esta  ocasión, pero el despiste, si llevó al volar de la prenda patio  abajo.

Bueno, no tendría importancia si se tratara solamente de  bajar y solicitar a los vecinos si son tan amables de recuperar  el calcetín caído. Pero no, no contesta nadie y además no  tiene pinta de que por allí pasase nadie a menudo.

Así que hay que optar por otra alternativa o perder la  prenda, que total tampoco hay para tanto, pero es uno de  esos gordotes, deportivos, de marca y de uno de los hijos,  seguro que lo echa a faltar, uno de los preferidos para llevar  en la cita molona.

-                  ¡Hola Papá!
-                  ¡Hola Hijo!
-               ¿Qué haces en la galería, con una caña de pescar?
-         Pues lo que se hace con una caña de pescar.      ¡Pescar!.
-                  ¡Ya! ¿Y se pesca mucho en el patio?
-                    No me distraigas.
-                     Con un poco de suerte, un calcetín Nike.
-                      Ya veo.
    ¡Clara! ¡Luis! ¡Papá está pescando  en el patio!
¡Venid! ¡Venid rápido!

A los gritos, antes de apuntarse los citados, absortos en sus pantallitas, se empiezan a abrir las ventanas colindantes, de las señoras vecinas en edad de no ver bien las pantallitas y ser más bien de distraerse de forma tradicional.

Unas chicas del piso de arriba, ocupado por estudiantes, se entretienen en cruzarse apuestas de si se va o no conseguir la pesca del calcetín mojado.

Cotiza más el que se caerá tras sólo conseguir moverlo de sitio; que el alzarlo hasta rescatarlo.  ¡Juventud con poca esperanza!

El anzuelo se balancea, mientras va a la caza y captura de su presa, hábilmente guiado por un pescador convencido de sus posibilidades, por escasas que puedan parecer.

Sortea hábilmente el tendedero intermedio, tras un tira y afloja con unos sostenes negros de la vampiresa del piso inferior, a la que sólo suelen ver por las noches, si salen a cenar fuera.

Superado ese trance, guiado por la plomada que mantiene el hilo tenso, se inicia un hábil movimiento de acercamiento por debajo, subiendo lentamente en anzuelo, sin mosca, para enganchar el calcetín, en ese momento nadie respira en el patio.

Una vez cogido, se renuevan las apuestas, esta vez ya entre distintas ventanas. Mientras abandona la seguridad de la cuerda.

Cara tensa, manos firmes, concentración en la mirada, lentitud en los movimientos, recogiendo el hilo dando vueltas con suma cautela a la manivela del carrete, a cada vuelta el calcetín asciende un poco, dando cómo una sacudida de ascensor antiguo.

El ascenso se prolonga en el tiempo y el interés se mantiene, hay espectáculos, que por lo diverso, atrapan.

Al fin llega a manos del ayudante que en vez de salabre usa las manos para apropiarse de la pieza, con el aplauso de la concurrencia, a la que muestra la prenda como una oreja obtenida en el ruedo.

Resuenan los aplausos por el patio interior, mientras un aroma de cocinas revueltas inunda el espacio. Llega la hora de comer y todos se retiran prestos a la llamada más importante del día.



Sarrià, 12 Abril 2017.


36 comentarios:

  1. Jajajajajaja. Es imaginarme la escena y partirme de risa...

    Eso sí, una buena delantera bien merece un calcetín gordito, como mínimo ;)

    Genial, Alfred. Me has hecho pasar un rato muy bueno y me voy con la sonrisa puesta.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me legro por ello. Una buena delantera mete muchos goles.
      No te quites la sonrisa :)
      Besines.

      Eliminar
    2. Jajajajaja ;)

      Aquí sigue conmigo la sonrisa :)

      +Besines.

      Eliminar
  2. Y eso sin cebo, que si le llegas a poner una lombriz...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te digo...con lombriz...una buena trucha...seguro! :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Parece una " doble pesca" : el calcetin y los trozos de " carnes de dejara ver la susodicha jamona".

    Jajajaja.
    Besos. Buena Semana Santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí! Jajaja!
      Besos. Feliz Semana Santa.

      Eliminar
  4. La verdad es que me has hecho reír con las peripecias del personaje.

    ResponderEliminar
  5. Muuuy cómico, que fue muy fácil imaginar la escena, te quedó muy especial, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Toda una película en el patio interior!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me has tenido intrigada y enganchada hasta llegar al final de tu maravilloso escrito. Yo sola también apostaba, pero estaba segura de que recuperaba el calcetín.
    También mi hijo es muy hábil cuando se me cae alguna prenda al patio. Como vivo en un bajo, siempre me la recupera con la manivela del toldo.
    Me ha divertido mucho tu relato.
    Espero que estés pasando una buena Semana Santa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calcetín recuperado, misión conseguida :)
      Me alegra te lo hayas pasado bien.
      Feliz Semana Santa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Alfred!
    Si fuera maestro de una escuela, este escrito lo pondría como ejemplo de como escribir, para que la gente te lea. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Muchísimas gracias, eres muy generoso en tus elogios. :)

      Eliminar
  9. Muy buen escrito la verdad jejee
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Y todo por un calcetín! No me quiero ni imaginar qué proezas sería capaz de llevar a cabo el infortunado si se le hubiese caído un calzoncillo jaja

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tambien es de marca, me imagino que cualquier cosa, por impensable que parezca. :)
      Muchos saludos.

      Eliminar
  11. Has pescado una historia entrañable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Divertido y genial relato, me he reído a carcajadas.
    ¡Gracias Alfred!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí! Me alegra mucho,te gustara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Alfred , me a gustado mucho ya que me he reído un rato , eres muy bueno escribiendo historias tan divertidas como esta , te deseo un feliz domingo .
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flor, me gusta pasarlo bien contando cosas y hacerlo llegar. Feliz semana.
      Besos.

      Eliminar
  14. no todos los héroes llevan capa :)

    Hasta en las vidas más pequeñas queda sitio para una primera plana. Pensaba que en un acto de crueldad no le dejarías lograrlo, pero me alegra que no lo hayas hecho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No! Claro que no! Los domésticos llevan caña! :)
      Pobrecillo, había que darle la satisfacción del logro.

      Eliminar
  15. Jajaja Alfred, mis aplausos por estas risas que has despertado con tu pescador. Ay qué ver lo qué se tiene que hacer "por no estar por lo que se tiene que estar".
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Conxita, por un despiste la que se lía. :)
      Un beso.

      Eliminar
  16. ¡Jajaja! Qué bueno. Ahí he estado yo en tensión mientras leía no fuera a despistar al pescador. Al final me he podido reír a gusto como toda la concurrencia. ¡Merecido aplauso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Pilar! Bien por no asustarlo, la operación calcetín ha podido acabar triunfalmente. :)
      Muchas gracias!

      Eliminar
  17. Eso le pasa por curioso, si mirara para la pinza no pasaba esto.
    Una vez dicho esto, yo también usé algo parecido para pescar en un patio de luces, pero en mi caso eran las pinzas de la ropa, y lo que hacía era poner un imán atado a un cordel para imantar la parte metálica de la pinza y así rescatarla. Cada uno pesca como puede jjj.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri! Bueno hay diversas maneras de salir de un apuro, en el que siempre se cae por un despiste, por la falta de atención debida a lo que nos llevamos entre manos ;)
      Besos.

      Eliminar