domingo, 30 de agosto de 2020

ÓSCULOS

 

Foto del autor (Oleo de René Magritte)




 Música pertinente 

 

Ósculos 

 

Como todo buen encuentro, apenas se miraron, tras los protocolarios besos que por aquel entonces era casi de obligado cumplimiento.

 

Luego en la separación se cruzaban las miradas, dando asentimiento a la primera impresión previa a la presentación. 


Todo era sencillo y a la vista, vigilando eso sí, no pasarse con unos vistazos demasiado explícitos o con qué no se escapara una mueca, ni interjección demasiado extemporánea dentro del acto en que se tuviera el encuentro. 


Parece todo muy sencillo, pero no lo era tanto y siempre era bueno acudir a las más elementales normas de cortesía y educación.

 

Parece que estemos hablando de épocas remotas, de siglos pasados y apenas si nos hemos movido de año y todo ha cambiado de forma significativa. 


Tras relacionarse exclusivamente con los ojos y apenas alguna palabra cuando hay necesidad de interactuar, la cosa de los halagos gratuitos, suspiros, sonrisas provocativas y demás simbología anexa al cortejo, queda un tanto ignorada.

  

Sólo los ojos nos aperciben si hay un cierto interés, en un conocimiento más primario y directo o simplemente una cortesía respetuosa pero distante. 


Quizás un guiño puede aclarar la cosa, pero no deja de ser una picardía ya muy en desuso y propia de otros modos de hacer obsoletos para relacionarse.

 

A todo esto, hay que añadir lo normativo en los nuevos tiempos, que impiden por grosero, el piropo demasiado directo, el pellizco en las nalgas, o cualquier otro método de acercamiento digamos un tanto primitivo.

 

Pero ambos sabían, intuían, deseaban que aquello no se quedase en ese saludo que había encendido las mejillas. 


Entonces en un apartado donde imperaban los susurros, podíase dar una llamada de socorro para ser rápidamente atendida con una quedada, para auxiliarse con el correspondiente boca a boca. 


Más ahora con la mascarilla, lo único que puedes hacer es quedar directamente para encontrarte con la parte contraria, sí ello es posible y una recriminación física o verbal por su parte no lo impide antes.

 

Triste destino el de las relaciones humanas. 


 

Barcelona, 30 agosto 2020 

50 comentarios:

  1. Que bonito lo que has escrito, lo único que falta es que mientras estemos en esta situación de alejamiento social y mascarilla, los ojos van a ser los que delatan el amor entre las personas y habrá que inventarse formas de interactuar.
    Un abrazo y feliz descanso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campirela. la gestualidad facial queda bajo mínimos y solo los ojos nos indican el carácter de las respuestas.
      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  2. ¿Y lo que expresan esos ojos, sabedores de que recae sobre ellos casi toda la responsabilidad de la expresión? Esos preciosos ojos están todavía más bonitos con la mascarilla.
    El que no se consuela es porque no quiere.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es bien cierto, ahora más que nunca, las miradas lo son todo.
      Como siempre ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bonito lo que escribes y que lleva mucho de realidad.....Hay que aprender a leer los ojos......Saludos amigo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra.
      Siempre han tenido mucha importancia pero ahora es imprescindible estar atento al lenguaje de los ojos.
      Saludos amiga.

      Eliminar
  4. Visto como va el mundo propongo que el tema de relacionarse se haga por sorteo a nivel estatal... y con un seguro de responsabilidad civil que cubra cualquier tipo de indemnización.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A lo que hemos llegado amigo Alfred, independiente del tema COVID19, las relaciones actuales creo que pierden cierto encanto con las que se mantenían antiguamente. Actualmente el teléfono se convierte en modo de expresión sustituyendo a la palabra y al sentimiento que se expresaba en ese momento, ¡pero así es la vida para bien o para mal!
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más cosa hemos de ver querido amigo. Los comportamientos sociales están cambiando y con ello de momento me temo que salimos perdiendo. Esperemos cogerle pronto el truquillo a los nuevos tiempos.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  6. Me salva que siempre supe hablar con los ojos, de hecho, creo que ellos se explican mucho mejor que yo, jajaja

    Estamos llegando a unos extremos de absoluta locura, ayer comentaba con mi hermano, es un hombre de ciencias de pies a cabeza, que esto se está yendo de las manos y van a hacer más daño a la humanidad las medidas que se están poniendo; en algunos casos contradictorias, en otros casos creo excesivas, en otros casos ridículas, que el propio COVID. Las relaciones interpersonales han ido cambiando con los años, las forma de interactuar entre las personas ha cambiado, pero ahora ya es algo casi de película de Buñuel, surrealista total.

    Besines :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que eras de las que van con el velo puesto ;)
      Las medidas son para mantenernos distraídos buscando sus gazapos, que son muchos y variados.
      Con el transcurrir de las generaciones han ido cambiando, pero está vez el salto ha sido demasiado abrupto.

      Besines.

      Eliminar
    2. Exactamente de 7 velos y en mi cintura :)))

      +Besines

      Eliminar
    3. No esperaba menos de ti.
      ;)))

      +Besines.

      Eliminar
  7. Bueno, quiero pensar que todo esto acabe de una vez , esta especie de " nueva normalidad" , no sé si seré utópica.

    Quiero pensar que acabará la pandemia,aunque tarde más tiempo de lo que pensábamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nueva normalidad no deja de ser la de siempre con bozal.
      Acabará como todas las pandemias, dejando un triste recuerdo.

      Besos.

      Eliminar
  8. Los tiempos cambian y mal asunto si no se cambia también con ellos, pues en la capacidad adaptativa también navega la supervivencia. Adaptarse o morir he ahí el dilema. Y esa mascarilla que no deja ver las expresiones y esas gafas de sol que esconden las emociones...Feliz inicio de semana. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos de irnos adaptando nuestras costumbres sociales a una forma más aséptica que en principio es más aburrida.
      Las emociones quedan más disimuladas pero no desaparecidas.
      Buena semana. Besos.

      Eliminar
  9. Cómo hecho de menos todos esos protocolos que hacían del saludo una interacción directa e intima. Cuando dos desconocidos se saludaban estaban, con el saludo, diciendo que se podía llegar a una amistad mas duradera, y si eran ya conocidos se estrechaba esa amistad.
    Has expresado muy bien un sentimiento que veremos si se puede recuperar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van a tardar en volver si es que lo hacen. Ahora todo queda en la fuerza de una mirada, que no es poca.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Muy descriptiva la foto. Ya somos de piedra.
    Habrá que esperar al invierno para volvernos a relacionar, cuando dejemos en casa las gafas de sol.
    Comentarios de comentarios:
    Estas desfasado, el teléfono ya no se puede utilizar si no pides permiso primero para llamar.
    No hace falta ser ningún hombre de ciencia para darse cuenta que es peor el remedio que la enfermedad (es la primera vez que uso esta frase sin ser en sentido figurado)
    Hoy he oído por la tele que han cortado a Miguel bose todas sus redes sociales (ni se ni me importa lo que decía en ellas, aunque supongo que no era a favor del gobierno). No sé qué opináis de esto pero deberíais estar preocupados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabiliante.
      Al menos mostramos la mirada, con gafas oscuras parecemos autómatas.
      Estamos dando por buenas, cesiones de nuestra independencia ciudadana, nuestra libertad.

      Eliminar
  11. Muy bueno. Es cierto que la mirada lo eran todo, pero ahora acabará por ser lo único, así que bien vale ponerse colirios :-)

    Un beso, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Albada Dos.
      Ha pasado a ser, junto con las manos, la única faceta de nuestro lenguaje corporal.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Qué certero tu texto... yo de pensar en que no puedo abrazar tocar ,achuchar a mis hijos, es que se me parte el corazón, ya volverán los besos espero.
    Precioso tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido lunaroja. Es una situación que ya se está haciendo muy penosa.

      Eliminar
  13. Tu texto dulcifica esta realidad donde estamos aprendiendo lenguaje corporal a pasos agigantados y mensajes subliminal con las miradas. La canción es todo un colofón.

    Mil besitos para ti, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezamos a mostrarnos más gesticulantes con manos y ojos, es lo que toca para dar realce a nuestro lenguaje personal.
      Mil besos Auroratris.

      Eliminar
  14. Un texto interesante Alfred...justamente el otro día pensé algo similar en lo que se refiere a esto de interactuar.. creo que ya la gente ni se mira...y las sonrisas que son tan definitorias no pueden verse...tampoco los abrazos que tienen tanta significancia... un tema complejo y una etapa difícil la que nos toca transitar... Mi abrazo en la distancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos estamos en las mismas. Se te hace extraño sonreír y luego darte cuenta de que no llega a tu interlocutor.
      Un abrazo virtual.

      Eliminar
  15. Buenísimo lo que escribiste mi amigo,
    es lo que estamos viviendo, muy actual,
    ahora solo hablaremos con los ojos y
    si se puede las manos jaaa.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Siby.
      Estamos viviendo un retorno a costumbres mucho más austeras, gestualmente hablando.
      Dulces besos.

      Eliminar
  16. Esas sufridas personas que tienen que llevar esas gafas con cristales que parecen culos de botella, lo tienen jodido. No las va a entender ni el Tato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, creía que eso ya no se daba, las lentillas les han ayudado mucho a esas personas.

      Eliminar
  17. Vuelve el cortejo de las miradas
    No viene mucho a cuento pero te lo voy a contar que me he acordado: el otro día asistí a una misa de esas protocolarias y en el momento de la paz, que ahora no permiten dar la mano, dice el cura que nos la diéramos con un gesto. Fue una grata sensación, casi transgresora, que mi maromo me guiñara el ojo tras aquella mascarilla, en vez de darme una cabezada como el resto :)
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has recordar que existía un lenguaje de los abanicos, donde solo la mirada estaba a la vista ;)
      Besitos!!!

      Eliminar
  18. Dejando al margen el guiño, habrá que aprender nuevas formas de comunicación a través de esos ojos... De las que acabaremos siendo "expertos".

    Una simple mascarilla no podrá evitar nunca el encuentro entre dos... O la lectura del alma!

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo hemos de aprender y amoldarnos.
      Pronto sacarán un master sobre ello.
      Eso nunca, se extinguiría la humanidad. ;)
      Abrazos Ernesto.

      Eliminar
  19. Concretando, que cada vez se está poniendo más dificil "ligar".
    Tendrán que aprender un lenguaje de "guiños",(como en al mus), pero para el amor.
    Un poco retrasado, pero !entró, entró!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la gente joven ya se habrá espabilado para ello.
      Pareces a Juan José Castillo en sus célebres retransmisiones de las gestas de Santana & Cía.
      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  20. Hola Alfred!
    La verdad es que hasta ahora no había pensado lo difícil que es relacionarse, cosa de que por sí y según quién, no es fácil esto de relacionarse. Actualmente, con esto de la mascarilla, relacionarse, ligar...es obra de maestros de la comunicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Nuevas normas de relacionarse se irán imponiendo.
      Los jóvenes nos mostrarán cómo ;)

      Eliminar
  21. Hola Alfred, lo describes muy bonito, los ósculos tambien saben darlo los ojos, que es lo que ahora tenemos...miradas que se nos quedan en los adentros...la canción es un broche de oro.

    Besos.

    Pronto regresaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mari carmen, muchas gracias. Ahora más que nunca hay que saber leer las miradas ;)

      Besos.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  22. Buen texto. Pero es lo que tenemos ahora y a saber. Tendremos que aprender nuevas relaciones que a este paso las de siempre se nos olvidaran.
    Buena noche. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto habrá una app para facilitarnos las cosas ;)
      Gracias, igualmente.
      Un abrazo Laura.

      Eliminar
  23. Si tengo que encontrarle una parte buena a esto diré que ahora nos obliga a mirarnos a los ojos para comunicarnos. Y eso se agradece.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las miradas recuperan su lenguaje, los ojos su protagonismo.

      Besos Alís.

      Eliminar
  24. Justamente a eso me refería en mi anterior comentario...se repiten las iniciales que desde hace siglos han marcado un quiebre en la forma de llevar los años, como son antes de Cristo (a. C.) y después de Cristo (d. C.). A partir del 2020 serán utilizadas con un nuevo significado, al menos para quienes estamos viviendo estos días de la peor manera.. Antes del convid AC y después del Convid DC...
    Saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diva, es una manera de considerarlo, pero me gustaría olvidarme de esta pandemia y todo lo que conlleva.

      Saludos.

      Eliminar