jueves, 3 de mayo de 2012

Paseo

                                                    Foto del autor





Tras el encuentro en el lugar acordado, darse el abrazo y los besos de bienvenida, echarse mutuamente piropos por el estado de salud mostrado en sus caras.

Intercambian opiniones por donde deben dirigir sus pasos, optando por lo más obvio, descender por el gran paseo, una de las avenidas más señoriales de la ciudad, en la cual están todas las marcas que quieren ser algo en el ideario consumista, ya sea el elitista como el populista, conviven en plena armonía sin molestarse.

Iniciado el trayecto, empieza una charla en la que se ponen al día sobre las últimas noticias de sus vidas respectiva aderezado por anotaciones sobre sus diferentes experiencias relacionadas  con el tradicional Paseo.

Los locales amplios y lujosos, anteriormente ocupados por entidades bancarias y centros corporativos de las principales empresas del país, han dado paso a centros de moda, instalaciones de cadenas gastronómicas,tiendas de lujo y joyerías no menos exclusivas, visitadas por turistas sin presupuesto cerrado.

Su charla no decae en ningún momento, y en situaciones de punto muerto sacan a relucir algún trapicheo del político de turno, para reanudar sin problemas hasta iniciar un nuevo tema.
La avenida está en pleno apogeo, es difícil caminar en ella, estamos en fecha de puente laboral, y los conservan su puesto de trabajo bien remunerado, circulan por las tiendas viendo lo último para ponerse en la temporada estival qué se avecina.

A medida que descendemos, el tránsito humano se va espesando, vemos las largas colas para entrar en edificios emblemáticos, que son enseñados cómo obras de arte en si mismos. Sin la vida interior para la que fueron construidos.

En ocasiones nos vemos separados por el gentío en sentido ascendente, para las autoridades municipales en una muestra del éxito turístico, del reclamo bien hecho por ellos atrayendo público. Para las centros comerciales un problema de control ante tanta avalancha que sólo suele mirar y toquetear las mercancías.

Los bares y restaurantes, perdieron su inicial actividad, para reconvertirse en centros de acogida para descanso de masas con derecho a consumición, sin preguntar por su composición y menos por el precio.

Entramos en alguna tienda, para lo cual sólo has de dejarte llevar, y tras observar comparar y cotejar, salimos con alguna adquisición.

Ya con bolsas, nos sentimos más copartícipes de la energía que envuelve a los paseantes, parece que nos incorporamos a la corriente humana con más derechos.

Esta se incrementa por momentos hasta llegar a la gran plaza, centro grácil de la urbe, donde gracias a su amplitud te permite un respiro vital.

Otros centros comerciales nos acogen para intentar exprimir nuestro deseo de realización personal, uno de ellos con la coartada cultural, música, películas, ordenadores, tabletas, incluso libros.

Con uno bajo el brazo nos incorporamos al río humano que desciende por la rambla, esquivando trileros, estatuas humanas, puestos de avituallamiento rápido y un sinfín de obstáculos para el paseo sereno y tranquilo.

Llegamos a una de las antiguas calles comerciales que nos lleva al centro de decisiones, tanto de la ciudad cómo del país.

En uno de sus locales, nos aprovisionamos de unas galletas excelentes, hechas al estilo tradicional del norte del país vecino, de mantequilla y con rellenos de fruta o chocolate, estupendas para la dieta.

Cuando llegamos a la plaza, donde están las oficinas del tramado administrativo del municipio, nos embelesamos con la extraordinaria escultura, puesta por el excelentísimo ayuntamiento, para disfrute de nuestros ojos, achicados por tanta magnificencia, en recuerdo de una tradición secular, de subirse unos encima de otros para llegar al balcón de las autoridades.

Pasamos de la plaza chica a la más noble, centro político de la nación sin estado, estado sin nación , donde sorteando los grupos de aficionados al abucheo, en espera del político destacado del día, para reírle las gracias.

En una de sus esquinas, superando el paso del tiempo, con la dignidad del trabajo bien hecho, nos espera un tradicional local, cuyos bocadillos, han hecho las delicias de miles de ciudadanos anónimos.

Acabado el trayecto, retornamos a la parte anónima de la ciudad, cogiendo un autobús que nos traslade, cansados y satisfechos, hacia las faldas de la montaña que delimitan la gran urbe.

10 comentarios:

  1. llamame antisocial, pero detesto los paseos por los grandes centros comerciales. Las compras en esos lugares me producen un stress que no me interesa adquirir. Lo mío es más de barrio, huyo de esas multitudes

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen las grandes urbes, tienden sus redes mientras sales a pasear y te atrapan, haciéndote prisionero de sus seductoras ofertas.
      Me gusta observar todo ello como si no fuera conmigo, pero no siempre es cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un paseo, urbano, cargado de rincones reconocibles y de aventuras de cambios en la fisonomía de una ciudad.

    Los bocadillos, en un paréntesis en la vida pública de las decisiones, esos, como las cosas bien hechas, siguen ahí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paseo donde se intercambia una larga conversación mientras se observa como vive una ciudad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Nos ofreces un auténtico paseo por esa avenida de ciudad importante. Donde las grandes firmas y negocios se miden por el volumen y poder adquisitivo de los visitantes. De la mano nos trasaladas a esos lugares donde la publicidad y el consumismo día a día nos encamina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una observación sobre los centros de las ciudades, cada vez más parecidos, entre los que se mueven turistas y autóctonos, revueltos pero no mezclados.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. De las urbes y sus reclamos me quedo con la gente. No soy dado a las tiendas y centros comerciales, pero me gusta observarlos viendo a ese público bullicioso y sediento de compras que, como aves migratorias, se posan para avituallarse y poder, con la estima en alza, continuar su vida adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero más que comprar buscan diferenciarse con el articulo que más realce lo que consideran su visión más personal. Eso es cómo buscar la gota en un mar de gente.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. No sé cómo no salió el comentario que te hice.
    Me gustó porque hay lugares reconocibles, una buena narración de un paseo vespertino, en una ciudad, a pesar de grande, acogedora, pero sobre todo, porque respira vida.

    La crisis, la política, los apuros de todos a fin de mes...pero huele a vida, sabe a sol, suena a personas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Acompañado por una brisa que venia del mar y refrescaba el ambiente. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar