jueves, 26 de marzo de 2020

DIÁLOGOS IMPOSIBLES I

Fotos del autor




No es nada personal. 

Entiendo por tu silencio que lo aceptas así.
  
Simplemente yo estoy muy encima en la escala alimentaria y tú eres un vulgar producto de la tierra, fruto de la constancia y dedicación de otro de los míos.
Sigues sin decir nada, aunque tu fin se aproxima.
Sí no fuera por estos tiempos que corren seguramente no te habría tenido en cuenta, pero dado que hemos convivido unos días, juntos en este encierro aquí en casa, tú en la nevera y yo en el resto de la casa, pues como que hay una cierta afinidad e incluso un cariño. 

Me acuerdo de cuando te decía buenos días por las mañanas cuando me iba a preparar mi desayuno. 

Tú, quieto y estático, no decías ni pío ni siquiera pestañeabas tampoco movías el rabo, pero no me importaba mucho, conozco la timidez de la que gozáis.

Para que veas la importancia que te voy a dar, te incorporaré a uno de mis platos preferidos: un buen arroz con sepia.
  
¿Qué te parece? ¡A que ya mola más! 


Sí es que sois todos iguales, os hacéis agua si os damos un poco de importancia.

En momentos críticos como este, hay que saber compartir y dar lo mejor de nosotros mismos, tú aderezando la comida con tu sabor y yo intentando orquestarte con los demás ingredientes.

  
Todo sea por un buen resultado digno de paladear con gusto. 

¡Ah qué sí! 





Barcelona, 26 Marzo 2020

44 comentarios:

  1. Es la cadena alimenticia... aun así se puede hacer con mucho cariño, como tú lo has hecho, Alfred... todo un homenaje a su contribución en lo de alimentar. Me ha gustado mucho, las fotos también.

    Mil besitos para tu día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cadena nadie se anda con remilgos, pero un poco de respeto siempre se puede poner ;)
      Muchas Gracias.
      Mil besitos.

      Eliminar
  2. Me falta su humildad y resignación para aceptar como halagadoras tus palabras. Yo, si fuera el pimiento, me ponía picante para estropearte el arroz con sepia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como eres, con la buena pinta que tiene.
      ;))))
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ole por el pimiento. Yo todavía no hablo con ellos, de momento con la lavadora, y a veces con un potus :-), pero todo llegara. :-)

    Un beso y te cuidas mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, ya verás como haces amistades caseras que ni imaginabas.
      Los potus suelen ser serios, la lavadora me marea.
      Un beso y a cuidarse sin salir de casa.

      Eliminar
  4. Que buena pinta !!! 😊
    Tengo la nevera pelada...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A qué sí!
      Por suerte me hicieron la compra ;)
      Besos.

      Eliminar
  5. Tu hablando con un pimiento y marcándome un baile con el salero, que es muy "salao".
    Esto va de mal en peor y como dure mucho, acabaremos haciendo el pino en la ducha para lavarnos "las partes nobles" 😊😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen lo saleros ;)
      No se yo si seré capaz de tamaña maniobra en la ducha.
      Ahora mismo me viene a la memoria las grandezas de Forges.

      Eliminar
  6. Jo... qué buen final ha tenido!!!

    Que aproveche.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja y ¿qué le dijiste a la sepia?...
    Tiene buena pinta el resultado, sí señor plas,plas,plas
    No sé si eres un cocinillas habitualmente, pero compruebo a mi alrededor una afición creciente a este arte, en algo hay que entretenerse...
    Abrazo y sonrisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como estaba congelada no me pareció oportuno.
      La verdad es que sí, gracias.
      Necesidad obliga.
      Sonrisa y abrazo confinado.
      ;)

      Eliminar
  8. jajajajja, eso si que es cocinar con fundamento me encanto ,,tus texto es genuino y el plato tiene una pinta que ni te cuento ..Muy bueno Alfredo el humor siempre es bienvenido ..Abrazos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sin humor no vamos a ninguna parte :))))
      Muchas gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Bon profit! Muchos hasta bendicen la comida, veo que tu hablas con ella, yo me la como. El dialogo me ha resultado amable y divertido. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt Agraït!!!
      Me recuerdas cuando se le hacía la cruz al pan antes de cortarlo.
      Muchas gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  10. Buenisimo mi amigo, muy divertido ese coloquio
    con la comida, me agrado mucho leerte.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Siby! Bienvenida, un placer tenerte por aquí.
      Ya ves, lo de vivir solo y estar confinado da para mucho.
      Muchas gracias.
      Dulces besitos.

      Eliminar
  11. Alfred, que bonito texto, me a hecho sonreír. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, me alegra leer eso.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Que maravilla has escrito Alfred!! Ingenio y una pinta increíble ese plato!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmela.
      Lástima no os pueda transcribir su sabor.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Un buen monólogo con un rico elemento Alfred, echarle un poco de humor siempre está genial. ¡Que sería de la cocina si los agricultores, ganaderos, pescadores, transportistas etc se pararan!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dependemos de un montón de gente que se la está jugando por nosotros, la población confinada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Jajaja muy buena esa oda culinaria Alfred.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ja,ja,ja,..¡Qué bueno el relato!Me ha encantado leerlo, es muy ingenioso.
    Un abrazo, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste Rita, muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Alfred!
    Hablar con un pimiento, no es lo más normal pero es algo simpático y original. Es un ser vivo, incapaz de comunicarse, lo cual no quiere decir, que tu, no puedas comunicarte con él y encima comértelo, por lo tanto, bien merece un elogio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Cuando estás solo durante un cierto tiempo acabas hablando con cualquiera ;))))
      Muchas gracias.

      Eliminar
  17. Si te llego a leer antes, le dedico una elegía a una barra de pan de molde a punto de caducar, que ayer terminó siendo una fuente de "torrijas".
    Con la esperanza (verde como el pimiento) de que el arroz estuviera en su punto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buenas!!! eso aun se merece más atenciones.;)
      Te puedo decir que cumplió sobradamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me ha dado hambre, jajaja.

    Es un buen momento éste para empezar a amigarnos con todo lo que nos acompaña día a día en casa sin que le prestemos atención. Aunque no sé si hasta esos extremos, jajaja.

    Muy original!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, no sé qué pasa que tengo hambre todo el tiempo.
      El confinamiento está dando para mucho. :)
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  19. Hola Alfred, que bonito final para tan bella amistad, se me antojo, seguro el platillo estuvo increíble. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jova, te aseguro que su sacrificio valió la pena.
      Saludos.

      Eliminar
  20. jajja eres cocinillas? Tiene una pinta exquisita. El pimiento por lo menos conoció mundo.
    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito,necesidad obliga ;)))
      El pimiento compartió sabores y se enriqueció para nuestro paladar.
      Besitos.

      Eliminar
  21. Un pimiento muy fotogénico. Te traje una lata de sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además era muy simpático.
      Muchas gracias, algo haremos con ella
      ;)

      Eliminar