domingo, 10 de julio de 2016

Una puerta

                                           Mujer en el palco de Edward Hopper


Brindis

Esa puerta no estaba antes, al menos no recuerdo ninguna puerta al final del pasillo y si no la recuerdo es que no estaba, no existía. 

Lo cual haga, nada más percatarme de ella, sienta esa curiosidad insana de abrir la puerta, para ver que hay detrás.

Allí no puede haber nada, porque la puerta no existe, no hay constancia de ella, si tuviera fotos de esa parte de la casa lo comprobaría de inmediato, pero claro de un pasillo no suele haber fotos familiares, de la sala o del comedor, o incluso de la cocina sí que hay, llenas de anécdotas familiares, pero de este pasillo no recuerdo ninguna y si no la recuerdo es que no existe.

Lo bueno es que la puerta tiene la misma textura interna que las demás, incluso la misma tonalidad de amarilleo por el tiempo del blanco original, repintado a lo largo de los años por varias generaciones de habitantes y que me hacen ahora pensar en que les toca un repaso.

Antes de abrirla he tomado aire, como esperando una sorpresa, sin saber si me va a gustar o no, como el regalo de cumpleaños de la tía Antonia, que es capaz de acertar con un libro maravilloso o regalarte un jersey horrible color verde pistacho. Y en ambos casos tengo que tener una sonrisa preparada y un elogio en los labios para un “No tenías que haberlo hecho”.

Así pues he tomado aire y agarrando con fuerza el picaporte, he abierto sin más, fácilmente, con la suavidad de una puerta muy usada, me ha dejado el paso franco hacia el interior de una estancia muy amplia.

En el interior se veía una gran sala comedor, con mucha animación, mucha gente con aspecto alegre, en plan fiesta familiar o de muy conocidos.

Observando con detenimiento, he podido apreciar, desde una situación como elevada o de privilegio, estando sobre sus cabezas, una buena panorámica de todo lo qué allí estaba sucediendo, mi cara de asombro ha sido total. Pero nadie ha prestado atención a mi interrupción en ese espacio, ni que fuera en lo alto. Me sentía como en un palco, ante una representación teatral, pero siendo el único espectador.

¿Cómo podía haber una estancia tan grande y tan llena, en un extremo de la casa? Aquello parecía navidad en casa de los abuelos, bueno en realidad lo era. Pues empecé a fijarme en los miembros de aquel aquelarre festivo, donde todos hablaban a la vez y se entendía perfectamente entre ellos, con muchas risas de por medio.

No conocía a todos los ocupantes, pero sí a la mayoría, aunque ninguno de ellos prestaba atención a mi presencia, que ya digo era como de sobrevolar por la estancia o estar en un balconcillo, contemplando aquella multitud festivalera en plena celebración de un encuentro multifamiliar y amistoso.

Mi vista asombrada no paraba quieta, iba de un grupo a otro, miraba entre los diversos corrillos a ver  a quién reconocía, a veces a la primera, a veces mirando en un segundo intento, otras recordando fotos del viejo álbum casero.

La abuela con su moño bien colocado y su cara de autoridad puesta, que no obstante escondía un gran corazón, hecho de esfuerzo ante su tropa de hijos.

Mi madre a su lado, tan preferida como sus hijas, las cuales no le negaban su derecho al sitio. Te debo un abrazo, tu marcha fue presta. La tía Encarna, todo humanidad, un volumen difícil de ignorar, divertida por qué sí, hablando sin parar por encima de sus hermanas, las tías Herminia y Casilda, que ruborizadas la hacían callar. Mi tío Alfonso narrando sus destrezas al volante de aquellos viejos cacharros, mientras sus hermanos más pequeños Pablo y Antonio se reían de sus batallitas. Quién si podía contarlas, pero era muy discreto para hacerlo, era Eulogio, marido de Herminia, hombre de pro, serio y circunspecto, pero noble como el que más, tras sufrir una guerra con prorroga y ser militar hasta el fin, reconocía las atrocidades que el régimen ignoraba.

Julio su cuñado, esposo de Encarna, tan voluminoso pero más serio, sindicalista de las primeras hornadas, engañado y decepcionado con el color azul, supo reconvertirse en empresario para suerte de sus hijos.

Entre los más jóvenes, distinguía más por su voz, que por verlo, al primo José, siempre presto para animar el cotarro. Su hermano le ríe las gracias tomando una copa.

Mi padre, siempre como patricio en el senado, platicando sobre  excelencias conocidas y tú riéndote a su lado, tomándole el pelo con el cigarrillo en los dedos, esperando que te de fuego, mientras es admirado por los más jóvenes con ansias de recorrer mundo. Una nube de humo se mueve sobre sus cabezas como señal de otros tiempos, en que tener el cigarrillo en la mano era señal de confraternización.

Estoy pasmado, veo sin ver y no puedo creer lo que estoy viendo y encima oyendo. Estando tan cerca pero a la vez  distante, no puedo acercarme pues no estoy con ellos aunque los vea tan próximos y algo me separa que no es la fina capa de humo.

Ver aquel compañero de mili, caído en un atentado terrorista por una bomba lapa trampa, a otro amigo con el que compartimos piso en tiempos muy lejanos ya, o aquella chica de larga melena con ojos verdes y buenos apuntes universitarios. También a aquel piloto tan atrevido y simpático, incapaz de acatar órdenes de equipo, seccionado en un fatal accidente.

Recuerdo esas comidas familiares, en los que en una mesa inacabable, en la cual una punta no sabía nada de la otra, se compartían a parte de las suculentas viandas, conversaciones que un extremo censuraría al otro y se rasgarían las vestiduras por juicios que ahora deben de compartir tan ricamente.

Me alegra verlos en armonía, contentos en sus eternas discusiones, por ver quién tiene razón, sobre algo que olvidaron hace tiempo.

Al cerrar la puerta al salir, he tenido que girarme para cerciorarme, que no estuviera, esa puerta que no existe y no está al fondo del pasillo, de una casa que ya no habito.




40 comentarios:

  1. La última puerta...
    El relato es magnífico.
    Muy bien hilvanado y engancha desde el principio.
    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xavi, un honor lo consideres de este modo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Esa puerta al ayer ser el deseo que todos podemos tener y hacerse realidad según la imaginación de cada cual.
    Magnífico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Siempre tenemos presente a una serie de personas que ya no tenemos cerca, o eso creemos, pero las tenemos al otro lado de la puerta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Fantástico sin más. Un relato que abduce al lector...
    Serías un novelista extraordinario porque logras captar muy bien el interés, a parte de tu encantadora retórica.
    Un placer la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elda, eres un cielo. Animas a ponerse en ello, tengo un par de relatos, digamos largos, que estoy puliendo ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un relato redondo, Alfred. Lo has abierto y cerrado magníficamente con esa misteriosa puerta. Enhorabuena.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Celia, un placer que te haya gustado ;)
      Besos!

      Eliminar
  5. Hola company:
    Imaginativo, irreal, misterioso pero quizás engancha por este motivo. También tiene su morbo. El misterio lo describes muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies company! Tot sigui per conservar el misteri :)

      Eliminar
  6. Hola Alfredo , esa es la puerta al más allá de donde allí quedó toda la familia y tú abrirte la puerta para verlos por última vez ... Y tú estas muerto y eres un espectro en busca de la luz.
    Muy buen relato me a gustado mucho , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, la interpretación es libre, pero el prota no está muerto, digamos que se queda en transición y consigue ver el otro lado.
      Besos De Alfred.

      Eliminar
    2. Hola Afred , perdoname por poner Alfredo , pero es que anoche y con el móvil tactil de mi madre me salio , alfredo despúes de definir el muy condenado varias palabras y no sabes como odio los móviles , es por eso que me gustan lo móviles normales , el mio es del año de la "tos" y no tiene ni camara , ni internet , bueno te deseo una feliz tarde , besos de Flor .

      Eliminar
    3. No tienes que disculparte para nada, Alfred es en catalán, pero es el mismo nombre y para gran parte de mi familia es como tu lo pones ;)
      Besos y ponlo como quieras.

      Eliminar
  7. Esa puerta que nos lleva al pasado a los recuerdos de quienes ya no están y nos muestran que a pesar de todo están en otro lugar donde su vida sigue sin que se percaten que nosotros los hemos ido a visitar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa manera de verlo Ilesin :)
      Besos.

      Eliminar
  8. Hola Alfred

    Me encantó tu historia, lo que no sé sí me encantaría tanto es ser protagonista, ver desde ese otro lado es puro morbo, no?
    Jaaaa
    Ufff pensarlo me causa angustia

    Besos♥♥

    ------

    Gracias por acercarte a mis abismos, espero regreses


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ino! Bienvenida! Existe ese otro lado y nos espera ;)
      Es lo bueno que tiene salir a pasear por la red, a veces encuentras cosa que están la mar de bien, regresaré!
      Besos.

      Eliminar
  9. Muy buen relato Alfred! y desde luego que sí, que a veces hay que tomar aire para abrir ciertas puertas y lo mismo para cerrar otras. Chulísimo!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sofya! Las puertas están ahí, hay que tener valor para abrirlas ;)
      Besos.

      Eliminar
  10. Yo francamente le tengo pavor a esas puertas misteriosas que permanecen cerradas sin dejarnos ver del otro lado... mejor dejarlas cerradas para evitar sorpresas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya! pero son irresistibles, no puedes evitar el mirar.
      Una brazo.

      Eliminar
  11. Hay puertas que aparecen y desaparecen según nuestra imaginación. abrirla puede ser un paso sobre nubes a un tiempo pretérito, no sé si mejor o peor, simplemente, otro tiempo. Muy bien narrado.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho como lo has explicado.
      Muchas gracias!
      Alfred.

      Eliminar
  12. Vaya relato tan interesante! y con mi cuadro favorito de Hopper...gracias!
    Te ha quedado un conjunto redondo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Te comenté qué lo tendría en cuenta y aquí está tu cuadro favorito en un post que te dedico :)
      Para Carmen, Besos.

      Eliminar
  13. Deberiamos de entrenar nuestra imaginación y mente para abrir cualquier puerta que se nos resista. Perder ese miedo y hacerle frente, aunque es cierto que hay puertas que mejor dejarlas cerradas, al no ser que tengamos la solución.
    Mi felicitación por tu forma de narrar.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno eso es difícil, la tendencia es abrir la puerta, luego en función de lo que veas... vuelves a abrirla o no, también puede ser que ya no este allí donde la viste por última vez... ;)
      Besos!

      Eliminar
  14. Hola Alfred, la curiosidad siempre nos mata:), muchas veces esas puertas vale la pena abrirlas y ver esos recuerdos que tanto añoramos, pero otras es preferible dejarlas cerrarlas ya que nos causan mas daño, buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero sin curiosidad no avanzaríamos por la senda del conocimiento ;) Toma ya!
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  15. A veces apetecería ser invisible.
    Besos.

    Enhorabuena por el relato. Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en cierto modo aquí el prota lo es.
      Muchas gracias.
      Buena para ti también.
      Besos.

      Eliminar
  16. Detrás de esa puerta están los recuerdos,y el que podamos abrirla como le sucede al protagonista indica que estamos vivos y como tal tenemos la opción de cerrarla.
    Un relato muy bien narrado, con todo detalle , muy bueno ALfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  17. La puerta de los recuerdos, inexistente y a la vez tan real. Como el más reciente sueño.
    Un abrazo, que tengas feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa puerta cuyo traspaso nos lleva más allá del tiempo y lugar conocidos.
      Un abrazo y feliz también para ti.

      Eliminar
  18. Te entiendo: esas puertas del pasado solo habitan en los pasillos de la memoria. Y uno mismo es la casa que le da cabida a todos esos habitantes nostálgicos. Habrá que aprender a vivir en armonía.

    Más saludos, Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que vivir en armonía con los recuerdos del pasado.
      Un abrazo Julio David!

      Eliminar