martes, 12 de enero de 2021

SUEÑOS DE TROMPETA

 


Foto del autor 




Miles Davis y su trompeta 

 

Sueños de Trompeta 

 

Suena una trompeta 

 algo desbocada, 

los pies se me aligeran 

  siguiendo su compás. 

 

El cuerpo se estremece 

 recuperando verticalidad, 

nadie me lo dice 

pero me siento alegre. 

 

Un estado de entusiasmo 

sin razón aparente, 

salvo una música contagiosa 

que sabe enderezar el ánimo. 

 

Mi esqueleto sacude 

 sus eternas telarañas, 

estoy solo en mi baile 

sin público presente. 

 

Salvo una vecina 

frente mi balcón, 

 que sin oír nada 

 ve mis movimientos. 

 

Algo sincopados 

para su gusto parecen, 

dada la lánguida cara 

  puesta ante sus plantas. 

 

Por deducción 

igual adivina la causa 

de mis movimientos,  

quizás un vecino loco 

no sea algo inusual. 

 

Aunque lo imaginado 

que de otros tenemos, 

por sus comportamientos 

 vistos de forma parcial. 

 

No siempre consigue 

darnos para juicios 

de esos fiables o justos, 

siendo menores de lo real. 

 

Bailar no es locura alguna, 

de todas formas ella sigue 

 cuidando sus geranios, 

 como si nada le alterara. 

 

La trompeta enmudece 

el brazo del tocadiscos 

se recoge, yo al sillón. 

 La vecina se retira 

 con su regadora. 

 

La tarde ensombrece, 

el frío se agudiza, 

mis pies descansan, 

el silencio impera. 

 

Lo volveré a intentar 

con una sesión gimnástica,  

mostrando virilidad, 

 brazos fuertes, piernas macizas,  

barriga escondida. 

 

 

A ver si la gorda esa  

al fin se entera, 

que tiene un vecino 

en edad de merecer. 

 

Dado que hasta ahora 

 a pesar de los días, 

dedicados con esfuerzo  

a la música, el baile,  

a las sombras chinescas, 

los juegos malabares, 

los títeres teatrales,  

incluso efectos de luces. 

 

De momento 

nada ha contado

para distraer su vista,

de mis competidores verdes. 

 

 

Barcelona, 12 enero 2021 

42 comentarios:

  1. Espero que mi risa no ahogue el sonido de la trompeta, he disfrutado leyendo tus cuitas. Un placer. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, reír es lo mejor que espero de su lectura ;)))
      Muchas gracias Ester.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. La trompeta de Miles Davis, más exquisita que la de Armstrong, asís suene algo herético, pero no extraña que te motive esta loa de poema, y te ponga a bailar, hasta el punto que la vecina, te crea orate, Alfred. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada suena herético. Miles fue un innovador y revolucionó el sonido de tan noble instrumento. La vecina ya vimos que no estaba mucho por la labor ;)))
      Un abrazo Carlos.

      Eliminar
  3. Jajajakajajaja. El baile no sería en plan baile San Vito, no?

    Lo tiene difícil el amigo, porque ante esas bellas flores y el tipo empeñado en hacer el mono, pues creo las flores llevan ventaja. Y como ella sepa leer los labios y sepa le llama gorda, apaga y vámonos :)))

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete a saber, mucho arte no tengo ;))))
      Las relaciones vecinales de acera a acera, parecen más lejanas de la distancia física.
      Besines.

      Eliminar
  4. Yo creo que deberías enseñarle una caja de bombones a la gorda.

    Su corazón se rendirá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso no había caído. ¡Gracias!
      ¿Y si no le gusta el chocolate?

      Saludos.

      Eliminar
    2. Jajjajajajaaj pues yo me quedaré la caja de bombones!
      😈😈😈

      Miles Davis...divino.
      Me has hecho reír,Alfred.
      : )
      Y Toro también.

      Eliminar
    3. Un grande, aunque una vez se dio el piro y nos dejó sin concierto.
      Me alegra saberlo. La risa es cosa buena.
      ;)
      Otro buen tipo.

      Eliminar
  5. jaja, a la que puedas, al gimnasio, a conquistar con tus hechuras de bailarín, el corazón de la vecina. Muy chulo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me veo haciendo demostraciones con más ganas ;))))
      Muchas gracias Albada.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Yo creo que la vecina no sabe lo que se pierde, quizás, disimule regando sus plantas pero el rabillo del ojo apunta a otra parte, seguro, que volvería a regar de nuevo si la música continua.
    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices, me parece que riega demasiado a menudo.
      Creo que vuelve a estar de buen ver ;)
      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  7. Hay sonidos que hacen que nuestros pies se mueven solos. Y el de la trompeta es uno de ellos. No importa que a uno le tomen por loco, si se es feliz realizando malabares en el suelo. Un feliz dia. Abrazos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bien cierto, a la que suenan unos acordes nos ponemos en danza.
      Un feliz día.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  8. jajaja, muy humorístico todo, Alfred, hermosas las plantas, seguro ella te vio de reojo y se hizo la disimulada, por eso se demoraba en su riego, muy femenino eso, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias maría cristina. En la vida hay que verle la nota humorística en todo. Cosas tienen las féminas ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Es una historia muy bonita, Alfred... nunca hay que dejar de bailar porque nunca se sabe quien puede ser nuestro espectador. Buena música.

    Mil besitos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Auroratris, seguiremos en danza hasta que la dama se percate de la admiración que suscita.
      Mil besos.

      Eliminar
  10. Hombre! no seas malo, pobre vecina. No la llames gorda. Con las damas siempre siempre, hay que mostrarse caballeroso. Además, no se porque pero me da a mi que el espectáculo que brindas no debe ser parecido al de Rudolf Nuréyev. De hecho, me pica el bigote nada más de imaginarlo.
    :D:D:D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la edad se pierde las buenas formas.
      Ha sido un exabrupto fruto de la impaciencia.
      En teniendo bigote ha de picarte, ante tamaño desaguisado coreográfico.
      ;)))

      Eliminar
  11. Ella se lo pierde, Alfred. No creo que vaya a encontrar un vecino que porte el sobrero con el salero con que tú lo haces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado imaginarte bailando! Para mi es un ejercicio vital, te conecta con lo lúdico,con el placer,con la alegría,y de paso haces ejercicio cardio!
    Me encantó el poema, de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, uno haciendo el numerito ;)
      Realmente es una buena actividad.
      Muchas gracias lunaroja.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Me has hecho reír.
    El poema me ha gustado mucho, casi salgo a bailar, jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trataba ;)
      Muchas gracias Tracy.
      Hay que mover el esqueleto!!!

      Eliminar
  14. Jajaja y muy bueno. No hay nada como mosquear a la vieja del visillo, mientras uno hace lo que le viene en agana y el cuerpo nos pide!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dejarse llevar por el ritmo...
      Muchos besitos.

      Eliminar
  15. Maravilloso leerte Alfred, imaginarte bailando al son de la trompeta y con la vecina ahí como no queriendo y viéndote me hace sonreír. Saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra.
      Una situación jocosa.
      Saludos amiga.

      Eliminar
  16. Los rituales de apareamiento humano son tan complejos... para algunos, otros llegan, sonríen y lo tienen todo hecho... es un misterio... o una putada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encima ahora cualquier insinuación puede ser mal interpretada ;))

      Eliminar
  17. Aquel que no baila, él se lo pierde. Se haga mejor o peor, bailar da felicidad y salud. Y los vecinos amargados que se vayan a tomar viento.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;)))) Pobrecillos vecinos.
      Una actividad de lo más contagiosa.
      Besos.

      Eliminar
  18. Suena bien esa trompeta, y el baile al que se apuntan esos vecinos lo mejor. Los mirones desde la ventana se pierden ese baile
    Besos Alfred
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las mejores trompetas que han sonado nunca.
      Los mirones tendrían que dejarse llevar por los pies.
      Besos Puri.

      Eliminar
  19. Que linda foto
    Barcelona no conozco España
    debe de ser bella!!!
    Ire por el verano a caminar tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Foto obtenida en una calle de Barcelona.
      Un lugar estupendo, te lo recomiendo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  20. Tal vez si esa vecina hubiese escuchado a
    Miles Davis hubiese reaccionado, el baile por sí solo parece que no le llegó. Pero a ti ¡qué te quiten lo bailado!

    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, está claro que se perdió la música. !Ya ves!
      ;)
      Besos Ana.

      Eliminar