sábado, 26 de abril de 2014

Cuento de la milla extraña








Foto del autor





Era un día apacible de primavera, de los que invitan a salir a pasear sin más, el sol reluce plácido, alguna nuble blanca realza el azul intenso del cielo, y un aire fresquito nos empuja.

Montado sobre la bici, con el aspecto de todo un deportista, hecho para retar las dificultades del terreno, pedaleo incansable sobre una pista ascendente.

Mi destino queda lejos, lo suficiente para ser un reto, pero no lo bastante como para ser una proeza.

Hace rato que el sudor baja por la frente, escociéndome en los ojos, intento pasar los dedos enguantados por debajo del casco para retirar el sudo, pero sigue su camino, cegándome la visión.

Desde que salí, no he parado de pedalear, siempre cuesta arriba, jugando con el cambio, buscando la relación que aprovechara mejor mis desvanecidas  pedaleadas.

Por suerte, el aire a mi espalda me anima a continuar, sin permitir qué el desánimo me invada, dejándome ir a sentarme bajo la sombra de un frondoso árbol.

Quiero conseguir subir, por méritos propios, pedaleo  tras pedaleo, al menos hasta llegar a una parte del recorrido que me permita ser merecedor de un buen descanso.

Cuando observo los puntos de referencia, en los cuales deposito mi confianza de ir por buen camino, con el promedio adecuado, observo que hace rato no me adelanta nadie más avezado ni me cruzo con los que descienden.

Siendo un día festivo en el que mucha gente se ánima en hacer el mismo recorrido, hacia la montaña que corona la ciudad, me resulta extraño.

Intento concentrarme en no desfallecer, pues cada vez me cuesta más avanzar, empezando a dar vaivenes innecesarios con el manillar, lo cual lentifica mi ascenso.

Consulto el reloj, pero la hora no me parece correcta, al segundo vistazo, observo que el segundero no se mueve, miro el recorrido que tengo por delante, la casa que se suponía que tenía que estar a cien metros, sigue allí, todavía muy lejos.

Observo mis lentas pedaleadas, que se supone me permiten un ligero avance, pero este no se produce, empiezo a creer que estoy, de golpe y porrazo, sobre una bicicleta estática, ahí sobre la pista ascendente, abandonado por los dioses a mi suerte, que es pedalear sin descanso para no llegar nunca a ninguna parte.

Esta vez el sudor empieza a ser más frío, las piernas trozos de madera entumecida, mis brazos seres anónimos que apenas se apoyan en el manillar, que mis manos entumecidas agarran con desespero.

No quiero hacerlo, pero estoy más cerca de apearme de la bici, que de seguir el itinerario previsto, ni siquiera me planteo dar la vuelta y descender.

El tiempo no transcurre, mi marcha no avanza, las nubes están estáticas en el mismo cielo azul radiante, las hojas de los árboles no se mecen y el silencio es total.

Ni siquiera un trino de un pájaro, me muestra algún signo de vida, de movimiento, de compañía.

Estoy solo ante la decisión a tomar, qué solamente puede ser entre parar, que prácticamente ya lo estoy, o seguir y esperar que se rompa el maleficio que me envuelve.

Cómo soy un ser irracional, poco dado al  análisis, y de mollera espesa, opto por seguir quieto, pedaleando.

Poco a poco, parece que la casa está más cerca, supero un claro donde suelen haber coches estacionados, asciendo por un recodo interminable y llego a la pista que quiero seguir.


Me paro exhausto, contemplo el reloj con su segundero a buen ritmo, cómo mi corazón desbocado, y observo el cuenta kilómetros.

No puede ser, es imposible, es un recorrido que  me sé de memoria, lo he hecho varias veces, y sé la distancia que hago.

Marcaba mil seiscientos nueve metros más que la última vez.

10 comentarios:

  1. Proeza que explica la teoría de la relatividad.
    Me he imaginado, y te animo a seguir y seguir, coronar una vez es poder seguir una segunda, y luego una tercera, y ...Me pareció estar viendo a un tipo con maillot amarillo por una montaña pirenaica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertado tu comentario, se trata de seguir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El deporte a veces, acostumbra a ser duro por que nuestro cuerpo nos hace entender que no todo es la mente. Tiene que haber una relación entre mente y forma física.

    El ciclismo está muy bien pero hay que tomárselo con calma, cuestión de ir practicando, sin prisa y disfrutando de la naturaleza. Buen escrito.

    Desde Segur de Calafell, también me pongo en forma, no hago ciclismo, pero practico jardinería.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imaginas una renglera de lechugas cambiando de sitio, unas tomateras siempre verdes.......
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Buen manejo de la prosa, me llevaste a instantes agradables. Usas palabras muy precisas!! te felicito, te sigo y y te invito a pasarte por mi blog, ayer lo inauguré... saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amable crítica, me alegro te guste, se bienvenido.
      Me pasaré por tu blog.
      Un saludo!

      Eliminar
  4. esplendido texto eso es la vida pedalearla haste el final
    besos van para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! eso es la vida, pedalear sin descanso.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Buen artículo.
    A veces la bici, como la vida misma, tiene esto; parece que no vas a llegar a ninguna parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre las brumas de la memoria, aparecen pedaleadas, unas más fructíferas que otras, todas igual de esforzadas.
      Un saludo.

      Eliminar