miércoles, 26 de junio de 2019

SILENCIO








SILENCIO


Recuerdo la casa, grande, espléndida, incluso solemne, ahí bien puesta en lo alto de un pequeño cerro, rodeada de encinas, con su ciprés de bienvenida a la entrada.

Dominando una lengua del valle en uno de sus extremos finales, como si fuera la dominadora de la escena donde ocurrían todos los actos, pero que no eran ninguno.

Contemplar el paisaje desde allí arriba te daba una sensación de dominio del lugar y de sus gentes. (Hablando en plan menestral)

Tras años de estar cerrada se ponía en alquiler para agobiados por la polución, el ruido, el estrés y todas las incomodidades de la ciudad. Y así se sacaba algo para su mantenimiento qué no era poco.

Vivir en una gran urbe tiene muchas ventajas y posibilidades pero la de respirar bien y gozar del silencio no está contemplado entre ellas.

Cualquier visitante que llegase por primera vez, se quedaba aturdido ante aquel silencio, sólo por la noche se podía oír algún búho con ganas de ligar, el mover de zarzales por el paso de jabalíes y aguzando el oído algún osado ratón intentando hacerse con unas migas.

Era tal el silencio ambiental, que de no ser por nosotros, se podría escuchar el tejer de una tela de araña sin elefantes columpiándose.

Pero romper esa armonía nos fastidiaba, nos hacía estar en tensión, respirando suavemente, moviéndonos lentamente para no emitir ondas que pudieran destemplar ese ambiente tan equilibrado.

Como urbanitas nunca nos habíamos encontrado en una situación igual, ni siquiera en un centro de oración, esas iglesias enormes con beatas arrodilladas y cirios inhiestos encendidos.

Las risas, los lamentos, las oraciones, los llantos, los gemidos, estaban acotados para no romper ese silencio tan envolvente en el que parecíamos crisálidas esperando turno.

Acostumbrados a un mundo urbano donde convivimos con todo tipo de ruidos, sonidos, músicas ambientales, obras, fábricas, ladridos y muchos rebuznos en colas y demás aglomeraciones humanas. El silencio de ese espacio ignoto en una zona rural, era lo más parecido al paraíso perdido, sin John Milton para describirlo.

Barcelona, 25 Junio 2019


40 comentarios:

  1. Me acabo de enamorar de esa casa, es aún más tranquila que mi refugio, que ya es decir.
    De hecho, menos mal que cada 15 días puedo escaparme a él porque la ciudad cada vez la soporto menos, no hay nada peor que el silencio entre el ruido.

    He de confesar que al inicio de la lectura tanto silencio, tanta tranquilidad, esa ubicación y el ciprés, pensé era el cementerio jajaja.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí en tiempos era costumbre poner cerca de la entrada, en las casas rurales un ciprés, señal de acogida, incluso se ponían varios en función de las disponibilidades.
      La foto no se corresponde con el lugar, pero me ha gustado.
      Es una casa a la que fui durante veinte añitos.
      Ojalá pudiera disfrutar de algo así ahora.
      Cómo te envidio ;)
      Besines.

      Eliminar
  2. Hola Alfred!
    Si, la ciudad es un cúmulo de ruidos. Vivimos así y lo consideramos una normalidad pero es estresante. Sólo en el silencio de la noche, si hay suerte, puedes escuchar la placidez del silencio y es muy agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Cada vez es más dsequiciante, cuando hay obras la cosa se vuelve bastante horripilante. La noche trae cierta calma.

      Eliminar
  3. Fantástica, un pequeño gran paraíso sin duda.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hará falta el Milton ese para describirlo, estando tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Los urbanitas vivimos bastante mal... ruidos, polución, aglomeraciones...

    Recuerdo una casa muy silenciosa en el Pirineo de Lleida... oía el silencio... era algo casi mágico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estamos muy lejos de llevar una vida tranquila, acústicamente hablando.Bueno y en otras cosas.
      Eso trato de recordar aquí, una masía aislada sin contaminación ruidosa.Ni de ningún otro tipo.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Lo has descrito de tal manera, que me cuesta trabajo salirme de ese ambiente. ¿puedo quedarme a vivir aquí?
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara. Intentaba transmitir las sensaciones vivida en esa casa.
      Claro! :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una casa maravillosa, yo adoro el silencio. Un gusto pasear por tus letras silenciosamente amigo Alfred. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente era un lugas mágico.
      Muchas gracias amiga Sandra.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Una casa para regresar, cuando el silencio nos llame a gritos, entre tantos ruidos

    Precioso post. Paraíso perdido, bien lo defines. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una casa que aún está en la memoria emotiva de varios denosotros ;)
      Muchas gracias Albada Dos.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Entran ganas de irse a vivir allí.
    Cada vez tolero menos los ruidos.

    Bello relato.

    Un abrazo.

    La fotografía da paz.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué sí!
      Ante el estruendo de la guerra, el silencio de la paz.
      Muchas gracias.
      Es linda.
      :)

      Eliminar
  10. Muchas veces necesitamos el ruído, para no asustarnos de nuestro propio silencio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser, pero yo añoro el silencio, para no asustarme con el griterío.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un lugar de ensueño describes, Alfred, apetece.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos buenos se mejoran con el tiempo ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Tan habituados estamos al ruido que cuando nos sumergimos en el silencio puede parecernos más ruidoso que los sonidos que nos acompañan día a día. Ruidoso, digo, como sinónimo de incómodo, de espacio que nos aturde, que nos vuelve torpes e inexpertos para movernos por él y disfrutarlo.

    Me ha gustado mucho tu texto y su invitación.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer un esfuerzo de adaptación, parece como si no estuvieramos preparadps para el silencio ambiental.
      Muchas gracias Alis.
      Besos.

      Eliminar
  13. Entiendo a tu protagonista, ese silencio tan necesario a veces no es fácil de encontrar, y cuando lo encuentras te falta el ruido, una incongruencia pero en algunos casos sucede.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos inmersos siempre en todo tipo de sonidos y ruidos, pero el silencio total nos abruma un poco. Pero cuando lo asimilas, disfrutas.
      Besos Puri.

      Eliminar
  14. La casa que describes seguro que más de unos la querría, yo la primera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está un poco lejos ;)
      Pero sí, la recuerdo con cariño.
      Un abrazo,

      Eliminar
  15. Se ve que dejó huella en ti...

    Y que el "silencio" no siempre sabemos manejarlo adecuadamente.

    Abrazos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de los muchos años transcurridos la recuerdo con mucho sentimiento. Incluso estuve tentado de volver para ver cómo estaba ahora y quién había. Pero sé que los recuerdos me estallarían en la cara.
      Abrazos Ernesto.

      Eliminar
  16. La foto es una pasada.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aunque no es mérito mio :)
      Buen finde.

      Eliminar
  17. Silencio... una señal hacia el interior de nosotros mismos para conocernos más a fondo.
    Saludos, esto si lo grito maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio nos vuelve intropesticvos.
      Muchas gracias, llegó alto y claro ;)
      Saludos.

      Eliminar
  18. La ciudad no tiene la suerte de conocer el silencio. Nunca lo tendrá.


    Gracias Alfred


    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No claro! Es ineherente a ella el bullicio, el ruido e incluso el estruendo.
      Gracias a ti Malque.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Qué bien has sabido transmitir esa atmósfera de silencio que llega a paralizarnos. Yo lo he sentido hasta agobiante. Ya ves lo que más añoramos y que de tenerlo nos tendríamos que adaptar para vivir en consonancia.
    Besos, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, puede que nos paralice pero también nos es muy necesario para nuestra cordura.
      Besos, María Pilar.

      Eliminar
  20. Lo más parecido a un refugio lo encuentro en las catedrales e iglesias. A veces para desentenderme del ruido de la ciudad y de mi propio ruido mental, entro en alguna de ellas y me siento junto a otras poquísimas personas. Es de agradecer que el catolicismo esté perdiendo adeptos jaja

    Buen texto, Alfred.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hacemos más de uno, me doy cuenta por ver gente en los bancos contemplando el techo ajena a lo que suceda en el templo y sin entretenerse mirando como los turistas.
      Muchas gracias Julio.
      Un abrazo.

      Eliminar