martes, 30 de abril de 2019

OK/KO

Foto gentileza de I.C.C.




ELECCIONES GENERALES



¡Ya está! ¡Ya ha pasado! ¡Se acabó!

Voto depositado y listo.

Pues no, ahora viene la paliza de los posibles pactos, la exigencia de dimisiones, (verbo que no suele conjugarse por nuestros lares) la sorpresa al descubrir fuerzas que hace dos días estaban al mismo nivel que los defensores de los animalitos y ahora nos asustan: a los animalitos y a nosotros gentes de bien y orden, que estamos tan ricamente en casa y solo salimos cuando nos lo piden con educación.

Ahora ha ganado ese chico tan educado que tiene un doctorado en economía y que sabe inglés lo cual nos deja muy bien representados en los foros internacionales, no como el otro que fumaba puros y solo sabía registrar sobres.

Tampoco va a decir mucho más que el anterior, pero con más presencia y buenos modos que sus competidores sí.

En el fondo todo el mundo respira algo más tranquilo, seguimos con los mismos problemas, pero sacará a la palestra sus voces más pizpiretas del equipo ejecutivo para calmar y controlar los desafueros de los eternos descontentos.

El coletas ¡Bien gracias! Seguirá alentando a las masas (ahora un poco desinfladas) a tomar el palacio de invierno, pero tendrá que esperar que nieve más y con eso del calentamiento global no sé yo…cómo irá la cosa.

Al que iba recomendado por los poderes fácticos, los que controlan de verdad la cuestión de los dineros, le ha faltado un pelín para ponerse por delante en la cola de espera para la cosa esa de la presidencia, o sea que sigue detrás.

El que está delante, ha perdido todo, bueno la vergüenza no, que de eso ya no gastaba. Ahora todos sus amigos esperan que se haga el harakiri, pero no de inmediato, hay que esperar unos días por eso del próximo show o fiesta de la democracia, que tenemos varias en ciernes.

Estaremos distraídos durante una larga temporada y si le sumamos toda la historia del famoso juicio que no conducirá a nada bueno, ni os cuento.

Seguiremos comentando.



Barcelona, 30 Abril 2019

jueves, 25 de abril de 2019

UN TROPEZÓN



Foto del autor





Se encontraron/tropezaron
a la vuelta de una esquina.


Ninguno de los dos tenía fuego,
a pesar de que ambos fumaban.


Una bastante más que el otro,
pero con igual dependencia.


Su mirada encendida
apenas pudo hacer nada por ello.


Se quedaran así,
mirándose cara a cara.


Con los ojos prestos para captar
toda la información posible
uno  de la otra.


Sin saber qué hacer
con los respectivos cigarrillos
en sus fríos dedos.


Las manos hablan
y en aquel momento
estos molestaban,
más que otra cosa,


 Con algo en ellas
su diálogo era imposible.


Allí quietos siguieron,
sólo mirándose,
 con labios trémulos.


Intentaron decir algo:
simpático, alegre,
interesante, solemne.

Que rompiera
 aquel impase absurdo,
 entre ellos dos.


 Pero no surgió nada,
ningún sonido,
ninguna exclamación.


Sólo un beso largo,
ardiente, untuoso,
prolongado en el tiempo.

¡Tanto! 
Que aún perdura.



Pd: Dejaron de fumar,
para entrelazar sus dedos.





Barcelona, 25 Abril 2019

jueves, 18 de abril de 2019

SUEÑO PROFUNDO



Foto gentileza de I.C.C.



Siento un sueño profundo,
una sensación de letargo
 me rodea y atrapa.

Una pérdida de sentidos,
que me aleja
 de mi conciencia.

En  una  especie
 de desconexión,
cada vez más profunda.

Apagando neuronas lentamente,
tan poco a poco,
que apenas lo percibo.

Apartado y desconectado
de la realidad circundante.

Nada importa lo que quede,
tras de mí, a la partida.

Quizás algunas piezas
sirvan para coleccionar.

Escritas con el corazón,
la mente las rechaza.

Tambores resuenan
cada vez más cerca.

Cuyo compás
no quiero seguir.

Siento un sueño,
cada vez más profundo,
cada vez más cercano.

 Un símil de muerte,
 acechando  todo aquello
que nos hace amar la vida.




Barcelona, 14 Abril 2019

viernes, 12 de abril de 2019

"SIMPÁTICAS"


Foto del autor



“SIMPÁTICAS”

Hace bien poco, paseando por el centro de Barcelona, concretamente por el barrio de la Ribera, entré a curiosear en uno de estos establecimiento tan de moda en este tipo de lugares del centro histórico, muy visitados por los turistas.

Locales que tienen un poco de todo, principalmente cosas de artesanía, decorativas o de usa personal.

Típicos objetos para llevarse de recuerdo o para regalar a familiares y amigos de vuelta a casa tras un viaje.

Interesándome como un turista más, mirando entre todo aquel batiburrillo de objetos altamente curiosos, encontré en los bajos de un mueble estos zapatos que os muestro en la foto. Son sencillos, hechos con loneta y punteras de símil piel con suela de neumático reciclado, bueno al menos los originales de origen menorquín, así eran. 

Estos parecían algo mejor hechos, los que recuerdo eran  francamente muy asequibles para la gente joven, de esto hace bastante tiempo, ahora los tenían en plan moda “vintage” y eso se paga y mucho por lo que pude ver.

Pero lo importante no es esto, sino el hecho de que me trasladó a un verano en concreto, con un viaje también muy concreto, en que cambió de forma sustancial mi forma de vivir.

Es curioso como contemplando un simple objeto, conectas con tu disco duro y se van agolpando en la mente una serie de recuerdos, sensaciones, vivencias que el paso del tiempo había ido dejando en el olvido. A pesar de lo muy importantes que en el devenir de mi vida llegaron a ser.

Ahora tras muchos años, sólo queda la nostalgia que su imagen provoca, de un tiempo que ya pasó mientras estoy a la espera del próximo por venir.


Barcelona, 12 Abril 2019



domingo, 7 de abril de 2019

ESPERANDO EN LA ARENA




Barcas en Sant Pol (foto de I.C.C.)

Esperando en la arena 



Barcas, nuevas o viejas,
de pesca o de recreo,
esperando varadas
su tiempo  de acción.


Reclinadas en la arena
deseando ser arrastradas
para iniciar su aventura.


Vienen momentos
de disfrute o de trabajo,


Salir por poco tiempo
o por una larga jornada.


No habrá premio
por el trabajo bien hecho,
ni medalla por llegar antes
a la milla lanzada.


El mar espera indiferente
la decisión  tomada.


A veces hay nubarrones
en el horizonte,
o un viento fuerte
dominando las olas,
o un simple día
de sol tranquilo.


En cualquier caso
su uso lo decides tú.


El momento de navegar
y el destino, también.




Barcelona, Cuatro Abril 2019