jueves, 20 de febrero de 2020

NEGOCIADO





 Negociado


Tantos años perdidos tras una mesa de negociado, le habían dado a su calva méritos de profesionalidad.

Siempre al pie del cañón, sacrificando puentes, salidas de almuerzo, horarios flexibles, todo para poder tener los informes que el jefe de la sección requería justos a tiempo. 

Aunque se quedase sin ver que se iban amontonando por riguroso orden de llegada, en la estantería justo a la derecha de la entrada del majestuoso despacho de su superior jerárquico. 

A pesar de las muchas veces que le llevaba el café matutino, nunca se percató que su trabajo acumulaba polvo en tan nobles estanterías de fina caoba, en aquel palacio renacentista que les servía de espléndido marco para sus brillantes quehaceres en pro del país y de su ciudadanía.

Sentía un poco de envidia, cuando el jefe requería cada vez más los servicios de la chica nueva que, a pesar de tener poca experiencia, parecía entender mucho mejor las necesidades de su superior.

Poco a poco fue cogiendo todo él, un color a guardapolvo de esos que se usaban antaño, de cuando tenían tinteros por las mesas, que él recordaba vagamente de cuando empezó de aprendiz, tras un breve tiempo de botones en el ascensor del ministerio.

En aquella época conoció a una secretaria con la que llegó a tontear un poco, cuando subían solos, lo cual ocurría rara vez, pues el trasiego de gente era bastante importante. Parece ser que, a más trabajo más pasea la gente arriba y abajo.
  
Ahora con los ascensores automáticos, no hay complicidad alguna con la botonera, memoriza las órdenes de cada uno y suelta un frío y metálico anuncio del destino alcanzado.

El suyo había sido dejar de ver a la coqueta secretaria, a la que pareció ver años más tarde colgada del brazo super engalanado de un ujier de los importantes, los que estaban en la planta del ministro.

Tampoco se había hecho muchas ilusiones, la chica en cuestión recibía muchos piropos y más de uno se había quedado con ella atascado sin poder salir del cuarto de contadores. Aunque nadie preguntaba cómo habían coincidido ahí los dos en un lugar tan poco habitual. 

Suerte que él, muy responsable y en plan altruista, pues nadie se lo pedía ni era de su responsabilidad, solía hacer una ronda antes de salir, para comprobar que estuviese todo en orden.

Con los trienios acumulados, ya podía hacer un juego de cálculo, para poder llevar a su madre de viaje a ver el mar, que siempre había sido uno de sus sueños incumplidos dada la prematura muerte de su Paco. 

Pero aquel año no iba a poder ser, cuando fue a la agencia de viajes que había a dos manzanas y tres cuartos de su casa, camino del ministerio, bueno en realidad era al revés puesto que lo hizo al regresar, siendo así nueve manzanas y un cuarto, se encontró con una antigua compañera del instituto. 

Que aprovechando que tenía poco trabajo, ya solo solían entrar gente muy mayor para los viajes del IMSERSO o para preguntar cosas que no sabían buscar en Internet; se dedicó a ponerle al día de su vida personal desde que dejó el instituto hasta prácticamente aquel momento. 

Lo cual dio tiempo para cerrar la oficina de viajes, pasear algo por la calle, acercarse a una granja donde aún servía chocolate a la taza del bueno, bien acompañado de sus churros correspondientes acabados de freír, mientras él mostraba un total interés.
  
Luego como buen caballero que era y sin dejar de escuchar, la acompañó hasta su casa, ya no vivía en el barrio, por lo cual cogieron un bus y luego hicieron un trayecto en metro, así se les hizo la hora de cenar, que a pesar de sus intentos de evasión y tras avisar a su madre que no le esperase para la cena, acabó aceptando, mientras le iba dando al vino que le mareaba menos que la intensa charla de su excompañera.

Así las cosas, se encontró al día siguiente algo espeso de ideas, habiendo escuchado una historia muy larga y teniendo que salir corriendo hacia su trabajo, sin afeitarse.

A media mañana recibió un mensaje, en donde  Belén que así se llamaba su dama de noche, le comunicaba que ya tenía un pasaje para su madre, para la temporada próxima con un grupo de gente mayor con guía para hacer un crucerito por las islas, así sin concretar. Y ellos dos harían durante las mismas fechas una escapadita a Venecia que era un lugar muy romántico. Que le diera el número de cuenta para formalizar la operación.

A partir de la fecha, dejó de presentar los informes a tiempo e incluso dejó de hacer rondas vespertinas. También le encontró gusto a llegar sin afeitar al trabajo. 

Todo ello mientras su cuenta se iba difuminando muy lentamente.



Barcelona, 18 febrero 2020 




58 comentarios:

  1. No todo en la vid es ganar dinero..., un poco dd felicidad no viene mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno que le des un final de colorín al hombre gris, me estaba dando penica con tanta eficacia
    Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final tuvo algo de distracción en su grisácea vida.

      Besitos.

      Eliminar
  3. Por lo menos imagino que se lo pasarían bien. Muy grato leerte.
    Un abrazo, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, aunque le saliera caro ;)
      Muchas gracias Rita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me parece a mi que este hombre si sigue así, al final se va a quedar como la imagen que has puesto, con el trasero al aire, sin dinero y sin trabajo, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pobre...
    Una vida esclavizada y al final en la ruina...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pobres que lo son por carecer de aspiraciones, no suelen dar pena.
      Saludos.

      Eliminar
  6. La merma de la cuenta sería lenta porque se habría llenado mucho durante tanto tiempo con tan poco gasto, no por que la tal Belén tuviera poca capacidad para meterle mano.
    Relato muy real y muy ameno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo suficiente para que no tome ninguna iniciativa al respecto.
      Muchas gracias Chema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Tremendo relato!
    Muy bien narrado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno tampoco es tan tremebundo ;)
      Muchas gracias Lunaroja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Dantesco relato, siento este relato como muy real amigo, que pena un esfuerzo de toda una vida y al final cero.
    Feliz noche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, muestro un retazo de unas vidas.
      Feliz finde.
      Un abrazo Carmen.

      Eliminar
  9. Sin duda la vida nos deja momentos dantescos, y lo peor con personas llegadas a nosotros, eso es lo que más duele.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera de los que nos rodean nos pueden cambiar la vida en un momento.
      Muchas gracias Campirela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Lo que pasa en Venecia, se queda en Venecia...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así suele suceder, pero a veces los efectos de algunos actos trascienden todo tipo de fronteras.
      Besos Laura.

      Eliminar
  11. Si disfruta esa pérdida de la cuenta, bien sea.
    En la tumba no le servirá para nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor sabiéndolo no le importa.
      Eso seguro.
      Un abrazo Carmela.

      Eliminar
  12. Creo que fue un encuentro muy afortunado. Para qué acumular ahorros si en cualquier momento nos vamos de este barrio... Belén parece haberle devuelto a la vida. Tal vez lo haya traído por primera vez.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que fue una simbiosis, pero la sabia corrió en un sentido.
      Besos.

      Eliminar
  13. Mejor vivir la vida que atesorar bienes y tedio. Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Si así es feliz, no importa la ruina, pero ojala ella este con el cuando eso suceda. Un buen texto amigo Alfred. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejemos que el futuro dilucide la incógnita.
      Saludos Sandra.

      Eliminar
  15. Ese personaje, de un gris apagado, consigue remontar y poner color a la vida. Un paseo por unos espacios y los muebles de unos despachos, ascensores y en definitiva, a un tiempo.

    Encantador. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno el relato. Al final, supo lo que era vivir, y si la cuenta se quedó tiritando, que le den a los banco por la fotografía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan. Es tal cual lo que debió tener en mente ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¿Y el ingenuo se lo dio? Imagino la parte que faltó: en el ministerio público denunciando el fraude con su cuenta bancaria, y a cancelar cuentas y tarjetas con el banco, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece. En el fondo es un engañado contento.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Me encantan tu agudeza y gracia, para desarrollar ciertos temas. Eres un sociólogo poeta :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara, eso es porque tengo lectores de reconocida valía. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Muchas gracias mari carmen.
      Me alegro un montón.
      Feliz domingo.
      Besos.

      Eliminar
  20. A veces, lo que creemos una "suerte" de encontrar, termina por ser nuestra propia desgracia... pero somos los únicos responsables, ¿quién más?

    Me gusta mucho tu particular manera de relatar, de verdad que sí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es esa falsa suerte que en el fondo hay más de uno deseando.
      Muchas gracias por tus halagos.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Hola Alfred!
    Es la historia de un pobre hombre, un hombre gris como tantos hay, que su trabajo estaba por encima de todo, cosa que es un error. Al final parece que encontró su estabilidad... Lo que no queda claro es si se aprovechó de él . El relato está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Es una forma de aprovecharse en la que no parece que le importe mucho. Su vida es tan gris que al menos así tiene algo de color.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  22. Interesante la historia...

    Mi Eva desconfiada ha pensado que se merecía el final de quedarse sin un euro.

    Mi Eva literaria está satisfecha tras la lectura de este relato.

    Mi Eva romántica está aún en una nube imaginando ese amor que le hizo ver por fin cómo se vive.

    Y Mi Eva fotógrafa exclama : "¿Foto del autor?" Guau, qué nivel. Algún día te pediré que me hagas una tan artística...

    Un beso a tres bandas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eva.
      La autoría de la foto es sobre una foto de la exposición que puedes ver clicando ;)
      Un beso sobre el tapete verde.

      Eliminar
  23. Y la cantidad de gente que hoy en día vive entre esas 4 paredes tan grises...
    Un saludo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los marcos mentales en los cuales se vive encerrado es más comúnmente aceptado de lo que se quiere reconocer.
      Un saludo María Glez.

      Eliminar
  24. El dinero no lo es todo en la vida, y más, si ha servido para hacerte feliz y unirte de por vida a tu pareja. Ya lo dice el refrán: "Contigo pan y cebolla", ¿no?.
    Muy bueno tu relato, Alfred.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada es imprescindible.
      Eso dicen.
      Muchas gracias Manuel.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Suele suceder más pronto que a menudo. Cuando se acabe el dinero desaparece el amor sino es que antes.


    Buen domingo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posiblemente el final más aceptado, pero pueden haber excepciones.
      Feliz domingo MaLque.

      Eliminar
  26. Aunque menos explícita y romántica, después de todo, me ha recordado aquellos funcionarios tras el cristal curvo y bajo, te hacían bajar la cabeza, que te indicaba, cuando llevabas algún papel a ventanilla, que te faltaban las pólizas de 30 y 35 céntimos y las dos de peseta.

    ¡Menudo repaso haces a semejante historia! :)))))

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una forma de empezar a humillarte. Lo de las pólizas, sellos y papel timbrado lo conocí y sufrí.
      Muchas gracias ernesto ;)
      Abrazos.

      Eliminar
  27. Y de pronto se dio cuenta que el dinero no lo es todo en la vida... Igualmente hay que ser un afortunado para llegar a tal conclusión.
    Que le vaya bonito a donde vaya. Por fin. De una vez. A vivir.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunado fue darle un cambio a su vida ;)

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  28. Siempre existen personas que saben aprovechar las debilidades de aquellos que caminan con un ala rota.. un poco de conversación, algo de sexo y ya no pueden escapar... no me parece mal, claro, siempre y cuando las dos partes sean conscientes del contrato, cosa que en este caso no parece muy clara ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dos soledades se complementan ni que sea de una forma en cierto modo monetaria.
      Saludos.

      Eliminar
  29. Me ha gustado el relato,con ese final...ay

    No sabía q tenías otro blog! Me lo apunto.
    : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen.
      Pues sí, pongo cosas de actualidad ;)

      Eliminar